¡Bienvenido a Krory Milium, Invitado!

Nos alegra verte por aquí.




Últimos temas
» ۝ Confirmaciones.
Jue Nov 02, 2017 8:34 pm por il Maestro mascherato

» ۝ Cambios de botón y otros.
Jue Nov 02, 2017 8:31 pm por il Maestro mascherato

» ۝ Petición de Afiliación.
Jue Nov 02, 2017 8:19 pm por il Maestro mascherato

»  {INFO} ۝ Razas y Habilidades
Jue Nov 02, 2017 4:01 pm por il Maestro mascherato

»  {A} ۝ MODELO CÁMARA DE BANCO
Jue Sep 14, 2017 5:14 pm por Tesorero

» {A} ۝ MODELO CRONOLOGÍA
Jue Sep 14, 2017 11:04 am por il Maestro mascherato

» {INFO} ۝ ACADEMIAS EXORCISTAS
Miér Sep 13, 2017 11:50 am por il Maestro mascherato

» {A} ۝ REGISTRO GLOBAL OBLIGATORIO.
Mar Sep 12, 2017 7:20 pm por il Maestro mascherato

» {A} ۝ MODELO FICHAS
Mar Sep 12, 2017 4:40 pm por il Maestro mascherato

» Ho Seok ¡pruebas
Mar Sep 12, 2017 1:09 am por Ho Seok

» Who's the one hurting? [Priv. Zaira de la Vega]
Jue Feb 23, 2017 5:48 pm por Zaira De la Vega

» Mistery Dancing (Privado Marie)
Lun Ene 23, 2017 6:22 pm por Marie Labov

»  Una Banshee ( Eretreia)
Sáb Ene 21, 2017 1:54 am por Eretreia Bennett

» Fire [Priv. Alexander Wayland]
Sáb Ene 21, 2017 1:20 am por Eretreia Bennett

» Confieso que...
Miér Ene 11, 2017 1:24 pm por Victoria S. Blueflame

» Las caricias entre la noche pierden la cordura por la tentación. /Priv. Marie./+18
Mar Dic 06, 2016 11:55 pm por Marie Labov

» Shake and Fingerpop —Marco.
Miér Sep 07, 2016 12:35 pm por Marco Farnese

» ¿Qué canción...?
Lun Sep 05, 2016 3:54 am por Nuvak

» ¿Qué piensas del de arriba?
Lun Sep 05, 2016 3:29 am por Nuvak

» ¿Crees en el destino? [Priv Kaile Blair]
Miér Ago 31, 2016 3:03 am por Kaile Blair

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Jue Mar 19, 2015 10:15 am.






Compañeros







Damos crédito a HeySpace y RavenOrlov eget posuere mi. Aliquam faucibus gravida aliquet. Curabitur odio urna, tristique et porta eu, bibendum et ex. Phasellus vel eros ante. Maecenas et pellentesque risus. Praesent in quam at mauris convallis scelerisque.
N U E S T R O S — A F I L I A D O S


VÓTANOS!




CRÉDITOS
Agradecemos a todos los miembros del foro su dedicación y participación en Krory Milium, sin vosotros esto no sería posible. Gracias al Staff por su ayuda para mantener el foro y sus diseños que le dan al foro una imagen increíble. Les damos las gracias a todos los miembros del staff de ForoActivo que nos han ayudado con nuestros problemas y nos han tratado y atendido de maravilla.

La trama del foro es original, inspirada en la serie D-Gray Man. Todas las tramas, historias, diseños y códigos son creación del staff. Por favor no copies o toméis sin permiSo.

Las imágenes que ambientan el foro han sido extraídas de DeviantArt, Pinterest y zerochan.


SÉ ORIGINAL, NO COPIES.

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Jue Oct 23, 2014 10:23 pm

El manejo de los mares se me daba bastante bien, por no decir a la perfección a pesar de ser mujer, y sí, aun hay quienes se creen que llevar una mujer a bordo de un barco pirata o no, trae malfario. Pues no estarían tan contentos mis bucaneros si eso fuera verdad. Ese pensamiento lo tenía siempre en mente, era divertido cómo les cerraba el puto pico a esos charlatanes de tres al cuarto, de ropas pintorescas. Sabía lo que me hacía, al igual que el día de hoy. Aun siendo de la mar, el estar en tierra firme por un tiempo no me vendría mal, a fin de cuentas tenía negocios pendientes, y mis chivatillos particulares me tenían muy bien informada.

Había llegado a mis oídos que un tal Padre Caruso estaba impartiendo "justicia divina" entre mis compatriotas, cosa que no era bueno, y peor aun, no me gustaba un pelo. ¿Quién se creía que era? No era una puta exorcista ni mucho menos mafiosa…era pirata…y ya que alguna que otra vida me había sido robada, yo tomaría la suya en su lugar. Ya que le gustaba tanto la justicia a ese padrucho de tres al cuarto, precisamente, ¿era un trato justo, no? Su vida por las de los míos.

Me dijeron que impartía misa en una de las iglesias del lugar, por lo que decidí ir sola para no levantar sospechas, o no demasiadas, y hacerle una visita de cortesía. Por supuesto, mis típicas vestimetas bucaneras, armas y rostro estaban cubiertas por una capa color azulado, como el de mis ojos, y el que tenía mi ropa. Mis pisadas resonaron hasta la entrada de la iglesia y abrí los portones. Tal y como me habían dicho, esa noche estaría en el confesionario. Y así era. Cerré despacio, para dejar las puertas tal y como las encontré. Sonreí de medio lado y me dirigí al confesionario con paso lento y tranquilo, hasta llegar a este y entrar en la parte donde los humanos “pedían perdón por sus pecados”. Tonterías. Pero debía aparentar, por lo que, con un tono suave y delicado, comenté.

-St Maria Immacolata. Perdónome, Padre, pues he pecado.-
avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Raffaello Caruso el Jue Oct 23, 2014 11:05 pm

La noche había llegado, con su frío desprecio por la noche humana. Mi siesta vespertina había llegado a su fin. Esta noche había planeado dar caza a un vampiro que se hacía pasar por panadero para dedicarse a cazar indiscriminadamente a los pobre molineros de la región. La ira de Dios caería sobre ese impuro pagano con la frialdad de una buena bayoneta insertada entre sus vértebras.

Me hallaba en el confesionario desperezándome entre suspiros. Mis gafas guardadas en el bolsillo interno, el misal en las rodillas y las cortinas echadas. Era el rincon perfecto para echarme una buena siesta, ya que de ser pillado, siempre podría alegar que estaba meditando o contemplando la palabra de Dios. Un pecadillo que purgaría esta noche con sobrada... Penitencia.

Me disponía a salir del confesionario cuando escuché el crujido de la madera de la puerta me dejó clavado en el asiento. Uno más cercano me dejó claro que alguien estaba en el confesionario. Las palabras suaves y cuidadas de una mujer... Podría haber sido cualquiera. Desde una meretriz pidiendo absolución por sus deleznables actos nocturnos, o la asistente de una dama de la nobleza, que viene a pedir perdon por los pecados de su señora, pero ese olor. Ese salado olor, penetrante como la quilla de un barco que corta las olas con la gracia de un albatros...

-Concepita senza peccato. ¿Que puedo hacer por ti, señorita? Apenas has salido del mar y vienes a confesarte. Que devota...- Murmuré mientras sacaba una bayoneta, apoyaba la punta en la madera, entre mis botas y empezaba a pasarle un trapo sucio con gesto cuidado para tapar el brillo de la plata.

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Jue Oct 23, 2014 11:54 pm

Para ser ella, que en su día renegó del altísimo por su falta de compasión por su presencia, aunque para su desgracia seguía creyendo en su presencia, estaba realmente incómoda metida en ese cuchitril pequeño y oscuro, al que la gente ordinaria le encantaba asistir para purgar sus pecados. Chorradas a su modo de ver, ciertamente, sin pecados no hay diversión, y sin diversión la vida se vuelve triste y aburrida, y para eso, es mejor estar bajo tierra a varios metros y con gusanos devorando los cuerpos putrefactos bastante agradecidos por el banquete.

Quiso aparentar normalidad, y la verdad lo hacía de lujo. Nadie podría haberla descubierto nunca, y resultaba complicado, no eran en sus adentros donde la miraban precisamente, les llamaba la atención mayoritariamente sus curvas. ¿Y para qué negarlo? Era divertido ver babear a los hombres y enojar a las féminas que los acompañaban. En este caso, estaban bien cubiertas, hasta el momento en el que posó sus brazos plegados contra la madera del respiradero, momento en el que a tela de la capa se abrió y tanto su busto como caderas quedaron visibles, aunque por desgracia, poco visibles por el oscuro recoveco en el que se encontraba metida, pero había la suficiente claridad como para que su volumen fuera notable.

Alzó el rostro, con una sonrisa aparentemente dulce el sus rojizos y carnosos labios, para mantener su rostro oculto bajo la capa, aunque clavó los dos zafiros que tenía por ojos en el respiradero, como si lo penetrara, y los fijase en los ajenos, aunque no pudiera verlos con exactitud. Suspiró fugazmente, y continuó hablando manteniendo el mismo tono de voz con el que comenzó a hablar, mientras entrelazaba sus finos y delicados dedos en forma de penitencia. –Perdóneme, Padre, pues he pecado. – Repitió para proseguir después. –Sois muy atento, Padre, y sí, vengo de la mar, y con ella traigo muerte y vicios. Ruego se me perdone, y no se me tengan en cuenta los pecados que pueda cometer de ahora en adelante…Padre Caruso-

El tono de la joven se volvió se volvió suave como un susurro, pero provocativo como el tono de voz de todas aquellas damas entregadas al pecado de la carne, y el placer. Al terminar de hablar, sabía que sus palabras marcarían la reacción del religioso, por lo que estaba preparada ante cualquier situación, soltando un profundo suspiro, para finalmente lamerse los labios esperando que el hombre al otro lado del respiradero, se percatase. ¿sería así? Dios, estaba entusiasmada.
avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Raffaello Caruso el Vie Oct 24, 2014 12:24 am

¡Al diablo con las señoritas y el olor a mar, esta mujer viene buscando guerra! Los ojos azules como un par de zafiros se clavaron en los de la mujer durante un instante, sopesándolos como las luces de un par de faros gemelos en medio de la noche. El reflejo de la gafas fué la única reacción visible que se pudo apreciar por parte del sacerdote, dentro de su pequeño rincón de paz.

-Y algo me dice que para la desgracia de muchos sois hábil en semejante trabajo, signora.- Así que la moza era una pirata, a saber a cuantos incautos gustaba de engatusar para luego marcharse con una sonrisa en los labios y un contoneo de cadera.- Pero me temo que en la casa de Dios buscamos detalles un poco mas precisos. Numeros y ensañamiento. Vuestra penitencia se debe... Ajustar a vuestros crímenes.

Había notado cómo su cuerpo se iba inclinando poco a poco hacia la mujer cuando un detalle le hizo enderezarse de nuevo. El tono de voz, la actitud y el echo de que pronunciase su nombre.

-Pero algo me hace sospechar que vos, ni os arrepentís de vuestros pecados ni venís buscando una solución. Mas bien diría que buscáis... Otra cosa de este humilde siervo de Dios.- Las respuestas eran sopesadas con calma antes de ser dichas con voz suave y totalmente relajada en un tono grave y ronco. Si la moza viene a jugar, deberá andarse con cuidado. En la casa que Dios me ha dado para custodiar encontrará un hueso duro para sus corredurías.

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Vie Oct 24, 2014 12:55 am

-Vaya, vaya, un hueso duro de roer, ¿eh? Interesante-
La mujer mantuvo el tono de voz mientras que contemplaba con dificultad los ojos ajenos, curiosamente asemejados a los propios. Era extraño encontrar unos ojos tan azules como esos, y máxime si eran idénticos. Sí, definitivamente, ese religioso se había situado en el punto de mira de Miss Fortune.

Al escuchar las palabras del susodicho religioso, con ese tono grave y ronco, cierto escalofrío recorrió su espalda e hizo que su piel se erizase fugazmente. La mujer se retiró del respiradero y se ocultó en las sombras que el lugar le proporcionaba. No había que ser muy inteligente como para averiguar que era pirata, pero tampoco le quitaría mérito al Padre. Una sonrisa malévola se dibujó en sus labios, de forma amplia, y se le pasó una idea tan temeraria, como tentadora por la cabeza, que no pensaba dudar e llevarla a cabo.

Se mantuvo en la sombra, callada, y esperaba que el padre pensara que la había ofendido con sus palabras. En cierto modo, podría haberlo hecho, pero pasaba olímpicamente de eso, tenía otras cosas en mentes y ninguna buena. Sigilosa se deshizo de su capa, dejándola en su lado del confesionario. Abrió la puertecita que la cerraba y salió. Sus tacones replicaron al chocar contra el suelo y su melena pelirroja y larga hasta la altura de sus caderas  iluminaron la iglesia, solitaria, con sus reflejos. Sus curvas y vestimenta quedaron completamente visibles, y tras suspirar levemente, se dirigió al lugar donde se encontraba el hombre. Tardó pocos segundos en abrir la cortinilla, y mostrarse ante él. Se fijó en sus gafas y eso la hizo morderse ligeramente el labio, no le importaba que la viera, al contrario, mejor para ella. Le daba igual dónde estuviera o quién fuera, estaba en su punto de mira, que ría tenerlo y lo haría, fuera como fuese.

Vestimenta MF:

Su tono de voz se mantuvo, esta vez, intensificando la sensualidad en el habla, dedicándole sus palabras directamente al hombre, que ya no lo veía como un religioso, sino como el varón rubio de ojos azules como los propios que tenía delante. -Y puede que no os equivoquéis, Padre...aunque cierto es que mis intenciones primarias no eran las actuales, pero no me arrepiento por haberlas cambiado.-
avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Raffaello Caruso el Vie Oct 24, 2014 7:53 am

Cuando la mujer se retiró del confesionario, el padre soltó un suspiro de tranquilidad. Por fín un poco de paz, aunque seguro que lamentaria que semejante pieza se marchase decepcionada de la iglesia.

Volvió a centrarse en su tarea de matar el brillo de su bayoneta. Movimientos lentos, rítmicos, arriba y abajo y el brillo del argenteo metal desaparece poco a poco. No le hubiera gustado ver como el descuidado brillo de la pieza de plata, iluminado por un farol o un candil le delatase en medio de la cacería. Lo que le recordó que sin duda debía ponerse en marcha en breve...

Y mientras se levantaba, la mujer del mar volvió a golpear su mundo por segunda vez. Había salido del confesionario para abrir la puerta del sacerdote. Por el cuerpo de Cristo, si tenía mas curvas que el camino hasta Roma. Una melena de puro fuego salia de su sombrero, cayendo por los hombros desnudos, un vientre firme y plano, y unas...

-Loca...- Antes de que pudiera reaccionar la mujer, la aferró de la muñeca y la metió junto a él en el confesionario, en ese pequeño y oscuro rincón, tan pequeño, que solo cabían bien pegados uno a otro, o así seria si no fuera por el plateado filo que se interponía entre ambos. La sotana del padre Caruso estaba entreabierta, mostrando un cuerpo duro y fibroso.- Ni una palabra.- Dijo con voz muy seria, a bajo volumen, mientras procuraba mirar a cualquier otra parte que no fuera hacia la casi desnuda mujer.
Ejem....:
- Si te viera mi párroco... ¿Quieres matar al pobre niño de una apoplegía?

Con un poco de suerte, el niño no tardaría en irse a su casa, pero es implicaba que la cacería se retrasaría. Aunque visto de otra manera, hay otras piezas para cazar...

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Sáb Oct 25, 2014 1:46 pm

Victoria había decidido divertirse esa noche con el Padre, e incarle el diente, aunque esta vez fuera metafóricamente. Mantendría su lado salvaje oculto hasta el último momento, si es que hiciera falta dejarlo salir. Abrió las puertas y su mirada escaneó la figura masculina. Tiempo escaso fue ese, para su desgracia, o eso pensó en un principio, pero pronto descubriría que estaba totalmente equivocada con eso.

El Padre la agarró y la ocultó con él dentro de aquel habitáculo pequeño y oscuro. La cara de sorpresa de la pelirroja no pudo ser más expresiva. Conforme la atrajo dentro, su sombrero cayó al suelo del tirón. La pelirroja quedó pegada a la madera, sintiendo un escalofrío recorrer su espalda por dos motivos: El estar dónde estaba  y la cercanía entre ambos, el echo de tenerla escondida para evitar ser descubierta, la verdad es que la excitaba ligeramente y máxime si veía que bajo la sotana entreabierta podía verse un cuerpo poco esperado para alguien así; además del hecho de tener una bayoneta entre ambos.

Era bastante excitante, aunque demasiado tierno ver como evitaba fijar la mirada en ella y su cuerpo. ¿Seguro que el párroco aparecería o era sólo una excusa para tenerla cerca? Quién sabía, pero Victoria estaba dispuesta a averiguarlo. La mujer guardó silencio como se le había dicho con esa voz seria, pero a cambio, movió su cuerpo dejando la bayoneta entre sus piernas y sus pechos, soltando un suspiro profundo, acariciando su aliento cálido la parte visible de su cuerpo y cuello, alzando sus ojos hasta los semejantes, haciéndose por la feligresa sorprendida, respirando fuertemente y seguido, haciendo que su busto se alzase y descendiese a su antojo. Mientras, un pensamiento y un par de preguntas le rondaban la cabeza. -Por los clavos de Cristo...Este Padre está para comérselo...Uhm..¿Qué hará, Padre? ¿Sucumbirá al pecado?-

La mujer permanecía a la espera, atenta, pero manteniendo su papel de inocente, aunque dudaba que se lo creyese. Si así fuera, sus dotes habían mejorado notablemente, pero eso era caso a parte. Una ligera sonrisa se dibujó en sus labios, mordiendo luego el labio inferior, mientras que sus mejillas se sonrojaron y susurrar. -Padre, ¿Qué está pasando aquí?- Pregutó y de paso hacía referencia a la sujeción de éste sobre sus muñecas y la bayoneta que cruzaba su cuerpo.
avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Raffaello Caruso el Sáb Oct 25, 2014 4:48 pm

Mierda... Desde luego esto no era parte de los planes para esta noche. Se suponía que esta noche cerraría la consistoría, pasaría el cepillo, se echaría una siesta y tras poner el material a punto iría a las afueras a dar caza a un ser de una amenaza de la noche. Y sin embargo aqui estaba, encerrado en un confesionario oscuro, estrecho y bastante mal ventilado con una marinera (Muy probablemente una corsaria pagana), con un cuerpo de escándalo, prometiendo un momento del paraiso en la tierra, una bayoneta entre sus... Atributos y yo, mientras rezo por que el chiquillo se marche para poder dar voleto a esta moza... ¿Pero de verdad quería hacerlo?

Es decir, esta mujer cláramente necesitaba un sermón sobre la abstinencia, la calma y la decencia, pero sin duda no era yo el mejor representante de estas virtudes... A pesar de estar resistiendo estoicamente los muchos encantos de esta mujer. No así mi cuerpo, que respondió con obvia perfidia a mi intento de serenarme reaccionando a su presencia.

-He aquí, tenemos por bienaventurados a los que sufren...- Musité para mi. Giré mi rostro para acercarme al suyo con la mirada seria, soplé a su oido para apartar esa melena pelirroja y susurrar...- Te he pedido que guardes silencio, no quiero que a un niño de ocho años se le caiga la mandíbula al verte...

-¿Padre Caruso? Terminé de limpiar el órgano... ¿He tenido suficiente penitencia?- La voz suave y jovial de un muchacho interrumpió las palabras del padre, acompañada de un par de golpes en el confesionario.- Con su permiso me marcho ya, que si no madre se enfadará conmigo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Dom Oct 26, 2014 2:24 pm

Como si un escalofrío cortante y frío la atravesara, la pelirroja calló de nuevo al ver el mirar serio del rubio, soltando un perplejo y profundo suspiro. Soló su oído y esta sintió como su piel se erizaba. Sus palabras, la halagaron por supuesto, pero su voz, ese tono de voz tan duro y masculino la estaba poniendo tensa, la iba a volver loca. Su respiración se paró en seco al escuchar la voz del crío. ¿Penitencia? Ah, cierto, religiosos. Piensan que con hacer obras de caridad o castigos autoinfligidos (la gran mayoría) quedan libres de pecado. Tonterías. Nadie es un santo, y podría demostrarlo, más de un alto cargo de la Stma Iglesia a la que tanto aman, había caído en sus redes y había podido sacar mil y un beneficio a su favor. Todos eran iguales, aunque el poder cambia los instintos de los humanos. Por suerte para la pelirroja, ella no sucumbiría, total, no era humana, o no en su totalidad...pero eso, es un secretito que se callaría con ella.

Ante la situación en la que se encontraba, bayoneta en ella y el Padre frente a frente, al escuchar al niño, ladeó la cabeza para fijar su vista en la puerta, como si quisiera asemejar la voz escuchada, tan angelical, con su diminuto y joven cuerpo. Al escuchar su petición de retirada, una sonrisa ladeada se dibujó en los labios rojizos de la mujer, la cual giró en dirección al rostro ajeno, quedando a escasos centímetros, ya que este la había susurrado en el oído con anterioridad. Clavó sus ojos en los del Padre, esta vez, sus ojos mostraban porfía al igual que travesura inocente, lamiéndose sutilmente el inferior, en un movimiento despacio.

-Sois un religioso fuera de lo corriente...Padre...Por tanto, ¿qué haréis ahora, castigarme por incitarle o perdonarme y dejarme marchar?- Las palabras de la capitana Miss Fortune, se habían vuelto un susurro desafiante y a la espera de los actos ajenos.
avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Raffaello Caruso el Lun Oct 27, 2014 12:02 am

En cuanto el ruido de los pasos cesó unido al ruido que hizo la puerta principal en cerrarse, dejé escapar un suspiro de tranquilidad. Sin el chiquillo, la iglesia se había quedado vacía a excepción de la marinera y yo. Sin duda alguna, era un alivio saber que el joven estaría fuera de todo esto, pero aun asi...

-Asi que vienes a la casa de Dios, a mi pedacito de cielo en la tierra, sin buscar perdon ¿Y pidiendo ser castigada? ¿Quien eres? Y más importante aun...-Aferró la otra muñeca y la levantó junto con su pareja por encima de la cabeza de la mujer, de golpe y con brusquedad, pero sin hacer fuerza. El rostro del sacerdote estaba serio, sus ojos azules fijos como dos bloques de hielo sobre los de la mujer. El gesto dejó abierta por completo la sotana, revelando la dura musculatura del vientre y el pecho fuerte y torneado, ligeramente bronceado.- Se que hay ciertas personas que me conocen solo por el nombre, pero tu no tienes aspecto de ser una monja de clausura o un monje benedictino.

La voz ronca del hombre salía en un siseo de los dientes entrecerrados, a escasos centímetros de la marinera, cerca, muy cerca en el de por si reducido espacio, sin llegar a tocarla excepto por las muñecas. Su cuerpo despedía un calor suave y un aroma a menta y jazmín suave salió de la sotana al tiempo que esta se abría.

-Te has presentado en esta iglesia sabiendo de antemano quien era yo... Lo justo es que yo también sepa tu nombre, y tus intenciones.- El filo de la bayoneta seguia entre ambos, incrustada en el suelo, separándolos y evitando que se aproximaran más.

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Lun Oct 27, 2014 12:26 pm

Pues ya está, de nuevo maniatada, parece ser que esa estrategia les gustaba a los hombres de hoy en día. En cierto modo, no la importaba, porque llegaba ser divertido ver como intentaban imponer su hombría, aunque en ocasiones resultaba hasta ligeramente excitante, y estaba claro que en estas circunstancias en las que se encontraba nuestra capitana favorita, llegaba a ser demasiada tentadora para la excitación.

La bayoneta seguía entre ambos, y estaba empezando a hartarse de ella. Más que un arma, lo veía como un estorbo, y eso la molestaba y distraía. Bajó la vista hacia el pedazo de metal, cuya hoja encajó entre el puente y el tacón de una de sus botas, y con cierta fuerza, la desancló del suelo al empujarla bruscamente hacia un lado, dejando que esta se fuera deslizando entre ambos y cayera al suelo despacio. Tampoco es que hubiera demasiado espacio como para que cayera a gran velocidad y con un replique de la hoja metálica contra la madera, pero por lo menos, ya tenía menos posibilidades de que ocurriera un accidente que esa…cosa…ahí en medio.

La pelirroja siguió el recorrido del arma hasta que se perdió de su vista, para luego fijarla en el cuerpo del Padre, empezando por la cintura, y subiendo por su vientre y torsos musculados, recorriendo todos y cada uno de su asombroso busto. Sus ojos se iban abriendo poco a poco de la sorpresa cuales platos. –Maldita sea…¿pero quién diablos eres tú...Caruso?- Se preguntaba a sí misma, manteniendo la calma cómo podía o su cuerpo se lo permitía, ya que se estaba calentando sin remedio y removiendo inquieto. Al volver a mirarle, silbó suavemente, mientras sonreía descarada.

-No soy nada de eso, y menos una monja, Padre. Puede llamarme Victoria, y referente a mis intenciones…- Soltó una vil risita entre dientes, y se acercó lo justo para concluir su explicación sobre los labios ajenos, sin llegar a juntarlos, solo rozarlos ligeramente y acariciarlos con su aliento.  -…No pienso decírselas, así es más divertido. Además, no sería justo, ya que tampoco conozco las suyas…aunque cualquiera diría que no será las apropiadas para su cargo…Padre Caruso.- Al finalizar, sonrió de medio lado, para separarse de él y quedar pegada de nuevo a la madera del confesionario, tornando sus facciones serias pero a modo desafiante. Estaba a la defensiva en cierto modo, por lo que le habían contado, este Padre era todo una caja de sorpresas. ¿Sería verdad?
avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Raffaello Caruso el Mar Oct 28, 2014 12:25 am

El mantuvo sus muñecas levantadas, sin ejercer fuerza, simplemente por que el hacerlo le daba una perspectiva bastante agradable de la mujer. Dejó caer una mano, sujetandoi sus muñecas con la diestra, paseo el dorso de la mano por la mejilla de la pelirroja, apartando sus cabellos en una suave caricia. Ladeo la cabeza con interés. Esta mujer tiene hielo por las venas, me parece de lo más interesante... Una idea peregrina cruzó por la mente del exorcista que le hizo exhibir una sonrisa tentadora, como si el mismísimo diablo se hubiera aparecido en el confesionario.

-De modo que Victoria Senza Intenccione. Un nombre curioso cuanto menos.- El mayor se inclino un segundo para recoger el sombrero de la marinera con su mano libre, dejándolo sobre la bayoneta que la mujer aparto en su momento.- Por suerte soy un experto sacando secretos a la luz... Y lo que no son secretos también.

El padre Caruso se acercó más a la mujer, más de lo posible aún, haciendo que la mujer tuviera que sentarse en el pequeño asiento destinado al clero que se sentaba ahí para escuchar las confesiones de los pecadores. Y su cabeza siguió bajando en busca de la de la mujer, mirándola fijamente con una sonrisa tranquila, antes de besarla de forma súbita e intensa, buscando la intimidad de su boca con la mía, solos en una iglesia, escondidos de nadie en un viejo confesionario. La camisa del padre revoloteó totalmente abierta, a los lados del torso desnudo del hombre mostrando la curva que hacía el religioso en su afán por hacer llegar su testa a la cabeza de la joven en tan angosto lugar.

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Mar Oct 28, 2014 1:35 pm

Aquel bastardo la encantaba, estaba fuera de lo común, se saltaba las reglas como le daba la realísima gana, y eso le llamaba muchísimo la atención. Era gracioso ver las sorpresas que te depara la vida. Y pensar que ese individuo, tal religioso que se aparenta, realmente era un lobo con piel de cordero.  ¡Por todos los demonios, Victoria estaba divirtiéndose como nunca! Pero algo en su interior le decía que debería tener mil ojos pendiente del rubiales, estaba clarísimo, tanto por sus informadores como por lo que estaba experimentando, que tantas sorpresas juntas le podrían estallar en la mismísima puta cara, como un cañonazo mal preparado.

Estaba pendiente del gesto ajeno, muy serio y tentador, para qué mentirnos,  pero tanta tensión en el ambiente la estaba poniendo de los nervios. O hacía algo, o las cosas se pondrían muy feas. Recogió su sombrero y la empujó para que la pelirroja quedara sentada, eso sí, sin que el rubiales le soltara las muñecas, por supuesto. Como si eso la pudiera detener.  Pero, claro, ¡Sorpresa, sorpresa! Como si el condenado hubiera leído su mente, al fin dio el primer paso, ¿primero? Sí, primero, porque después de eso las cosas no iban a quedar ni muchísimo menos calmadas.

Ante tal beso inesperado, pero buscado como desafío, la pelirroja solo dudó unos segundos en continuárselo gustosa, entreabriendo sus labios atacados y asaltados por los sorprendentemente cálidos y suaves de los ajenos.  La verdad, Victoria se había sorprendido, puesto que no esperaba realmente que el Padre cediese, aunque, no desaprovecharía la ocasión frente a tal elemento.  Sus párpados fueron cerrándose lentamente, hasta quedar entornados a media altura de sus pupilas, sin dejar de mirar fijamente los  azules del religioso, mientras que su lengua acariciaba los labios ajenos, y su espalda se curvaba como podía, asemejándose a la posición que tomó su torso desnudo e inclinado sobre su cuerpo.  Apretó los puños con fuerza, controlándose como podía, pero su cuerpo se tensionaba cada vez más, deseosa de hincarle el diente, pero no literal, por su bien… -Qué más sorpresas me tienes guardadas...Caruso?-
avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Raffaello Caruso el Mar Oct 28, 2014 6:48 pm

Un sabor explosivo, sin lugar a dudas. No lamentaba que la moza hubiera entrado en su turno buscando solo Dios sabe que... Aunque empezaba a hacerse una idea, aunque muy ligera sobre las ocultas intenciones de la pelirroja. La intimidad del confesionario brindaría la oscuridad total que la iglesia, con sus grandes ventanales denegaba aun en la hora más oscura. La incomodidad del estrecho espacio solo era un aliciente para estrechar más contra sí a la salvaje belleza que se había presentado.

Sabía a mar y sal, con el fuego en su cabellera y las curvas del diablo en su cuerpo. Sin duda, era un pecado que bien merecía una durísima penitencia, que mas tarde cumpliría. Pero cruzaría ese puente en su debido momento, ahora tenía otras cosas en mente y sin duda se prestaban mucho más apetecibles de lo que se podría esperar. Y hablando de cosas duras, el padre Caruso estaba deseando mostrar a la joven la "firmeza" de la seguridad que tenia. Sin duda sería un buen castigo por la apoplegía que le podría haber causado al pobre joven.

-Ya las verás, signora Victoria... A su debido tiempo, por supuesto.- Murmuró con una breve sonrisa, antes de besar su mandíbula con deleite. El reguero de húmedos besos fue bajando poco a poco, centrándose en el cuello. La mano que sostenía sus muñecas las soltó acariciando la mejilla pálida como el alabastro al tiempo que la otra mano bajaba a la cintura, más concretamente la espalda y la atraía hacia él.- Tenemos toda la noche para ello... Si es que tienes fuerzas para soportarlo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Mar Oct 28, 2014 8:29 pm

Acabó pegada completamente a él justo en el momento en el que este deshizo la atadura que inmovilizaban sus manos, sin lastimarla, con las propias. Aprovechó para bajar los brazos y relajarlos tras haberlos tenido un buen rato en alto, la verdad, se le habían adormecido, pero no tardó mucho en volver a usarlos, esta vez, aferrándose al cuello de la sotana, para deslizarla lentamente por sus hombros, hasta la altura de media espalda y los codos del varón, a la vez que sus ojos azules le vigilaban de reojo. Los sucesivos besos que el rubiales le regalaba por la superficie de la piel porcelanosa de su cuello, la hicieron soltar un profundo suspiro placentero al sentirlos, justo a la altura del oído ajeno, mientras que cerraba los ojos despacio al mismo momento en el que esta  dejaba caer lentamente su cabeza hacia atrás, dejándole mayor libertad de espacio y movimiento al Padre. Victoria seguía aferrada a la sotana, permaneciendo sentada, cosa que la incomodaba, por lo que se fue incorporando con lentitud hasta quedar de pie, cuerpo a cuerpo con Caruso, aunque la diferencia de altura era ligeramente considerable, por lo que optó ponerse de puntillas para alcanzar su estatura de igual a igual, y rodear su cuello con sus brazos, pero no antes de haber acariciado sus musculosos brazos y hombros, al igual que su prieto cuello, y rodearlo por fin. Esto ocasionó que la pelirroja aplastara su abultado busto contra el ajeno, duro y fibroso, perfectamente palpable, cosa que la ruborizó un poco más en sus ya sonrosadas mejillas. Ante la posición en la que estaban, la dama pelirroja optó por susurrarle con un tono desafiante, pero no menos sensual.

-Caruso, dime tu nombre...- Ciertamente, si la cosa seguía así, el ambiente iba más que a caldease, y para nada la llamaba la atendo de llamarlo Padre o Caruso, llamarlo por su nombre haría que pecar fuera algo más íntimo, como un secreto que ambos guardarían, bueno, vigilados por el Altísimo, si es que estaba haciendo acto de presencia. Justo después, prosiguió hablando, manteniendo el tono. -Eres un maldito pecador, y eso me excita...Aunque, ¿no crees que estamos un poco apretados e incómodos...aquí dentro?- Concluyó, para después enredar sus finos dedos entre los cortos cabellos del Padre, aferrándolos y alzándole el rostro, el cual ella miró para después buscar su boca, la cual invadió con su lengua, permaneciendo con los ojos entrecerrados. Demasiado se estaba controlando, y eso había que ponerle fin, y rápido. Era la hora de que el infierno hiciera presencia entre tanta Santidad.
avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Raffaello Caruso el Lun Nov 03, 2014 6:51 pm

Ladee la cabeza ante sus provocaciones y peticiones. Esta mujer era pura tentación. Que lástima... Que pudo haber profanado a esta joven, pervertirla hasta convertirla en un ser de la noche. La pasión se vio atemperada por la lástima que sentí por la chiquilla que fue en su día. Aunque fue solo un segundo. Un gesto de sus labios mientras me pedía mi nombre, un gesto de arquear la espalda, y la presión de sus pechos sobre mi hicieron volar la piedad trayendo de vuelta el deseo con renovadas fuerzas.

-¿Salir del confesionario? De ninguna manera. Lo que ocurra aquí es secreto de confesión, y estas en medio de tu penitencia. Solos tu, Dios y yo. Además, si lo dejamos antes siquiera de ponernos serios, debería ponerme serio. Y no querrías verme serio fuera de estas paredes...- Respondí con tono perverso, a sus peticiones. Desde luego, vaya ideas.

Deslicé mis manos por la cintura, introduciendo los pulgares por la comisura de sus calzas, acariciando la fría piel de sus caderas con la punta de los dedos, sin tirar hacia abajo, retándola a proseguir en este entretenido y endiabladamente peligroso juego.

-Raffaello. Raffaello Caruso.- Susurré a su oido con diversión.- Y soy el mayor de los pecadores que conocerás jamás. Soy el lobo que juega a disfrazarse de perro para apartar a las bestias del rebaño para que alcancen el paraiso. Siempre de espaldas a la luz.

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Mar Nov 04, 2014 8:17 pm

Un ligero escalofrío recorrió sus caderas y su espalda al notar los pulgares ajenos entre su vestimenta y su piel, la que se erizó sin remedio ante tales actos. Ese escalofrío se le metió la mismísima columna, como si un frío helado la invadiese, para resurgir en el mayor calor ardiente, superior al propio fuego, el que fue formando como una segunda piel calorífica en el cuerpo de la pelirroja.

Ante la predisposición del rubiales de permanecer dentro del confesionario, lo aceptó de buen grado, y el hecho de que Dios viera lo que era realmente pecar, la hizo sonreír vilmente. Miró a Raffaello fijamente a los ojos mientras sonreía y se acercó a morder el labio inferior del susodicho, estirándolo con desafío, para susurrarle sobre estos en el momento en el que lo suelta. -Por si te lo preguntas, creo en Dios, a mi manera, pero creo.- Lamió los labios del Padre y posteriormente los propios. Continuó. -Y creo que Dios te envía para castigarme, pero...¿quién te castigará a ti...Raffaello?- Finalizó para deleitarle al instante con un fugaz beso.

En el momento en el que los labios de ambos se separaron, Victoria agarró fuertemente al Padre de los hombros, y usando sus piernas y el propio peso del cuerpo ajeno contra sí mismo, lo sentó donde anteriormente estaba postrada ella. Al tenerlo sentado, no tardó ni medio segundo en sentarse en su regazo, dejando que las manos del hombre se mantuvieran en el lugar en el que estaban , sobre sus caderas y sus pulgares rozando su piel, para ella apoyar sus manos sobre la madera tras el asiento de este, a ambos lados de la cabeza de Raffaello, mirándolo fijamente, de nuevo, pero esta vez manteniendo una distancia mínima entre ellos, para poder susurrar. -Vamos...ponte serio...quiero ver de qué estás hecho..."Peccatore"...-
avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Raffaello Caruso el Mar Nov 04, 2014 10:52 pm

Respondió con gusto a los besos de la pelirroja, no pudo evitar que su tersa piel era fria al tacto, pero bien pensó que esta noche bien podría ignorarlo, quizás hasta encontrarle un lado positivo. Mañana sufriría por ello sin duda. Y el precio merecería la pena. Y hablando del precio, la mujer pareció leerle el pensamiento al nombrarle su personal castigador.

-Descuida, te dedicare todo el tiempo que necesites, pobre pecadora para traerte al sendero del señor, aunque el echo de adorarlo de una manera personal puede que nos... facilite el trabajo a ambos. ¿Acaso crees que no me basto para castigarme?- Apartó las manos de la joven y se deshizo de la parte superior de su atuendo con gestos lentos, mientras su musculado cuerpo se marcaba bajo la piel tostada, limpia de cicatrices, sin moratones ni marcas de ningún tipo, salvo unas extrañas escrituras que surcaban la espalda, lejos de la vista de la mujer.- Yo elegí un camino de autosacrificio para el mayor bien, el futuro.- Comentó con un deje de desinterés antes de besar de nuevo a la mujer, mordiendo el labio inferior de Victoria como antes hizo ella, disfrutando de la leve hinchazón que aparecía en el.

Libre por fín de la chaqueta, la dejó en el suelo, y volvió a llevar las manos hacia el cuerpo ajeno, a ambos lados del cuello, pasando los pulgares por la mandíbula con una sonrisa distraída.

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Miér Nov 05, 2014 12:24 am

Correspondió a los besos con las mismas ganas que el rubiales,introduciendo su lengua en la boca ajena, degustanfo su paladar y buscando la compañía húmeda y cálida de Raffaello. Al dedejar que este mordiera su labio inferior, abrió los ojos completamente, relamiendose cual apetitoso pastel delante de los ojos del mayor goloso de toda Venecia. Su cuerpo musculado y tostado la hizo suspirar y conforme sintió las manos del hombre sobre su cuello y sus pulgares sobre su mandíbula, la pelirroja bajó sus manos por los hombros del hombre, bajando por su torso fibroso y clavó las uñas ppor este, arañándolo y siguiendo el recorrido de sus propios dedos con la mirada,sintiendo como la tentaba y gustosa sucumbiría.

Victoria continuó con su entretenimiento, acercándose peligrosamente al cuello del hombre mientras dejaba caer su propio peso sobre el cuerpo ajeno. Comenzó a besar y lamer el cuello de Raffaello, con un toque de sensualidad, quizquizás ligeramente derrochada, pero mejor que sobrara a que faltara. Continuaba avanzando por su prieto cuello, para posar sus manos sobre las suyas e ir bajándolas hasta la parte baja de su espalda, justo encima de sus curvas, mientras que alzaba su rostro y simplemente, le besó, invadiendo su boca como anteriormente había hecho, mientras que rozaba su busto contra el ajeno, ahora desnudo, y su vientre plano, notando los abdominales del varón provocando un quejido ahogado mientras lo besaba.
avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Raffaello Caruso el Miér Nov 05, 2014 11:05 pm

Libre del impedimento de la camisa y con las manos y la boca ocupados, ya fuera deleitándose en la boca y cuello o en la espalda y las caderas de Victoria, decidió dar un vuelco a la situación en la que se andaban.

-Deberíamos dejarnos de preámbulos...- Musitó entre quedos besos antes de aferrar las caderas de la joven con mas fuerza, levantarla a pulso, cuidando de no golpear techo o paredes del pequeño y cálido confesionario y con un giro, caer él sobre el asiento y ella sobre él, sentada encima de su entrepierna, dura y prominente tensando la tela del pantalón del exorcista.- Y avanzar hasta un grado mas óptimo...

El sonrió travieso y pícaro, con el rostro ligéramente por debajo del de la dama pelirroja, y bajó un poco más, besando primero la clavícula, para luego dejar un rastro de mordiscos y caricias por la misma bajando suavemente sin prisas por su pecho.

-¿Planeas seguir asi de cubierta mucho tiempo más, Victoria?- Preguntó mirando desde abajo, a través de las gafas con los ojos azules como el hielo primaveral y una sonrisa picara y tentadora como la del mismo Satán.

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Jue Nov 06, 2014 12:01 am

Besos intensos. Respiración entrecortada. Quejidos ahogados. Cuerpos fogosos. Pasión y lujuria. Ese era el resumen de la situación en la que se encontraban tanto la vampiresa pelirroja y el Padre Caruso. Quedó ella sentada sobre las caderas, oblícuos y entrepierna ajena, dura y abultada, con la se rozó ante el palpe inevitable de esta. Se mordió los labios, mirándole, y supo que ese pedazo de pecado lo tomaría en cuestión de segundos, lo haría suyo, y ya se vería que pasaría con su cintura y bajos.

Miró directamente a los ojos al rubiales mientras que este hablaba, y ante sus palabras y la pregunta "¿Piensas seguir así de cubierta mucho tiempo más, Victoria?" no pudo, más bien no quiso, ocultar una mirada más que lasciva, agachando ligeramente e rostro, hasta quedar a escasos centímetros de los labios ajenos. No los besó, ni muchísimo menos, Victoria S Blueflame tenía en mente algo más divertido. Quería jugar con el Padre, y todo empezaría con su respuesta. -Durante todo el tiempo que se te antoje...- Lamió los labios propios, mientras que alcanzaba las manos del hombre e hizo que acariciara sus caderas, sus curvas en la parte baja de su espalda y, finalmente, depositarlas sobre sus prietas y embutidas nalgas. -...Sigo así vestida por tu culpa, Raffaello.- Finalizó.

Soltó una sonrisilla traviesa y juguetona, pero no menos desafiante. Volvió a morder el labio inferior ajeno, y mientras lo estiraba soltándolo despacio, se incorporó lo justo para quedar completamente sentada, abriendo un poco más sus piernas plantando la suela de sus botas y tacón contra el suelo. Sus manos soltaron las del hombre, y con ellas las fue subiendo por la curva de su espalda, por sus costados, perfilándolos, subió hasta su cuello  alborotando los cabellos que cubrían su cuerpo, para finalmente bajar hasta sus pechos, acariciarlos y deslizar sus dedos por la anudación que se localizaba justo debajo y entre estos, oprimiéndolos con la vestidura prieta y esfímera. Sensual y lentamente, deshizo el nudo, dejando libres sus senos, pero aun cubiertos por la tela que antes los recluía. Sus manos pasaron de su pecho, al ajeno acariciando y dibujando los abdominales del varón y susurrar después. -Si quieres tenerme, tendrás que ganártelo...Cavaliere...-
avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Raffaello Caruso el Lun Nov 10, 2014 12:28 am

El padre se apartó unos centímetros elevando la mirada hacia la mujer, con los ojos brillantes como el hielo tras las gafas, la nariz pegada a su vientre, los labios, torcidos en una mueca de reto y descaro, que se extendían poco a poco, las manos firmes, sujetando la prenda inferior de la la pelirroja.

-Ohhh es culpa mía... -Responde con sorna, mientras besa suavemente el vientre desnudo de la joven, encima del ombligo, hasta que la espalda del hombre empezó a erguirse, elevando el rastro de besos que Caruso estaba dejando sobre la fría piel de la vampiresa.- Descuida que me haré cargo de ello.

Las manos se hicieron a un lado, subiendo hasta la parte alta de la cintura de Victoria, mientras él empujaba suavemente el pecho con su cabeza, empujando a la mujer a doblarse y quedaren una postura casi horizontal, con la cabeza del hombre colocada obscenamento sobre el busto, mordiendo impúnemente la cinta que une ambos aros, separándolos entre sí, lentamente, saboreando la sensación de fuerza de su posición, hasta que lo lanza a un lado con un gesto, sejando totalmente expuesto el pecho de Victoria, al que todavía ni ha mirado.

-Mucho mejor asi...- Susurra mirando fíjamente a los ojos a la dama, antes de levantarlos a ambos con un tiron fuerte, pegando ambos pechos desnudos uno junto al otro, el suyo y el de ella, ambos erguidos, ella sentada sobre él, notando en todo momento el bulto bajo su entrepierna, el miembro del varón, prisionero bajo el pantalón.

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Mar Nov 18, 2014 12:46 am

Victoria sintió como su pecho quedaba al descubierto tras se recostada al antojo preciso del rubiales, de ojos azules y fríos como el hielo. Sintió sus caricias, y sus besos como un reguero desde su vientre hasta la mediación de sus pechos, dejando que su cabeza se reclinase al quedar casi horizontal, con sus cabellos resbalando y precipitándose al vacío del suelo delo confesionario. Tras unos segundos, alzó la cabeza lo justo para clavar sus orbes azulados en los ojos ajenos del Padre Caruso, suspirando ligeramente ante la excitación del momento. En ese instante, su cuerpo fue forzado bruscamente a quedar se nuevo en vertical, haciendo volar su melena pelirroja, para acabar con sus pechos desnudos aplastados contra el musculado y firme torso fibroso del varón, haciéndola soltar un profundo quejido, que acabó con terminado de gimoteo.

La pelirroja quedó a escasa distancia del rostro de Raffaelo, nuevamente, mordiéndose los labios furtivamente, al igual que la manera en la que mirada al rubio. Optó por quitarle las gafas, y poder contemplar gustosa los ojos del Padre, para apartarlas y dejarlas caer sobre la sotana anteriormente desprendida de su sorprendente cuerpo, evitando así que se rompieran. Victoria aprovechó para desprenderse de la parte superior de su vestimenta, para quedar esta desnuda completamente de cintura para arriba. Concluyó su destape, dejando esta que cayese junto a ellos, sobre el suelo laminado, para aferrar las manos del hombre con fuerza y dejar que estas acariciasen sus caderas, para subir las propias con descaro hasta sus hombros, para arañar sus pectorales con cuidado, y acariciar sus abdominales, hasta el cinto del pantalón,el cual desabrochó y dejó que su erección hiciera acto de presencia, -aun más si cabe-, para posteriormente palparla con la mano izquierda.

Pocos segundos después, la dama de cabellos como el mismísimo fuego del infierno, susurró sobre los labios ajenos, con un tono sensual y lascivo. -Vamos, Raffaello, estoy segura que sabes hacerlo mejor...- Se lamió los labios despacio, a la par que desviaba su mirada a los labios de éste y los devoraba sin piedad, lamiéndolos, mordiéndolos, saboreándolos; invadiendo la boca ajena, deseosa, fogosa, y temeraria. El siguiente paso, le tocaba a él, ¿Se atrevería?
Confesiones Paganas

Iglesia ××× Raffaello Caruso
Thanks Sabine



avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Raffaello Caruso el Dom Nov 30, 2014 11:37 pm

Notaba el cuerpo en tensión, las mutuas caricias habían echo que su cuerpo estuviera deseoso de cerrar cualquier distancia entre ambos cuerpos, de aferrar el cuerpo de la pelirroja con ansia. De su boca entreabierta dejo escapar un suspiro cuando las manos de la mujer recorrieron su pecho, bajando cada vez más, hasta el punto que bajó la vista para encontrar su miembro aferrado en la mano de Victoria. Entrecerró los ojos, buscando los de ella, maldiciendo no por primera vez su impedimento visual.

-La cuestión es si estás preparada para el próximo escalón de la escalera.- Comento cuando tuvo los labios libres durante el instante entre su beso y el de el. Agresivo, duro, echándose encima de ella, buscando la más mínima oquedad de su cuerpo para cubrirla con sus caricias o labios, ningún lugar quedaría a salvo de su paso.

Con ambas manos a cada lado de su cabeza, prolongando el beso sin descanso, hasta quedarse sin aire, bajando las manos por el cuello, en una suave caricia, un leve paseo de los dedos hasta llegar a sus pechos. Abarcándolos con las manos llenas, apretando suavemente al principio, por encima y debajo del botón hasta notarlo duro y saliente. De nuevo, las caricias se volvieron suaves, circulares alrededor de la aureola, haciendo que el pezón se erizara lo máximo posible antes de rodearlo con el indice y el pulgar , para frotarlo con suavidad pero firmeza. Momento en el que decidió dejar sus labios libres de nuevo para morder su cuello en un gesto del cuello, apartando previamente su melena de rojo fuego con la nariz para dejar paso libre a los labios y dientes, que se cebaron con el cuello desnudo de la dama en cuestión.

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Victoria S. Blueflame el Dom Dic 21, 2014 11:10 pm

Dureza y virilidad es lo que se encontraba en el interior de esa fría mano de la ardiente pelirroja. Su delicada, pero firme mano, tomó la iniciativa y comenzó a acariciar la intimidad del exorcista con movimientos suaves cual terciopelo, acompañados con ascensos y descensos cuales melodías musicales, queriendo adentrarlo en un trance placentero sin retorno. Mientras tanto, los labios de la dama se acercaron peligrosamente a su oído y deleitó al varón con su sensual voz, cediéndole la invitación para que sucumbiera ante la excitación, si es que no lo había hecho ya.

-Querido, soy una experta en escaleras...Y el primer peldaño de éstas, son los fáciles de superar. Lo complicado viene después...- Mordió el lóbulo de la oreja de Raffaello, para complementar su osadía con una vil sonrisa ladeada en sus rojizos labios, aumentando su color progresivamente con cada beso que ambos se daban. Un impulso instintivo llamó a su ¿puerta?, el cual contuvo, ya que su sed de sangre rompería todo el encanto del momento. Nada pasó, excepto lo ya empezado y continuado, ya que el alzado y descenso de su mano aumentaba tanto en ritmo como en presión casa segundo que pasaba.

Las manos ajenas arremetiron contra sus pechos, y en el momento en el que el juego de sus dedos endurecieron sus pezones, Victoria soltó profundo gemido que provocó que su espalda se curvara al estremecerse por su juego. Cerró los ojos despacio, a la par que el rubiales devoraba su gélida piel del cuello, acelerando su respiración, correspondiente al crecimiento de su pecho al respirar. -Vamos...Raffaello. Explota.-
CONFESIONES PAGANAS (+18)

IGLESIA ××× RAFFAELO CARUSO
Thanks Sabine



avatar
Pirata — Capitán


Frase "Todo ángel tiene su demonio."

Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t29-exp-victoria-s-blueflame

Volver arriba Ir abajo

Re: Confesiones paganas [Priv. con Raffaello Caruso]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.