¡Bienvenido a Krory Milium, Invitado!

Nos alegra verte por aquí.




Últimos temas
» El deber es un dios que no consiente ateos [Priv. Raffaello Caruso]
Ayer a las 12:05 pm por Raffaello Caruso

» Always together [Priv. Victoria]
Lun Abr 23, 2018 9:24 pm por Victoria S. Blueflame

» ¿Donde le darías un beso?
Lun Abr 23, 2018 8:43 pm por Victoria S. Blueflame

» [Mini-Trama Libre][Off-Rol] San Valentino - Baile Amoroso
Lun Abr 23, 2018 8:34 pm por Victoria S. Blueflame

» ۝ Confirmaciones.
Lun Abr 23, 2018 5:26 pm por Afiliados Krory

» La tasca del loco [Priv. Silcius Rocafort]
Lun Abr 23, 2018 1:44 am por Marie Labov

» Лана передает привет [Priv. Gabrielle Mori] +18
Lun Abr 23, 2018 12:48 am por Gabrielle Mori

» ¿Qué harías si...?
Vie Abr 20, 2018 9:18 pm por Svetlana Dragunova

» {A} ۝ REGISTRO GLOBAL OBLIGATORIO.
Vie Abr 20, 2018 7:31 pm por Svetlana Dragunova

» ¿Qué hace una chica como tú en un lugar como éste? [Libre, máx. 1 pj]
Vie Abr 20, 2018 7:07 pm por Anaïs Larousse

» Sólo negocios, nada personal. [Priv. Silcius Rocafort]
Vie Abr 20, 2018 6:55 pm por Silcius Rocafort

» Blooming [Priv. Enzo]
Vie Abr 20, 2018 6:12 pm por Enzo Rossi

» Mistery Dancing (Privado Marie)
Jue Abr 19, 2018 5:23 pm por Silcius Rocafort

» Un innocente incontro informale (Privada Petru, Sarah y Victoria)
Jue Abr 19, 2018 12:22 am por Sarah Westerman

» Las caricias entre la noche pierden la cordura por la tentación. /Priv. Marie./+18
Miér Abr 18, 2018 11:36 pm por Marie Labov

» Haunted [Priv. Elisheva]
Miér Abr 18, 2018 10:54 pm por Marco Farnese

» May our paths cross again |Sealtiel|
Dom Abr 15, 2018 4:13 am por Logan D. Schneider

» [ANUNCIO] Ausencias y despedidas.
Sáb Abr 14, 2018 8:54 pm por E. Sabine Baker

» ۝ Cambios de botón y otros.
Vie Abr 13, 2018 6:29 am por Afiliados Krory

» Beautiful Life[Pirv. Elric]
Jue Abr 12, 2018 12:53 am por Adelei D'Cielo

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Jue Mar 19, 2015 10:15 am.






Compañeros







Damos crédito a HeySpace y RavenOrlov eget posuere mi. Aliquam faucibus gravida aliquet. Curabitur odio urna, tristique et porta eu, bibendum et ex. Phasellus vel eros ante. Maecenas et pellentesque risus. Praesent in quam at mauris convallis scelerisque.
N U E S T R O S — A F I L I A D O S
Crear foro


VÓTANOS!




CRÉDITOS
Agradecemos a todos los miembros del foro su dedicación y participación en Krory Milium, sin vosotros esto no sería posible. Gracias al Staff por su ayuda para mantener el foro y sus diseños que le dan al foro una imagen increíble. Les damos las gracias a todos los miembros del staff de ForoActivo que nos han ayudado con nuestros problemas y nos han tratado y atendido de maravilla.

La trama del foro es original, inspirada en la serie D-Gray Man. Todas las tramas, historias, diseños y códigos son creación del staff. Por favor no copies o toméis sin permiSo.

Las imágenes que ambientan el foro han sido extraídas de DeviantArt, Pinterest y zerochan.


SÉ ORIGINAL, NO COPIES.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

May our paths cross again |Sealtiel|

Mensaje por Logan D. Schneider el Vie Mar 23, 2018 3:45 am

Il Pellegrino – 23:45

El cielo se iluminó durante segundos.

   La lluvia había comenzado a caer entrado el anochecer y aún siendo pasadas las once treinta no parecía amenguar —No dará tregua en esta ocasión La figura del rubio se mantenía inmóvil justo delante de la ventana de su habitación, semi oculto tras las cortinas y la escasa luz que la vela proporcionaba. Su atención estaba volcada en los canales de Venecia, allí donde para ese horario, poca gente llegaba a transcurrir. Unos pocos transeúntes iban a pie por el camino, ocultos bajo sus abrigos y protegiéndose de la lluvia mientras a paso rápido, buscaban regresar seguramente a la calidez de sus hogares.

   De la misma forma había llegado él a aquella posada la noche anterior, a paso rápido y escapando de los primeros rayos del sol asomándose entre los edificios, recordándole peligrosamente el inicio del dia mundano. Una solitaria mujer se aproximó a la entrada de la posada, con un vestido rojo ciñendo a su cintura, la luz de las velas en los candelabros exteriores iluminó en tonos cálidos sus rizados cabellos castaños algo húmedos por unas gotas que lo alcanzaron. Como un reflejo, Logan se llevó la mano al pecho para buscar una vez más, un colgante que ya no estaba en su sitio.  

    Se estremeció ante la ausencia del objeto y entonces apartó su mano, girándose para así alejarse de aquella ventana y abandonar la habitación. Los pasillos de la posada eran un tanto más animados que la calle, aunque de igual forma, mostraban un aire de tranquilidad propio del sitio, elegante. Asintió suavemente con la cabeza a una pareja que regresaba a su habitación y cruzó con él por el pasillo, antes de descender las escaleras y encaminarse hacia el bar de la edificación.

   La noche no impedía que entre esas paredes la posada se encontrase animada. En el recibidor se encontró con la figura de, en su mayoría, hombres que le daban un buen uso al bar instalado. La mujer castaña se encontraba en la mesada de recepción, siendo atendida por el carismático chico que lo había atendido a él la mañana en que había llegado.  “¿Viene a probar nuestra atención en el bar?" Detuvo sus pasos cuando la voz del chico le llegó y por un momento, su mirada viajó desde la dama hacia él, dedicándole una suave sonrisa

— ¿Me lo recomiendas? Me gustaría hablar con el dueño, así que lo esperaré en aquella mesa Señaló con el índice la mesa más apartada que había logrado visualizar, porque si bien era conveniente que hubiese gente, no lo seria si escuchasen su charla —Cuando finalices tus deberes, seria agradable si me llevas lo mejor que tengas para beber. Lo dejo en tus manos.

    Volvió a ver a la mujer, consciente de que esta lo había estado observando; en otra ocasión, le habría invitado un trago y seducido para alimentarse de ella, pero esa noche tenia algo mucho más emocionante que hacer, algo que incluso le quitaba el apetito.

    Se alejó del mostrador y tal como había dicho, tomó asiento en soledad, desviando la mirada hacia uno de los ventanales de la entrada, viendo las gotas de lluvia golpear y deslizar por los vidrios, alterando el paisaje de los canales en el exterior.  Logan sabia tras tantos años que nada volvería a hacer latir su corazón, pero en esos momentos, mientras los segundos transcurrían, podía tener la certera sensación de su pulso acelerarse ante el nerviosismo, y debió cerrar los ojos para hacer desaparecer ese sentir.





Última edición por Logan D. Schneider el Dom Mar 25, 2018 12:08 am, editado 1 vez
avatar
Maestro Cervecero

Say you need me
Frase I swear you'll never be alone

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t1248-logan-d-schneider-id#6434

Volver arriba Ir abajo

Re: May our paths cross again |Sealtiel|

Mensaje por Sealtiel Bartram el Sáb Mar 24, 2018 4:18 am

Il Pellegrino – 01:10
Cuando el sol aún está en lo alto como no puede salir aprovecha para dormir la siesta, dejando a cargo a Andrés de la posada. Si bien aún era un niño, él confiaba plenamente en su persona después de todo él mismo había sido quien le había enseñado todo lo que sabía. Joven, quisquilloso en algunas ocasiones —a veces se pregunta de quién habrá sacado eso— y otras distraído, aún con todos sus defectos había logrado ganarse la simpatía y el respeto de Sealtiel. ¿Por qué? ¿Cómo lo hizo? Pues, la respuesta a eso es simple: Sealtiel, de alguna forma se vio reflejado en los ojos de ese pequeño —que ahora ya había cumplido sus 16 años.

En su pasado, él también había quedado huérfano y alguien más lo rescató enseñándole sobre los negocios y una vida merecida gracias al sistema de premiado por mérito propio, qué, sino lo hubiese conocido hoy en día no tendría jamás lo que había conseguido y, ni siquiera conocido al muchacho como tal. En sus ojos había cariño y respeto por él, a quien le había confiado su secreto y gustosamente el otro ocultaba, a sabiendas que aquel le otorgaba una vida más digna y gustosa que la de los oscuros callejones —porque fue una vez a principios del invierno, en ese lugar donde se conocieron.

Al principio fue algo complicado para los dos adaptarse; él, un viejo roñoso y el chico un joven terco, pero aún en sus falencias lograron aprender mucho entre ellos, a convivir y a sentirse vivos luego de una vida para nada agraciada.

Aún con todos los defectos que su aprendiz tenía, había dejado en sus manos la posada mientras que el pelirrojo salió en busca de ingredientes de calidad para empezar a elaborar por la noche los panes de la mañana y, de paso también encontrar una fuente de alimento que le proporcione su ración nutritiva demandada.

Por esta razón, es que había llegado tan tarde aquella noche.

Regresó pasadas las una de la madrugada. El ambiente como siempre se encontraba un poco más calmada que horas anteriores ya que, parecía, que nadie quería caminar por las calles tan entrada la noche. Cuando entró por la puerta, fue cuando observó al chico medio adormilado apoyado contra la barra observando con sus ojos entrecerrados a los pocos clientes que quedaban; a estos no les había prestado atención, sin embargo saludó, fuerte y claro como gesto de educación. Casi de inmediato el chico se reavivó y se acercó para comentarle algo, despierto y orgulloso como le había enseñado hace mucho tiempo atrás.

Por su parte también le saludó, sin muchos lujos y de inmediato le prestó toda su atención, dedicándole una mirada llena de aprecio y humor. En un primer instante no supo de qué hablaba, sin embargo, tras ver a dónde el menor le había indicado su rostro, más que verse sorprendido destacó una expresión entre repugnancia y repulsión. No se molestó en ocultar tal cara, es más, pretendió mantenerla lo suficiente como para que el recién llegado se percatara de ella, hasta que al final se irguió orgulloso y posó su mano en el hombro de Andrés quien comprendió bastante bien la situación a pesar de que aún así se vio un poco nervioso en realidad.

No trates de acercarte hasta que te lo indique, y ten mucho cuidado con ese hombre—concluyó en voz baja y luego empujándolo un poco lo envió en dirección a la barra.

Tras haber terminado se fue acercando a paso relativamente rápido mientras se desprendía de sus hombros la capa que normalmente cargaba con él. Ubicándose frente al no invitado inesperado, colgó esta sobre la silla y luego la preparó para al final sentarse sobre ella, cruzándose de brazos. Lo conocía muy bien.

No iba a decir nada al respecto, no tenía porqué puesto que el jamás había esperado tal encuentro; es más lo que deseaba era jamás volver a verlo y esperaba que, luego de aquel escape el rubio que ahora lo visitaba lo hubiese comprendido.

No dijo nada, se quedó quieto en su lugar con la misma expresión de asco que le había dedicado.

Esperaba mínimo una explicación, después de todo el jamás había querido volverlo a ver por lo que, tampoco jamás le dio su dirección ni nada por el estilo. Si es que estaba ahí, sentado esperándolo con un llamado era porque tenía algo para decir y el pelirrojo, por su parte esperaba impaciente que abriera su boca de una vez por todas, después de todo, ya había pasado más de cien años desde la última vez.




avatar
Ciudadano — Clase Media



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: May our paths cross again |Sealtiel|

Mensaje por Logan D. Schneider el Dom Mar 25, 2018 12:05 am

Il Pellegrino  

Para un ser cuyo tiempo se había detenido hace años, el pasar de las horas era algo distinto de percibir que para el resto de mortales. Las horas dejaban de ser eternas, los minutos se volvían segundos y los segundos eran demasiado rápidos como para sufrirlos. Para quien es eterno, lo que otros llamaban una eternidad en hora se transformaba en un simple instante.   Su instante fue calmo en apariencia, su mirada no se apartó del ventanal porque incluso en su reflejo podía ver la luz de la vela y las figuras del bar, unas que llegaban y la mayoría que se alejaba.

Su mirada se mantuvo fija en el relejo de la luz de la vela, únicamente observando la suavidad con la que el fuego se movía y proyectaba las sombras a su alrededor. Las risas de los hombres rompieron el silencio de su mente y cerró los ojos, encontrándose entonces con la mirada de un joven e inexperto niño, con los golpes de la vida marcados en la piel, con la fiereza de un animal salvaje en su mirada. Casi pudo sentir nuevamente en su palma la calidez de su piel al acariciarle la mejilla, casi pudo volver a notar el calor en su pecho por la paz que una simple criatura mortal le brindaba en esos momentos contados. La figura se distorsionó en una mancha de sangre y oscuridad, en un par de ojos llenos de pánico e incertidumbre.  

Abrió sus ojos.

Frente a él estaba la figura de un hombre, mucho mayor a aquel chico de sus pensamientos. Poco a poco, aquellos ojos verdes viajaron desde el pecho de su acompañante, viendo la tensión de sus hombros, la línea de su cuello, la figura de su mentón, y finalmente se encontró con sus ojos. Los ojos llenos de fiereza de un animal.  —Sealtiel Su voz fue suave, como si tuviese el cuidado de no despertar a nadie a su alrededor. Frente a él había un vaso de vino que, en su oscuridad, podía ser confundido con su fuente de vida. —Años de verte Podía sentir el desprecio ajeno sin siquiera verlo y no era una sorpresa. No había esperado en ningún momento que este lo recibiese con un abrazo, sin embargo, lo que sí llamaba su atención, era la intensidad de aquel sentir como para notarlo tan rápido.

—Veo que aprendiste correctamente, este negocio realmente parece ir muy bien. Ladeó el rostro viendo entonces la barra donde el menor parecía hablar con otros clientes —Incluso tienes tu propio personal Regresó la vista a él y entonces lo examinó con cuidado. Podía notar diferencias entre la figura frente a él y su ultimo recuerdo, podía notar la esencia diferente, pero aun asi, era él, seguía siendo él —En verdad no has cambiado Una mezcla de emociones se debatió en él. El placer de verlo con vida, y la culpa de saber que eso no era lo correcto.

—No pude despedirme de ti en aquella época, pero ahora que te veo, es un alivio que hayas logrado salir adelante. Bajó la vista porque, aunque una parte de él admitía merecer aquella mirada cargada de desprecio, era algo difícil de enfrentar de buenas a primeras. Sujetó el vaso y observó su contenido en un intento de distraer su mente — ¿Sabes? No hace falta que me mires con ese desprecio. No he venido aquí con intenciones de pelear, en realidad, ha terminado siendo todo una coincidencia O una mala jugada de sus destinos tal vez. Años buscándolo en vano, años deprimido y frustrado consigo mismo y mucho más tiempo buscando superar esos sentimientos, para terminar, recayendo una vez más ahora que el destino los volvía a cruzar, cuando menos lo esperaba, cuando ya se había rendido.

Sonrió con amargura, el destino sin lugar a dudas, siempre había sido cruel con él.



avatar
Maestro Cervecero

Say you need me
Frase I swear you'll never be alone

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t1248-logan-d-schneider-id#6434

Volver arriba Ir abajo

Re: May our paths cross again |Sealtiel|

Mensaje por Sealtiel Bartram el Vie Mar 30, 2018 8:17 am

Il Pellegrino
Podía sentirlo, ver cómo el otro se encontraba. No era algo necesariamente preocupante, sin embargo algo de ello le hacía sentir algo pena, pena que no se tragó ni por asomo. La reciente aparición del mayor, su entrada tan relajada pero lamentable no generaba en él ningún tipo de compasión por éste ni esperaba mucho realmente. Pero, aún así y con todo lo pasado, a pesar de que su rostro resaltaba su fría bienvenida se tomó el tiempo como para escuchar atento sus palabras, las cuales no le cayeron en gracia ya que estas parecían quitarle importancia a los hechos turbulentos del pasado que lo habían llevado a una supuesta inmortalidad que hoy estaba transitando.

Coincidencia, dices, le estas echando la culpa de estar los dos aquí sentados, nuevamente, al destino, ¿Es en serio? —preguntó duro, lo juzgó, para luego apretar sus labios con fuerza y sonreír así, abriendo un poco los ojos para comenzar a asentir.  —Claro, tiene todo el jodido sentido del mundo —mientras hablaba se acomodó en su asiento y se inclinó hacia delante para apoyar sus brazos sobre la mesa para observarlo desde más cerca. —El día de hoy me encontré contigo porque el destino lo quiso así, por ello es que luego de cien años debo de calmarme a pesar de todas las mierdas que hemos pasado.—. Con esto último fue contundente para intentar quebrar con la falsa paz que el rubio había intentado entablar en dicha conversación.

Si bien había superado los miedos que alguna vez vivió, ahora en él solo quedaba resentimiento. Y él no era de la clase de personas que sentían culpa por sentirlo, de dolerle, sino más bien era de aquellos que los asimilaba para poder progresar y salir adelante, era un punto de partida fuerte para su avance.

 —Hey, mírame a los ojos—ordenó mucho más serio que antes —... se sincero, ¿Me ves cara de tragarme, a estas alturas del juego, un cuento como ese?— y rió, rió altivo como quien ya no cae en los trucos de una serpiente de persona.

¿A qué haz venido? Sé directo, no des rodeos. No tengo ganas de charlar todo el rato—demandó muy sincero, puesto que así era él con aquellos quien se habían ganado un lugarcito en su consciencia, en este caso, habiendo cometido un hecho que rompió en todas formas con su concepción de la vida en su totalidad.



avatar
Ciudadano — Clase Media



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: May our paths cross again |Sealtiel|

Mensaje por Logan D. Schneider el Dom Abr 15, 2018 4:13 am

Il Pellegrino

El otro estaba siendo duro con sus palabras, pero no era como SI Logan No lo esperase. Había estado años pensando en el posible desprecio que el chico podría tener para con él, y aunque estaba claro que siempre había una pequeña diferencia entre los pensamientos y la verdad, lo cierto era que estaba algo preparado para ello — A estas alturas ¿Por qué me esforzaría por mentir? — Delineó lentamente el borde del vaso con su dedo medio una y otra vez.

—Si, no negaré que te busqué durante un largo tiempo. Pero no fue porque te estaba buscando que te encontré aquí. Es tanto una sorpresa para ti como para mi — Claro que comprendía, que para el menor la sorpresa no debía ser nada grata, a diferencia para él. Era incomodo, pero a su vez sentía un pequeño alivio culposo de verlo con vida. Elevó la vista y clavó aquellos ojos verdes en los ajenos no porque se lo ordenó, sino porque consideró adecuado el momento y correcto —Ha sido una sorpresa encontrarnos ¿No podemos hablar un momento sin que parezca que vas a matarme con este mismo vaso? —

No necesitó ver de reojo, pero pudo notar la presencia de al menos dos hombres restantes en la barra, los cuales a simple vista ya parecían bastante satisfechos y seguramente no tardarían en abandonar el lugar —Aunque digas que no tengas ganas, debemos hablar por lo que no hicimos aquella vez. Deberías escuchar lo que tengo para decirte, y yo escucharé lo tuyo — Incluso si eran palabras llenas de desprecio — Así es la forma en que te enseñé que se manejaban las cosas ¿No es así? Fuiste un buen estudiante, siempre calmado ante todo. Hay cosas que incluso con los años no cambian, Sealtiel. Es necesario el dialogo. —
Aunque el otro se negase a perdonarlo, él realmente necesitaba disculparse y dar una explicación de lo sucedido. — Tengo una habitación reservada por un tiempo, incluso si no quieres hablar ahora, no me iré hasta que al menos hables conmigo de forma más calmada — Incluso si debía presionar para ello.

Estaba decidido.



avatar
Maestro Cervecero

Say you need me
Frase I swear you'll never be alone

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t1248-logan-d-schneider-id#6434

Volver arriba Ir abajo

Re: May our paths cross again |Sealtiel|

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.