¡Bienvenido a Krory Milium, Invitado!

Nos alegra verte por aquí.




Últimos temas
» Only You...What's else? [Priv. Petrucio Farnese]
Ayer a las 10:44 pm por Petrucio Farnese

» ~Diálogos por una rosa~ [Privado de An'cen y Vito] [Evento previa liberación]
Ayer a las 3:14 pm por Vito Nera

» ۝ Petición de Afiliación.
Mar Feb 20, 2018 6:19 pm por Victoria S. Blueflame

» Monstruos [priv. Elric Sterling]
Mar Feb 20, 2018 2:36 pm por Adelei D'Cielo

» [MINI-TRAMA] Vivo o Morto
Mar Feb 20, 2018 2:05 pm por Adelei D'Cielo

» {A} ۝ REGISTRO GLOBAL OBLIGATORIO.
Dom Feb 18, 2018 9:32 pm por Victoria S. Blueflame

» Sacando la basura [Priv. Gereon Dreschen]
Sáb Feb 17, 2018 4:25 pm por Saskia Järvi

» Ficha : An'Cen Vitanoire
Vie Feb 16, 2018 9:07 pm por Victoria S. Blueflame

» |Vito Nera, el soltero de oro|
Vie Feb 16, 2018 8:24 pm por Victoria S. Blueflame

» Some monsters are humans [Priv. Astoria]
Vie Feb 16, 2018 1:25 am por Astoria Pendragón

» Who's the one hurting? [Priv. Zaira de la Vega]
Jue Feb 15, 2018 11:14 pm por Marco Farnese

» Un innocente incontro informale (Privada Petru, Sarah y Victoria)
Jue Feb 15, 2018 10:35 pm por Sarah Westerman

» Mistery Dancing (Privado Marie)
Jue Feb 15, 2018 10:01 pm por Marie Labov

» Música, maestro [Búsqueda de dramita]
Jue Feb 15, 2018 6:52 pm por Petrucio Farnese

» Ficha de Mer (Actualizado)
Jue Feb 15, 2018 5:31 pm por Adelei D'Cielo

» Vuelta a casa [Priv. Jacqueline Odette]
Mar Feb 13, 2018 5:20 pm por Anaïs Larousse

» ¿Nos conocemos? [Priv. Skállagrímur Ári Hansson]
Mar Feb 13, 2018 4:08 am por Skallgrímur A. Hansson

» Pelea física - [Priv. Marie Labov]
Mar Feb 13, 2018 3:42 am por Skallgrímur A. Hansson

» El resonar de mis pies — Silcius Rocafort
Lun Feb 12, 2018 7:42 pm por Zaira De la Vega

» [MINI-TRAMA] Porca Miseria
Sáb Feb 10, 2018 6:09 pm por Raffaello Caruso

¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Jue Mar 19, 2015 10:15 am.






Compañeros







Damos crédito a HeySpace y RavenOrlov eget posuere mi. Aliquam faucibus gravida aliquet. Curabitur odio urna, tristique et porta eu, bibendum et ex. Phasellus vel eros ante. Maecenas et pellentesque risus. Praesent in quam at mauris convallis scelerisque.
N U E S T R O S — A F I L I A D O S
Crear foro


VÓTANOS!




CRÉDITOS
Agradecemos a todos los miembros del foro su dedicación y participación en Krory Milium, sin vosotros esto no sería posible. Gracias al Staff por su ayuda para mantener el foro y sus diseños que le dan al foro una imagen increíble. Les damos las gracias a todos los miembros del staff de ForoActivo que nos han ayudado con nuestros problemas y nos han tratado y atendido de maravilla.

La trama del foro es original, inspirada en la serie D-Gray Man. Todas las tramas, historias, diseños y códigos son creación del staff. Por favor no copies o toméis sin permiSo.

Las imágenes que ambientan el foro han sido extraídas de DeviantArt, Pinterest y zerochan.


SÉ ORIGINAL, NO COPIES.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Las caricias entre la noche pierden la cordura por la tentación. /Priv. Marie./+18

Mensaje por Puchurrumi Eros el Vie Ago 05, 2016 7:37 am

“Las caricias entre la noche pierden la cordura por la tentación”



No es solo un sueño esta visión que tengo, un mundo desbaratado por la humanidad siendo recompuesta por la sociedad en sí. Entiendo que sea demasiado pedir, desmesurado de lograr, pero  no imposible. – Señor Kleavon, ¿estamos llegando? – Pregunte al actual colega de esta noche, un juvenil humano proveniente de un barco de esclavos. Es notable el temor que a este hombre de color le precipita por mi idea. – “Amo Eros, no es que quiera ir en contra de su palabra, pero ir a pedir ayuda a unos piratas es…demasiado peligroso. “ – Créeme que lo sé, pero no temo por nuestra seguridad, esta misión va más allá de nuestras capacidades. Observo la ventana del carruaje con la mirada perdida en la neblina. – No existirá mayor aventura que la de un hombre libre que enfrenta a sus propios miedos. ¿Sigue usted siendo un simple esclavo, Sr. Kleavon?

Sr. Geschlecht, hemos llegado

Los caballos cesaron su galope al compás de un relinche turbante en el silencioso puerto. Abrieron la puerta para mí, dejando entrever mi grata persona a los pocos marineros que yacían trabajando a estas horas de la noche. – Señores, no quiero que os mováis de aquí sin mi consentimiento, y mucho menos que muevan la carga hasta que os de la señal. – Dadas las instrucciones proseguí a salir de la carroza, prestando mi camino hacia uno de los navíos que tocaban puerto. Me detuve un escaso momento al entender que mi situación sería de lo más desfavorable…para mí. – Señor Kleavon, apresúrese, usted viene conmigo. – Sentencié con una suave sonrisa, no me gustaría encontrarme solo para mi desgracia.
Días atrás envié una petición a los bucaneros desinhibidos para una tarea de rescate. Tan solo fue respondida por el flamante Capitán Labov, por esto el navío ya estaría preparado para zarpar a esta hora y solo haría falta…”mi cargamento” como parte de pago. – Este hombre…el capitán Labov, ¿le has investigado? No quisiera encontrarme con un cruel pirata que gusta de ensangrentar la cubierta como si nada. – Comente sarcástico, me encontraba prácticamente de paseo al subir por la pasarela.

¿Qué crees que hace? Debe pedir permiso para abordar el Coreur de Nuit

Inmediatamente Kleavon se escondió a mi espalda temeroso, vaya lealtad.  – Que modales los míos, avise a su Capitán que… - Este acallo mi hablar con un escupitajo a mis zapatos. Con cuanta necesidad ¿no?  - “Calla incauto, será mejor que te vayas por dónde has venido si no quieres salir lastimado.” – El afroamericano tiro de mi chaqueta en un intento de retirada, jamás lo aceptare. – Niño, no sea un irrespetuoso, subamos y podremos compartir de nuestros problemas que nos cohíben. – Así mismo en la conversación, otros bucaneros se acercaron recíprocamente, tan desalineados algunos como este individuo en frente, ¡qué emoción! – “¿No le has oído? ¿Cómo puedes caminar por ahí sin un cerebro?”- La situación no es del todo buena, sin embargo, no he de tener miedo, al contrario, he de ser como ellos para ganarme su respeto, o eso he de creer. – ¿Cómo es que como piratas son unos fracasos? Hay cosas que nadie puede responder.  – Para mí fortuna, eso atrajo el total odio de mis buenos acompañantes. – “Cierra la bocota cobarde pez hinchable, un ruidito más y te enteras.” – Comentó el primero de los navegantes, aquel malandrín de mal augurio. Con mucho valor le conteste como es debido. – Ruidito. – Poco a poco nos vimos acorralados por el hedor de esos buenos caballeros de mar, aquellos que hicieron paso a paso para mostrarnos de que estaban hechos. Alce ambos hombros en una pose sarcástica. - ¿Es demasiado tarde como para decir que les he traído whisky?

**** Flashback ****

Era un día de agradable invierno, frío y con una humedad que congelaba los huesos hasta el alma. El mundo parecía más hostil de lo normal, ustedes sabrán como es, más ante el escondite de nuestro agradable vecino, el sol. Habían sido años difíciles desde el comienzo de la crisis de 1545. Los británicos nos encontramos muy desahuciados por todo el embrollo, motivo del cual todo pareciera pertenecer a la discordia. Aun así aquí me encuentro, satisfaciendo la necesidad de compañía de esta bella mujer, Emilie, una joven amante desposada por un ingrato animal. Aquella señorita capaz de hacer feliz a cualquier ser humano, ¿cómo puede ser tratada de tal manera descarada e indeseable? Disturbios en el pensamiento del hombre ordinario. - "¿Te gustan estas rosas? Me las ha obsequiado el florista por haberle arreglado sus prendas." - Allí esta ella, acomodando esas flores emblemáticas de nuestro país. Su devoción en tal acto dispone en mí una ferviente felicidad, cualquiera que se dignara un momento a admirar el arte, feliz y lleno se encontraría. - Son perfectas. - Dispuse apegando mis labios a su oído, tomando sus manos con las palmas de la mía en un afectivo intento por sentir su cálido rose en mi cuerpo. El latido armonioso cruzaba su espalda para ingresar en mi helado pecho, no existe un sentir mas esplendoroso que este en este mismo instante. Ella sonrío para mí, rebosando toda su alegría al mundo. - "Nedward, se que esto solo es un sueño, uno pasatista que terminara antes de que me de cuenta, pero, gracias. Me has devuelto aquel sentir que mi marido me ha quitado. Me has devuelto mi vitalidad, mi amor por la vida. Mi Puchurrumi..." - Acalle toda palabra con un suave beso en esos carnosos labios. Su marido era un hombre de mar que prefería de la compañía de cortesanas a las de su olvidada esposa. No te preocupes buen hombre, aquí estoy yo para evitar su propio olvido.

*** Fin del flashback ***

"Señor Eros, esa mujer de la que habla, Emilie, ha de haber sido una gran mujer. Así misma es mi señora que espera siempre mi regreso de alta mar." - Comentaba uno de los piratas, hemos pasado los ultimos minutos bebiendo whisky y hablando sobre las mujeres que nos hemos cruzado en nuestra vida... claramente omití el hecho de hacer cornudo a un marinero. - Ciertamente lo era, Gregorio. - Afirme con una gran sonrisa. - No me llamo Gregorio, yo soy... - Eleve mi vaso frente a todos los marineros y con mucha energía exclame. - ¡Un brindis por esas mujeres que nos hacen la vida un poco mas tolerable! - Todos gritaron "salud" en honor a esas figuras que nos desquician la cabeza, en el buen sentido de la palabra. ¿Qué había sucedido? De un momento a otro pasamos de estar siendo sepultados a tener una de las mejores compañias de la noche. Todos bebiendo whisky, entre risas y jolgorio, esperando a ser atendidos por el Capitan Labov, posiblemente un hombre fuerte, de temer, y sin embargo, con el corazón puro al ver a esta tripulación tan humana como sanguinaria...

Volver arriba Ir abajo

Re: Las caricias entre la noche pierden la cordura por la tentación. /Priv. Marie./+18

Mensaje por Marie Labov el Lun Ago 08, 2016 4:51 pm


L
a reunión se habría desarrollado de manera inerperada. Marie no esperaba que aquel breve encuentro se iba a convertir en la adquisición de un nuevo aliado puesto que su relación con aquel hombre de negocios nunca había sido muy amigable, pero cuando de negocios favorables se traba ninguno de los dos se oponía. Puesto que al dinero es siempre bien recibido. Se encontraban compartiendo una copa de vino en uno de los mejores restaurantes de Venecia. Al fin y al cabo, trataban con un conde y no con un mercader barriobajero. También era la razón por la cual vestía con vestido  llevaba el pelo recogido y por la que había decidido ir sola; si llevaba a alguno de los cabeza huecas de sus hombres acabarían poder dejarla en evidencia. Había dado claras ordenes, por tanto, de que no abandonasen el barco hasta su llegada y que si alguien llegaba con intenciones de hablar con ella que lo escoltasen y acoplasen en el barco hasta su llegada. Dudaba que fuesen a acatar alguna de aquellas normas, por lo que le había dicho a su mano derecha que en cuanto algo ocurriese corriese en su búsqueda ¿Cuánto tardaría en ir a avisarla?

 - ¡Señora, señora! - Una conocida voz alteró el curso de la velada. Marie sabía de sobra quién era y por qué estaba allí. Para su suerte, acababan de cerrar el trato y esta a punto de abandonar el restaurante.- Debe volver...ya sabe... no me escuchan.

 …

 Ni si quiera pasó por el barco cuando regresó al puerto, sabía que allí no los encontraría. Vestida de aquella manera podrían acabar riéndose de ella en aquellas tabernas de mala muerte, pero no era cualquier mujer... era Marie Labov, de ella no se reía nadie y pobre del que se atreviera; puesto que sabía cual era el destino que le esperaba.

 Guiándose por el ruido de voces, música y gritos acabó dando con la posición de sus negligentes hombres. Irrumpió en la taberna cual torbellino. En el camino tomó a uno de sus hombres por la oreja y le obligó a contarle que era lo que estaba ocurriendo, por qué desobedecían sus órdenes. La respuesta no fue ni mucho menos satisfactoria y en cuanto alzó su voz por primera vez notó como sus hombres se arremolinaban y echaban pies en polvorosa, dispuestos a huir del lugar sin amonestación alguna. Estupidos. Los cogería al día siguiente en el barco y tal sería el castigo que quizás alguno acababa desertando de las filas.

- De vuelta al barco, todos y cada uno de mis hombres ya.- No necesitó si quiera gritar, pues al contemplar aquel endemoniado rostro sabían que no debían jugar con ella, tanto los grumetes como los más veteranos. Uno a uno abandonaron el local. Marie esperaba con los brazos cruzados bajo el pecho, sopesando la veracidad de la historia del extranjero que los había arrastrado hasta allí. Lo comprobaría ella misma en cuanto no quedase ninguno allí.- Ceci est incroyable, putain ...

 En cuanto ni uno solo quedó allí, dirigió una sola miarada al tabernero que le indicó con la cabeza donde estaba lo que buscaba. Con determinación y vergüenza alguna, puesto que ya había llamado lo suficiente la atención, dirigió sus pasos veloces hacia aquella mesa que hasta hacía un rato había estado concurrida. Su mirada se cruzó con la de aquel hombre rubio. Su presencia le delataba, era el extranjero del que hablaban todos y con el cual había concertado una cita... así que no dudó en sentarse en la mesa sin pedir permiso alguno. Él se había llevado a sus hombres, así pues no haría uso alguno de la educación que en un principio pensaba demostrar. Su tenacidad y fuerza quedaba constada en un solo movimiento, una divertida sonrisa y un suspiro. Aquel hombre no sabía donde se había metido. Aquella noche que prometía ser totalmente favorable para ella, había tornado de una manera cuanto más extraña ¿Qué era lo que quería aquel hombre y como era que había conseguido llevarse a sus hombres con tanta facilidad? Los aleccionaría como merecen llegado el momento pero en aquel instante le interesaba más el apuesto caballero que contemplaba frente a su mirada ¿Quién eres?

Marie Labov, para servirle ¿Qué le atrajo hacia mí caballero?

Baby don't control yourself
Because I am a force os Nature.


Última edición por Marie Labov el Vie Ene 26, 2018 3:08 am, editado 2 veces
avatar
Pirata — Capitán


Frase Love me, want me... have me

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t207-marie-labov-id

Volver arriba Ir abajo

Re: Las caricias entre la noche pierden la cordura por la tentación. /Priv. Marie./+18

Mensaje por Puchurrumi Eros el Miér Ago 17, 2016 5:13 am

Que ambiente mas alegre glorificado por las historias de toda nuestras vidas, ¿quién puede resistirse al don de la palabra? Absolutamente nadie. Entre sonrisas y jolgorios, luego del gran brindis observe en cada uno de estos "jóvenes" la flama de la vida resplandeciente, de seguro motivo de por cual estarían a las ordenes de su flamante Capitan Labov. - Y tu niño, ¿no toleras el alcohol? Toma un trago y cuenta vuestra historia, no sea tímido. - Encare con un tono tranquilizador a un joven que no llegaría a cruzar los 16 años. Un pequeño que siquiera llega a tener la apariencia de un pirata. En definitiva, me recuerda a un juvenil ayudante de cocina, de un navío para el olvido, ¿cómo era su nombre? ¡Jim Hawkins! Todo un aventurero, toda una pena su muerte...

"Soy Wally B. Feed, soy solo un mozo de aquí, señor. Estoy intentando entrar en alguna tripulación porque vera... " - Le vi tomar un pequeño sorbo al whisky e instantáneamente hizo una mueca de asquerosidad, a lo que obviamente todos hemos reído.- "Yo jamas he tenido a nadie, Señor. He vivido siempre en la calle mendigando y así he pasado demasiada hambre. Todos los días admiraba a lo lejos como los barcos se perdían en el horizonte, ¡que envidia! Un día sentí que fallecía, no podía seguir. Sin embargo, cuando todo parecía perdido, una tortuga con la extraña sonrisa de un payaso demente, vino hasta a mi en mi salvación.  ¡Mordió mi camisa y jalo de esta como si no hubiese un mañana! Intento darme el impulso que necesitaba para no rendirme, y así fue. Esa pequeña fue mi salvadora, con su sonrisa sanadora de todo dolor. Recuerdo que cuido de mi y de alguna forma todo empezó a salir bien e incluso el tabernero me ofreció empleo durante un tiempo. Todo cambio, aunque cuando todo mejoro, esta heroína tortuga desapareció, y aquí me tiene, trabajando hasta poder cumplir mi sueño de navegar en mar abierto." - Que gran historia me han contado, para guardarla en lo mas profundo de mi corazón, a pesar de que la mayoría de los marinos no lo creían. No obstante, sus ojos me demostraron la total inocencia y sinceridad de todo un humano, todo un aventurero. Me sentí totalmente emocionado y orgulloso de haber escuchado todo ello, "lastimosamente" para mi, una voz femenina atrajo la atención de todos aquí.

Instantáneamente todo el lugar se vio desbaratado y desalmado ante la huida indiscriminada de los marineros. Toda una sorpresa, jamás había siquiera yo mismo escapado tan rápido de una cama como la velocidad de esos bucaneros. - Señor Kleavon, ¿Quién se supone que es la dama? - Me sentí intrigado, sobre todo al no encontrar respuesta de mi ayudante... incluso el había huido. Le analice, inclusive al acercarse a mi mesa. Un pájaro no canta porque tiene una respuesta, canta porque tiene una canción, precisamente mis ojos han encontrado dicha melodía.

"Marie Labov, para servirle ¿Qué le atrajo hacia mí caballero? "

- Me atrajo el carácter que despliega con su caminar, espere, ¿qué? - Ciertamente la belleza de esta mujer no tiene igual alguno, podría perderme siglos en su figura esculpida por el mismo Miguel Angel, entonces, ¿qué? - ¿Cómo dijo? Us... - Abrí la boca completamente asombrado sin comprender dicha confusión, inclusive trastabille con la silla por solo un momento, ¿esta exótica belleza es el emblemático Capitan Labov? - ¿Es usted el, digo la Capitana del navío... ? - Siquiera salieron de mis labios el nombre de ese magnifico barco, claramente, estoy gratamente asombrado. Desplegué una gran sonrisa, placentera en parte, engatusado por la mujer que estaba en frente. Tome la copa de whisky en mano, dando un fuerte trago hasta vaciarle. Ante el golpe del vidrio sobre la mesa, me digne a hablar como correspondía. - Lamento mi reacción, es difícil para un hombre reaccionar ante tanta preciosidad. Permita presentarme, Nedward Geschlecht... Aunque en la intimidad se me conoce como Eros.  - Fue inmediato mi cambio de actitud ante tal magnificencia, inclusive sería fácil olvidarse de la misión frente a ella. - Tendremos  tiempo para conocernos...profundamente. Necesitamos zarpar cuanto antes, tengo un embarque cual tiene que llegar a destino cuanto antes. Muchas vidas dependen de nosotros, de mí.

Intente ser convincente, no quería entrar mucho en detalles más que lo justo y necesario. - Cercano a la Isla de Burano se encuentra un buque de guerra tomado por errantes y piratas, debemos encontrarlo como de lugar. Os pagaré cuanto sea necesario, pero debemos zarpar ya mismo. - No importa el precio mientras podamos alcanzar aquel objetivo, el resto no importa. - Le ofrezco una gran y seductora aventura, ¡¿qué responde, Marie Labov?¡ - Me coloque de pie por la emoción, apoyando ambas palmas sobre la mesa rustica de madera. No era mi intención faltar el respeto, o elevar la voz ni nada, simplemente la exaltación por dicho viaje me erguía la energía hasta tal punto inevitable de ocultar, vamos, ¿alguien en su sano juicio no lo estaría con semejante belleza? Ni siquiera el caballero menos cuerdo...

Volver arriba Ir abajo

Re: Las caricias entre la noche pierden la cordura por la tentación. /Priv. Marie./+18

Mensaje por Marie Labov el Mar Dic 06, 2016 11:55 pm

¿Pero quién se suponía que era aquel caballero? No pudo evitar el soltar una sofocada risa entre los labios. Hacía mucho pero mucho tiempo que no se cruzaba en su camino con alguien como aquel hombre. Se tomo el permiso por su mano, ahora que había conseguido espantar a la tripulación de vuelta a sus puestos se tomaría su tiempo para reír un rato y pasar un rato agradable junto a un hombre. Tomó la silla más cercana y colocando esta con el respaldo pegando con la mesa se sentó en ella cómodamente, sin poder apartar la mirada que aquel que se hacía llamar Eros.

 - Sí, pese a lo que sus ojos intenten negarle pese a mi apariencia soy la capitana del navío y por lo que veo necesita de mi ayuda ¿O me equivoco?

 El tabernero pronto llegó con la habitual copa para Marie, la cual depositó sobre la mesa sin cruzar ni media palabra. Ladeó el rostro de manera curiosa, como hace un cachorro cuando se encuentra frente a algo que no conoce preguntándose la razón de ser de aquel extraño objeto. Tal estaba siendo la inactividad en Venecia que encontrarse con alguien de aquella especie era digno de admiración por parte de Marie Labov. Llevó la copa a sus labios, saboreando aquel burdeos con meditación, el hombre parecía tener prisa y era extraño que un caballero de aspecto galante y elegante se mostrase de aquella manera tan simple frente a un sucio pirata, ya fuera mujer y hermosa... eso importaba más bien poco.

-  Bien, en ese caso tan solo contésteme a una sola cosa, me ha dicho que con esta gran y seductora aventura ganaré dinero y quizás algo más...pero ¿Y qué me dice de las posibles pérdidas?[b]- Relame sus labios detenidamente, casi con premeditación. No espera una respuesta de él pues entiende a la perfección que aquel viaje conllevará pérdidas para ella aún así ve necesario el alargar un poco más el tiempo para poder sopesar si aquel hombre verdaderamente se merecía recibir su ayuda o no.- [b] Simple oro y aventuras no suplirán mis posibles pérdidas. Soy pirata pero no estúpida, conozco los riesgos que corro al ir en rescate de un buque asediado... y sé que ello conllevará que pierda a gran parte de mis hombre, esas son bajas que usted no podrá volver a responder. No es fácil encontrar a hombres que estén dispuestos a ser dirigidos por una mujer pirata ¿Es consciente de ello?  En ese caso necesito que me prometa que no perderé a más de la mitad de mis hombres y mi navío, mi tripulación y yo misma seré toda suya.

Había un suave deje en aquello último que había dicho. No había sido totalmente a propósito pero no podía evitarlo; llevaba mucho tiempo navegando solitaria y ahora que veía la oportunidad de verse acompañada al menos se aseguraría de que no perdería  mucho apostando por dicha aventura.  Necesitaba una respuesta ipsofacto de lo contrario se marcharía de la taberna sin mirar hacia atrás. Se puso en pie dejando la copa a medio terminar en la mesa, e hizo la silla hacia un lado. Se colocó a la altura de Eros, con las manos sobre la mesa de madera y una sonrisa dibujada en sus labios. Pudo aspirar lentamente su agitada respiración y aquel agradable perfume que desprendía. No sabía si podía o no fiarse de aquel hombre y su acompañante, de sus intenciones y del rumbo que aquella aventura tomaría pero si de algo estaba segura es que no dejaría pasar aquella ocasión. No ahora que veía frente a ella la posibilidad de hacer algo con su tiempo y sus hombres. Además, tener contactos siempre era algo de lo que se debía hacer acopio y parecía que aquel hombre era de aquellos con dinero en el bolsillo pero aún más bajo la manga.

¿Para qué esperar respuesta alguna? Le tomó de la muñeca de improvisto y se dispuso a arrastrarle fuera del local, aceptando corporalmente su trabajo. Necesitaba el dinero y las aventura, las pérdidas serían un daño colateral que tendrías que afrontar llegado el momento.

- Ha dicho que tenía prisa así que contésteme a la pregunta en mi camarote después de ordenar que zarpemos rumbo hacia la Isla de Burano.

Discutirían los pormenores en el barco, no había tiempo que perder si querían encontrar el buque y sus integrantes entero. Era más bien una aventura suicida pero no podía negar que despertaba de nuevo sus sentidos y sus energías, quizás era aquello lo que necesitaba para volver a la carga.
avatar
Pirata — Capitán


Frase Love me, want me... have me

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t207-marie-labov-id

Volver arriba Ir abajo

Re: Las caricias entre la noche pierden la cordura por la tentación. /Priv. Marie./+18

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.