¡Bienvenido a Krory Milium, Invitado!

Nos alegra verte por aquí.




Últimos temas
» Krory en mareas misteriosas: La búsqueda del origen - TRAMA [Prólogo & inscripción]
Hoy a las 1:22 am por Jethro A. Vascallo

» Only You...What's else? [Priv. Petrucio Farnese]
Jue Jun 21, 2018 1:02 am por Victoria S. Blueflame

» La tasca del loco [Priv. Silcius Rocafort]
Mar Jun 19, 2018 9:59 pm por Silcius Rocafort

» El resonar de mis pies — Silcius Rocafort
Dom Jun 17, 2018 9:55 pm por Silcius Rocafort

» Who's the one hurting? [Priv. Zaira de la Vega]
Vie Jun 15, 2018 12:52 pm por Marco Farnese

» Be aware... [Priv. Petrucio Farnese]
Vie Jun 15, 2018 11:30 am por Marie Labov

» ۝ Petición de Afiliación.
Miér Jun 13, 2018 2:26 pm por Afiliados Krory

» Una chispa de luz en la oscuridad [Libre]
Mar Jun 12, 2018 2:25 am por Anaïs Larousse

» ¿Donde le darías un beso?
Vie Jun 08, 2018 12:33 am por Enzo Rossi

» ¿Qué harías si...?
Vie Jun 08, 2018 12:30 am por Enzo Rossi

» Confieso que...
Vie Jun 08, 2018 12:27 am por Enzo Rossi

» Agradecimiento Escocés (Priv con Annais)
Vie Jun 08, 2018 12:14 am por Anaïs Larousse

» La Peste arrasa con todo [Priv. Tristán]
Jue Jun 07, 2018 7:07 pm por Sarah Westerman

» The man in the Iron Mask —Priv.
Dom Jun 03, 2018 5:48 am por Tristan R. Gaitan

» «Into the night» Finnard
Miér Mayo 30, 2018 4:36 pm por Finnard McAllan

» Mattheus en construcción
Miér Mayo 30, 2018 5:33 am por Mattheus van der Stoel

» Raíces: relatos de cinco vidas
Mar Mayo 29, 2018 11:19 pm por Saskia Järvi

» Returning to Venice (WIP)
Jue Mayo 24, 2018 11:59 pm por Adelei D'Cielo

» Eki Minamoto [ID. Academia Cha]
Miér Mayo 23, 2018 11:09 am por Adelei D'Cielo

» {A} ۝ REGISTRO GLOBAL OBLIGATORIO.
Mar Mayo 22, 2018 11:32 am por Kira Minamoto

¿Quién está en línea?
En total hay 6 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 5 Invitados

Jethro A. Vascallo

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Jue Mar 19, 2015 10:15 am.






Compañeros







Damos crédito a HeySpace y RavenOrlov eget posuere mi. Aliquam faucibus gravida aliquet. Curabitur odio urna, tristique et porta eu, bibendum et ex. Phasellus vel eros ante. Maecenas et pellentesque risus. Praesent in quam at mauris convallis scelerisque.
N U E S T R O S — A F I L I A D O S
Crear foro


VÓTANOS!




CRÉDITOS
Agradecemos a todos los miembros del foro su dedicación y participación en Krory Milium, sin vosotros esto no sería posible. Gracias al Staff por su ayuda para mantener el foro y sus diseños que le dan al foro una imagen increíble. Les damos las gracias a todos los miembros del staff de ForoActivo que nos han ayudado con nuestros problemas y nos han tratado y atendido de maravilla.

La trama del foro es original, inspirada en la serie D-Gray Man. Todas las tramas, historias, diseños y códigos son creación del staff. Por favor no copies o toméis sin permiSo.

Las imágenes que ambientan el foro han sido extraídas de DeviantArt, Pinterest y zerochan.


SÉ ORIGINAL, NO COPIES.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Two flowes [Priv. Victoria S.Blueflame]

Mensaje por Marie Labov el Sáb Ene 20, 2018 3:33 am



TWO FLOWERS
Exotic and dangerous as they can be

Reencuentro
Victoria S.Blueflame



Hay amistades que por mucho mar, tierra, aire o revolución traten de ponerse en medio jamás se romperán. Es algo que sobrepasa el entendimiento de la mente humana o de la mente de cualquier ser terrestre. Es una clase de lazo que une a ciertos seres de este mundo para la eternidad y que pase lo que pase jamás se romperá, no importa cuantas vueltas pudiese dar. Así era aquella amistad entre capitanas. Había pasado tanto en los últimos años y tenía tanto que hablar con su alma gemela que no podía creerse que estuviese más nerviosa que el día que se casó.


Había citado a Victoria en la playa justo después del amanecer. Después de la revolución y la llegada de la inquisición, de más exorcistas y de todo aquel desastroso descontrol... era el único sitio en el que sentía que nadie podría molestar. Estaban al aire libre si, pero nadie se atrevía a sobrepasar aquellos límites y mucho menos hablemos de Via Sacara... aquello si que era intransitable para alguien que no era vampiro o de la mafia ¿Cómo en un abrir y cerrar de ojos podía todo cambiar como si nada? Muchas familias habían sido devastadas, otros tantos perseguidos y extorsionados hasta la muerte, las ejecuciones públicas se habían convertido en algo habitual... ¿Cómo podía ser aquello? ¿Cómo alguien podía permitir que su gente viviese rodeada de sangre, dolor y muerte? La respuesta era simple y aún así inconcebible.


Incluso ella misma se vio obligada a huir llegado el momento. Volvió a un sitio al que esperaba no tener que volver nunca... Francia y a decir verdad allí la situación no era mucho mejor ¿Qué le pasaba al mundo? Allí volvió a revivir aquel fatídico día. Se planteaba el por qué los cambios en su vida, los grandes cambios siempre iban acompañados por algún evento brutal que conllevase la muerte de gente que quería o de gente inocente... era ella, era su mala suerte. Sí, era eso... siempre era eso. Visitó la tumba de su esposo e hija y lloró como jamás lo hizo, lloró hasta quedarse sin aliento y eso era imposible... nunca se había sentido tan muerta en su vida. No tenía ganas de continuar con todo aquello ¿Por qué debía seguir? ¿Por qué? En su cabeza escuchaba siempre la vos de su marido, su único amor, diciéndole que aún tenía cosas que hacer que no podía desperdiciar el poder que tenía en vano... que debía ayudar, a quien como ellos, lo habían perdido todo. Mentiría al decir que aquel viaje no significó nada, mentiría al decir que Marie no había sufrido aún más cambios al volver a Francia... al ver como la vida seguía casi igual que al principio pero sin ser la misma vida. Era inaudito... jamás los había echado tanta en falta ¿Estaba volviendo a ser humana? No, no era aquello pero había empezado a saber cómo convivir con su lado más humano y eso suponía que Marie Labov y no Rider podría volver algún día.


El viaje no fue muy largo, lo justo para pagar una visita y comprobar que todo iba en orden. Asegurarse de que sus posesiones y su hogar estaban donde debían. Realmente el dinero era lo de menos, pero aquella casa lo significaba todo para ella. Allí dentro residía su corazón, si algo le ocurría todo terminaría. Desde Francia no solo se había llevado una nueva ella, sino que además se había hecho con algo que Victoria adoraría. Algo que simbolizaba tanto para ambas que pocos entenderían.


Observaba la luna en el horizonte, la brisa marina acariciaba su melena violácea que ondeaba rebelde como siempre. No llevaba gorro aquel día, iba bastante sobria, con ropajes oscuros y poco adorno. La ocasión lo requería, Venecia estaba de luto y así sería hasta que la situación dejase de ser la que era. Las estrellas acompañaban a la luna bien brillantes en el firmamento aquella noche, vaticinaban una noche única desde hacía mucho tiempo. Jugueteaba con el regalo envuelto entre sus manos, había llegado temprano al lugar de encuentro pero había ciertos temas sobre los que necesitaba reflexionar... había algo en lo más profundo de su ser que le mandaba una alarma. Aquella alarma no le gustaba lo más mínimo y sin embargo no podía hacer nada por evitarla. Tarde o temprano aquello que temía y anhelaba a la vez llegaría, no habría manera de huir entonces. Pero no podía dejar que sucediera aún, no sin antes resolver todo aquello... como la voz de su marido le indicaba. Sabía que a Victoria que pensase así no le gustaba y no iba a dejar que supiera qué pasaba en aquella cabecita, se lo dejaría saber llegado el momento pero no en ese momento. Había algo que debían hacer juntas y que marcaría un antes y un después para muchos.


El peligroso duo que siempre iba de boca en boca regresaba y no regresaba de cualquier manera, volverían a estar de boca en boca haciéndole la vida imposible a aquella llamada “inquisición” y a su séquito, no iban a dejar que el Cardenal se fuera de rositas. Pensaban ser la piedra más grande en su camino y no era para menos, dos mujeres poderosas, con medios y tripulaciones en condiciones si ellas no podían nadie más podría (aunque quizás sí, pero ya me entendéis). Volverían a las andadas como nunca y no dejarían que nadie le pusiera un pelo encima a su adorada Sarah o a más gente como ella, como Ady... ¿Qué habría sido de Ady en aquel tiempo? No había vuelto a saber nada de la mestiza desde el incidente y mentiría si dijera que aquello no la intranquilizaba. No tenían buena relación pero se sentía en deuda con ella por todo cuanto pasó y no permitiría que nada le ocurriese a ella tampoco, aunque estaba segura de que podía cuidarse a si misma perfectamente.


A lo lejos pudo divisar la estela pelirroja de su querida a amiga, sí había cambiado pero no por completo, hay cosas que jamás cambian y daba gracias por ello. Sonrió por primera vez en días, libre del peso de la pena y el dolor... aquel encuentro era el rayo de sol que necesitaba entre tanta nube. Una nueva recarga de energía para un nuevo capítulo que debían afrontar juntas. Las dos exóticas flores del jardín, esas dos flores que por mucho que intentasen destrozarlas o arrancarlas de cuajo volverían a nacer incluso aún más fuertes. Esas flores serían ellas. Serían las flores que brotan de la revolución, las flores que la alimentarían en lo posible y las flores que harían al Cardenal sufrir hasta el final.


Su mano se elevó saludando a Victoria, olvidando por un momento todo cuanto ocurría. Hacía tanto tiempo ¿Qué habría sido de ella? Eso era cuanto importaba en aquel encuentro, todo lo demás vendría solo ¿Estáis preparados para la aventura que se avecina?


avatar
Pirata — Capitán


Frase Love me, want me... have me

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t207-marie-labov-id

Volver arriba Ir abajo

Re: Two flowes [Priv. Victoria S.Blueflame]

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Mar Ene 23, 2018 10:28 pm



Two Flowers
Dos pétalos de una misma rosa

Marie Labov

 
¿Cuánto tiempo había pasado? ¿Un año...quizás dos? Increíblemente rápido había pasado el tiempo, y eso era algo que carecía de importancia para alguien como ella..."Noctis"... ¡Por el mismísimo Lucifer! Hasta el maldito tiempo había cambiado el término que usaban los humanos para denominar su...¿raza? En fin, fuera como fuera, al fin podría verla. Marie Labov, dónde andarías revoloteando haciendo de las tuyas allá donde pises.


Habían quedado en la playa y, para semejante encuentro, debía estar a la altura, por tanto, se calzó su mejor atuendo cual capitana que era, sus botas de tacón y su sombrero de hala con su hermosa pluma azulviolácea y sus pequeños juguetitos de piratería. Sus preciosas gemelas y Artemis a su cinto. Se adecentó el nudo del corsé y sus lazos, su melena al al viento danzando al son de sus pasos y fue a por su casaca; la hizo volar por los aires en un ágil movimiento para nada ensayado por los años, y la dejó caer sobre su cuerpo.


Salió de su camarote, de su barco, de su hogar. Iba al encuentro de una compañera, de una amiga, de su hermana no de sangre...o ¿sí? Interesante pensamiento el susodicho, que la mantuvo entretenida entre sus demonios más oscuros y escondidos dentro de sí hasta que, al fin, la divisó al horizonte. 


Su paso se paró en seco, devolviéndole el saludo con avidez, queriendo estrecharla entre sus brazos y devorarla a besos. Aunque mantendría la compostura por aquella vez...


Já... No prometo nada...



Sonrió vilmente, mostrando uno de sus colmillos, y sin pensárselo más, saltó hasta la arena con facilidad y se acercó a paso ligero hasta ella. 


Marie... ¿Te parecerá bonito? ¿Dónde diablos te has metido, maldita pirata?


Se puso seria un segundo, el que aguantó sin reirse, para después achucharla de tal manera que, estaba segura, que su espalda crujió sin remedio por la fuerza empleada.


La echaba de menos, lo dejó claro en el abrazo y le regó la mejilla a besos conforme consiguió soltarla para acariciar su rostro con sus manos enguantadas.


Estoy pletórica de verte. ¡Vamos, demos un paseo, y nos ponemos al día, querida!



Se giró cediéndole su brazo. Necesitaba a su amiga...


Necesitaba a su Marie.


Para ella. Para nadie más.


Como todo río volvía a su cauce, ahora, ellas, volvían a estar juntas.



"Trema, Venezia."

 




Última edición por Victoria S. Blueflame el Dom Mar 04, 2018 1:40 am, editado 1 vez




Pecado Carmesí:



avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Two flowes [Priv. Victoria S.Blueflame]

Mensaje por Marie Labov el Jue Ene 25, 2018 4:27 am



TWO FLOWERS
Exotic and dangerous as they can be

Reencuentro
Victoria S.Blueflame

En cuanto sintió a la capitana abrazando su inerte cuerpo todas las preocupaciones desaparecieron por completo. Sintió que el peso que aprisionaba su corazón se desvanecía con la misma facilidad con la que había aparecido. La sonrisa permanente en los labios y un asombroso cosquilleo en la piel que indicaba que la había extrañado mucho más de lo que jamás admitiría. Su brazos rodean el cuerpo ajeno, ambos sin vida hacía ya mucho pero llenos de una energía trascendental, un lado incomprensible y un vínculo eterno.

- Lo mismo podría preguntarte yo a ti, mi Capitana... o debería de decir Victoria ya que yo también soy Capitana. - Dos miradas que se cruzan, que hablan de sentimientos sin tener que decir nada al respecto. Gestos y caricias, que a ojos de extraños parecen inusuales pero que para ellas es su manera de comunicarse, de decirse que se alegran de verse y de estar de nuevo juntas.- Tenemos mucho que contarnos me temo compañera, así que aceptaré encantada a dar un paseo contigo...

 De un salto toma el brazo que se le ofrece sin pensárselo. Sabía que el vínculo que compartían muchos no lo entendían, era un lazo mucho más allá de una simple hermandad... algo que ni el tiempo ni el espacio podría romper ni aún después de que ellas perezcan y sus cuerpos se conviertan en polvo. Había pasado tanto tiempo desde la última vez que propiamente hablaron que ya casi se le había olvidado como hacerlo. Estaba nerviosa, ansiosa y a la vez pletórica.

 Con cada paso notaba como sus botas se hundían levemente en la arena medio húmeda, la brisa marina le devolvía el alma y la luz de la redonda luna alumbraba su paseo nocturno. No podían haber elegido mejor noche para reunir al dúo que una vez aterrorizó Venecia con su tan solo presencia ¿Qué les había pasado?

-  Marché a Francia, estuve allí durante un tiempo... en parte me arrepiento de haberme ido sin avisarte pero por otra parte no, de lo contrario no habría podido organizar este encuentro y contarte todo cuanto voy a contarte. - Apretó su brazo con algo de fuerza. Jamás se había detenido a hablar con Victoria sobre su vida de aquella manera, nunca se había sentido tan humana y jamás había sentido la necesidad de dejarle saber qué había sido de ella en su momento, quién era ella en Francia y por qué aún tenía pertenencias allí.- Ha sido un viaje duro, hacía siglos que no volvía a mi  hogar a poner orden sobre... todo, mi vida y mis activos. No es que sea una mujer conocida en Francia por ser activa en cuanto a socializar se refiere pero mi nombre es conocido por una prolongada tradición. Mi familia vendía vino, del mejor de toda Francia y he querido continuar con dicha tradición aunque sea la única que permanece viva de todos los Labov... Así pues volví, para comprobar que todo seguía yendo bien, que mi casa estaba en pie sobre sus cimientos y que nadie se había llevado mis pertenencias, todos aquellos recuerdos que...

Tuvo que parar para tomar aire. Notaba como sus ojos se humedecían con solo pensar en lo que estaba a punto de contar. Era extraño, jamás había sentido ese  nudo en el pecho. No sabía explicar aquella sensación y eso complicaba la situación. Victoria la conocía desde que se convirtió casi, desde que renació era quien mejor la conocía en aquel mundo y sin embargo había tantas cosas que aún no le había contado que se sentía una mentirosa, desleal... sucia.

 - Que una vez fueron mi vida, que una vez fueron yo. Siempre he dicho que mi corazón lo dejé en Francia cuando marché... y ahora que he vuelto me lo he traído conmigo...  Visitar aquellas tumbas y sentir que ya nunca volverán a estar donde deberían de estar, que alguien les arrebató la vida sin pedirme permiso y que yo intenté hacer lo mismo en su momento. - A pesar de todo el tiempo que había pasado para ella desde aquel momento decisivo, seguía siendo capaz de recordar aquellos sucesos con una vivacidad inusitada. Eran momentos que habían marcado su inexistente alma para la eternidad y algo con lo que viviría para siempre.- A partir de ahí sabes mi historia, pero hay más. Cuando volví recordé por qué decidí irme, no era sencillamente por querer olvidarlo todo sino porque era consciente de que si me quedaba acabaría por acabar mi vida yo misma y me uniría así al resto de mi familia que yacía en el jardín de mi propia casa ¿Grotesco verdad?

 Hizo una pausa, lo que estaba a punto de contar era algo que jamás había contado a nadie y que la aterraba hasta lo más profundo de su ser por dos razones bastante obvias. Era algo de lo que no se acordaba y que al regresar apareció de repente en su mente... Miró a los ojos a Victoria, su amiga, su hermana, su compañera pirata, aquella que conocía a Marie Labov y a Marie... la única que la conocía.

 - Sin embargo, antes de marchar contigo a Venecia un instinto... no sabría explicar bien el qué me asaltó, había algo que no entendía del todo, algo que estaba mal. Algo me decía que el incidente en el que mi familia fue asesinada no fue lo que yo creía. Y efectivamente, en un “ataque de locura”, como mis sirvientes lo llamaron, fui a comprobar que ambos cadáveres... el de mi hija y mi marido estaban en sus respectivas tumbas. Sorpresa la mía cuando comprobé que faltaba un cadáver. El cadáver de aquel hombre al que siempre amé no estaba allí, no yacía... -Apretó su brazo, recordando la sensación de mareo y el malestar que encontrarse con aquello le causó. Puesto que si su marido no estaba allí solo podía significar una cosa y prefería no plantearse la idea.- Así, cuando he regresado a Francia he vuelto a recordarlo y no solo eso... he vuelto a verle. Él no me vio, ni supo que yo le vi ni que era consciente de lo que había pasado... pero le vi...

 Cortó el hilo en aquel instante, era el momento indicado para hacerlo. No quería seguir hablando y olvidar que habían quedado para ambas hablar de lo que había pasado en los últimos años. No era justo si tan solo hablaba ella y se centraba la conversación en su vida. Además, le daría el tiempo suficiente para ordenar sus pensamientos y continuar con la historia momentos después. Aún tenía un par de cosas más que contarle y no quería dejarlas en el tintero. Se estaba abriendo por primera vez, atreviéndose a contar aquello que nunca jamás contó y con quién sino mejor que con ella... tan solo esperaba que lo entendiera.

-  No quiero monopolizar toda la conversación, seguramente tu también tendrás cosas que contarme y me encantaría que me contases antes de seguir con el drama en el que se ha convertido mi vida a raíz de este último viaje a Francia. Tenemos mucha noche por delante así que te cedo el turno.




avatar
Pirata — Capitán


Frase Love me, want me... have me

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t207-marie-labov-id

Volver arriba Ir abajo

Re: Two flowes [Priv. Victoria S.Blueflame]

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Dom Mar 04, 2018 2:03 am



Two Flowers
Dos pétalos de una misma rosa

Marie Labov

 
La felicidad inundaba el corazón de Victoria. Su querida Marie estaba a su lado nuevamente, cogida de su brazo y hablando y recuperando el tiempo perdido como si el tiempo no hubiera pasado. No obstante, y para desgracia de ambas, sí que había pasado el tiempo, y por lo que la pelirroja escuchaba, para su bien amada compañera y hermana no de sangre, le pasó factura.

Se acongojó. Su pecho, y su alma, al escucha todas y cada una de las palabras que salían de esos hermosos labios que una vez la besaron con pasión. Al recordarlo, las mejillas de la pelirroja se tintaron de un tono rosado que mostraba su lado más humano; si es que algo quedaba en ella. Carraspeó y se recompuso. Miró a Marie de reojo y en su mirar podía sentir la pena y la melancolía que realmente sintió la fémina tras si travesía de regreso a su hogar.

Amabas eran uña y carne, y no les hacía falta hablar, sólo una mirada profunda y sabían lo que ambas querían decir. O casi siempre, porque esta vez, Victoria tenía una sorpresa para su amada amiga que ni ella misma pensaba que llegarían a tratar en su longeva vida inmortal.


Querida, me entristece escuchar todo esto, y máxime, por haberlo desconocido. Ruego tu perdón, y el no haber estado a tu lado cuando realmente me necesitabas.


Interrumpió su paseo y miró fijamente la inmensidad del mar. Necesitaba contarle como el rumbo de su vida cambiaría, pero después de escuchar sus palabras, necesitó unos minutos para encontrar el valor necesario para hablar. Esperaba que la noticia, calmara su pena; no, la erradicara y la sonrisa que siempre mostraba para ella, volviera a aflorar, como cada día que pasaron juntas.


Marie, tengo que contarte algo. Es muy importante para mí, para Sarah, y espero que también lo sea para ti. Sabes que siempre he contado para todo contigo, siempre has sido mi mano derecha...Pero en esta ocasión, necesito que seas algo más.


La pelirroja se giró hacia la capitana Labov; sí, su capitana favorita y con el reconocimiento que se merecía. La miró fijamente a los ojos y, con una tierna sonrisa sujetó sus manos con fuerza. Suspiró y sonrió. Después, confesó.


Voy a casarme, Marie. Sería para mí, que tú, fueras mi dama de honor, junto a tu sobrina Sarah. ¿Lo serás?


Sus manos estaban temblorosas. Los nervios golpeaban en su pecho con su latir. Pero su sonrisa, era cada vez más tierna. Sí, era una sonrisa enamorada.



"Trema, Venezia."

 




Última edición por Victoria S. Blueflame el Lun Abr 23, 2018 9:58 pm, editado 2 veces




Pecado Carmesí:



avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Two flowes [Priv. Victoria S.Blueflame]

Mensaje por Marie Labov el Jue Mar 08, 2018 4:44 pm



TWO FLOWERS
Exotic and dangerous as they can be

Reencuentro
Victoria S.Blueflame


 Two different flowers in the same path
 Two different beauties that together could ruin the world
 with only a word.




-  No tienes por qué preocuparte Vic, es algo que yo no te conté... tampoco lo creía necesario en ese momento. Yo huía de mis demonios por aquel entonces y lo olvidé, lo escondí y ahora que he regresado a Francia y he decidido recuperar ese corazón que dejé allí, y he de hacer frente a todo aquello que dejé atrás... Es algo que no corre prisa, que todo irá solucionándose a su tiempo.

  Se encogió de hombros, parándose junto a ella observando aquella inmensidad que eral el mar. Sonrió feliz de por fin airear todo aquello, y más contárselo a su persona, a su alma gemela. La luz se reflejaba en al mar, era una noche clara, tranquila... no era  muy fría y una suave brisa llevaba hasta ellas aquel olor a salitre y aventuras que tanto conocían ¿Hacía cuanto que no se habían parado ambas a hablar de sus vidas de aquella manera? Quizás ya años... ¿Qué les había pasado? Quizás demasiadas cosas en la cabeza como para pararse a pensar y plantearse la vida de manera distinta. En los últimos años habían ocurrido tantas cosas.

 Sus manos unidas, casi como un pacto de sangre. Mirada con mirada, la felicidad repentina de Victoria la contagió sabía que aquello solo podía significar buenas noticias. Sonrió a su vez, apretando sus manos, correspondiendo su cariño. Supuso que todo aquel encuentro no era mera casualidad, que no era solo por su regreso y que necesitasen verse, había cosas importantes que anunciar y aquella era la noche ideal. La noticia le cogió por sorpresa ¿Casarse? ¿Con quién? Dudaba mucho que fuera aquel cabezotas de Amadeus y sinceramente, desde lo más profundo de su corazón, esperaba estar en lo correcto... pese a ser el padre de su adorada sobrina, Sarah, deseaba que no fuera nada más que eso para ella. El padre de su hijo, no un posible marido. Entonces,  ¿Con quién se casaba? ¿Tanto había pasado en su ausencia?

- Sabes que iría contigo hasta el final del mundo si me lo pidieras, fuera a donde fuera... yo siempre estaré a tu lado. Así que, que si quiera tengas que hacer la pregunta me ofende. -Bromeó riendo con felicidad. Por fin parecía haber encontrado al hombre que realmente sería capaz de hacerla sonreír de aquella manera ¿Qué más podría pedir de aquel hombre? Hacia sonreír como una primeriza enamorada a su capitana del alma, aquello si que eres un tesoro. La abrazó con alegría, jamás se la habría imaginado casada, pero si de alguna de las dos alguna tuviese que casarse sería Victoria y siempre había esperado que fuera alguien que estuviera a su altura.- Seré tu dama de honor con sumo gusto y aún más junto a mi preciosa Sarah.

 >> Sin embargo tendrás que decirme quien es ¿No? ¿Acaso le conozco? ¿Y él me conoce?


 Estaba emocionada, había tantas cosas que quería preguntarle. Una boda era algo que debía ser celebrado por lo alto, y más en los tiempos que corrían. La felicidad, por mínima que fuera, era un momento efímero que permanecería en sus memorias eternamente si se vivía como se debía. La tomó de una mano, acercándose peligrosamente hacia ella. Jamás tenía reparos en la manera en la que se movía y comportaba al rededor de Vic. Al fin y al cabo, se conocían de casi todas sus vidas, quizás más de esas vidas inmortales pero qué más daba... el caso era que, eran como un solo ser a veces. Presionó su nariz con uno de sus dedos, sonriendo a más no poder.

-  Además, tu y yo tenemos algo pendiente aún ¿O ya se te ha olvidad? Teníamos que marcar en nuestras pieles con tinta aquello que nos unirá siempre y que nos hace la una de la otra, por encima de cualquiera marido... Espero que tu futuro esposo no se ponga celoso cuando sepa que antes que suya siempre fuiste, mi persona. - Río con malicia, hacia mucho que  no reía. Realmente había extrañado a Victoria, pero tras aquella felicidad había cierta tristeza enclaustrada en su corazón. Pareciese que todo el mundo a su al rededor evolucionase, cambiase, fuera capaz de seguir sus vidas pese a ser inmortales... en cambio ella seguía estancada, le daba la sensación de quedar atrás. Jamás se pronunciaría, puesto que para ella la felicidad de aquellos que quiere es lo más importante, sin embargo, era una verdad a la que tarde o temprano debería hacer frente... como a todos sus demonios. Pero no aquella noche, aquella noche no eran más que dos lindas flores que bailarían juntas al son de las olas.- Espero que tenga buen humor, de lo contrario podría creerse que puedo robarle a su esposa ¿No crees? Venga vamos, sé a dónde podemos ir y me sigues contando. Tienes muucho que contarme, dónde os conocisteis, por qué te pidió matrimonio y cómo lo hizo, si ya tienes vestido y ya has pensado como será... debemos celebrar que mi más amada Capitana se nos casa.




avatar
Pirata — Capitán


Frase Love me, want me... have me

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t207-marie-labov-id

Volver arriba Ir abajo

Re: Two flowes [Priv. Victoria S.Blueflame]

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Mar Mayo 01, 2018 3:10 pm



Two Flowers
Dos pétalos de una misma rosa

Marie Labov

 
Marie quería convencerla de que todo estaba bien, aunque nuestra querida pelirroja no se lo terminaba de creer del todo; ya terminaría de investigar por su cuenta, además, tenía una cuenta pendiente en Francia que tenía que saldar...Pero eso es otra historia. Lo que acontecía era prioritario y debía dar algunas respuestas a tanta pregunta revoloteando en el ambiente.

Victoria volvió a caminar, pero no sin antes volver a coger a su hermana de la mano y que fuera ésta quien se aferrara a su brazo. Si le iba a informar y dar detalles, lo haría pero como era debido. La brisa acariciaba a las dos féminas a su parecer; la noctis estaba pletórica, nerviosa. Consciente.


Lo se, Marie. Siempre estaremos juntas, pero querida, el protocolo hay que seguirlo, y aunque supiera tu respuesta...Tanto a ti como a mí nos ha ilusionado la pregunta. ¡Y atrévete a negarlo, jovencita!


Frunció el ceño e hizo a apego fingiendo molestia, cosa que no duró mucho, una carcajada se escapó sin remedio y tras unos instantes, retomó la palabra.


Se lo que te inquieta, y puedes estar tranquila. No, no me caso con Amadeus, ¿no te dije que estaba casado?


Un suspiro escapó y una sonrisa de autoconsuelo se dibujó en su rostro iluminado por la luna. La mecía, cual nana, la brisa. El oeaje, la relajaba y calmaba; fue un amor fugaz, pero fue el primero. Era joven e inexperta, pero hoy, era toda una mujer; esa noche, estaba prometida con un hombre maravilloso que siempre estuvo ahí para ella, una roce continuo que pasó a ser más  que cariño.


Sí, lo conoces. Ha estado con nosotras infinidad de veces en el barco, Marie. Es Petrucio Farnese, querida, ¿lo recuerdas?


Sus pálidas mejillas se tornaron escarlatas, y su caminar paró. Victoria no sabía cómo había pasado, pero estaba enamorada de ese su marchante de arte y chelista de su alma, el que la engatusó y robó su corazón sin previo aviso. Recogió un mechón de sus cabellos carmesíes tras su oreja, y alzó la vista hacia los ojos violáceos de su hermana; comenzó a jugar con su dedo y rizó el rizo.


Estoy abrumada, Marie. Me siento...humana de nuevo. ¿Sabes, necesito una buena botella de ron y ese tatuaje de nuestra bandera sobre mi piel, ahora mismo! ¡Estamos de celebración, no?


Se lanzó al cuello de su hermana y fue el abrazo tal que creyó que la tiraba de espaldas. Victoria, tras siglo de penurias y problemas, al fin, era feliz.



"Trema, Venezia."

 






Pecado Carmesí:



avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Two flowes [Priv. Victoria S.Blueflame]

Mensaje por Marie Labov el Sáb Mayo 12, 2018 1:49 pm



TWO FLOWERS
Exotic and dangerous as they can be

Reencuentro
Victoria S.Blueflame

Una boda, aquello siempre era motivo de felicidad, de fiesta, de unión… aún recordaba la suya como si hubiese sido ayer:

 Aquel vestido blanco, nuestras familias esperando a que ambos estuviésemos juntos en el altar. Su sonrisa… sus ojos brillando con aquello que llaman amor. Con tan solo una mirada sabía que él sería mi para siempre. Había sido una ceremonia íntima, pero preciosa, aquella pequeña capilla en Francia, el bosque a nuestro alrededor, las flores… el sol brillaba en lo más alto del firmamento, ni una sola nube perturbaba el azul del cielo y nuestras manos unidas nos guiarían por aquel nuevo camino que estábamos construyendo.
 
 Aquel día de primavera fue uno de los más felices de mi existencia. Todo parecía encajar. Todo parecía ser como debería… Todo fue perfecto y precioso… mientras duró.

Recordando aquello la melancolía conseguía hacerse paso en su corazón ¿Qué felicidad había en aquel mundo que pudiese superar a aquella? Quizás el nacimiento de su hija… pero en aquel presente que vivía ya no podía contemplar nada de todo aquello. Su preciosa niña estaba muerta. Su marido le había tendido una trampa, le había engañado y usado para su propio beneficio… había destrozado por completo su vida. Ya no tenía nada de aquel pasado que aún seguía atesorando. Un pasado que parecía que perseguirla allí a donde fuera.

 Por ello, por todo cuanto ya había vivido y por aquel dolor que tan bien conocía siempre había deseado que cuando su Capitana se casase fuese por amor verdadero. Por un amor capaz de traspasar banderas, lógica, razón, obstáculos… un amor completo y sincero. Por ello, al escuchar que Victoria no se casaría con Amadeus la alegría inundó su alma. Fue capaz de guardar en un pequeño baúl su melancolía y alegrarse por aquella gran noticia.

-  Sí, sabía a cerca del matrimonio de Amadeus. De ahí que jamás me gustase para usted Capitana. – La acuna entre sus brazos, con una sonrisa de oreja a oreja. De esas que llegan hasta los ojos. Acaricia su pelirroja melena, entreteniéndose con aquellos pequeños rizos al final de sus mechones. –. He de decir que me sorprende que Petrucio Farnese por fin consiguiese conquistar su corazón, pero me alegra mucho más que lo haya conseguido. Es quien mereces conseguir mi compañera, es él quien debería de recorrer contigo tierra y mar para la eternidad y no ese maldito pelirrojo.

 Era la noche ideal para aquellas confesiones. La noche ideal para celebrar y olvidar todo lo malo. Las preocupaciones. Los temores. La tristeza. Si estaba junto a ella sabía que todo saldría bien. Al fin y al cabo, aquella Capitana, Victoria Blueflame… era su única familia. Era todo cuanto le quedaba realmente. Separo ambos cuerpos, deshaciendo aquel abrazo lleno de emociones. La miró a los ojos, acariciando sus mejillas aún sonrojadas. Ella era de las pocas que podría decir y contar todas las ocasiones en las que había visto a Victoria de aquella manera… humana. Era una imagen inolvidable y que la llenaba de alegría.

- Esto era a que lo que debías esperar Victoria, a aquel que te devolviese esta sonrisa y esos colores. Me alegro de que por fin haya ocurrido y que yo pueda ser testigo de ello a tu lado. – Toma su mano con total naturalidad, mirando por última vez la playa que se mostraba espléndida frente a ellas. El mar estaba en calma, la brisa era suave y la luna pintaba e iluminaba el firmamento, espléndida. Se imaginó, que quizás la próxima que contemplasen aquella estampa, sería en la boda de su compañera y un escalofrío de emoción la recorrió. Deseaba poder ver a Victoria vestida de blanco junto al hombre que había conseguido mover su corazón. Estaba emocionada. Incluso se sentía ella misma humana. - Así pues, es momento de celebrar y de por fin poner sobre nuestras pieles aquello que nos une ¡Vamos! Empecemos por esto, a partir de hoy… tenemos mucho que hacer y preparar antes de la boda. Como buena dama de honor que soy, te ayudaré a prepararlo todo. Quién mejor que alguien que ya ha estado casada para ayudar.

 Las carcajadas prorrumpieron de sus labios con total naturalidad. Pese a que el recuerdo de su boda la entristecía, si era para ayuda a Victoria no contaba como un recuerdo melancólico. Tiró de ella, comenzando a dar saltos en dirección hacia el puerto. Ella la guiaría hacia donde fuera. Iría con ella a donde fuera. Y aquella noche, celebrarían juntas aquella alegría que su no vida les había regalado.

 Estaban ambas radiantes, espléndidas y preciosas. Una imagen poco conocida para aquellos que las rodeaban. Realmente parecían dos jovencitas en vísperas de sus bodas. La única diferencia, es que de jovencitas les quedaba ya poco y que solo era una de ellas las que esperaba casarse. Por mucho que a Marie el pensamiento de dar la mano de su Capitana la entristeciera, por el mero hecho de poder perderla… el verla así de feliz, conseguía sobrepasar cualquier preocupación.


Juntas hasta el final
Juntas allá a donde vayas…






avatar
Pirata — Capitán


Frase Love me, want me... have me

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t207-marie-labov-id

Volver arriba Ir abajo

Re: Two flowes [Priv. Victoria S.Blueflame]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.