¡Bienvenido a Krory Milium, Invitado!

Nos alegra verte por aquí.




Últimos temas
» Returning to Venice (WIP)
Jue Mayo 24, 2018 11:59 pm por Adelei D'Cielo

» ۝ Petición de Afiliación.
Jue Mayo 24, 2018 5:04 pm por Afiliados Krory

» Eki Minamoto [ID. Academia Cha]
Miér Mayo 23, 2018 11:09 am por Adelei D'Cielo

» Krory en mareas misteriosas: La búsqueda del origen - TRAMA [Prólogo & inscripción]
Miér Mayo 23, 2018 11:02 am por Petrucio Farnese

» ¿Donde le darías un beso?
Mar Mayo 22, 2018 10:18 pm por Anaïs Larousse

» ¿Qué harías si...?
Mar Mayo 22, 2018 11:58 am por Kira Minamoto

» {A} ۝ REGISTRO GLOBAL OBLIGATORIO.
Mar Mayo 22, 2018 11:32 am por Kira Minamoto

» Kira Minamoto[ID. Academia Cha]
Mar Mayo 22, 2018 11:02 am por Victoria S. Blueflame

» Blooming [Priv. Enzo]
Lun Mayo 21, 2018 2:23 am por Astoria Pendragón

» Лана передает привет [Priv. Gabrielle Mori] +18
Lun Mayo 21, 2018 2:19 am por Svetlana Dragunova

» El deber es un dios que no consiente ateos [Priv. Raffaello Caruso]
Dom Mayo 20, 2018 11:51 pm por Raffaello Caruso

» Only You...What's else? [Priv. Petrucio Farnese]
Dom Mayo 20, 2018 9:58 pm por Petrucio Farnese

» Cierre de Temas
Dom Mayo 20, 2018 3:34 am por H. Meredith Lawson

» Sólo negocios, nada personal. [Priv. Silcius Rocafort]
Vie Mayo 18, 2018 1:28 am por Salvatore D'Angelo

» Réquiem w/ Amelia
Jue Mayo 17, 2018 10:09 pm por Franz von Habsburg

» Babydoll w/ Gabrielle
Jue Mayo 17, 2018 9:15 pm por il Maestro mascherato

» Révolution française w/ Edward
Jue Mayo 17, 2018 8:34 pm por E. Sabine Baker

» Shake and Fingerpop —Marco.
Miér Mayo 16, 2018 11:06 pm por Marco Farnese

» Always together [Priv. Victoria]
Miér Mayo 16, 2018 10:09 pm por Sarah Westerman

» Two flowes [Priv. Victoria S.Blueflame]
Sáb Mayo 12, 2018 1:49 pm por Marie Labov

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Jue Mar 19, 2015 10:15 am.






Compañeros







Damos crédito a HeySpace y RavenOrlov eget posuere mi. Aliquam faucibus gravida aliquet. Curabitur odio urna, tristique et porta eu, bibendum et ex. Phasellus vel eros ante. Maecenas et pellentesque risus. Praesent in quam at mauris convallis scelerisque.
N U E S T R O S — A F I L I A D O S
Crear foro


VÓTANOS!




CRÉDITOS
Agradecemos a todos los miembros del foro su dedicación y participación en Krory Milium, sin vosotros esto no sería posible. Gracias al Staff por su ayuda para mantener el foro y sus diseños que le dan al foro una imagen increíble. Les damos las gracias a todos los miembros del staff de ForoActivo que nos han ayudado con nuestros problemas y nos han tratado y atendido de maravilla.

La trama del foro es original, inspirada en la serie D-Gray Man. Todas las tramas, historias, diseños y códigos son creación del staff. Por favor no copies o toméis sin permiSo.

Las imágenes que ambientan el foro han sido extraídas de DeviantArt, Pinterest y zerochan.


SÉ ORIGINAL, NO COPIES.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Silcius Rocafort el Dom Jul 17, 2016 10:32 pm

Solo una buena razón había podido llevar a Silcius esa noche a un baile de máscaras, y no era otra que la diversión y el misterio. Por la mañana había recibido una carta certificada entregada personalmente a él por una pequeña pero bella dama vestida de una extravagante forma, y extravagante era también la carta firmada con un sello de un águila que no conocía para nada y que encendió todas mis dudas de si de una trampa se trataba para atraerme, pero ¿Quién iba a ser capaz de tenderle una trampa a Silcius Rocafort y salir con vida? Aun siendo una trampa estaba seguro de que me lo iba a pasar bien esa noche. De repente al abrir la carta algo llamó mi atención. “Tus más preciados deseos podrás descubrir, si esta noche al baile de máscaras vas a acudir”. Ese texto estaba escrito en una letra elegante y cursiva a lo largo de toda la letra y firmada por un tal M.O, la verdad es que se me pasaban muchas cosas por la cabeza de lo que podía haber en esa fiesta de disfraces, al fin y al cabo todo el mundo conocía lo que a Silcius más le gustaba ya que era de lo más conocido en todo Venecia, así que se vistió y se preparó para salir esa noche a descubrir que le iba deparar la fiesta.

Pensaba darme un paseo nocturno por Venecia pero al salir a la calle un pequeño carruaje me estaba esperando, con dudas entre en él y en seguida arrancó hacia mi destino, la verdad es que esa noche había algo raro en mí que hacía que me dejase llevar por la situación, algo que no fuese sangre, vísceras y muerte quizás vendría un poco bien en mi vida por una vez. Dentro del carruaje había un paquete con una nota con mi nombre, al abrirlo descubrí que se trataba de un elegante traje negro con solapas rojas y una mascará que cubría todo mi rostro, roja con ribetes y dibujos dorados. Con curiosidad y llevado por la situación me desvestí y me puse ese traje que me quedaba como un guante, algo que hizo que me extrañase mucho más y que mis ganas de llegar a ese baile aumentasen.

A los 10 minutos y después de pasar por varias calles llegamos a nuestro destino, alguien abrió la puerta y puso una pequeña escalera para que bajase, ante mí estaba una bonita fachada blanca de una casa que para nada parecía de alguien pordiosero que no tuviese dinero, a su vez tampoco era una gran mansión, seguramente el dueño sería un comerciante de fuera que tenía una pequeña fortuna gracias a la importación y exportación, aunque una duda asolaba mi cabeza, “¿Qué querría ese comerciante de Silcius Rocafort?” Subí unos pocos escalones y me vi de nuevo ante otra persona con extravagante traje, y esta vez era también para entregarme un sobre, pero no había sello y estaba abierto, cuando saque su contenido solo había una palabra, “Desamor”.

Dentro había una gran sala precedida por dos grandes escaleras en los laterales, una banda estaba tocando una balada tranquila y había gente en mesas y en la pista de baile, todos los hombres estaban vestidos iguales pero con diferentes máscaras, las mujeres sin embargo llevaban los mismos vestidos pero uno de cada color, pero esta vez si sus máscaras eran casi idénticas, solo eran diferentes los adornos que eran del mismo color que el vestido. De repente note como alguien tiraba de mi camisa y me encontré con una chica que tenía un vestido verde, medio borracha y casi tirándome el contenido de su copa se dirigió a mí en un susurro que parecía que pretendía ser sensual pero que ni por asomo se acercaba a atrayente - ¿Eres “dignidad”?- me preguntó a lo que respondí con un severo –No- Parecía que su cara cambió de borracha feliz a borracha decepcionada –Jo, pues yo que pensaba conseguir a mi pareja- llegué a escuchar mientras se alejaba. Así que era un baile de máscaras para encontrar pareja, o al menos eso me había parecido por lo que me había dicho la chica, pero ahí había mujeres con vestidos que realzaban una figura que cualquier mujer en Venecia envidiaría, así que eso me hacía suponer que ese baile no era para eso, una de esas mujeres podría tener a cualquier hombre de Venecia a sus pies, no, esto tenía que ser con un propósito más elaborado.

"Clin clin clin" Sonó un vaso justo en la parte alta de las escaleras, allí había un hombre vestido como todos los demás pero junto a una mujer que llevaba un vestido de un color único, esos debían de ser los que habían organizado la fiesta. –Algunos os preguntareis porque os he traído a esta fiesta sin ton ni son y de forma tan inesperada, os han dado un papel con algo escrito, encontrad a vuestro contrario antes de que la campana toque y el verdadero baile empezará para los afortunados- una risa entonces salió de su garganta, una risa siniestra y llena de maldad, maldad digna de Silcius Rocafort. Eso le hizo saltar todas las alarmas, esa noche no era oro todo lo que relucía.
avatar
Mafioso — Jefe



Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t31-exp-silcius-rocafort-id-jefe-mafia-rocafort

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Marie Labov el Mar Jul 26, 2016 8:35 pm


N
o todo es lo que parece ni lo que parece es lo que es. La aparecina es algo que nuestra vista percibe, sin embargo si distorsionas la imagen que recibe algo que conocían puede convertirse en algo completamente nuevo.


 Everything is not what is seems



...


La invitación llegó sin dilación. No sabía a qué venía puesto que en las últimas semanas nadie organizaba grandes eventos, o bien no se atrevían a invitarla debido a las consecuencias de su visita o a los pasados eventos. El miedo corría por las calles de Venecia y era algo inevitable. Pese a todo la curiosidad pudo a la capitana Labov, que aburrida de su encarcelada vida en el barco necesitaba algo de entretenimiento.  Aquella extravagante invitación no solo traía consigo unas indicaciones cuanto más peculiares. Un vestido blanco, demasiado puro para Marie pero en cuanto leyó aquella única palabra que le llevaría hasta su acompañante: “Desamor”. Aquel sentimiento tan sincero como mortal. Ahora entrendía a qué venía aquel color blanco. Era un sentimiento mucho más puro y real que el propio amor. Debastador. Destructor. Sin piedad alguna. Destroza todo a su paso sin miramiento alguno. Un sentimiento tan blanco como aquel vestido pero que podía ser facilmente perpretado por el rojo carmesí de un corazón destrozado.

  La noche, como toda noche en la que Marie Labov pisaba fuera de su hogar, prometía ser cuanto más fantástica ¿Conocería a alguien interesante y nuevo? No era consciente de lo que aquella noche le depararía. Conocería a alguien que ya conocía pero de otra manera distinta. Las cosas no son lo que parecen y aunque Marie sea consciente de ellos. No se dará cuenta de dicho hecho hasta ser demasiado tarde. O quizás, hasta se llevaría una grata sorpresa.


-  Afortunados o desafortunados. Depende de como cada uno desee mirarlo ¿No cree caballero?.- Su rostro quedaba semi oculto bajo aquella joya de máscara. Sin embargo aquellos ojos y su melena a juego no podrían pasar desapercibidos por muy bien vestida y peinada que fuera. Sin embargo, debía admitir que con aquellos trapos no parecía ni mucho menos la odiosa capitana Marie Labov. O eso creía ella al menos. Se había colocado junto a aquel compañero que le parecía tan familiar junto a la mesa. Bebida en mano su mirada busca al ajena, con el presentimiento de había dado en el clavo y no sabía por qué.- Igual que el desamor, nadie elige que le rompan el corazón como tampoco elige de quien enamorarse.

 No sabía por qué había acabado allí. Debía admitir que la fiesta no era nada del otro mundo, no tenía nada que envidiarle a otras tantas a las que había asistido... sin embargo algo flotaba en el ambiente. Algo diferente, casi peligroso y un tanto tentador ¿Sería aquello lo que había acercado a la francesa a aquel hombre que tarde o temprano descubriría que conocía de un encuentro mucho antes? Sus labios se tiñen con el color del vino tinto, pese a no ser su favorito no tenía nada con lo que llenarse el gaznate. No sabía si sería del agrado de su compañero, sin embargo, sus atributos bien adecuados y colocados harían el resto del trabajo por ella; además de aquel suave y dulce perfume. Misterioso sería aquel baile sin duda alguna ¿Pero estaban ambos preparados para lo que contemplarían? Puesto que nada es, lo que parece ser.


 
I got chills
 they are multiplying
 and I'm loosing control...

t/css'>


Última edición por Marie Labov el Miér Ene 31, 2018 3:13 am, editado 2 veces
avatar
Pirata — Capitán


Frase Love me, want me... have me

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t207-marie-labov-id

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Silcius Rocafort el Sáb Jul 30, 2016 1:18 pm

Después del “discursito” la cosa se había normalizado, la gente seguía bailando, bebiendo e intentando encontrar a sus parejas, a algunas se las veía no deseosas de encontrarla puesto que no sabían que adefesio se podrían llegar a encontrar, sin embargo otras, pero más otros, buscaban con desesperación a su pareja creo yo pensando que esa noche podrían llevarse algo de carne a la cama. Mi prioridad ahora mismo no era ponerme en busca de mi pareja, antes de eso tenía que probar el vino que había en una mesa cercana y al que le había echado el ojo nada más llegar, así que allí fui.

Me serví una copa y la degusté, la verdad es que parecía que tenía mucho dinero el hombre que había organizado esta fiesta pero el vino no era nada del otro mundo, sin duda el artífice de este evento había sido tan ruin de rellenar unas estupendas ánforas de vino con un vino de mucha menos calidad, ya por eso perdió gran parte de mis respetos. Mis pensamientos acordándome de la familia del anfitrión fueron interrumpidos por una frase a la que alguno no le daría importancia, pero sería porque desconocían la palabra que yo tenía en mi bolsillo, “desamor”. –Así que es ella- Pensé mientras giraba la cabeza para mirarla, ante mi tenia belleza, la máscara dejaba ver ciertos detalles de su rostro pero aun así la hacía irreconocible a simple vista….familiar, pero irreconocible para mí.

-Brindo por ello querida- dije mientras sonreía y levantaba la copa hacia la suya –Aunque no sé si brindar con este vino nos daría buena suerte o al contrario- finalicé entre risas. Esperaba que mi pareja tuviese el mismo paladar fino como yo y se hubiese dado cuenta del cambiazo que el anfitrión había querido hacer. Cogí un canapé y lo partí en la mano –Como el amor, el enamoramiento o este canapé, puedes pasar de estar completo a romperte en mil pedazos en un segundo- dije, seguramente era un ejemplo algo tosco pero la verdad es que no se me daba bien hablar sobre el amor desde el corazón, aun así, mentir a mujeres prometiéndoles de todo para luego tirármelas era algo normal en mí, pero esa noche me notaba diferente, ¿sería redención o hambre?

-Por cierto, soy Marco, encantado de conocerte….- dije mientras besaba su mano, pero haciendo una pausa para escuchar su nombre. Esa noche había decidido no desvelar mi nombre, además la máscara que llevaba tapaba casi por completo mi rostro a excepción de la boca, por lo que era difícil reconocerme. ¿Por qué había decidido no desvelar mi nombre? Muy fácil, si la gente se enteraba que allí estaba Silcius Rocafort podría tener miedo o bien podrían pensar “ese hombre no es tan peligroso como dicen” si me portaba “bien”, así que más vale prevenir que curar y tener que matar a todos los presentes en esa sala, me gustaba el traje lo suficiente como para no mancharlo de sangre.

Esa mujer tenía algo, algo que no alcanzaba a comprender, cuando la miraba era como tener dos Silicus pequeños a cada lado de mi cabeza, uno me decía “déjate llevar” pero otro no paraba de repetirme “cuidado, esta mujer esconde algo que no nos gusta”. ¿A cuál de los dos debería hacerle caso?
avatar
Mafioso — Jefe



Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t31-exp-silcius-rocafort-id-jefe-mafia-rocafort

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Marie Labov el Lun Ago 08, 2016 5:34 pm


H
abía dado en el clavo, sabía que no tenía mal gusto a la hora de elegir. Aunque algo en si misma le decía que no se fiase de aquella vana apariencia, que había algo en aquel hombre que a la vez que la atraía la repulsaba de él. En algún momento lo descubriría. Moja sus oscuros labios en aquel manjar que ni tan si quiera podía disfrutar.

 - ¿Bueno, y ahora qué se supone que debemos hacer, bailar? Que estúpida excusa para dar rienda suelta a fantasías, tabús e infidelidades... – Su mirada vuelve al centro de la pista de bailar, donde contempla a los invitados “afortunados” danzar con su pareja o seguir buscando al indicado con desesperación. No entendía la finalidad de aquella reunión y temía que no lo comprendería nunca. Era meramente eufemismos, maneras de encubrir las bajas pasiones y pecados capitales. Penoso.- Puede llamarme Rider si lo desea, mi nombre prefiero reservarmelo si no le importa...Marco

Deja la copa sobre la mesa. De nada servía seguir fingiendo que disfrutaba del vino si ni tan si quiera podía degustarlo. Había notado la falta de labia en su acompañante pero se entendían a la perfección, no a todo el mundo se le da especialmente bien la oratoria y Marie llevaba siglos de práctica en ello. Puesto que de no ser porque esta su acompañante a su lado y sentía curiosidad por descubrirlo, puesto que sabía que su nombre era falso y su voz le resultaba demasiado familiar, habría abandonado la fiesta ipsofacto. Lo único que acudía a su mente era unirse a aquel frenético baile de giros y miradas incandescentes.

- Bailemos pues y finjamos que somos tan superficiales y planos como el resto.

 Sin esperar respuesta alguna, en un acto impulsivo y un tanto pueril le arrastra del brazo tras de ella. La música es lenta, de un compás altanero pero fácil de seguir. Es ella quien se encarga de colocar al caballero en una postura adecuada para el tipo de baile que interpretarían. Por lo general no se divertía en aquel tipo de fiestas, pero  nadie sabía quien era y bajo aquella máscara podría hacer las locuras que desease. Le muestra una coqueta y divertida sonrisa y pese a que finge que se deja guiar por él, es ella quien lleva la voz cantante en aquel aspecto, el baile. Quizás le sorprendía y le había prejuzgado, pero por su postura no denotaba ser muy coordinado en aquello. Si tan solo fingía y conseguía sorprender a la francesa, aumentaría su interés por el caballero.

Pega su esbelto y voluptuoso cuerpo a aquella apuesta figura sin pudor alguno. Sabía que desde aquella perspectiva, puesto que él era mucho más alto que ella, podría contemplar a la perfección aquellas dos obras maestras que asomaban por encima del escote de aquel apretado bustiere. Era un deleite para cualquiera. No es que fuese extremadamente narcisita y se dejase guiar por la vanidad pero era consciente de que su eternamente joven cuerpo despertaba pasiones incluso en los más carentes de vida. No era un don, era una perdición que usaría a su parecer según le conviniera. Como lo hacía en aquel preciso instante. Quería saber de qué manera estaba hecho.

 - Me puede la curiosidad...- Su acento francés volaba por encima de la música, envolviendo al caballero, al igual que su tentadora mirada. No podía evitarlo, iba impreso en su adn. Daban vueltas por la pista, como guiados por un patrón. Imitando al resto.- ¿Qué le animó a asistir a este baile? No parece usted del estilo de hombre que participa en este tipo de eventos, de lo contrario lo recordaría....

 No diría aquello mismo si realmente supiera quien era. Es más, quizás hasta llegaba a provocarle arcadas de saber que bailaba con aquel gran enemigo suyo Silcius Rocafort. Era gracioso como el destino podía ser tan caprichoso y morboso. Quizás, si en algún momento descubría que era él su pareja algo cambiaría en la manera en la que se trataban... sin embargo, para eso aún queda mucho y el baile no ha hecho más que comenzar ¿Podrían aguantar aquel ritmo? ¿Les depararía alguna que otra sorpresa la velada? Eso está aún por ver Caballeros y Señoritas.

Que no es tu signo positivo
el que convierte en conflictivo
las cosas del querer.

avatar
Pirata — Capitán


Frase Love me, want me... have me

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t207-marie-labov-id

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Silcius Rocafort el Miér Ago 17, 2016 3:33 pm

Parecía que ella tampoco me iba a decir su nombre, era algo normal puesto que se había dado cuenta de que mi nombre también era falso, mas era lo común en este tipo de eventos ya que se producían multitud de infidelidades y como un dicho que se escuchaba en las calles decía “ojos que no ven corazón que no siente” por lo que si no dabas tu verdadero nombre tu pareja no tenía por qué enterarse de lo que ibas haciendo por ahí. De repente me encontré en el medio de la pista junto a Rider, ella me colocó y comenzó a llevar el ritmo, lo que creo que no sabía era que me había criado en la alta sociedad y por lo tanto sabía bailar mejor que la mayoría de los que se encontraban en esta sala, eso sí, poca gente lo sabía porque aún menos que poca gente me habían visto hacerlo alguna vez.

Noté su cuerpo pegado al mío, eran unas bonitas vistas, cualquier hombre heterosexual caería ante ese cuerpo y Silcius aunque era un Dios entre los hombres, también tenía sus debilidades, y las mujeres así lo eran, eso sí, el cerebro de la cabeza no solía sustituirse por el de la entrepierna, al menos en la mayoría de ocasiones. -¿Qué me animó a asistir a este baile?- Pensé, la verdad es que no estaba del todo seguro, quizás el realizar algo nuevo que no solía hacer y desinhibirme de la rutina de muerte, sangre y delitos que inundaban mi vida, pero estaba seguro de que esa no era la respuesta que debía darle a “Rider” en ese momento, así que le di otra razón, una que no implicaba en su totalidad lo que había ido a hacer allí pero que en realidad no era una mentira.

-Supongo que la curiosidad por probar lo desconocido- dije acercándome a su oído, a continuación decidí que ya se había acabado el bailar como el resto, si había algo que odiaba era ser como los demás, seguir los patrones que ellos seguían y en definitiva, ser uno más de una gran masa que no destacaba por absolutamente nada. Agarré a Rider de la cintura y aumenté el ritmo de nuestro baile, nuestros pasos fueron más largos, nuestros movimientos más artísticos y en definitiva nuestro baile empezó a destacar por encima del resto. Pronto la gente comenzó a dejar de bailar y girarse hacía donde nos encontrábamos, incluso la mujer del organizador dejo la conversación que estaba teniendo para maravillarse ante tal baile. Enseguida los hombres se empezaron a encontrar incomodos puesto que sus parejas de baile los miraban deseando que ellos fuesen ese hombre misterioso del centro que estaba haciendo vibrar y deleitarse de placer a cada mujer en la sala, incluso ellas deseaban estar en las manos de Silcius aquella noche y sustituir a Rider.

La música cesó y con un bonito y lento movimiento puse a Marie a mi lado e hice una mini reverencia a todos los aplausos que estaban inundando la sala de un ruido ensordecedor, si la gente sabía que justo enfrente tenían a Silcius Rocafort estarían corriendo incrédulos, pero no tenían ni la mínima sospecha de quien se encontraba bajo la máscara. Enseguida la música cambió y la gente dejó de prestar atención y siguió con sus conversaciones, aunque aún se veía alguna que otra mirada que se dirigía a Silcius por parte de alguna de las féminas del lugar. Acto seguido me dirigí a Rider –Y dime, aunque no me vuelvas a ver en un evento así, ¿me recordaras?-
avatar
Mafioso — Jefe



Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t31-exp-silcius-rocafort-id-jefe-mafia-rocafort

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Marie Labov el Lun Ene 23, 2017 6:22 pm


D

icen que la curiosidad mató al gato, pero al menos murió sabiendo, quizás la curiosidad de aquel hombre le llevaría a conocer algo que no desearía saber y acabaría por decepcionarle. Uno nunca sabía que podía encontrarse bajo una bonita máscara. Vaya además de curioso era todo un egocéntrico, le gustaba atraer las miradas hacia su persona de la manera más peculiar posible. Cuanto menos curioso. Aquella actitud le quería sonar a cierto personaje que ella sabía que conocía, pero no adoraba precisamente y aun así pasó por alto dicho detalle.

Seguir los pasos de Silcius deslizándose por la pista no fue una ardua tarea, era algo a lo que una mujer acababa acostumbrándose. Galante bravucón, sin embargo, aquella era la actitud que una se esperaría de un hombre de la corte. Tss… menuda sorpresa. Otro hombre más del montón… aunque había algo de familiar en la forma en la que se desenvolvía, como si verdaderamente creyese que era el dueño y señor de aquello ¿A quién le recordaba? Quizás era cosa suya, pero algo le decía que conocía a aquel hombre de mucho antes de lo que se imaginaba… ¿Por qué sería?

Notaba como según las vueltas y las piruetas incrementaban las miradas de los presentes se volvían de sorpresa y quizás hasta cierta envidia. Aquel tipo de exhibiciones y comportamientos por lo general conseguían asquearla, no había necesidad de hacer un espectáculo como aquel para hacer que la gente suspirase de envidia y deseo. El estilo de Marie era mucho más recatado y sutil, menos siempre era más.

- No sabría que decirle Marco, la primera impresión que recibes de una persona es siempre lo más importante… y usted, con todo su esfuerzo ha creado de su presentación todo un espectáculo…- Su mirada siguió la ajena, que parecía mucho más interesado en analizar a cuantas mujeres habían quedado prendadas de sus encantos. Ególatra…eh… interesante. – Pero parece más interesado en dejar una impresión en aquellos que miran que en su propia pareja, así que me pensaré si quiero o no recordarle

Con galantería le dedicó una reverencia con la cabeza y con una sonrisa burlona en el rostro se alejó de él hacia la mesa de refrigerios. Si quería aguantar toda la noche en aquella fiesta debía al menos disfrutar de lo único bueno, la bebida. Con cada paso que daba las notaba, notaba las miradas clavadas en su nuca ¿Qué era lo que querían o pretendían de ella? Si lo que querían eran estar acompañadas de una pareja como la suya sencillamente debían acercarse a él y pedírselo, estaba segura de que él aceptaría más que encantado… al fin y al cabo parecía ser que lo único que deseaba era ser alabado. En silencio se preguntaba qué clase de carencia trataba de esconder, al fin y al cabo, humano o no, no somos perfectos. Siempre existen taras, miedos, carencias que suplir…

- Por cierto… -Había algo más que tenía pensado decirle. Ese tipo de respuesta que deja a los hombres con cara de idiota y sin palabras, queriendo más, empezando a caminar tras ella, pero lo que sus ojos captaron en aquel preciso momento consiguió que todo se le olvidase. En su vida jamás saltaría para salvar a ningún desconocido, pero en aquel momento, sin saber muy bien por qué, lo hizo. - ¡Cuidado!

Se precipitó hacia delante, llevando una de sus manos por el bajo de su falda para poder alcanzar la daga que escondía en el liguero de cuero en su muslo derecho. Llegó justo a tiempo para poder desviar la trayectoria de la estaca con tan mala suerte de que golpeó en su máscara, partiéndola por la mitad. Dejando al descubierto su rostro. Había quien conocía aquellas facciones y había quien no conocía su rostro, pero puesto que había decidido reactivar su vida social en la corte, muchos sí que la reconocieron y no pudieron reprimir un pequeño grito de sorpresa.

[b]- Este era el momento idóneo sí señores… se rompió la magia ¿No?

Su mirada, a pesar de percatarse de lo comprometida de su situación, buscaba entre los balcones a aquel que había osado atacar en una noche como aquella. Le haría pagar por semejante ultraje y osadía, le había estropeado la noche y no pensaba dejárselo pasar por alto.

– Menudo ser es aquel que tira la piedra y esconde la mano. Así no es divertido… Si no das la cara tendré que arrancártela. Al menos así tendrá alguna utilidad…

Daba lentos pasos, recorriendo desde abajo el balcón que se encontraba frente a ella y entonces lo vio, lo sintió más bien. Disimuladamente arrastró sus pasos hacia el centro de la sala exponiéndose desarmada ante aquel que deseaba causar estragos ¿Se atrevería a atacarla ahora? O acaso… ¿No era ella el objetivo? Miró de reojo a su compañero ¿Y si le querían a él? Entonces… entonces ¿Era su problema?



avatar
Pirata — Capitán


Frase Love me, want me... have me

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t207-marie-labov-id

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Silcius Rocafort el Mar Ene 30, 2018 3:42 pm

Una leve sonrisa invadió mi rostro al escuchar esas palabras. - ¿Qué sería la vida sin espectáculo? ¿En que se queda nuestra existencia cuando no somos recordados sino en un mísero pensamiento que alguna vez pasa por la cabeza de alguien? – dije mientras acabábamos el baile -Ahora, la elección de ser recordado por algo bueno o por algo malo es de cada uno-

Presto la seguí cuando se acercaba a la mesa de refrigerios, al menos, había dado a parar con una dama lista. Un poquito de Silcius estaba saliendo a la luz y el ansia de un buen vino inundó sus pensamientos. Quien sabe, quizás no iba a estar tan mal la noche después de todo.

Noté una presencia no grata cercana a mí de repente, pero, antes de poder reaccionar, Rider ya había desviado la estaca. Por primera vez en mucho tiempo mi rostro se tornó en sorpresa, no por la llegada de ese invitado no deseado, sino por las preguntas que invadieron mi cabeza. Pero una pregunta más, bueno, más bien una afirmación, las apartó todas un momento. -Mira quien tenemos aquí, pero si es Marie, la amiguita de Victoria. - Pensé mientras cambiaba mi cara de sorpresa por una sonrisa malévola.

Enseguida las preguntas volvieron a mi cabeza, ¿Cómo había sabido que era Silcius? Si había atacado por eso, y seguramente lo hubiese hecho porque el objeto lanzado era una estaca, ¿tan mal actor era? ¿Me habría salvado Marie si supiese quien soy realmente? Pero, otra pregunta copaba mas espacio, ¿de verdad pensaban matarme con una simple estaca lanzada desde lejos? Si pensaban matarme de esa manera es que debían de pensar que era cualquier mindundi de tres al cuarto.

Miré alrededor buscando al culpable, no sabía que buscar exactamente. Mi mente comenzó a trabajar a toda velocidad sacando algunas conclusiones. La velocidad que llevaba la estaca solo podía significar dos cosas, o que la habían tirado desde cerca o que el usuario que la había lanzado tenía muchísima fuerza. A su vez, que no lo hayamos pillado o no lo hayamos visto al momento solo significa que es rápido, por lo tanto, no es alguien “amateur”, sin duda se trata de otro vampiro.

Sabía que Marie era un vampiro como yo, pero ella aun no sabía quien era yo. De momento no había actuado y la estaca la había parado ella. Por lo tanto, tenía margen para actuar, podía tomar otro papel y hacerme el indefenso o la víctima, aunque también podía ayudar a Marie a encontrar a ese supuesto vampiro. La última opción, sin duda, abriría las puertas a una posible determinación de mi persona, al fin y al cabo, ¿Cuántos de por allí podrían detectar a un vampiro o saber seguirlo? Estaba claro que si ayudaba a Marie sabría al menos que soy un vampiro como ella.

Finalmente decidí no hacer nada, si Marie conseguía descubrir que era Silcius, la noche volvería a ser como las de siempre, peleas, sangre y asesinato. Hoy, quería que la cosa fuese diferente. Puse cara de incrédulo como si no supiese que estaba pasando, miré a Marie como se exponía ante el atacante desarmada. La verdad es que o estaba loca o tenía unos ovarios como la catedral, aun así, si el atacante sabía que yo era Silcius no se si la atacaría sabiendo que podía actuar. Eso sí, también cabía la posibilidad de que hubiesen ido a por ella o de que no supiesen que yo soy Silcius Rocafort, por lo tanto, que la atacasen en mitad del baile no sería algo impensable. Aun así, la miré y por debajo de la mascara le dije en una buena interpretación de señor que acaban de salvar de la muerte.

- Gracias
avatar
Mafioso — Jefe



Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t31-exp-silcius-rocafort-id-jefe-mafia-rocafort

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Marie Labov el Miér Ene 31, 2018 4:21 am

Good girls are really good kissers
  But bad girls are really good reapers



  Se acabó el teatro de hacer de señorita. Habían conseguido cabrearla. No sabía quién había sido el inteligente en lanzar aquella estaca de aquella manera, no sabía si era por ella o era por su acompañante pero desde luego no iba a irse de rositas.

 Se acabó, ya está bien.- Tiró al suelo lo que quedaba de máscara y terminó por dejar su reconocible rostro al descubierto. Hubo gente que si supo de quien se trataba y otros que ni aún así lo supieron. Deshizo el recogido y subió la falda de su vestido por el lado derecho hasta la cintura, descubriendo no solo su pierna y muslo sino las dagas que descansaban enfundadas allí, escondidas. Dejó la falda hacia arriba por aquel lado y las dagas en su sitio, no las necesiatía, al menos de momento. Se habían ido a meter con la mujer equivocada.- Que cobardes... o cobarde. Uno nunca sabe ¿No quereís bailar un poquito conmigo?

 Giró a su al rededor con los ojos puestos en los pocos que no habían salido huyendo. Desde luego no era nadie allí abajo, era imposible... la trayectoria había sido mucho superior. Elevó la mirada hacia aquellos palcos sobre sus cabezas, alguien allí arriba. Estaba claro. Era la única opción. Cerró los ojos un instante, suspirando. Quizás se concentraba lo suficiente seria capaz de localizar algún signo de vida pero el problema era que detectaba demasiados signos de vida.

- Marco ¿Está bien? - Le miró de reojo, por encima del hombro. Ni el más mínimo atisbo de asombro, o era muy buen actor o realmente no sabía quien era ella. Había algo que no terminaba de encajarle con aquel hombre. En aquel instante, estaba claro que no se iba a parar a investigarlo, si quería seguir siendo un secreto así lo sería pero ella tenía otras cosas en las que pensar. Allí dentro había gente inocente pese a todo y quería adivinar con el que estaba atacando. Conocer sus motivos y quizás darle una lección.- Quédese aquí, necesito saber qué está pasando. Ayude a la gente, desaloje cuanto pueda y si ve a alguien sospechoso no dude en huir... no sabemos quien puede ser.

 Con paso decidido se alejó de él en dirección a la puerta, sabía donde se encontraban las escaleras por las que podría acceder al palco sin problema alguno. Escuchaba el murmullo de la gente, sobre todo en el exterior, sabía que se quedarían allí hasta saber qué pasaba. La gente era así de morbosa y estúpida, no le deseaba el mal a ninguno pero un buen susto nunca venía mal. Subió las escaleras rauda y velóz, sus tazones resonaban en aquel marmóreo suelo. Le encantaba aquel lugar, parecía de ensueño pese a lo ostentoso que podía llegar a ser. Se llevó instintivamente una mano al muslo, preparada... había algo allí arriba que no le gustaba lo más mínimo.

 Sus ojos recorrieron la zona ampliamente, estaba claro que si alguien pretendía algo no sería tan fácil. No estarían a simple vista... no se había percatado de una cosa y es que... ¿Y si lo que realmente querían era separarles? Había sido un tanto impulsiva al salir corriendo dejando a Marco solo abajo, no lo había pensado. Solo esperaba que no fuera así. Con el primer paso que dio pudo sentirlo, estaba cerca. Desprendía un olor bastante característico, no era algo que hubiese olido nunca antes. Se dirigió hacia su derecha, no era capaz de percibir nada más a parte de aquel olor ¿De dónde vendría?

 Sintió una mano cernirse sobre su espalda, desde luego necesitaba una buena manicura. Llegó a arañar su piel antes de que la pirata lo atrapase por la muñeca. Lo lanzó hacia delante sin deshacer el agarre y sin pensárselo dos veces clavó la rodilla sobre su garganta para evitar que se moviera. Lo que contempló antes sus ojos fue... indescriptible. Aquello si que era un nosferatu y lo demás eran tonterías ¿De dónde había salido aquel ser? ¿Qué pasaba con él?

  - ¿Qué es lo que queréis, qué pretendeís? Contesta o no será capaz de decir nada más.

 Aquel ser, no muy distinto a mi sonrió con malicia. Algo iba a pasar. No hacía falta ser adivina para saber que no estaba solo y que había caído de lleno en la trampa. Un grito de terror seguido de uno más animal le dieron la razón. La sonrisa ladina de aquel noctis se hizo aún más grande. Lo cual no hizo más que molestar a Marie, sabía que no iba a hablar, sabía que no diría nada y pasaba de gastar sus energías extorsionándolo cuando había más gente en peligro.

 - Habeis caido en al trampa, justo como era de esperar, justo como él nos dijo... Marie Labov, ahora le toca a tu amigo ¿De qué estará hecho? ¿Acaso aún no sabes quién es?

  Su grave voz la dejó helada ¿Acaso debía de saber quién era su acompañante de aquella noche? Que supera no era un requisito y además no conocía a ese hombre. Frunció el ceño, más que enfadada con aquel bicho estaba enfadada consigo misma. Había caido en un truco viejo y tonto y encima se había dejado torear. En un abrir y cerrar de ojos acabó con su vida, manchó sus preciosas dagas de sangre roja, aún caliente y dulce... acababa de alimentarse. Estaba segura de que habían causado muchos más estragos de los que se imaginaba. Limpió ambas dagas en su impecable vestido blanco. Habían arruinado el baile, ahora ella arruinaría sus existencias.

   Aquel de ahí no le había dicho mucho, sin embargo quedaba uno más. A ese le haría hablar a base de bien. Con Marie Labov no se juega y menos si hay gente inocente de por medio. Si se tomaba el tiempo para bajar por las escaleras de nuevo llegaría demasiado tarde a la sala, debía ser rápida y práctica. Jamás le había temido a las alturas y aquel día no sería una excepción. No se paró ni a asomarse a ver qué ocurría allí abajo, se subió de espaldas a la barandilla del palco y se dejó caer hacia atrás, girando en el aire para acabar en el suelo en pie, con ambas dagas en las manos. Estaba de espaldas al espectaculo, le estaba dando ventaja. No pensaba perderse un detalle... solo esperaba que aquel bicho estuviera preparado para bailar... porque iba a bailar de lo lindo.


Última edición por Marie Labov el Lun Feb 05, 2018 1:35 am, editado 1 vez
avatar
Pirata — Capitán


Frase Love me, want me... have me

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t207-marie-labov-id

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Silcius Rocafort el Vie Feb 02, 2018 10:17 pm

-Sí, lo haré.

Por supuesto, en cuanto se hubo girado me escaqueé hacía fuera del gentío aprovechando que la gente seguía mirando hacía el lugar donde había estado Marie momentos antes. En cuanto no me vio nadie, me convertí en sombra y seguí a Marie, nadie notó mi presencia y yo estaba ansioso por saber que haría si encontraba al culpable. ¿Tendría piedad de él o resultaría una sanguinaria vampira con sed de sangre?

Me oculté en la zona mas oscura de la sala donde Marie había encontrado al noctis. Marie había sido muy rápida y no había dejado prácticamente ni que ese ser la tocase, si no hubiese sido por la pelea que tuve con ella quizás hasta me habría sorprendido de lo que había hecho en ese momento.

Podía ser un noctis, pero vendía demasiado rápido. ¿De verdad le dices a alguien que le has tendido una trampa? Ya no es una trampa si avisas al ratón de que no vaya a coger el queso, de verdad que a algunos hacía falta darles algunos consejillos. Enseguida centré mi atención mucho más en el noctis después de todo lo que le dijo a Marie. “Ahora le toca a tu amigo… ¿Acaso aún no sabes quién es?”. Eso significaba que me conocía, aunque la verdad es que él no me sonaba de nada, pero, además, también significaba que no era solo uno el objetivo de aquel ataque, sino que éramos los dos. ¿Quién podía pretender atacar a dos vampiros, uno pirata y otro mafioso, que tenían poco o nada que ver?

Dejé que Marie saliese primero y en cuanto hubo caído al suelo volví a la parte trasera del gentío y a mi forma normal. La gente estaba demasiado absorta viendo a esa señorita que antes bailaba en el centro de la pista, ahora con un vestido blanco manchado de sangre, dos dagas en las manos y cara de pocos amigos.

De repente se hizo el silencio, varias personas se quitaron las máscaras, hombres y mujeres por igual, dos, cuatro, ocho…. Unos aplausos comenzaron a resonar en uno de los palcos, en él se encontraba un hombre alto y delgado, con la cara tapada con una mascara de tez triste, pero con los ojos llorando sangre.

-Mis queridos invitados, me alegra que hayáis venido hoy aquí, pues esta fiesta ha sido en vuestro honor…Quizás estéis confusos, ¿en nuestro honor? Si, puesto que vosotros sois aquí el plato principal…HAHAHAHAHAHAHAHA-

Comenzó a reírse a carcajadas mientras los hombres y mujeres, que ahora sobrepasaban la decena se lamían los labios.

-Además, hoy contamos con la presencia de lujo de dos personas muy conocidas aquí en Venecia, dos personas a las que hace tiempo que tenía ganas de echarles el diente… ¡saluden a Marie Labov y…Silcius Rocafort!

En cuestión de segundos yo también fui rodeado y no tuve más remedio que quitarme la máscara. Me giré hacía Marie e hice una reverencia.

-Buenas noches querida, no se si es el destino que es caprichoso con nosotros, pero siempre que nos encontramos acabamos en una pelea, divertido, ¿no?

Acto seguido miré a la persona que se encontraba en el palco, no tenía ni idea de quien podía ser, y menos después de decir que nos tenía ganas de echar el diente a los dos. ¿Sería por aquella pelea entre Marie y yo?

-Matad y alimentaos-

Con unas palabras del supuesto verdadero anfitrión el lugar se tornó en caos, nos rodearon a Marie y a mí, cada uno en un círculo algo alejados el uno del otro. Muchos cadáveres, cadáveres del resto de invitados que allí se encontraban y que estaban siendo atacados por el supuesto “mini ejército” de aquel hombre, aquello estaba siendo una masacre. Y como no, al ver todo eso, me estaba entrando un picorcito de verdadera felicidad, esa noche iba a ser mejor de lo que esperaba.
avatar
Mafioso — Jefe



Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t31-exp-silcius-rocafort-id-jefe-mafia-rocafort

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Marie Labov el Lun Feb 05, 2018 1:36 am

Si que era aquella una noche llena de misterios. Se suele decir eso de “la noche aguarda horrores que uno jamás podría imaginar”. Sin embargo, aquel horror y misterio resultó ser una auténtica maravilla. No es que le disgustase el baile, pero siempre prefería algo de acción a tener que hacer de señorita... al fin y al cabo, era mucho más que una simple señorita. Una carcajada irrumpió en silencio, sus labios se tornaron en una ladina sonrisa ¿Cómo podía pasar todo aquello de repente? ¿Ellos ser la cena? Eso si que era divertido, más que lo obvio... que su pareja era Silcius y ni si quiera se había percatado de ello.

Observó a su al rededor sin dejar de reír casi de manera desquiciada, aquel sonido se elvó por encima de las rugidos animales y el sonido de la carne al desgarrarse cuando aquellas bocas ávidas de sangre destrozaban cuerpos. Un cosquilleo recorrió su cuerpo, hacía demasiado que no se veía en una situación como aquella ¿Quería espectáculo? Aquel hombre lo iba a tener. No sabía aún con quien estaba tratando, ni Marie no el anfitrión... pero estaba segura de que todos se llevarían una grata sorpresa. Prendió sus dagas de nuevo al liguero en su muslo y con parsimonia clavó la mirada en uno de aquellas sedientos vampiros que la rodeada.

- Vamos a pasarlo bien, aún no he cenado... Y tengo hambre.

¿Qué más daría con quien había estado bailando? Al menos había pasado una agradable velada para su sorpresa, aún siendo Silcius, cosa sorprendente. Ahora tenía otro plan en mente, que no incluía a Silcius, al menos por el momento. Sus ojos destruyeron lentamente el alma de su presa, ya no se reía. Marie Labov se había dejado poseer por Rider en aquel momento. Impregnó la mente de aquel débil con una semilla, su mente era tan sencilla que le resultó de lo más fácil y divertido hacer que aquel virus que era su poder se extendiera por su cuerpo ¿Un fantasía? Más bien una pesadilla. No tuvo más que convencerlo de que su compañero a la derecha trataría de arrebatarle a su presa, solo eso... y tuvo a más de un bicho de aquellos arrancándose las yugulares mutuamente. Sonrió satisfecha al empezar a ver sangre de vampiro brotar cual fuente frente a sus narices.

Cogió al primero que tenía más cerca, ni si quiera miró si era mujer u hombre, le importaba más bien poco. Apartó la cabeza hacia un lado, mirando de manera desafiante al anfitrión. Iba a cargarse a cada uno de aquellos seres sin pestañear, no le importaban... habían irrumpido y arramplado con todo sin contemplaciones ¿Por qué no haría ella lo mismo? Arrancó la yugular de cuajo de su víctima, terminando por empapar el vestido, que ya no era blanco, sino escarlata. Relamió sus labios con desdén y placer a la vez.

Se movía sin si quiera pensarlo, hacía cuanto le placía. Descargaba su rabia con aquel ejército. No era difícil tampoco imponían mucha resistencia, o eso le parecí a ella... quizás estaba siendo demasiado cruel, pero qué le iba a hacer. Ellos habían empezado aquella guerra y no sabían con quienes se habían ido a meter, ambos personajes que se “odiaban” mutuamente pero con las mismas ganas de guerra cuando eran presionados en aquel tipo de situaciones. No sabía como lo llevaría su pareja de baile más odiada, pero prefería danzar de aquella manera que en mitad de la pista al son de alguna canción de orquesta. Estaba segura de que él se sentía igual.

- Silcius, ahora si que es el momento para que se luzca... Si quiere espectáculo vamos a dárselo. - Su acento francés hizo mella, solía pasar cuando la situación conseguía hacer vibrar sus emociones. Qué le iba a hacer. Le dedicó una mirada de reojo sin más, para continuar con su “cena”. En aquel momento se ayudaba de una de sus dagas y de su control mental. Estaba consiguiendo destrozar aquel ejército de una manera que el anfitrión ni se imaginaba... y a ese se lo dejaba para el postre. Otra vez aquella risa retorcida se hizo paso. La imagen desde luego era propia de una novela de terror. Cadáveres y sangre, una hermosa mujer cubierta en sangre disfrutando... no había mejor manera de acabar la velada.- Nuestro anfitrión no tiene idea de con quienes está tratando... aún.



Come play with me boy
It'll be fun, I swear
avatar
Pirata — Capitán


Frase Love me, want me... have me

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t207-marie-labov-id

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Silcius Rocafort el Lun Feb 05, 2018 12:46 pm

Parecía que Marie ya estaba preparada y se había puesto a luchar. O al menos, eso parecía al ver de repente como se concentraba y varios de los súbditos de ese tío se ponían a atacarse entre ellos. Por no decir cuando se puso a matar a diestro y siniestro.  Creo que el anfitrión no sabía a que dos se estaba enfrentando. Aun así, algo no me gustaba; algo no me olía nada bien.

- Por supuesto mademoiselle.

Hice una reverencia mientras echaba mano a mi parte trasera, más concretamente a mi perfecto culo. De ahí saque dos preciosas pistolas; pistolas que me acompañaban siempre allá donde iba. Ya se sabe lo que dicen, “hombre precavido vale por dos”. Y en esa ocasión, no iba a ser diferente, aunque, ¿quién se iba a imaginar que un baile de máscaras normal y corriente se fuese a convertir en lo que se había convertido?

Comencé a realizar disparos a diestro y siniestro mientras una sonrisa ocupaba todo el ancho de mi cara; era como un niño con zapatos nuevos. Sesos volaban por doquier, sangre y vísceras perforadas por mis balas, estaba siendo un espectáculo. La verdad es que estaban cayendo con relativa facilidad, alguno incluso viendo el panorama no se atrevía ni a acercarse a Marie o a mí. De repente dejé de disparar, el olor a chamusquina me estaba volviendo a venir, ¿qué podía estar pasando?

Mi mente se puso a maquinar. De repente un torrente de pensamientos comenzó a invadir mi mente, y entre todos esos pensamientos, también había sospechas. Se suponía que el hombre del balcón nos conocía incluso debajo de las máscaras, bueno, había preparado todo ese tinglado para nosotros; así que, por cojones tenía que conocernos. Alguien que no nos conociese igual podría subestimar a la otra persona, pero si te tomas la molestia de preparar un tinglado de la ostia para atrapar a dos personas, al menos te has informado acerca de ellas.

Todo me parecía muy sospechoso. Que hayas montado todo esto y luego resulte que matemos tan fácilmente a los noctus que había allí no tenía sentido, para eso no montas nada. Algo había en esa sala que no me gustaba, ¿qué era? No lograba comprenderlo de momento. Pero aun con todo su mini ejercito siendo destruido de una forma muy simplona, el supuesto anfitrión no tenía ni un atisbo de duda en su mirada, estaba esperando algo…o a alguien.

-Marie, esto es demasiado fácil y no me gusta, no bajes la guardia.

Y de repente se escuchó, retumbó por toda la sala....pum...pum...pum.
avatar
Mafioso — Jefe



Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t31-exp-silcius-rocafort-id-jefe-mafia-rocafort

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Marie Labov el Jue Feb 15, 2018 10:01 pm

¿ Qué gracia tiene un juego cuando acaba  rápido o parece a simple vista muy sencillo? Ninguna. Y por mucho que le asquease aceptarlo, Silcius tenía razón. No podían fiarse, había algo que no encajaba del todo, estaban destrozando a aquel “ejercito” y sin embargo su cabecilla no movía un dedo. Tan solo observaba sin decir nada al respecto.

  Su hubiese tenido un momento para pararse y contemplar el escenario se habría maravillado de aquella artística masacre, su vestido blanco completamente teñido de rojo sangre, cadáveres a su al rededor, Silcius como su compañero... la sala era en si impresionante, las luces, las decoraciones casi barrocas, los colores... de no haber estado presenciando aquel estúpido juego se habría tomado el tiempo para recrearse, pero tal y como Silcius había dicho no podían fiarse. Allí estaba pasando algo más.

 Limpió sus dagas en el vestido en un intento por deshacerse de aquella inmunda sangre. No podía quedarse allí abajo viendo como aquel hombre los miraba desde allí arriba como si nada. Que se diera aquellos aires de superioridad solo conseguía encender aún más su mecha... Iba a acabar haciendo alguna locura, lo sabía ella y probablemente Silcius también la viera venir. No sabían quién era aquel ser y por qué iba tras ellos, pero o movía ficha él o movería ficha Rider.

-   Ya está, esto no puede seguir así.. No sé que se trae entre manos pero no me gusta y si él no... ¿Qué coño?- Comenzó a vociferar arrancando el bajo de su vestido en lo que andaba con furia hacia el palco, pensaba subir escalando. Pero en lo que tardo en dar dos pasos notó como el suelo retumbaba. No era algo constante, eran como golpes continuos pero separados en el tiempo. Un escalofrío recorrió su espalda y la peor de sus sospechas la asaltó. Esperaba estar equivocada. Su mirada inquisidora miró al jefe de aquella mierda de ejército, sabía de sobra que no podría con ellos y por eso les había preparado una encerrona. Cada vez lo tenía más claro. Le señaló con una de las dagas de manera inquisitiva.-¿Qué estás haciendo? ¿Qué quieres de nosotros? O hablas o te haré hablar y te aseguro que no será mínimamente agradable...

 La amenaza estaba clara, no necesitaba usar la fuerza para hacerle hablar. Es más, con tan solo una mirada podría acceder a él, sembrar la semilla. Ella sería su peor pesadilla si se lo proponía pero si lo que se temía era real no tenían mucho tiempo y no pensaba abandonar el lugar sin antes saber qué quería de ellos. Estaba a un paso de hacerlo, el silencio volvió a hacerse en la sala. No podía escucharse ni un solo golpe más, el suelo no vibraba y parecía que todos se habían detenido... eran todos completamente conscientes de que algo estaba pasando y ese algo los ponía a todos en peligro.

 Uno de aquellos magníficos soldados suyos entro corriendo en la sala como despavorido, la cara desencajada y podría decirse que pese a estar muerto, con el corazón a mil por horas. No tuvo más que mirarle para saber que tenía razón, no solo había creado aquella trampa para ellos sino que ni si quiera había avisado a los suyos propios de lo que allí estaba pasando. Aquel extraño retumbar que había hecho vibrar hasta el suelo y el alma de aquellos inmundos seres no era ni más ni menos que la de una explosión ¿De qué? Es absurdo estar haciendo esta pregunta. Explosivos. Fuego. Pretendía encerrarlos allí y quemarlos vivos. Aquella era al manera más efectiva de acabar con un vampiro y más de uno.

 - Ya veo cuál es tu juego, no tienes lealtad alguna ni a ti mismo ni a los tuyos... -Comenzó a reír divertida por la situación. Desde luego no pensaba quedarse mucho por allí como para ver como si piel pálida se bronceaba con las llamas que empezaban a cobrar fuerza y vida. Lo sentía y lo olía. El fuego era un enemigo devastador para todas las razas, arrasaba todo a su paso... y así pensaba ser Marie. Como fuego. Un fuego que arrasaba con todo sin atender a razones más que a las suyas propias. Miró a su al rededor, observó las caras de aquellos que proclamaban ser parte de su ejército, no sabían que decir ni qué hacer. Empalidecieron más aún. Su sonrisa se ensanchó mucho más aún. Era el momento, poco le importaba si les contaba sus intenciones o no. Iban a salir de allí costase lo que costase y a su manera.- ¿No os da rabia? Os ha utilizado, mentido a masacrado ¿Para qué? ¿Si quiera lo sabíais? ¿Si quiera sabíais que iba a sacrificaros a costa de un juego tan sucio? ¿Podéis llamar jefe a alguien que no os respeta en lo más mínimo? Yo creo que no...

 >> Podemos llegar a un acuerdo, el único requisito... Él.


 El mensaje era claro y preciso, no había mucho más que hablar. Debían actuar rápido para poder salir de allí. La cuenta atrás había empezado y cuanto más tardasen, más avanzaba el fuego hacia ellos. Ansioso por devorar sus inmortales carnes de una vez por todas. Sonriendo dirigió una mirada a Silcius, su rostro resplandecía pese a todo. Había conseguido lo que había mucho que no lograba ella misma, que se olvidase de todas sus preocupaciones y disfrutase de una noche siendo ella misma sin más. Aquel recuerdo de sentimiento de adrenalina, su cuerpo rebosante de energía... con ganas de vivir y de seguir viviendo a costa de la vida de quien fuera.

 - ¿Estamos en esta juntos pese a todo no, compañero? - Le guiñó un ojo, terminando de girar sobre si misma para volver a enfrentar al misterioso hombre que seguía observándoles impasibo. La postura de Marie se volvió segura, fuerte... casi atractiva. Su precioso vestido de diseño había sido completamente destrozado pero pese a ello brillaba mucho más que antes. Su melena violácea se escapaba del recogido que se había tomado la molestia de peinar para aquella ocasión... pero todo aquello ahora no importaba. Ella se sentía mucho más elegante en aquel momento que en el baile en sí y eso que debía admitir que Silcius, pese a todo había demostrado poder ser un caballero cuando así lo quería.- ¿Estamos todos juntos en esto? El tiempo corre en nuestra contra... Vamos a por ti, querido espectador.

 No tuvo más que decir aquello último, sus piernas se lanzaron a por él. No creyó que nadie la seguiría pero para su sorpresa, con tan simples palabras había conseguido engatusar a buen número, por no decir a todos, de los presentes en la sala. No sabía cuál sería el resultado de aquella batalla, solo que había conseguido hacerse con sus enemigos y ponerlo a su favor. Y aquello le daba un chute de energía increíble, se sentía poderosa y capaz de cualquier cosa... ¿Conseguiría su objetivo aquella noche junto a Silcius? Desde luego aquel acto prometía, solo había que esperar a ver qué final les deparaba aquella absurda obra de teatro.
avatar
Pirata — Capitán


Frase Love me, want me... have me

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t207-marie-labov-id

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Silcius Rocafort el Lun Feb 26, 2018 1:12 pm

¿De verdad pensaba que todo el mundo que hacía unos segundos pretendía matarla ahora la seguiría a por su amo? Debía de estar bastante loca. Aun así, loca o no, lo consiguió. De repente, todos los que nos habían intentado matar pasaron de hacerlo y la siguieron.  -Supongo que el instinto de supervivencia lo tenemos todos igual, incluso débiles como ellos- Pensé mientras veía como todos seguían a Marie como si de una líder se tratase.

El fuego ya comenzaba a penetrar en la sala. Las cortinas habían ardido rápidamente y habían ayudado a que el fuego llegase hasta el techo, esto a su vez había provocado que las vigas de madera que lo sujetaban comenzasen a caer. Estaba claro que pronto el techo caería sobre nuestras cabezas, bueno, sobre MÍ cabeza, puesto que Marie y los demás se habían lanzado hacía la búsqueda del individuo.

Aunque en el fondo me jodiese hacer lo que hacía el resto y seguir a Marie, no me quedaba otra opción. Pensándolo bien, si el anfitrión había preparado todo este plan, estaba claro que tenía algún tipo de manera de salir de aquí, al fin y al cabo, no montas una trampa en la que tu estés incluido, sería algo absurdo y la verdad es que ese tipo de tonto no parecía tener ni un pelo. Ante la expectativa de quemarme vivo en aquel lugar y dejar a mi mafia a merced de la de Sabine o de los exorcistas, y bueno, ante la expectativa de perder mi preciosa vida, me encaminé detrás de Marie hasta que me puse a su lado, mi velocidad era muy superior a la de todos aquellos que nos seguían.

El fuego se estaba propagando con una rapidez mayor de la que podíamos imaginar, ya inundaba tres cuartas partes de la sala y había cogido a varios de los que nos habían atacado anteriormente. Mientras nos íbamos internando en la estancia los gritos de los que se estaban quemando se iban dejando de escuchar. -Mierda, esos gritos eran música para mis oídos- Pensé.

-He de admitir que tienes ovarios chiquilla, aunque no sé si es buena idea meter a todos estos en esta parte de la casa, esto no es el salón principal, aquí no cabe tanta gente…quizás deberíamos matarlos, hay alguno que parece apetitoso- le dije mientras corríamos en busca del anfitrión. La verdad es que viendo la que se nos venía encima, todos los que iban detrás iban a perecer de alguna manera, y a mí, no me importaba en absoluto.

El aroma del anfitrión era reciente, sin duda estaba escapando por algún tipo de salida y lo hacía rápido, sin duda no era igual que los vampiros que nos habían atacado y a los que habíamos derrotado con tanta facilidad. De repente mi instinto se activó, cogí a Marie del brazo y la atraje hacía mí. En un segundo, varias flechas a la altura del corazón se clavaron en el lugar donde habría estado Marie.

-Mierda, este tío es más listo de lo que parece, ha anticipado incluso que podríamos seguirle y sobrevivir al fuego-

Miré a Marie y a continuación miré atrás, no habían sido pocos los vampiros que nos seguían y se encontraban o bien en el suelo muertos o bien clavados a la pared por la fuerza de las flechas. ¿Porqué había salvado a Marie? La verdad es que no lo sabía, la muerte sin duda era mi mejor amiga y disfrutaba de su presencia, pero quizás sentía que, aunque solo fuese esa noche, la necesitaba.

-Vamos Marie, debemos darnos prisa pero andar con cuidado, no sabemos que más nos puede estar esperando ahí delante.
avatar
Mafioso — Jefe



Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t31-exp-silcius-rocafort-id-jefe-mafia-rocafort

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Marie Labov el Mar Feb 27, 2018 10:02 pm

¿Salvarme la vida? ¿Quién en su sano juicio habría pensado que Silcius Rocafort iba a arriesgarse por mi? Debía estar soñando o realmente el estrés de la situación le había llevado a agarrarla del brazo y arrastrarla contra él en un samaritano intento de ayudarla... cuando Marie realmente se habría esperando lo contrario.

 Estaba estupefacta, no entendía bien qué acababa de pasar o por qué. Pestañeaba con rapidez y sus ojos iban de las flechas a Silcius. De no haber sido por él su aventura habría acabado en aquel preciso instante y le daba rabia haber sido tan descuidada como para dejarse atrapar por una absurda triquiñuela como ella. Se estaba dejando cegar por las ansias de arrancarle la cabeza del cuerpo a aquel cerdo y apenas pensaba en si misma y en que un paso en falso podría significar su propia destrucción.

Miró hacia atrás, intentando recuperar la compostura. Tal como había pensado la gran mayoría de aquellos que había animado a seguirla yacían en el sueño o cercenados por las llamas o atravesados por las flechas. Su idea al animarlos todos seguirlos era aminorar sus posibilidades de morir y usarlos de carnada, y sin embargo, había estado a punto de meter la pata ella solita.

-  ¿Gracias? No me esperaba algo así viniendo de usted, Silcius. - Murmuró casi entre labios y se encogió de hombros. Debía seguir hacia delante y salir de aquel lugar, y si en el camino hacia el exterior encontraban al bastardo que les había metido en aquel berenjenal mucho mejor. Su olor seguía impregnando el ambiente, se movía rápido pero no le sería fácil huir de aquellos dos depredadores expertos.- Supongo que por hoy podremos ser equipo, pero no le prometo ser la más sumisa de las compañeras...

 Aquella sala en la que se estaban adentrando no era demasiado grande y a simple vista podía verse que no había salida posible. Los ojos de Marie miraron en redondo, estaba claro que tenía que haber algún tipo de pasadizo secreto, en todos aquellos sitios los había y aquella sala no sería la excepción. Se movió lentamente, agudizando cada sentido... era imposible que se hubiese esfumado así como así. Además, el tiempo apremiaba si no encontraban la salida arderían como el resto de pobre desgraciados... y no, aquel no sería el caso en aquella noche.

-  Tiene que haber alguna manera de salir... algún mecanismo que active algo y descubramos por donde ha huido. Aún siento su olor y su presencia pero no sabría decir exactamente por donde viene.. demasiado descontrol... - Sus dedos acariciaban suavemente la pared, esperaba encontrar alguna irregularidad en esta. Sin embargo, tardaría una eternidad si lo hacía sola. Esperaba que Silcius tuviese una mejor idea o que ayudase al buscar.- O hacemos esto juntos o jamás seremos capaces de salir de aquí, y acabaremos siendo parte de las cenizas que se amontonan bajo nuestros pies.

 No sabía ya que más hacer, la otra opción era tirar aquellas paredes abajo pero se arriesgaban a no poder salir de allí. Siguió recorriendo la pared, siguiendo con sus ojos la historia que aquellas pinturas contaban... espera, contaban realmente algo. Casi de golpe se separó de la pared y empezó a intentar descifrar lo que aquellas pinturas decían. Contaban una historia sí, pero no cualquier historia, eran una pista para todo aquel que necesitase un escondrijo por el que escabullirse en la noche.

- Silcius mira esto, los dibujos. Los dibujos se unen... cuentan una historia. Cuentan como la joven dueña de este lugar en su momento, para poder verse con su amante, un músico, decidió crear un pasadizo secreto que solo ellos dos conocieran para poderse ver por las noches hasta el amanecer. - Sus ojos seguían embelesados con aquel gran descubrimiento. Si conseguían descifrar las pistas escondidas tras las pinturas podrían abrir el pasadizo. Le agarró con fuerza por el brazo, se sentía ebullir en adrenalina, aunque su cuerpo ya no la crease.- Dice que existen tres mecanismos que hay que accionar para que las puertas se abran. Uno de ellos se esconde tras el secreto de la verdad en la historia, el otro en el corazón de la dama que creó el pasadizo y el último en aquello que todos anhelamos.

 ¿Cómo había sido capaz de llegar a todas aquellas conclusiones ella sola con tan solo una pintura? Sería una pirata, pero en Francia había sido toda una dama de alta alcurnia y había sido educada en el todo lo posible. Y ella, en particular, desarrolló un gusto especial por el arte. Estudió acertijos en frescos e historias en pinturas, todas las teorías tras famosas obras de arte y como cualquier pieza podría esconder en lo más profundo de su corazón un secreto o una historia que deseaba contar.

 Buscó con las manos más que con la mirada aquello que pudiese darle la pista en cuanto a la primera pista, “el secreto de la verdad en la historia”. Quizás se refería a lo que pasó verdaderamente entre los amantes... qué fue de ellos al final. Por mucho que repasase la historia no había nada que viniese a mi mente ¿Qué podría ser? Miré el techo y la puerta en busca de alguna pista pero nada... quizás era lo que no estaba. No había final, no había un final feliz por lo que probablemente los descubrieron y no pudieron volver a verse ¿De qué sería capaz una mujer que había perdido al amor de su vida?

La muerte


 Eso es. -Dije en voz alta aunque más bien era para mi misma que para Silcius. Miró bajo sus pies y allí la vio, en realidad no vio a la joven vio un ramo de rosas rojas marchitas. Ahí estaba el primer mecanismo escondido en el dibujo. Solo tuvo que presionar en la flor central, la más marchita y aquel bloque quedó hacia dentro con un suave movimiento.- Ahora solo nos quedan resolver las otras dos pistas ¿Cómo vas?
avatar
Pirata — Capitán


Frase Love me, want me... have me

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t207-marie-labov-id

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Silcius Rocafort el Dom Mar 04, 2018 7:39 pm

Parecía estar confusa después de salvarle la vida, aunque, ¿Quién no lo estaría? Silcius Rocafort no era de perdonar la vida ni salvar a nadie, sobre todo cuando en la muerte encontraba la verdadera belleza.

Entramos en una sala sin puertas, sin ventanas, lo que venía siendo una sala sin ningún tipo de entrada más allá de por la que habíamos pasado. El problema era que si volvíamos sobre nuestros pasos el fuego nos convertiría en polvo, y no es eso lo que yo pretendía hacer antes de que acabase el día. Como decía Marie, estaba claro que tenía que haber algún tipo de salida, sin duda alguna habíamos seguido los pasos correctos, pero ahí no había nadie. Si el hombre que perseguíamos había venido por donde estábamos nosotros, sin duda lo habríamos visto, así que no quedaba otra opción, como muy bien dijo Marie, que la de que el susodicho se introdujese en algún tipo de pasadizo.

En cuanto me hubo dicho lo de los dibujos, observé la pared. ¡Tenia razón! Los dibujos por separado y si no les prestabas atención no parecían tener gran cosa, pero si encontrabas unos patrones que se repetían o que los unían, disponías de una historia. -Parece que tienes buena cabeza Marie, lastima que lo nuestro solo llevase al caos y la destrucción, serias una buena…- y paré, los gritos cada vez estaban más cerca y eso indicaba que el fuego se estaba acercando. Creo que ahora mismo solo quedábamos en aquel lugar el susodicho, Marie y yo.

Entré de nuevo en la situación cuando Marie me agarró con fuerza del brazo. -Joder, amor, no podía contar otro tipo de historia- dije con pocas ganas. Era diestro en muchas cosas, pero no en el amor como muestra de cariño y respeto hacía otra persona como parecía ser el amor que predominaba en esa historia. Eso sí, pensar se le daba también como nadie, no había llegado a ser respetado jefe de la mafia por nada.

Me puse a mirar y a pensar, “secreto de la verdad en la historia”, “corazón de la dama que creó el pasadizo” y “aquello que anhelamos”. Me puse a pensar y pensar hasta que Marie me volvió a sobresaltar. ¡Había descubierto el primer mecanismo! -Muy bien Marie, creo que tengo el segundo, déjame un segundo- le dije y me puse otra vez a observar a toda velocidad las paredes.

-A ver, cualquiera podría pensar que el corazón de la dama que creó el pasadizo era la chica que quería ver a su amado, pero estaba claro que eso lo pensaría una mente simple -pensé- había que ver más allá, ¿Qué dama podría construir el pasadizo si no lo hacía la dama? ¡Estaba claro! Había que buscar a alguien de la que no sospechasen, que podría construir un pasadizo mientras la dama seguía disimulando a ojos de los demás-

Comencé a buscar por la sala hasta que lo encontré, en uno de los cuadros se veía a una señora que parecía ser anciana entregando una especie de colgante rojo con forma de corazón a la dama. ¡Era eso sin duda! Estaba claro, seguramente la vieja fuese su cuidadora, conmovida por el amor, habría prestado a la dama su ayuda en todo lo que dispusiese y la habría ayudado a crear ese pasadizo para encontrarse con su amado, el colgante sería un regalo muy preciado para ella. El corazón de la dama que hizo el pasadizo se refería a ese colgante, no al corazón de la propia dama.

Así que con el dedo presioné el lugar en el que se encontraba el colgante y se hundió. Se escuchó un “click” y enseguida el ruido de unos engranajes, pero nada se abrió allí.

-Vamos Marie, solo queda uno-

El humo comenzó a entrar por la sala.
avatar
Mafioso — Jefe



Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t31-exp-silcius-rocafort-id-jefe-mafia-rocafort

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Marie Labov el Jue Mar 08, 2018 1:42 pm

- ¿Una buena qué Silcius? ¿Ya te has enamorado de mi? - Soltó dicho comentario con socarronería en lo que seguía intentando descifrar el último de los acertijos para poder abrir la maldita puerta y huir de aquel infierno, literal. No es que le molestasen los gritos y los alaridos de dolor, lo único que hacía era apremiarla a que resolvieran aquello, o de lo contrario formarían parte de aquel averno y no le hacía precisamente gracia. La situación era extrema si, pero aquellas situaciones eran las que más viva conseguían hacerla sentir.- En principio es una historia de amor, pero me huelo a que el final no es lo que nos imaginamos...

Dio una vuelta más a su alrededor prestando atención a cada detalle ¿Qué era aquello que cualquier mortal podría anhelar por encima del amor? Tenía la respuesta frente a sus ojos ¿Por qué no había final en aquella historia de amor? La respuesta era sencilla... porque no había un final feliz y comieron perdices. Aquellos dos amantes no acabaron juntos y la respuesta a la pregunta era “Venganza”. Sí, venganza, la venganza alimentaba muchas más bocas que el amor. Y ella mejor que nadie lo sabía ¿Pero en donde podría esconderse la respuesta?

Había recorrido la redonda habitación al completo y solo había un recoveco en el que no había mirado aún, detrás de la puerta. Se apresuró a cerrarla observando como el humo empezaba ya a inundar la habitación. Debía resolverlo, la respuesta debía estar ahí escondida sí o sí. La cerró de golpe y aquella mirada eléctrica, violácea comprobó que efectivamente tenía razón. La respuesta estaba escondida ahí. El final de aquella historia no era tan especial como se habría imaginado, no había romanticismo ni final feliz... Aquel desgraciado había engañado a la joven enamorada con el único propósito de hacerse con su fortuna de la manera más sencilla que había, robando su corazón. Obviamente, ella se enteró y en cuanto lo supo fue ella quien se tomó la justicia por si mano, lo asesinó pasionalmente, casi a sangre fría y después devoró su cadáver. Esa chica era de las suyas. Sonrió divertida y presionó la daga que la muchacha había usado para atravesar el corazón de aquel canalla.

Un leve sonido, nada más que un click. En el fondo de la sala una puerta empezó a abrirse hacia el interior, más que una puerta era un recoveco en la pared lo suficientemente ancho y alto para que un ser humano adulto pudiera pasar. Sin esperar ni un segundo más tomó a Silcius de la muñeca y lo arrastró tras ella, cerrando tras de ellos herméticamente la puerta. No podía ver humo entrar por allí, casi parecían estar a salvo pero en aquella situación, cualquier cosa podría ocurrir.

- Vaya con la joven princesita, acabó con la vida de su amante en cuanto descubrió que trataba de engañarla y robarle su fortuno tomó la justicia por su mano, lo apuñaló atravesando su corazón y después se lo comió.- Rió divertida, aquella historia sería propia de ella misma si le dieran la ocasión. Si pudiera sin duda alguna también devoraría el corazón de su supuesto difunto esposo por haberla engañado. De eso no dudaba, pero fue algo que se guardó para si misma. Se encogió de hombros, ya no sostenía la muñeca de Silcius, había empezado a caminar siguiendo el olor del maravilloso anfitrión que les había arrastrado a aquella situación.- Creo que la protagonista era uno de los nuestros, en cierta manera siento simpatía por ella... un modelo de mujer, inconformista, luchadora y de armas tomar llegado el momento ¿No cree?

El pasadizo estaba bastante oscuro, no había ni una luz alumbrando el camino ¿Pero quién necesitaba luz cuando tenían esas dos preciosas gemas por ojos? No sabía a dónde llevaría exactamente aquel pasadizo, pero de alguna manera se sentía aliviada de haber dejado atrás aquel terrible panorama. En el fondo, sentía lástima por aquellos pobres desgraciados que habían perecido a manos de su propio jefe. Daba gracias a ser su propia jefa y no tener que responder ante nadie más que su propia autoridad... aunque también era cierto, que siendo capitana jamás daría la espalda a su gente dado a sus principios, era aquello lo realmente importante, la lealtad a los suyos.

- ¿A dónde crees que llevará esto? Espero que no se me haga eterno, no creo que nuestra compañía mutua sea soportable estando a solas....



Such a mistery that her eyes enraveles

avatar
Pirata — Capitán


Frase Love me, want me... have me

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t207-marie-labov-id

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Silcius Rocafort el Jue Mar 08, 2018 6:09 pm

-Por supuesto querida, desde nuestro último encuentro no he dejado de pensar en ti- dije en tono irónico. El humo entraba y el tiempo apremiaba, por lo que no era hora de hablar.

Me limité a pensar mientras miraba la pared a la vez que observaba a Marie estar inmersa tal y como lo estaba yo en mis pensamientos. No hacía falta ser muy listo para saber que ese equipo no iba a durar mucho, pero la verdad es que se compenetraba muy bien, quizás otros dos no habrían salido de aquí con vida. -Quizás la cosa que menos se imaginaba el anfitrión es que Silcius y Marie colaborasen, creo que eso le ha desmontado todo el plan – Pensé.

De repente una sonrisa irrumpió en el rostro de Marie. Ya lo tenía. Parecía mentira la de mecanismos que había en esa casa para escapar, la verdad es que cuando la construyeron alguien muy inteligente colaboró, ese tipo de tecnología no se encontraba en muchos sitios por aquel entonces, ¿sería lo último que se encontrarían? A estas alturas el anfitrión ya debía pensar que Silcius y Marie estarían muertos y seguro que se encontraría feliz de haber visto cumplido su plan. Pero no sabía con quién estaba jugando.

- ¿Y sí?... – Pensé, de repente después de escuchar a Marie me había venido una idea a la cabeza, idea que transmití de inmediato a Marie. -Quizás me atreva demasiado a aventurarme, pero, la mansión; el anfitrión salido de la nada; los enigmas y como tú dices, está claro que es uno de los nuestros ya que para hacer lo que hizo se necesita fuerza, y nosotros la tenemos en demasía – hice una pausa para seguir a Marie después de que ésta tirase de él hacia un nuevo peligro. - ¿Piensas que puedan ser familia? Me refiero a la dama de los cuadros y el supuesto anfitrión, quizás es un descendiente, ¿tu no matarías o harías algo a una dama despechada en el pasado, verdad? – finalicé de risas.

-Bueno, si no me soportas siempre puedes avanzar hacía atrás, seguro que el fuego es mejor jajajajajajajaaja, aunque, acabarías echando de menos mi presencia- reí antes de hacer una pausa para ponerme algo más serio - Espero que nos lleve a la salida, no me gustan las sorpresas- dije antes de ver algo de luz al final. El pasadizo se abría a una habitación iluminada con varias antorchas. En ella, se podía apreciar 8 puertas numeradas del 1 al 8 con números romanos, y en el medio de todas ellas, una especie de tablón de manera con algo escrito.

Contenido de la tabla :
Enhorabuena si hasta aquí has llegado
Pero no todo el peligro ha pasado
Si tu vida quieres conservar
Cual es la puerta buena tendrás que adivinar
8 – 4
14 – 7
18 – 9
6 – X

Me acerqué y se lo leí a Marie. Estaba claro que solo una de las puertas conducía a la salida pero, ¿Qué sentido tenía todo eso para una dama que quería escapar a ver a su amado? Quizás a lo largo del tiempo esto ha sido utilizado para escapar a más gente que ha vivido aquí y todo esto ha ayudado a que la gente tardase mucho más en perseguirlos o incluso les ha salvado la vida al morir la gente en las trampas. Esto seguramente no iba a ser menos.

-Una puerta correcta y siete peligros supongo…Si no fuese por las ganas que le tengo a ese tipo iría abriendo una puerta detrás de otra y matando a todo lo que apareciese, pero querida, ahora nos toca volver a pensar-
avatar
Mafioso — Jefe



Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t31-exp-silcius-rocafort-id-jefe-mafia-rocafort

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Marie Labov el Miér Mar 14, 2018 9:23 pm

  ¿Yo? Jamás osaría entrometerme entre el amor de una mujer y ella misma. Aunque parezca lo contrario no soy de esas querido... - Le guiñó un ojo, avanzando a su lado por aquel largo pasillo que parecía no tener fin.- Sin embargo, si me es conocida la historia y me suena de haber conocido a dicha mujer... pero no estoy segura. Quizás el anfitrión no sea un descendiente sino el amante... La historia que recuerdo ocurrió hace mucho y ayudé a una joven a vengarse de su infiel amante ¿Crees que podría ser él?

   Una idea asaltó su mente, claro que aquella historia le era conocida. Ella misma ayudó hace ya mucho a una mujer en dicha situación, pero no fue en Venecia... fue en Francia, poco antes de que partiese junto a Victoria ¿Podría ser ella? No, sería demasiada casualidad. Hacía tanto de aquel encuentro que apenas se acordaba de ella, su nombre era Alizee era muy joven y acababa de conocer a su amor verdadero, otro jovenzuelo también. Marie la conoció una noche de tempestad, ella andaba sin rumbo en la calle, llorando desolada ¿Qué podría hacer ante semejante idea sino era ayudarla? Y así lo hizo, ayudó a que se vengase de aquel amante que le había roto el corazón, después de aquello no supo qué más fue de ella.

 Se detuvo por un momento, tratando de recordar el rostro del anfitrión.. sin embargo, no consiguió dibujar la imagen en su cabeza. Habían estado tan ensimismados con salir de aquel lugar en llamas que no se había parado a mirarle de verdad. Suspiró suavemente, siguiéndole el ritmo a Silcius poco después. Parecía haber algo de claridad al final del túnel, una posible salida. Pero como no, visto lo visto, todo parecía demasiado sencillo. Y efectivamente, era cuanto sospechaba. Un acertijo más antes de ser capaces de encontrar un final a toda aquella locura ¿Qué estaría pasando realmente? La curiosidad podía a Marie, tal era así que incluso se había olvidado de aquella aversión que sentía hacia Silcius.

-  Bueno, quizás el que más llegue a echar algo en falta seas tu... No creo que la idea de dejarme quemar ahí atrás te guste tanto. Al fin y al cabo ¿Quién no echa de menos una cara tan bonita como esta? - Se acercó a él para contemplar qué ocurría allí. Ocho puertas numeras ¿Cuál seria la adecuada? Sí, le encantaban los acertijos pero aquello le empezaba a parecer exagerado. No era mucho de juegos, le gustaba ir directa al grano... y aquel anfitrión suyo no dejaba de ponerles zancadillas en el camino. Refunfuñó por lo bajo al leer el contenido de la tablilla. No le gustaban nada las matemáticas y tal y como había dicho Silcius, si pudiera iría puerta por puerta pero no tenían tiempo que perder.- ¿Qué tendrá nuestro querido anfitrión que no deja de jugar con nosotros cual niño pequeño?

 Sostuvo la tablilla entre las manos intentando crear todas las combinaciones posibles. Ni si quiera se hacía una idea de cual podría ser la respuesta correcta... por lo pronto desde luego no tenía nada que ver con matemáticas en si, no necesitaba probar más para saberlo ¿Pero qué era? El pensamiento lateral solía darsele bien, sin embargo, cuando se ponían números de por medio se sentía abrumada... ¿Por qué le complicaban tanto la existencia con números cuando las letras tenían mucho más que decir? Letras... ¡Eso era! Fue una casualidad, pero los mejores inventos también lo son y nadie desprecia a los científicos por ello.

-  La cuarta puerta, debe de ser esa. No soy de las mejores con los números, sin embargo el resultado de este acertijo precisamente no tiene relación con operaciones matemáticas sino con las letras que conforman cada número al ser escritos.- Le señala la tabla, yendo del primero al último, demostrado que su teoría encontrada por casualidad tenía cierto sentido.- Así pues, el último número seis... debería de ser cuatro. Por tanto, creo que la puerta que debemos abrir es la cuarta, ¿Crees que será la correcta?

  ¿Pidiéndole opinión a Rocafort? ¿Qué le estaba ocurriendo en aquella ocasión? Después de aquel primer encontronazo con él en la taberna, en la que literalmente se tiraron de todo a la cabeza... parecía inaudito verles trabajar de aquella manera. Quizás la razón era obvia, Silcius no había intentado nada contra Marie o su capitana en aquella noche y el respeto había sido mutuo. Lo único que todo aquello demostraba era, que pese a todo eran capaces de trabajar juntos... mejor que no se percatasen de ello, puesto que podrían traer el fin a Venecia.

 Su mano desnuda se había posado sobre el pomo de la cuarta puerta, la última palabra estaba en la boca de Silcius. Ella estaba dispuesta a accionar aquel pomo instantáneamente, no creía estar equivocada en lo más mínimo ¿Qué nuevo peligro aguardaría tras la cuarta puerta? Solo lo descubrirían si Silcius se adentraba con ella por aquel nuevo umbral.
avatar
Pirata — Capitán


Frase Love me, want me... have me

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t207-marie-labov-id

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Silcius Rocafort el Jue Mar 22, 2018 12:10 am

No sabía quien podía ser el susodicho. En realidad, solo me importaba saber quien cojones nos había encerrado en aquel lugar y obligado a resolver todos aquellos acertijos. La sed de sangre cada vez me inundaba más y las ganas de hincarle el diente al anfitrión iban en aumento.

- ¿Crees que te echaría de menos? Que ilusa. – dije mientras miraba como pensaba. La verdad es que debajo de esos pelos había cerebro y lo había demostrado más de una vez. Quizás habría sido un fallo enemistarse con ella aquella vez y le habría servido muy bien de esbirro, pero cuando una primera impresión se produce, es difícil de cambiar.

-Tiene sentido, la verdad- dije cuando Marie puso la mano en el pomo. - ¿Qué podemos perder? En el caso de que no sea la correcta, el miedo no lo tenemos que tener nosotros, lo debería tener la cosa que esté ahí detrás –

Como me pareció ver que Marie dudaba un poco me adelanté y poniendo mi mano encima de la suya y del pomo…lo giré. La puerta se abrió con un chirrido, pero detrás no había nada, solo oscuridad. Parecía que nos habíamos equivocado, aunque me extrañaba que no hubiese nada detrás, ¿habría algo escondido? De repente llego una pequeña brisa, y con ella un olor, un olor característico que tanto Marie como yo habíamos olido antes. Era él.

¿Por qué no había luz? Estaba claro, esa puerta conducía a algún lugar fuera de la ciudad, si hubiese sido dentro de la ciudad algún candil habría alumbrado, aunque hubiese sido un poco. Pero esa noche la oscuridad era total fuera de la ciudad. Agudicé mi oído y lo escuché. Era el sonido de cascos de caballo contra un suelo de hojas y tierra.

- ¡Vamos! No tenemos tiempo que perder – le dije a Marie antes de tirar de nuevo de ella, aunque en seguida la solté, no era una cualquiera, era de mi raza, y por ello no necesitaba ningún tipo de ayuda para correr como rayos. Los vampiros éramos superhombres. Enseguida el olor se estaba acercando y el sonido de los cascos se escuchaba alto y claro. Eso sí, donde antes se había escuchado los cascos de un solo caballo ahora se había escuchado un grito y el sonido de una rueda… ¡Se estaba escapando en un carruaje! Aunque lo que me resultaba raro es que no parecía que fuesen rápido, quizás no pensaban que Marie y yo podríamos haberlo resuelto todo o haberlo hecho tan rápido.

De repente las paredes de piedra se acabaron y la brisa del aire dio en nuestros rostros, aunque cometí un error.  Con las ganas de atrapar al anfitrión que nos había tendido todas esas trampas y nos había intentado matar había cometido un fallo de principiante, no me había dado cuenta de que una puerta con rejas se encontraba entre el pasadizo y el exterior y me la comí de lleno. ¡PUM!

No sufrí ningún tipo de daño puesto que había sido como atravesar una pared de papel. Pero el ruido había sido muy real y se había tenido que escuchar por toda la llanura. Por supuesto, en cuanto el ruido se hubo escuchado no tardó tampoco nada en escucharse unos latigazos y unos gritos desesperados…el anfitrión se acababa de dar cuenta de que Silcius y Marie habían salido de sus trampas e iban a por él.

Miré en la llanura, la vista que teníamos ayudaba mucho aun en la noche más oscura, así que no tardé en ver el carruaje. -Vamos Marie, ¿preparada para la última aventura de esta noche? – Sonreí antes de guiñarle el ojo y por último lanzarme detrás del carruaje a una velocidad endiablada.
avatar
Mafioso — Jefe



Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t31-exp-silcius-rocafort-id-jefe-mafia-rocafort

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Marie Labov el Sáb Mar 24, 2018 1:59 am

Una aventura para recordar cuanto menos de la mano de un singular compañero ¿Quién se lo habría dicho a Marie al empezar aquella velada? Era inimaginable… casi parte de una historia escrita por otros. Si alguien contase todo cuanto aquella noche había ocurrido no le creerían, sobre todo por la parte en la que Marie y Silcius colaboraban por un fin común.

 Llegar al final de aquellos acertijos y del túnel para Marie fue un alivio. Creyó que jamás conseguirían salir de allí. Si decía la verdad, estaba algo cansada ya de todo aquello, necesitaba un poco de acción de verdad para acabar aquella inesperada función. Y su momento estaba a punto de suceder.
 
 Al llegar al final del túnel, no solo pudo saborear por fin el olor de su anfitrión, sino también el adorable frío que ambientaba lo que estaba a punto de suceder. Atravesaron las verjas como si fueran papel, no le dio ni la menor importancia al golpe de Silcius… estuvo a punto de acercase a ayudarlo, pero cuando vio que se ponía en pie él solo se quedó quieta. Además, se imaginaba la clase de repuesta que recibiría por su parte.

 Pese a su vista era casi perfecta en aquella oscuridad cerró los ojos. Escuchaba las ruedas del carruaje y los caballos correr a gran velocidad, pero no la suficiente como para poder huir de ambos. Sus piernas se accionaron casi por impulso. Saltó a correr tras Silcius a gran velocidad. Alcanzaron el carruaje sin mucho problema. Al fin y al cabo, correr siendo dos Noctis era pan comido. Marie se adelantó y se encaramó al asiento del conductor, al cual echó casi de un culetazo por así decirlo. Nunca había conducido una carroza, esperaba que la improvisación funcionase en aquel caso. Si no, siempre les quedaba la opción de soltar los caballos de la carroza y soltar el carruaje a su suerte.

-   Todo tuyo Silcius, al menos de momento… - Azuzaba a los caballos a correr más rápido. Pero ahora que tenían el control del carruaje le importaba más bien poco. Además, el anfitrión parecía no haberse dado cuenta del cambio de chofer y de la presencia de aquellos dos prácticamente encima de él ¿De verdad creía que sería capaz de huir después de semejante espectáculo? - No lo destroces de buenas a primeras, déjame algo que morder…

La última aventura de la noche. Esta incluía a Marie como chofer, Silcius haciendo de policía malo o ¿Bueno?, a su querido anfitrión entre sus manos y quién sabía qué más. No podía si quiera imaginar qué podría pasar… puesto que visto lo visto, cualquier cosa podría ocurrir. Marie mantenía el carruaje recto, mientras planeaba cual sería el siguiente paso. No sabía muy bien cuánto seguiría haciendo de chofer, esperaba que Silcius tuviese un plan… sino tocaría improvisar sobre la marcha. Se iban alejando del edificio a gran velocidad, dejaban atrás aquel incidente, el fuego, los cadáveres… ¿Podrían descubrir de una vez quién era el anfitrión y por qué se había tomado tantas molestias?
avatar
Pirata — Capitán


Frase Love me, want me... have me

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t207-marie-labov-id

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Silcius Rocafort el Sáb Mar 24, 2018 3:03 pm

Seguí a Marie en su persecución del individuo. La verdad es que no había lugar a la posibilidad de que ese hombre escapase. Eso sí, lo raro es que siendo vampiro hubiese huido en un carruaje, al fin y al cabo, ¿Por qué no ir corriendo si vas a ir más rápido que con los caballos? La verdad es que no lo entendía, pero eso nos había ayudado a tener en bandeja la posibilidad de atraparle. Quizás no había ni contemplado la posibilidad de que Marie y yo colaborásemos y saliésemos ilesos, no resultaba haber sido tan inteligente.

Cuando alcanzamos la carroza me puse al lado de Marie. Cogió las riendas y me dio la oportunidad de ser el primero en llegar hasta el susodicho anfitrión, la verdad es que no me esperaba esa oportunidad y menos con las ganas que teníamos los dos de pillarlo. -Gracias…prometo dejarte algo jajajajaja- dije antes de levantarme y ponerme encima de la capota del carruaje. Enseguida di un salto sin moverme del sitio y atravesé la capota para encontrarme de frente con el anfitrión.

-Hola, ¿sorprendido?

El supuesto anfitrión parecía mucho más débil visto de cerca, incluso parecía ser un ser insignificante, pero había conseguido algo que no muchos habían hecho, que dos personas que chocan mucho consiguiesen trabajar juntos. El hombre se puso blanco del susto -Stefan, Stefan…¡Ayúdame! ¡Para el carruaje y ven! – dijo medio sollozando, veía muy cerca su final. Por supuesto, Stefan no estaba ahí para ayudarlo, en su lugar se encontraba Marie y no creo que si bajaba fuese precisamente para ayudarlo a él.

-Ahora me vas a decir a que cojones ha venido todo el numerito de la mansión…¿Por qué nos querías muertos? ¿Por qué has montado este tinglado solo para cazarnos? La verdad, es una pena que una mansión tan bonita haya sido consumida por el fuego solo para intentar matarnos y que el plan te haya salido mal.

Mientras le cogía del cuello con una mano le golpeé en el estómago con la mano libre. El supuesto anfitrión cayo de rodillas y comenzó a toser, pero de repente esa tos se fue volviendo una risa cada vez más alta.

-Ilusos, ¿de verdad pensáis que yo tengo respuestas? Yo soy un simple títere en esta función, una función que solo va por el primer acto y en la que al final, la damisela y el mafioso…mueren.

Esa respuesta me sorprendió, si estaba diciendo la verdad no era él quien estaba detrás de todo, sino que había alguien orquestando desde las sombras. No podía matarlo, él era el único que nos podía llevar o dar alguna pista acerca del otro hombre o mujer que estuviese detrás.

¿Cómo podría sonsacarle la información? ¿Tortura? ¿Actuar de “poli bueno” diciéndole que le perdonaría la vida, aunque no fuese verdad? En realidad, y pensándolo bien, no parecía tan mala idea el dejarlo vivo para dar un mensaje.

-Si me dices para quien trabajas después de todo, te perdonaremos la vida-

- ¿Y como se que eso es cierto y no me vais a matar en cuanto os diga lo que se?

-Tendrás que confiar

El supuesto anfitrión que resultaba ser simplemente un esbirro estaba casi meandose encima. Del anfitrión tan pulcramente vestido y con aires de grandeza solo quedaba un pequeño cobarde que luchaba por no cagarse de miedo aun siendo un noctis.

-Esta bien, confiaré y os contaré lo que se – dijo finalmente. Hizo una pausa y continuó -Nunca le he visto la cara a él directamente, actuaba a través de unos intermediarios en un bar llamado “La tasca del loco” situada en el puerto…El hombre con el que trataba tenía un ojo de cristal, siempre iba acompañado de dos hombres de musculosos brazos y altos como la torre de una iglesia…De verdad, no se más –

-Está bien, te dejaré ir, ahora tendrás que convencer a mi compañera de que haga lo mismo, le has roto un vestido con el que estaba arrebatadora, aunque ahora lleno de sangre está para empotrarla –

Mi plan era dejarlo ir, uno de mis perros lo seguiría y quizás nos llevaría hacía el culpable. Eso quizás ayudase a saber si nos decía la verdad o no. Ahora bien, le tocaba a Marie decidir que hacíamos con él. La verdad es que yo lo veía bastante sincero con las pistas, así que su vida tampoco tendría mucho sentido de conservarla. Se diese la opción que se diese, estaba claro que de una manera u otra daríamos con el culpable.

-¡Marie! Para el carruaje y entra, vas a tener el placer de decidir el futuro de este tío.
avatar
Mafioso — Jefe



Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t31-exp-silcius-rocafort-id-jefe-mafia-rocafort

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Marie Labov el Miér Abr 18, 2018 11:15 pm

Uno jamás podía adivinar como acabaría una aventura de aquel calibre. Al final todo parecía haber sido demasiado sencillo como para ser real. Y más pronto que tarde sus sospechas se hicieron realidad. Su objetivo, no había sido realizado con éxito. Sin embargo, aún tenían la esperanza de poder encontrar a aquel hombre de alguna otra manera. Marie estaba furiosa. Le habían destrozado un vestido carisimo y encima aquel cobarde no tenía lo que debía como para presentarse ante ellos y arreglar aquello en combate singular... desde luego era una alimaña.

 
-¡Marie! Para el carruaje y entra, vas a tener el placer de decidir el futuro de este tío

 En cuanto aquella voz se alzó por encima del tono normal de la conversación Marie paró el carruaje en seco. Sus intenciones no eran tampoco las de dejar gravemente herido o matar a aquel pobre súbdito. Sin embargo, no se quedaría con las ganas de hacerle saber que se había metido con la gente equivocada. Se bajó de un salto del asiento del conductor y con una sonrisa divertida entró por una de las puertas, no sin antes guiñarle un ojos a Silcius. Había escuchado aquella conversación en toda su totalidad y por mucho que antes le hubiese disgustado aquella sanguijuela, en aquel momento sentía cierta...um... aceptación hacia él.

  - No te preocupes, prometo no ser muy mala. Solo quiero un pago por el vestido que me han destrozado.

 Se sentó a horcajadas sobre el regazo del chico sin repaso alguno. Sus ojos violáceos se habían clavado en los ajenos y no le costó un suspiro hacerse con su mente. Estaba tan aterrorizado y cansado que no había puesto oposición alguna, ni si quiera se había dado cuenta de lo que estaba ocurriendo. Con sus finos y gélidos dedos acarició aquel putrefacto rostro. Sintió como la sangre circulaba por cada una de aquellas pequeñas venas realmente en deshuso y enrojecía su rostro.Cosa extraña en un Noctis. Quizás fue tan solo su sensación. Tan solo iba a jugar un poquito con él. En un principio realmente había pensado en infligirle daño físico, pero el daño psicológico era mucho más placentero y duraba mucho más.

 Acercó su rostro peligrosamente al ajeno. Sentía su aliento arremeter contra su rostro. Olía el terror. No se fiaba de Marie lo más mínimo ¿Por qué seria? Eso hizo sonreír a la vampira que ahora sentía muchas más ganas de hacerle sufrir. Sabía que era de mal gusto ponerle la miel en los labios y después arrebatársela pero en aquel caso sería él quien no querría tener aquella miel en sus labios. La semilla había sido plantada en su débil mente. Que lástima que aquella cosa fuera lo que quedaba de su anfitrión, vergüenza debería de darle...

 Empezó lentamente, implanto una intranquila sensación de calma. Parecía que iba a recibir su primer beso de una hermosa Noctis, una que pese a todo lo que había pasado aquella noche parecía dispuesta a entregarse a él aquella noche ¡Ja! Pobre iluso. Los labios de Marie estaban apenas a unos centímetros de los suyos, casi que se rozaban y podía saborear aquel beso. Una de las manos de la francesa descansaba en su hombro y la otra en su rostro. No supo por qué pero se vi obligado a dirigir su mirada primero a aquellas manos que lo aprisionaban cerca a la noctis. Empezó a sentir que había algo en todo aquello que no estaba bien. Sus ojos fueron los primeros en confirmarlos. Aquellas manos ya no eran las de la preciosa francesa. Eran dos trozos de restos de cuerpo. El olor de la carne putrefacta se coló en su nariz y cuando alzó la mirada tuvo que contener una arcada. La imagen era escalofriante. Ya no quedaba nada de Marie. Era un cadáver en descomposición siendo completamente devorado por el tiempo y seres de tierra, insectos, que se movían por su piel a libre albedrío.

 Apartó a Marie de un empujón aún aguantándose las ganas de vomitar la sangre que había en su organismo. Marie prorrumpió en carcajadas sentada en el asiento de enfrente de aquel pobre desgraciado. Salió corriendo del carruaje sin decirles nada a ninguno de ellos. Marie, con gracia asomó la cabeza por la ventanilla y se despidió de él con la mano. Ni tan si quiera la miró. Aunque, si se hubiese girado, la misma imagen habría acudido a su mente. Había sido desternillante.

 - Que pena... yo solo quería un beso. - Se cruzó de piernas y miró a Silcius. Aunque no habían conseguido su objetivo principal, aquel pequeño momento había conseguido animarla. Además, tendrían la oportunidad de trabajar de nuevo juntos para averiguar qué había pasado realmente en aquella velada. Sería raro, pero quizás tendría la ocasión de descubrir algo nuevo de aquel Noctis, que en aquella noche la había sorprendido gratamente.- Supongo que este no es más que el principio ¿No? Porque no pienso dejar esto así sin más.



 
The worse... is jet to begin.
avatar
Pirata — Capitán


Frase Love me, want me... have me

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t207-marie-labov-id

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Silcius Rocafort el Jue Abr 19, 2018 2:10 am

Estaba deseoso de ver en acción a Marie. ¿Qué le depararía al pequeño mequetrefe esta noche de luna llena? Estaba a punto de descubrirlo.

-Con lo bien que le queda el vestido lleno de sangre de muertos, creo que a eso no lo llamaría “estropear el vestido” – Pensé justo después de su afirmación. Estaba claro que jugábamos con los dobles sentidos, si algo no iba a sacar de nuestro querido falso anfitrión era dinero. Tal y como estaba, lo más probable que podía conseguir de esa persona eran excrementos, puesto que poco le faltaba para cagarse encima.

En un primer momento me llamó la atención como actuaba Marie, o mis ojos estaban alucinando o parecía que Marie fuese a recompensarlo antes que a hacerle daño. Aun así, no veía que Marie fuese de esas, estaba seguro de que era mala, y eso implicaba que iba a jugar con él. Me encanta…

Parecía haberse calmado, quizás estaba pensando que después de todo se iba a ir con una alegría de allí. Además de con vida, con diversión después de todo. Con esa mirada parecía que le hubiésemos dicho “Oye, que te damos 100 monedas de oro después de todo lo que nos has hecho”. Pero de repente…

-fadfioajs dofioa sjosa –

Parecía que quería decir algo, pero unas arcadas se lo impedían. No se que había pasado, pero de repente su rostro había cambiado y de un rostro feliz había pasado a uno desencajado, ¿qué cojones le habría hecho Marie en la cabeza? Allí solo estábamos ella y yo y estaba seguro de no haber hecho nada. -¿Qué esconde esta muchacha, puede manipular la mente? – Pensé, si lo hacía era peligrosa cuanto menos, bueno, quizás debería decir más peligrosa aun.

-¿Qué le has hecho? – Pregunté con incredulidad mientras veía alejarse rápidamente a nuestro querido anfitrión, que se iba parando cada 4 o 5 metros para vomitar. La verdad es que me esperaba algo más gore por parte de Marie, pero quizás tenía su corazoncito al fin y al cabo queriéndole dejar escapar, al final, quizás tendríamos que seguirlo, pero la verdad es que esa idea ya la había desechado. El supuesto anfitrión nos había dado suficientes datos como para no necesitarlo para encontrar a quien nos había preparado una encerrona así, que viviese nos servía para que el cabrón supiese que estábamos vivos e íbamos a por él.

Me acerqué a Marie lentamente, apoyando mi mano con un golpe fuerte en el carruaje, un poco por encima de su cabeza y me incliné para poner mi cara a pocos centímetros de la suya.

-Esta noche no vamos a encontrar a quien nos metió en este lio, esta claro, pero, ¿un beso? Eso si tiene solución.


Si al comienzo de la noche me dices que Silcius habría pasado la aventura que ha pasado con quien la había pasado y que ahora se encontraba a pocos centímetros de ella sin el pensamiento de su cabeza clavada en una pica mientras bebia su sangre, no me lo habría creído.
avatar
Mafioso — Jefe



Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t31-exp-silcius-rocafort-id-jefe-mafia-rocafort

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Marie Labov el Jue Abr 19, 2018 3:23 pm

Una pesadilla. Eso era Marie. Una auténtica pesadilla. Era lo peor que alguien podría encontrarse, alguien que era capaz de jugar con la mente de otros a su propio beneficio... eso era terrible. Jugar con la mente de otro hasta tal punto de ser capaz de hacerle creer su propia muerte... Era una habilidad poderosa y terrible ¿Que qué le había hecho? Era mucho más simple de lo que Silcius se imaginaba. Sin embargo, aquel interés que había mostrado hacia Marie le había hecho sentirse hasta importante ¿Silcius Rocafort sintiendo interés por otra persona que no fuera él mismo? Inconcebible.

- Me halagas Silcius, parece ser que por fin he conseguido cautivar tus intereses... quizás tus gustos han mejorado. - Bromeó sin más. Casi quitándole un poco de importancia al asunto. No sabía si debía o no contarle la verdad a cerca de una de sus habilidades. No sabía en que caja encasillarlo... si amigo o enemigo. Su mirada violácea se clavó en él, intentando descifrar algo pero no era tan sencillo. Era imposible si alguna vez llegarían a ser amigos o si seguían siendo “enemigos” y si sencillamente no se encontraban en ningún lado del espectro... en una posición extraña como para explicarla.- Hacerle no le he hecho nada físico. Está todo en su cabeza. Soy capaz de manipular mentes débiles o despistadas de tal forma que implanto en sus cabezas la pesadilla que yo desee... en el caso de ese pobre, ha sido algo bastante desagradable. Me ha visto tal y como debería de estar si no estuviera “viva”... putrefacta.

Apartó la mirada, viendo como aquel renacuajo corría despavorido entre arcadas y vómitos. No podía evitar sonreír de satisfacción ante semejante imagen. Estaba segura de que los guiaría hacia donde necesitaban llegado el momento, haberle hecho daño no habría servido de nada. Pronto tendrían su momento de venganza, tenía ganas de descubrir quien era el verdadero anfitrión y el por qué de todo aquello. Una noche que había empezado como un baile sin más y sin embargo, misteriosamente se había vuelto en una de las aventuras más divertidas desde que Marie había llegado a Venecia. Tenía ganas de más... y quien lo diría, junto a Silcius... por qué no. Habían demostrado ser un buen equipo juntos, algo impensable.

Salió del carruaje con un solo salto. Ya qué más daba el actuar o no como una señorita, total ya de señorita quedaba poco... no había más que mirar su vestido y todas las manchas ya imborrables de sangre. Se apoyó contra el carruaje mirando por un momento la luna que lucía redonda y brillante en lo alto del cielo en aquel momento. La noche había pasado mucho más rápido de lo que había parecido y pronto comenzaría a decaer... una pena. Infló y desinfló el pecho con fuerza, sintiendo como el olor metálico y dulzón de la sangre se había impregnado ya en sus fosas nasales y el resto de su cuerpo. Comenzaba a estar algo pegajosa y no le gustaba lo más mínimo... Justo en el momento en el que iba a separarse del carruaje y ponerse en camino a hacia su hogar a darse un buen baño y descansar al fin un golpe seco en el carruaje, el brazo de Silcius y su cuerpo le impidieron avanzar.

-Esta noche no vamos a encontrar a quien nos metió en este lio, esta claro, pero, ¿un beso? Eso si tiene solución. 

Un beso. Era consciente de todo cuanto podía cambiar por un solo beso. Algo tan simple como eso había logrado destruir hasta naciones e imperios enteros ¿Debía dejarse llevar y sencillamente besarle? Hace unos años jamás se habría planteado la pregunta, lo primero que habría pasado por su mente habría sido reventarle el cráneo con sus propias manos... Sin embargo, ¿Qué estaba ocurriendo? ¿Era quizás la adrenalina del momento? Ladeó la cabeza para observarle fieramente, quizás debía sencillamente hacerlo y dejarse de rodeos. No sabía si él lo esperaría o no, al fin y al cabo lo había hecho con las intenciones de provocarla, ella jamás se habría planteado que se tomaría aquella broma suya sin segundas de aquella manera...


Si alguien se enterase de aquello.... y más su capitana, acabarían por catalogarla de loca de una vez por todas. Pero qué tenía que perder... nada absolutamente nada. Ella además, es de ese tipo de mujeres a las que les gusta la acción, meterse en la boca del lobo. Probar algo nuevo y no arrepentirse de nada. Quizás quien acabase arrepintiéndose sería él, puesto que después de aquello quizás no lograría olvidarla. Una sonrisa ladeada se dibujó en sus labios. Tomó a Silcius por el cuello de la camisa y lo acercó a ella sin compasión alguna. Se había ganado un premio después de aquella noche. Silcius había demostrado ser, si quería, un buen caballero.

Miró primero sus labios, aquellos que más de una vez habían esbozado una sonrisa que odiaba con toda su alma, si es que seguía teniendo; y seguidamente dirigió la mirada a sus ojos. Le guiñó un ojo sin más y dejando de dar vueltas tiró de él hacia ella por completo. Aquel impulso provocó que los labios de ambos colisionasen por primera vez. Una sensación extraña pero en cierta manera complaciente que acabó por hacer que cerrase los ojos. Se dejó ir por unos instantes, sin pensar si quiera que a quien besaba era a Silcius. Solo disfrutó de la peligrosidad de un beso tan amargo y extraño como aquel. Jamás lo reconocería ante él, pero no había estado nada mal.

- Ten cuidado Silcius, las pesadillas no son mi única habilidad... no caiga donde no debe.

Susurró sobre sus labios divertida por la situación. De haberle podido besar una vez más lo haría, pero no quería darle por ganada aquella partida. No era el momento. Habían tenido suficientes sorpresas por una noche. Un baile misterioso y un anfitrión con unas ideas un tanto retorcidas... una situación que sin saber como había acabado así. En aquel descampado. Besándose. Desde luego era hora de irse ya a dormir. Le soltó, separándose de él lentamente. Se escabulló por debajo de su brazo sigilosamente, sin borrar aquella sonrisa de la cara.

- Creo que es momento de despedirse, espero volver a oír de ti. Aún tenemos algo por resolver... – Clavó uno de sus dedos en la mandíbula del hombre, no con tanta fuerza como uno se habría imaginado. Siguió la forma que esta hacía con rapidez y se separó definitivamente de él. Se dio la vuelta, dándole la espalda... algo inaudito. Algo había cambiado, la despedida no era la misma a aquella en la taberna. Hizo un gesto con la mano a modo de despedida.- Voy a darme un buen baño y a dormir... descansa Silcius, nos veremos pronto.
avatar
Pirata — Capitán


Frase Love me, want me... have me

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t207-marie-labov-id

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Silcius Rocafort el Jue Abr 19, 2018 5:23 pm

La habilidad que Marie poseía era muy rara, de hecho no conocía apenas a personas que pudiesen manejar esas mentes a su antojo. Eso la hacía, si cabe, mucho más peligrosa.

Una de las palabras que dijo fue la que calmó mis alarmas, “débiles”, eso significaba que no podía llegar a entrar en una mente como la mía, aunque eso también podía significar dos cosas. La primera que aún tenía que perfeccionar su habilidad y quizás se había expuesto un poco al decirmelo, ya que yo conocería hasta que punto puede ser peligrosa esa habilidad. Pero también podría haber sido a propósito y con ello Marie quizás habría conseguido hacerme creer que yo no podía ser objetivo de esas modificaciones en la mente, con lo que bajaría mi guardia. La paranoia no podía ser algo que pasase por mi mente. Yo era Silcius Rocafort. Pero estaba claro que amigos o enemigos, no podía descuidarme, no podía permitirme muchos enemigos como ella.

Cuando mi mente solo se centró en ella y durante un segundo solo ella ocupó los pensamientos de Silcius ocurrió lo inexplicable. Ella me atrajo hacía su persona y me besó. Fue una sensación extraña, no fue como cuando besas a una prostituta, ni tan siquiera como cuando besas a una persona de alta cuna. Las emociones de esa noche se habían juntado en ese beso, el odio, el cariño, la pequeña lealtad, el compañerismo, el peligro, lo prohibido,  la sangre, la pasión… Todo parecía haberse fundido ahí.

-Lo tendré en cuenta, hoy he descubierto quizás mucho más de lo que ella me quería mostrar - pensé con una sonrisa cuando ella se separó de mí - pero quizás yo también le había enseñado más de lo que ella debería haber visto. Mi fama como el implacable es la que me mantiene en el poder, no puedo perderla. Esto debe de quedar en secreto a toda costa.

Ella se separó, durante un segundo tuve ganas de más, tuve ganas de cogerle el brazo, atraerla hacia mi y enseñarle que nunca va a estar con un hombre como Silcius, pero mi parte racional volvió a mi. ¿Que había significado ese beso? No lo sabía. Lo que sí que sabía es que la continuación de ese beso podría haber desencadenado el caos más absoluto. Alguien dijo una vez que el aleteo de una mariposa podría provocar un huracán, aquello podría haber sido como meter a 1000 mariposas y que aleteasen fuertemente todas a la vez.

Por primera vez en mucho tiempo la sonrisa era diferente y duró más de lo que yo querría que hubiese durado, ¿qué me estaba pasando? Una pequeña debilidad había aparecido durante unos breves instantes, pero era una debilidad que podía matarme. Durante aquel beso, había bajado la guardia totalmente y me había dejado llevar, y eso era una debilidad que podía provocar la muerte.

Me di la vuelta y la observé. No sabía que pasaría la próxima vez que nos viéramos, pero lo que estaba claro es que nadie se iba a aburrir.

-Toda la razón querida, hay de según que maneras que el choque de dos huracanes puede provocar fenómenos que nadie conoce.


Roce su brazo antes de despedirme yo.

Adios querida, nos veremos antes de lo que imaginas. No puedo reprimir mis ganas de...venganza y de descubrir quien nos ha metido en este lio, creo que nos lo vamos a pasar muuuy bien.

Iba a fundirme en las sombras y a desaparecer del lugar, pero en vez de eso, me quedé plantado observando a Marie. No sabía si se iba ahora cuando nos íbamos a volver a ver, quizás fuese pronto o quizás aquella era la última vez. Las cosas estaban cambiando mucho en Venecia y los noctis éramos un blanco mucho más importante ahora.

No se si era lo mejor pero algo en mi no quería que Marie desapareciera. Quería disfrutar un poco más de aquella bonita vista. Algo había cambiado esa noche...




- FIN -
avatar
Mafioso — Jefe



Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t31-exp-silcius-rocafort-id-jefe-mafia-rocafort

Volver arriba Ir abajo

Re: Mistery Dancing (Privado Marie)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.