¡Bienvenido a Krory Milium, Invitado!

Nos alegra verte por aquí.




Últimos temas
» ۝ Confirmaciones.
Jue Nov 02, 2017 8:34 pm por il Maestro mascherato

» ۝ Cambios de botón y otros.
Jue Nov 02, 2017 8:31 pm por il Maestro mascherato

» ۝ Petición de Afiliación.
Jue Nov 02, 2017 8:19 pm por il Maestro mascherato

»  {INFO} ۝ Razas y Habilidades
Jue Nov 02, 2017 4:01 pm por il Maestro mascherato

»  {A} ۝ MODELO CÁMARA DE BANCO
Jue Sep 14, 2017 5:14 pm por Tesorero

» {A} ۝ MODELO CRONOLOGÍA
Jue Sep 14, 2017 11:04 am por il Maestro mascherato

» {INFO} ۝ ACADEMIAS EXORCISTAS
Miér Sep 13, 2017 11:50 am por il Maestro mascherato

» {A} ۝ REGISTRO GLOBAL OBLIGATORIO.
Mar Sep 12, 2017 7:20 pm por il Maestro mascherato

» {A} ۝ MODELO FICHAS
Mar Sep 12, 2017 4:40 pm por il Maestro mascherato

» Ho Seok ¡pruebas
Mar Sep 12, 2017 1:09 am por Ho Seok

» Who's the one hurting? [Priv. Zaira de la Vega]
Jue Feb 23, 2017 5:48 pm por Zaira De la Vega

» Mistery Dancing (Privado Marie)
Lun Ene 23, 2017 6:22 pm por Marie Labov

»  Una Banshee ( Eretreia)
Sáb Ene 21, 2017 1:54 am por Eretreia Bennett

» Fire [Priv. Alexander Wayland]
Sáb Ene 21, 2017 1:20 am por Eretreia Bennett

» Confieso que...
Miér Ene 11, 2017 1:24 pm por Victoria S. Blueflame

» Las caricias entre la noche pierden la cordura por la tentación. /Priv. Marie./+18
Mar Dic 06, 2016 11:55 pm por Marie Labov

» Shake and Fingerpop —Marco.
Miér Sep 07, 2016 12:35 pm por Marco Farnese

» ¿Qué canción...?
Lun Sep 05, 2016 3:54 am por Nuvak

» ¿Qué piensas del de arriba?
Lun Sep 05, 2016 3:29 am por Nuvak

» ¿Crees en el destino? [Priv Kaile Blair]
Miér Ago 31, 2016 3:03 am por Kaile Blair

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Jue Mar 19, 2015 10:15 am.






Compañeros







Damos crédito a HeySpace y RavenOrlov eget posuere mi. Aliquam faucibus gravida aliquet. Curabitur odio urna, tristique et porta eu, bibendum et ex. Phasellus vel eros ante. Maecenas et pellentesque risus. Praesent in quam at mauris convallis scelerisque.
N U E S T R O S — A F I L I A D O S


VÓTANOS!




CRÉDITOS
Agradecemos a todos los miembros del foro su dedicación y participación en Krory Milium, sin vosotros esto no sería posible. Gracias al Staff por su ayuda para mantener el foro y sus diseños que le dan al foro una imagen increíble. Les damos las gracias a todos los miembros del staff de ForoActivo que nos han ayudado con nuestros problemas y nos han tratado y atendido de maravilla.

La trama del foro es original, inspirada en la serie D-Gray Man. Todas las tramas, historias, diseños y códigos son creación del staff. Por favor no copies o toméis sin permiSo.

Las imágenes que ambientan el foro han sido extraídas de DeviantArt, Pinterest y zerochan.


SÉ ORIGINAL, NO COPIES.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vampiros, Exorcistas y Leonardo el Tuerto (Priv. Victoria S. Blueflame)

Mensaje por Invitado el Jue Oct 16, 2014 8:13 pm



Vampiros, Exorcistas y  Leonardo el Tuerto

Siegfried Morgenstein

Era de noche en la ciudad de Venecia. Y era bien sabido por todo el mundo que siempre que el Sol desaparecía, los vampiros salían  a cazar.
Leonardo el Tuerto era uno de los bares más frecuentados en la vida nocturna, lo visitaban tanto humanos como vampiros. Y eso la Academia de Exorcistas lo sabía perfectamente. Pero no podían arriesgar  a hacer grandes ataques contra ese sitio, pues perderían el sitio perfecto donde buscar información sobre vampiros determinados.

Como ya había dicho: Era de noche en la ciudad. Las luces eran lo único que le daban algo de vida en la zona en la que estaba situado el bar. El edificio era una pequeña construcción localizada entre uno de los muchos callejones de la ciudad. Un pequeño cartel con dos ojos y un parche en uno de ellos y una inscripción en italiano del nombre del bar era lo único que se podía ver fuera. Eso y una pequeña luz que alumbraba una puerta en un aparente estado de putrefacción.
En el interior, sin embargo, podía verse un bar en un buen estado, si bien no era de lo más lujoso, no era de los peores en absoluto: Un par de mesas de madera maciza bien colocadas y una larga mesa de madera de ébano con taburetes eran el mobiliario del bar. El dueño era un hombre alto y musculoso, con el cabello corto a medio caer, de color blanco como la nieve. Y por último en uno de sus ojos, el derecho, llevaba un parche negro. He de ahí el nombre con el que le apodaron: Leonardo el Tuerto.

Yo me encontraba sentado en una de las mesas situadas en una de las esquinas del bar, en la penumbra, decidí pedir una copa de vino mientras esperaba. Porque no estaba allí para pasar la noche, si no para esperar a una persona. A una mujer, una vampiresa. Era muy conocida en la ciudad y todos sabían que a veces visitaba aquel bar para montar gresca o contratar a tripulación temporalmente. El nombre de aquella vampiresa era Victoria Blueflame, o como muchos la llamaban: Miss Fortune.
La Academia me dijo que tenía la misión de ir a por ella, buscar información sobre más vampiros y después acabar con ella. Una tarea fácil.

Suspiré y le di un trago a aquella copa, saboreando el líquido carmesí. Observé el bar, analizándolo de arriba a abajo, observando a la gente que estaba allí. Miss Fortune aún no había aparecido, pero estaba seguro de que no tardaría en hacerlo, y sería entonces cuando me tendría que poner manos a la obra.


© Sabine Credits.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vampiros, Exorcistas y Leonardo el Tuerto (Priv. Victoria S. Blueflame)

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Lun Oct 20, 2014 7:21 pm

Aquella maldita noche estaba más sedienta que lo de costumbre, y el aburrimiento me atormentaba después de haber andado durante unas cuantas horas, cumpliendo con obligaciones personales, y  buscando algún entretenimiento, para qué negarlo. La noche se había impuesto sobre Venecia y era hora de mi ronda de cacería sigilosa, por lo que decidí pasarme por el Leonardo el Tuerto, a ver qué festín me habían localizado mis queridas zorrillas esa noche. Tardé más bien poco en emprender el camino hasta dicho antro y conforme llegué, miré hacia los lados y entré.

Todo tranquilo, como de costumbre, y eso me aburría. Eso era malo, por lo que decidí darle un poco de juego al cuerpo y calentar el ambiente. Abrí las puertas dobles que tenía en la entrada para dar un par de pasos al frente y colocarme en el interior de la estancia. Eché un vistazo ligero por aquel asqueroso antro que tanto me gustaba, para mi desgracia. Sabía que estaba en el punto de mira, y que algún día irían allí en mi busca, pero ciertamente, me importaba una puta mierda lo que hicieran. Si me tocaban un pelo sin permiso o consentimiento, no pasarían de esa noche.

Comencé a caminar, un pies tras otro, mientras que las suelas de mis botas y los tacones de éstas, resonaban chocando contra el suelo de madera quejosa por el mal cuidado de esta, contoneando mis caderas, meciendo mi melena con el vaivén de éstas, y haciendo que mis suculentas curvas se hicieran notar. Una vez que había llamado la atención de los presentes, llegué a la barra tras haber sonreído a varios de ellos, por jugar o por informadores. Solo ellos mismo sabían qué les correspondía. Llegué hasta la barra y pedí un vaso de vino tinto, al cual el dueño de la taberna me invitó, ¿por qué no me extrañaba? Era divertido ver como babeaban...eran tan simples, pero tan encantadores a la vez...¿Qué me depararía esa noche? De momento no lo sabía, pero estaba ansiosa por descubrirlo.

Conforme el tabernero me sirvió una copa de su mejor vino, deleité mi paladar con el susodicho líquido rojizo. No estaba mal , pero los había probado mejores. Lamí mis labios, ahora humedecidos, rojizos y carnosos, mientras que echaba otro vistazo a los presentes con mis azulados como zafiros ojos. Noté la presencia de un hombre que no había visto nunca por esos lares, y ciertamente, sabía que algo pasaría, nada bueno. En un acto sarcástico y provocador, alcé mi copa y le dediqué un brindis, para luego mirar al frente, y ver mi reflejo en el espejo que había en la parte superior de las estanterías donde estaban expuestas las bebidas, con una ligera inclinación. Estaba claro, esta noche no me iría con las manos vacías, y en ese instante, una vil sonrisa se dibujó en mi rostro.
avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampiros, Exorcistas y Leonardo el Tuerto (Priv. Victoria S. Blueflame)

Mensaje por Invitado el Mar Oct 21, 2014 11:17 am

La espera mereció la pena, y obtuve mi preciada recompensa. Las puertas de la taberna se abrieron de par en par y una chica entró, era pelirroja, con un cuerpo envidiable para muchas chicas. Cuanto menos provocativa. Era sin duda la mujer que buscaba: Miss Fortune.
Observé cómo aprovechaba su cuerpo para que el resto de los hombres que estaban allí se fijaran en ella, no hacía falta estar borracho para saber que era atractiva... Había que admitir que lo era. Cuando llegó a la barra, el dueño se acercó a ella y escuchó su pedido, pude leer los labios de la mujer y deduje que había pedido una copa de vino. En cuestión de segundos, Leonardo le trajo a Miss Fortune su pedido, la había invitado. Incluso el propio dueño había caído en los encantos de la vampiresa... Pero yo no lo haría, estaba entrenado para no hacerlo.

La chica comenzó a beber, los hombres que estaban allí no podían dejar de observarla, estaban totalmente embobados con ella. Suspiré mientras bebía con tranquilidad y seguí observandola, analizando cada movimiento suyo.
Entonces, la mujer se dio la vuelta y observó toda la taberna, a toda la gente, y se percató de mi presencia. Me miró a los ojos, directamente, y alzó la copa a modo de brindis con una sonrisa sarcástica. Le devolví la sonrisa, con un toque juguetón y alcé mi copa también para después dar otro trago al líquido carmesi.
Tenía que comportarme como lo haría un vampiro, tenía que utilizar mi esencia para poder acercarme a ella, tenía que dejar de ser un Exorcista temporalmente.

Sin embargo no necesité levantarme y acercarme a la pelirroja, pues de eso ya se había encargado uno de los hombres presentes. Iba totalmente borracho, casi tambaleandose po la taberna. Cuando llegó a la chica, se colocó delante de ella, muy cerca, a centímetros, y colocó una mano en la barra, quizás para impedir que se pudiera mover la fémina.
Negué con la cabeza, decepcionado por semejante actitud del hombre borracho... Así no se trataba a una dama... No pensaba hacer nada. Entonces cometí el error de no estar pendiente de la conversación, y cuando me di cuenta, aquel borracho parecía mostrarse insistente con la dama, incluso se había acercado un poco más y ahora aquella mano que tenía al principio en la barra la había posado en la cintura ajena.


-Eso si que no...

Cogí la copa de vino y acabé de bebérmela antes de levantarme, me coloqué bien las vainas de Ebony & Ivory y caminé lentamente hacia aquel hombre. Mis pasos no eran apenas sonoros, por lo que el resto de los presentes no se percató.
Finalmente cuando llegué a aquel hombre, le cogí del brazo que tenía en la cintura de Miss Fortune y le acerqué a mi.


-Deja a la dama en paz...-Le empujé y le tiré al suelo, aparte de por la fuerza que ejercí, se le añadía a aquello el poco equilibrio que tenía el desconocido por culpa del alcohol. Sin embargo, al hombre no solo le fallaba el equilibrio, si no también la cabeza. Pues volvió a levantarse y cogió una botella que tenía una mesa cercana, le miré con curiosidad y observé que golpeaba la botella contra aquella mesa para romperla y así dejar la mitad de ésta en una forma punzante y afilada. No necesitaba preguntar qué iba a hacer con eso, el hombre cometió la insensatez de correr hacia mi dando un grito y con aquel arma atacando hacia todos lados. Negué con la cabeza y me eché a un lado de una forma increíblemente veloz, apenas le dio tiempo al borracho de darse cuenta de ello, pues le agarré del brazo que sujetaba la botella y le golpeé con fuerza el codo, haciéndole salirse el hueso. El hombre volvió a gritar, esta vez de dolor, pero fueron apenas dos segundos, pues le cogí de la cabeza y le golpeé con la misma fuerza contra la barra, dejándole inconsciente. Le dejé tirado en el suelo y pronto se fue haciendo un pequeño charco de sangre a su alrededor. Quizás no le hubiera dejado inconsciente.

Me giré hacia el resto de los hombres y los miré, éstos me miraban con asombro y temor a la vez, aquello último no terminaba de entender por qué. Sin embargo, hablé:


-¿Alguno más quiere molestar a la dama?-No recibí respuesta, todos volvieron a beber y a hablar entre ellos como habían hecho antes de que entrase la pelirroja, pese a eso, aún se podía notar la tremenda incomodidad entre ellos. Entonces me miré en el espejo en el que estaba en las estanterias de las bebidas y observé la causa de por qué me miraban con temor. Y era por que mis ojos se habían tornado en un ténue brillo rojo. Sacudí levemente la cabeza y volteé la vista a la chica.

-¿Estás bien?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vampiros, Exorcistas y Leonardo el Tuerto (Priv. Victoria S. Blueflame)

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Mar Oct 21, 2014 2:56 pm

Todo estaba donde yo quería. La copa en mis manos, su sabor en mis labios, los presentes en sus respectivos asientos anteriormente escogidos y mi mirada clavada en el extraño sentado en la esquina. Estaba completamente evadida de la situación pensando mil y una ideas macabras, sangrientas y alguna que otra lujuriosa por ahí perdida mientras que mi mirada pareciera atravesarle el cuerpo para psicoanalizarlo. Por desgracia para mí, se mantuvo en su esquina, mientras que un asqueroso borracho se acercó a mí y tras invadir mi espacio personal e intransferible, me balbuceaba obscenidades que, a pesar de estar acostumbrada a esas cosas por su dedicada profesión rodeada de tanto macho, por llamarlos de alguna manera, las que salieron por esa infame boca babeante me llegaron hasta ofender.

-Por todos los diablos...aléjate de mí maldito humano...te apesta el aliento a rata muerta.-
Esas fueron las únicas palabras que le dedicaría a aquel sucio erro bastardo, lo siguiente sería meterla una puta bala entre ceja y ceja a quemarropa, como a mí me gustaba, por osar tocarme con esas malditas manos. ¿Quién se creía que era...o quien era yo? Escoria. Y pensaba encargarme de él justo hasta el momento en el que mi llamativo objetivo se había acercado y en cuestión de segundos, había hecho la función de caballero malote y me defendió. No habría sido necesario, pero bueno, por aparentar una vez, no iba a pasarme nada malo, o quizás sí. ¿Quién sabe? Uhm, excitante.

Mi "protector" pareció quedarse un tanto sorprendido de haberse cargado a ese pobre infeliz, pero...meh...poco me importaba. Por desgracia la taberna del tuerto estaba llenita de más como el que ahora era el fiambre del lugar. Me quedé suspirando al ver el charco de sangre que se iba formando por la contusión que le causó, y como este estaba bajo mis pies, y no quería ensuciarme mis carísimas botas de cuero azulado,solté la copa de vino un momento sobre la barra, posé mis manos sobre ésta y me alcé de un salto, aplastando mi prieto y embuchado trasero sobre esta, para luego volver a coger mi copa y darle un sorbo mientras cruzaba mis piernas.

-Que desperdicio de sangre...Una pena.-
Mi tono no podía ser más sarcástico en ese momento. ¿Pena, a mí? Ni en broma. Y menos de alguien como aquel. Suspiré, para luego mirar de reojo al asesino, menos confundido que antes, tras zarandear la cabeza y evitar su descuido. Si no quería producir temor, con los presentes lo había conseguido. A mí, me daba igual. Pero su error podría salirle caro. Le dediqué una sonrisa ladeada para hablar cual damisela en apuros, poco común en mí.

-Perfectamente gracias a ti, "mio signore"(mi caballero). Es extraño, pero apostaría a que no eres un vampiro. La pregunta es...¿Por qué, si no tienes su aura?-
Me gustaba ir al grano, sobretodo con los asuntos que me llamaban la atención, y ese hombre había conseguido llamar mi atención y curiosidad, cosa poco frecuente. Aunque por experiencia se que, no debo confiarme y estar muy pendiente de las cosas. Puede que ese no fuera su único secreto, y si era tal el caso, descubriría todos y cada uno de ellos.
avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampiros, Exorcistas y Leonardo el Tuerto (Priv. Victoria S. Blueflame)

Mensaje por Invitado el Mar Oct 21, 2014 8:32 pm

Escuché las palabras de la pelirroja, se había percatado de mi extraña condición de... "Mestizo". Sonreí levemente y me senté en uno de los taburetes altos que había en la barra, cerca de la chica. La miré, aún probablemente con los ojos de aquel tono rojo.
Di un silbido, no demasiado ruidoso, y Leonardo apareció por una puerta, se acercó a mi y me miró con una sonrisa, que desapareció al instante al llevar su único ojo al suelo, específicamente al cuerpo ensangrentado del borracho. Hice un gesto con una mano como para quitarle importancia, con total tranquilidad. Sin duda me estaba metiendo muy bien en mi papel.


-No te preocupes, ha querido... Molestar a tu clienta...-El dueño volvió a mirarme, claramente sorprendido por la violenta escena que estaba viendo. Sin embargo, se tranquilizó un poco al explicarle el por qué estaba ahí aquel hombre.-... Me gustaría que me trajeras una copa de tu mejor vino... O la botella entera mejor, y a la dama... Lo que ella desee, ¿quizás una botella de sangre?-Si de algo se caracterizaba aquella taberna, era por que servían la mejor sangre embotellada de Venecia, sin duda un punto a favor para el lugar. Leonardo miró interrogante a la pelirroja, esperando a que pidiera, y cuando lo hizo desapareció por la misma puerta y en pocos segundos trajo nuestros pedidos. Cuando se marchó, abrí la botella de vino y le di un trago. Después dejé la botella en la barra y miré a Miss Fortune.

-Bueno... Respondiendo a tu pregunta... Se podría decir que soy algo así como un mestizo, soy mitad vampiro y mitad humano... Hmm... Sí, podrías denominarme así.-Sonreí y cogí de nuevo la botella para alzarla a modo de brindis con la fémina, tal y como había hecho ella antes:

-Por cierto, puedes llamarme Zero
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vampiros, Exorcistas y Leonardo el Tuerto (Priv. Victoria S. Blueflame)

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Mar Oct 21, 2014 9:14 pm

Muy galante y atento. Demasiado para mi gusto, pero tampoco estaba tan mal. Era agradable de vez en cuando. Tantas noche de bohemia y/o lujuria llegaban a cansar, sí, aunque fuera extraño en alguien de mi especie, y más siendo como era yo. Dejando eso de lado, volví a mirar fijamente a Leonardo cuando este me miró. Ciertamente, me acabé el vino de un trago largo e intenso, dejando después la copa sobre la encimera. Serví posteriormente una copa de sangre, dejando la botella cerca. Sería una pirata, y una vampiresa, pero no iba de dejar de lado mis modales, tampoco era una animal...bueno, dependiendo donde.

Sonreí de medio lado cuando este alzó la botella como yo había hecho anteriormente con la copa, justo antes del llamativo accidente.Así que un mestizo, ¿eh? Interesante. ¿Y qué demonios había venido a hacer en un lugar como este? Normalmente no se suelen ver mucho por a zona, ni por Venecia en general. Supongo que era una mujer con suerte, y para celebrarlo alcé la copa a mis labios, los cuales se bañaron con aquel néctar de los dioses, al menos para mí, dejando que un ligero hilo de esa exquisita bebida se deslizara por la comisura de mis rojizos labios y una gota, que permaneció en mi barbilla, cayó justo sobre mipecho izquierdo, junto a mi escote. Dejé la copa sobre la encimera de la barra y deslicé mi dedo por él, recogiendo la sangre para después lamerme la yema del dedo, degustándola dejando ver mis colmillos ligeramente. Dicha escena causó un gran alboroto dentro de la taberna, e incluso Leonardo no pudo evitar sonrojarse al verla, pero disimuló como pudo. Mientras que lamía mi dedo, miré de nuevo al hombre que se había sentado junto a mí.

-Encantada, Zero. Yo soy Victoria...- Dije mientras me puse de pie sobre la barra, agarré la botella y me contoneé hasta quedar justo en su posición, aunque mirándolo desde arriba, para ir bajando poco a poco mientras mi mirada quedaba clavada en los ojos ajenos, quedando al fin sentada sobre la barra de nuevo,  con las piernas abiertas, la botella entre estas con una mano sujetándola por el cuello, y la otra mano la puse sobre el rostro ajeno, agarrando las mejillas con los dedos, sin apretar. Continué. -...Aunque seguro me conoces. Bien, vayamos al grano. ¿Qué es lo que quieres de mi?-
avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampiros, Exorcistas y Leonardo el Tuerto (Priv. Victoria S. Blueflame)

Mensaje por Invitado el Mar Oct 21, 2014 9:55 pm

Observé cómo la chica bebía de su copa de sangre, al ver caer aquella pequeña gota en su escote, no pude evitar morderme levemente el labio. Mi esencia vampírica estaba despertando, y eso significaba que empezaba a tener sed de sangre, literalmente. No estaba alarmado, no era preocupante. Ya estaba acostumbrado a sentir aquello, pero no podía dejarme llevar por aquello... Podría montar una carnicería en aquel sitio, y no debía hacerlo. Aunque era tentador coger a Ebony, o a Evory en su defecto, y ponerme a rasgar gargantas y ensartar cuerpos... Agh... ¿Qué estaba diciendo? ¡No podía hacer eso, maldita sea!
La pelirroja se presentó como Victoria al limpiarse aquella gota de sangre, las palabras de la chica me ayudaron a salir de mis pensamientos, cosa que agradecía. Sabía cómo la llamaban, pero no sabía su nombre real, por lo que era un punto a mi favor: Podría investigar más tarde en la Academia sobre aquella vampiresa.

Entonces, Victoria se levantó y se colocó delante de mi, para finalmente sentarse con las piernas abiertas y acercar su rostro peligrosamente cerca del mío. Pero me mantuve firme y sereno, no podía flojear... No podía. Alcé una ceja cuando la escuché preguntarme aquello, y sonreí con normalidad. Me encogí de hombros y acerqué mi botella a mis labios para después darle un trago. Cosa que me sirvió para poder separarme un poco de la mujer también.



-¿Un poco de compañía es suficiente motivo? Estoy cansado de estar rodeado de únicamente humanos... Y los vampiros con los que me cruzo no... No son de mi agrado ni yo del suyo... Y parece ser que tú tampoco estas del todo disgustada con mi compañía... ¿Me equivoco?-La miré mientras volvía a dejar mi botella en la barra. No podía haber sido más natural y creíble. Tenía que haber hecho teatro en mi infancia, seguro que hubiera sido una gran estrella.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vampiros, Exorcistas y Leonardo el Tuerto (Priv. Victoria S. Blueflame)

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Mar Oct 21, 2014 10:27 pm

Me aparté lo justo para que aquel individuo pudiera beber y así volver a dejar distancia entre nosotros. La verdad es que no me creía ni una sola palabra de lo que decía. Demasiada templanza había mantenido antes mis actos y la sangre. Si realmente era un mestizo, habría sucumbido ante mí y mi sangre y se habría lanzado a lamerla como una verdadero animal. La sangre de un vampiro puro vuelve locos a los demás que se alimentan de sangre. Además, más de uno allí sentados, se habría cambiado por él gustoso, aunque solo hubiera sido por la cercanía que habían tenido.

¿Estaba allí para buscar compañía? ¿Y entonces por qué estaba solo conforme lo vi la primera vez? Y una mierda.Aquí había algo que no cuadraba y pensaba averiguarlo, fuera como fuera. Opté por provocarle un poco más, total, era divertido, así que bajé mi mirada por todo su cuerpo, bastante llamativo, con los músculos del toro visibles, cosa que me hizo relamerme sutilmente, para volver a mirarlo a los ojos, que aun estaban visiblemente rojizos.

-¿Disgustarme? En absoluto. Me pareces bastante interesante y un buen bocado.-
Mi tono de voz mientras pronunciaba estas palabras fue suave, sensual y desafiante, mientras alzaba una pierna rozando la ajena lentamente hasta llegar a su cadera, momento en el que la poso entre ambas, sobre el  taburete donde se sentaba, y acaricié parte de su torso con el dedo que antes lamí por haber estaba ensangrentado, despacio, y con ligero serpentineo mientras sonreía. Conforme llegué a la sus pantalones, posé la palma de mi mano sobre su torso y en ese momento mi rostro se puso serio e inexpresivo. Empujé su cuerpo con la mano con gran fuerza y el taburete con mi pie a la vez, haciendo que este cayera de espaldas en medio del suelo de la taberna.

Una vez que este estuvo tumbado en el suelo, de espaldas, de un salto ágil y rápido me bajé de la barra, me acerqué donde estaba y me senté sobre sus caderas, apuntándole bajo la barbilla con una de mis pistolas gemelas, "Descarga y Pavor", mientras que inmovilizaba sus manos por encima de su cabeza agarrándole las muñecas con mi mano, sin posibilidad de soltarse hasta que yo quisiera. Apreté el cañón de Pavor contra su barbilla haciendo que alzara el rostro y me mirase directamente a los ojos para volver a hablar, esta vez el tono de mi voz cambió rotundamente y se volvió claro y serio, incuso amenazador quedaría mejor explicado.

-Odio que me mientan, así que, te volveré a preguntar. ¿Qué es lo que quieres de mí, Zero?-
A más de uno de los bastardos medio borrachos que estaban allí, habrían matado si fuera necesario para estar en el lugar del mestizo, otros se desmallaron y unos pocos sufrieron un derrame nasal ante tal escena. A Victoria le importaba una mierda si tenía testigos o no, pero no iba a tolerar que aquel hombre, debajo de ella, no sufriera un castigo por sus mentiras.
avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampiros, Exorcistas y Leonardo el Tuerto (Priv. Victoria S. Blueflame)

Mensaje por Invitado el Miér Oct 22, 2014 10:47 am

Las palabras de Miss Fortune no me dieron demasiadas buenas vibraciones, si ya no me fiaba de ella por ser una vampiresa, aquello que había dicho hizo que saltaran todas mis alarmas. Tenía que estar alerta, no por miedo a que me mordiese, si no por si intentaba alguna jugada.Y así ocurrió, segundos después de haber dicho aquello: Sentí si pierna alzarse por mi cintura y colocarse entre las mias, posándose en el taburete en el que estaba sentado. Después recorrió con su dedo, el que se había lamido momentos antes. No pude evitar sentir como un escalofrío recorría toda mi columna de arriba a abajo. Maldita vampiresa...

Entonces, la pelirroja me empujó con la mano y la pierna, tirándome al suelo. Caí con tanta fuerza que sentí como la madera que había debajo de mi se partía completamente, también por mi peso. Sin embargo tenía que permanecer tranquilo, no debía alertarme tal y como estaban haciendo los hombres que estaban en la taberna.
De un momento a otro, tuve el cañón de una de las pistolas de la mujer en mi barbilla y a ella misma encima de mi, obligándome a mirarla con un gesto serio, amenazante.


-Odio que me mientan, así que, te volveré a preguntar. ¿Qué es lo que quieres de mí, Zero?-

Sin duda, aquella mujer iba en serio, ya lo sospechaba desde el primer momento que la vi. Pero no iba a dejar que supiera mis verdaderas intenciones. No las iba a saber, y aquello ya se había convertido en algo personal.
Sonreí de forma irónica y sarcástica, fue una sonrisa tan natural como curiosa para estar en la situación en la que estaba. ¿Miedo a la muerte? ¿Yo? Era una de las cosas que casi ansiaba desde hacía tiempo, y si la mujer me la daba, no me disgustaría. Aún así sabía que no lo iba a hacer...
Respiré hondo y mi rostro se tornó algo más serio, sin embargo, en mis ojos se podía ver un pequeño brillo divertido, además del mismo brillo rojizo de hace un momento:


-Está bien... Quizás no haya dicho del todo la verdad... Puede que esté buscando cierta información y ciertos aliados... Y yo, pequeña vampiresa, tampoco soy un aliado al que deberías perder... Sin embargo, si quieres matarme, no te lo impediré, la muerte no es algo que me de miedo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vampiros, Exorcistas y Leonardo el Tuerto (Priv. Victoria S. Blueflame)

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Jue Oct 23, 2014 12:46 pm

Y ahí estaba yo, tumbada sobre un completo extraño del que solo conocía su supuesto nombre, y el cuerpo de este incrustado en la madera del suelo de la taberna. El estruendo y el daño a su antro no le gustó a Leonardo ni lo más mínimo, y fue a defender lo que era suyo, pero al ver a situación dio un paso atrás y aguardó detrás de la barra, algo sonrojado por mi pose, y la verdad, no me extrañaba. Algún que otro infeliz de los que allí estaban quiso aprovechar la situación y acercarse a pedir otra copa y darme algún azote. ¿Que cómo lo se? Por todos los diablos, lo tenían escrito en la frente y yo, no estaba para bromas de ese tipo hasta nueva orden.

Conforme uno de esos depravados se levantó, le miré de reojo sin que me viera, y al acercarse un par de pasos hacia donde Zero y yo nos encontrábamos, no dudé un segundo. Quité el seguro de mi arma y le apunté, disparándole y metiéndole una bala en el pecho. Le habría disparado a la cabeza, pero eso habría sido un alivio para él, por lo que la bala le atravesó un pulmón y se ahogaría en su propia sangre, lentamente, en su agonía, desangrándose. Y no me importó, ni que se desperdiciara la sangre de ese bastardo, pero si hizo que mis ojos brillasen color carmesí al oler su aroma. El cañón de mi arma estaba al rojo vivo por la fricción a gran velocidad de la bala al salir de la recámara, y eso lo sabía más que de sobra. Mi tú por dónde, iba a encontrar diversión esta noche.

-Has sido malo, Zero. Has intentado engañarme, y eso no lo tolero, encanto.-
Acerqué el cañón de mi arma al cuello del varón y lo coloqué sobre éste, presionando para que se quedase la marca de la quemadura. Si era un mestizo, poco importaría, se regeneraría solo. Y sino, le quedaría un hermoso recuerdo de mi parte. Retiré el arma, y tras unos segundos, la coloqué en su sien, ya con la temperatura normal, para luego bajar hacia su cuello, y lamerlo por completo sin reparo alguno, desde la clavícula hasta la altura del lóbulo de su oreja, mientras que mis ojos no dejaban de vigilar su rostro, y con él sus intenciones. Como consecuencia, mi cuerpo se rozó ligeramente con el ajeno, para finalmente aplastar mi busto contra el pecho ajeno, conforme lamía su cuello despacio, centrándome sobretodo en la cicatriz infligida por mí misma.

Una vez que  terminé, me acerqué de nuevo a su oído en el que un desafiante y quizás provocativo, a su entender, tono de susurro salió de mis labios, con una pequeña sorna al final. -No te mataré, por el momento. Dime, ¿qué tan bueno eres...como para ser mi aliado?- Una sonrisa ladeada y vil se dibujó en mis labios al terminar la pregunta, y después me retiré lo suficiente como para mirarlo directamente a los ojos, con una distancia mínima de seguridad,como yo lo llamaba, vamos, unos escasos centímetros. ¿Soy precavida, verdad?
avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampiros, Exorcistas y Leonardo el Tuerto (Priv. Victoria S. Blueflame)

Mensaje por Invitado el Jue Oct 23, 2014 8:28 pm

Pude ver de reojo como Leonardo salía de su barra, quizás para plantar cara a la vampiresa, pero en cuanto observó lo que estaba ocurriendo, volvió a esconderse detrás de la barra. Aquello de tener público en aquella situación no era del todo cómodo...
Sin embargo, yo tenía que mantenerme sereno, impasible, tal y como estaba haciendo en aquellos momentos. Pero aquel papel que estaba desempeñando estuvo a punto de flojear dos veces: Uno de los hombres que había allí se acercó a escasos metros, y apenas en pocos segundos, se vio con un disparo en el pecho. Probablemente en el pulmón. A punto estuve de retirar a la pelirroja de un empujón y hacerla frente allí mismo, pero por suerte no hice ningún movimiento extraño... Mis ojos se volvieron quizás más rojos al oler el aroma de sangre de aquel  pobre individuo, lo mismo le ocurrió a la chica. Escuché lo que me dijo, y uno o dos segundos después de haberme dicho aquello, puso el cañón al rojo vivo de la pistola en mi cuello. Escuché un pequeño siseo y al mismo tiempo sentí cómo el cañón me quemaba y no pude evitar soltar un gruñido de dolor y abrir la boca un poco mostrando mis colmillos, que habían crecido.

Pero ahí no acabo la cosa, pues seguidamente puso la pistola en mi sien y me lamió el cuello, haciéndome sentir un escalofrío por todo el cuerpo, siguió pasando su lengua hasta mi clavícula y luego por el lóbulo de mi oreja, para después pegar su cuerpo al mío mucho más de lo que estaban y centrarse en mi cicatriz un poco. La cual empezaba a desaparecer muy poco a poco: Si hubiera bebido sangre, me hubiera curado algo más rápido... Pero llevaba tiempo sin hacerlo, y tardaba bastante más. Y encima mi propio cuerpo me pedía de aquel líquido... Cosa que no me gustaba nada... No quería que mi otro lado se desatara.

Se acercó a mi oído y me susurró en un tono desafiante y algo provocativo. ¿En serio me estaba haciendo esa pregunta? Se me ocurrían muchas formas de responderla, de actuar... Pero solo había muy pocas que fueran correctas.
Sonreí de la misma forma que lo estaba haciendo ella, dejando mostrar mis colmillos un poco a la que lo hacía. Tenía que convertirme en su aliado como fuera, tenía que conseguir su confianza... Y para ello tendría que dejar salir mucho más mi lado vampírico, con todas sus posibles consecuencias. Solo esperaba no hacer daño a nadie inocente, o al menos hacer el menos daño posible.


-Por ejemplo, soy capaz de infiltrarme en la Academia de Exorcistas... No es la primera vez que lo he hecho: Estas espadas las robé hace mucho tiempo, y he conseguido mediante contactos personales que las hechicen para que solo me hagan caso a mi... Y he oído que odias a los Exorcistas a muerte, ¿no? Creo que te vendría muy bien alguien como yo, Victoria...-Algo me decía que eso era bastante convincente para ella, que era un buen motivo para al menos pensárselo un poco más. Al fin y al cabo, ¿qué vampiro rechazaría la ayuda de alguien que puede "infiltrarse" en la Academia de Exorcistas? Y ella no dejaba de ser una vampiresa más, y eso la llamaría la atención.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vampiros, Exorcistas y Leonardo el Tuerto (Priv. Victoria S. Blueflame)

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Mar Oct 28, 2014 5:59 pm

Tentadora fue la oferta informativa que me otorgó, sin saberlo quizás en mestizo al que inmovilizaba con mi cuerpo. La sangre de aquel bastardo nos alertó a ambos, y eso era malo, divertido, pero malo. Al menos yo conservaba mi fuerza natural por mi naturaleza vampírica. Ciertamente llamó mi atención lo dicho por este, pero había algo que me daba mala espina. Todos los Exorcistas que había conocido, algunos descansen en paz, tenían muy claro que no cualquiera entraba o salía de esa Academia y muchísimo menos robaba algo de su interior y vivía para contarlo. El resto no se cómo serían, pero desde luego, el General Westerman, le habría dado caza sin escrúpulo alguno. O era demasiado habilidoso, o aquí había gato encerrado. No pude evitar tornar mis facciones serias y fruncir el ceño clavando mi mirada en él, para después apretar los dientes y mostrar mis colmillos por la comisura de mis labios. Conocía demasiado bien al general, y a los únicos que les perdonaría la vida son a los exorcistas. -¡MIERDA! Este hijo de puta es un exorcista, ¿pero por qué? ¿Por qué siendo mestizo lo habían dejado con vida y más trabajando para ellos? No tiene sentido...- Ese pensamiento y preguntas invadieron mi cabeza de manera estrepitosa, mientras que mi enfado iba creciendo notablemente.


-Nadie se infiltra en la Academia Krory Milium, Zero. Si lo haces, jamás sales vivo de allí a no ser que te lo permitan. Ese permiso solo quiere decir una cosa...- Susurré en el oído ajeno, mientras que dejaba el final de mis palabras en el aire, para incorporarme, quedando sentada sobre sus caderas, tal y como lo hice en un principio, agarrando las muñecas ajenas con mayor fuerza que antes, quizás proporcionándole cierto dolor por el agarre, para ponerle por fin el cañón de su arma sobre la frente, entre ceja y ceja. -¡ERES UN PUTO EXORCISTA! ¡DAME UNA SOLA RAZÓN PARA QUE NO TE MATE AQUÍ Y AHORA, POR MENTIROSO Y SER UNO DE ESOS BASTARDOS!-

Mi cabreo e ira aumentaban por segundos, era cada vez mayor y mi lado vampírico asomaba en mí cada más y eso resultaría peligroso. Apreté mi arma contra su frente de nuevo, quitando el seguro de su pistolón, quedando preparada únicamente para apretar el gatillo y sentenciar. Me importaba una mierda que fue mestizo, y la sangre de vampiros corriera por sus venas. Ahora estaba demasiado ocupada maldiciendo en todas las lenguas que me fueran posibles y conociera al mismísimo Satán por haber tenido que encontrarme con él. Una servidora, precisamente, no era ninguna tonta, y a veces, pecaba de listilla, pero esta vez, por conocer a gente, junto con mis conocimientos e intuiciones, sabía que había dado en el clavo. No era la primera vez que un exorcista se me acercaba de esa manera, para después de hablar y llevarme al lecho, pretender matarme así sin más, con una puñalada por la espalda. Ya estaba acostumbrada, pero esta vez sería distinto. Si Zero ansiaba la muerte, yo estaría encantada en dársela, a menos que un milagro ocurriera.
avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampiros, Exorcistas y Leonardo el Tuerto (Priv. Victoria S. Blueflame)

Mensaje por Invitado el Mar Oct 28, 2014 8:47 pm

Aquella mujer era más inteligente de lo que estaba demostrando, más de lo que podía esperar. Era demasiado inteligente como para ocultar las cosas de aquella forma. Pero yo tampoco era tonto, sabía como salir de un apuro. Y aquello era uno de ellos... Lo conseguiría.
Victoria volvió a colocarse de aquella forma que había hecho al principio, ejerciendo una fuerte presión en mis muñecas, haciéndome soltar un leve gruñido por el dolor de aquello. Mas no era algo insoportable... Podría aguantar. Observé con tranquilidad como volvía a apuntarme con el cañón de su arma en la frente. Estaba dispuesto a morir, no me importaría que apretase el gatillo en aquel momento. Pero tenía una misión: Encontrar información. Y aquella mujer que tenía delante de mi era la única que podría darme lo que necesitaba... Si, había una segunda parte, que era la de acabar también con la pelirroja, pero no lo haría, al cuerno con aquella segunda parte... No tenía motivos para hacerlo excepto el que era una vampiresa. Y de todas formas, no le debía nada a la Academia... Pero ellos si que me debían algo, y lo sabían.
Esbocé una media sonrisa algo divertida y desafiante, enseñando los colmillos, mientras presionaba un poco mi cabeza contra el cañón de aquel arma, pegándolo más si era posible: Como ya había dicho, no me daba miedo morir.


-Eres lista, has acertado... Soy un Exorcista...-Dejé una leve pausa para mirar a mi alrededor, parecía ser que finalmente todos los hombres allí presentes habían huido. Incluso Leonardo se había ocultado detrás de una puerta, temeroso por lo que pudiera pasar allí en su local.-... Pero mi objetivo siempre ha sido el de acabar con ellos desde dentro, soy un infiltrado... ¿Acaso crees que aceptarían a alguien como yo en la Academia? Claro que no... Les engañé, no saben de mi mestizaje...-Separé mi cabeza del cañón y volví a apoyarla en la madera partida, acomodándome ya de paso. Silbé las melodías de una canción durante unos segundos y después paré, miré a Miss Fortune y me encogí de hombros como pude.

-Además, no ganaría nada matándote... Eres muy importante como aliada y una belleza de mujer...
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Vampiros, Exorcistas y Leonardo el Tuerto (Priv. Victoria S. Blueflame)

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Mar Nov 04, 2014 1:31 pm

Increíble. Estaba en lo cierto, y no es que pusiera en duda mis dotes e inteligencia, pero que aun siendo mestizo estuviera infiltrado en ese agujero infectados de perros sarnosos y asesinos de mi propia raza, fueran quienes fueren, tenía que reconocer que me había sorprendido bastante. Pero eso quedaría para sí. Estaba con las ideas claras, y tenía decidido quitarle un peso de encima y librarle de su pesar de vivir. Pero poco le duró. Aquel maldito bastardo, había rehusado de matarla por su propia voluntad, y además, la había piropeado por su belleza. Con peloteo no iba a conseguir nada, aunque sus palabras le hicieron replantearse las cosas. Quizás pudiera sacar provecho de aquella inesperada situación. -Interesante...Veams qué puedo sacar de ti...Exorcista...- Pensé mientras que una macabra idea atravesó mi mente y se quedó analizada en ella, dibujando una sonrisa en mis rojizos labios.

-Está bien...No te mataré, y ese será tu castigo por ejercer como exorcista.- Respondí sentenciando, soltando sus manos y retirando mi arma de su cabeza, enfundándola en mi cinto y levantándome de un salto, y esperando a que se levantara, si es que quería hacerlo. Miré a mi alrededor, y el local estaba desierto. Perfecto, era la ocasión idónea para llegar al lugar que buscaba conforme entré en aquel asqueroso antro. Me acerqué a la barra, dándole la espalda al hombre incrustado en la madera, mirando a Leonardo y llamándole. Le entregué una bolsita con unos cuantos ducados, para arreglar el suelo y los desperfectos, mientras que él abría una puerta secreta tras la barra, entre las baldas de las bebidas. Victoria pasó la barra de un salto, por encima, cayendo junto al dueño del lugar y después se dirigió al hombre postrado en el suelo, antes de cruzar esa puerta. -Si tienes el valor suficiente como para repetir tus últimas palabras, sígueme primero.-

Tras pronunciar esas palabras, le dediqué una mirada desafiante de reojo, para después desaparecer por las cornisas interiores de la puerta, con un sutil y delicado contoneo de caderas. Leonardo recogió el dinero como alma que lleva el diablo, y miró al hombre, esperando qué decisión tomaba, por si esperaba a darle paso, o si cerraba la avertura desconocida para el resto.
avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampiros, Exorcistas y Leonardo el Tuerto (Priv. Victoria S. Blueflame)

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Vie Feb 13, 2015 5:08 pm

T E M A  C E R R A D O

Siento comunicar que dicho tema ha sido cerrado.
Informar con mp al regreso para que el tema sea abierto y continuado, si así se desea.
avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Vampiros, Exorcistas y Leonardo el Tuerto (Priv. Victoria S. Blueflame)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.