¡Bienvenido a Krory Milium, Invitado!

Nos alegra verte por aquí.




Últimos temas
» ۝ Confirmaciones.
Jue Nov 02, 2017 8:34 pm por il Maestro mascherato

» ۝ Cambios de botón y otros.
Jue Nov 02, 2017 8:31 pm por il Maestro mascherato

» ۝ Petición de Afiliación.
Jue Nov 02, 2017 8:19 pm por il Maestro mascherato

»  {INFO} ۝ Razas y Habilidades
Jue Nov 02, 2017 4:01 pm por il Maestro mascherato

»  {A} ۝ MODELO CÁMARA DE BANCO
Jue Sep 14, 2017 5:14 pm por Tesorero

» {A} ۝ MODELO CRONOLOGÍA
Jue Sep 14, 2017 11:04 am por il Maestro mascherato

» {INFO} ۝ ACADEMIAS EXORCISTAS
Miér Sep 13, 2017 11:50 am por il Maestro mascherato

» {A} ۝ REGISTRO GLOBAL OBLIGATORIO.
Mar Sep 12, 2017 7:20 pm por il Maestro mascherato

» {A} ۝ MODELO FICHAS
Mar Sep 12, 2017 4:40 pm por il Maestro mascherato

» Ho Seok ¡pruebas
Mar Sep 12, 2017 1:09 am por Ho Seok

» Who's the one hurting? [Priv. Zaira de la Vega]
Jue Feb 23, 2017 5:48 pm por Zaira De la Vega

» Mistery Dancing (Privado Marie)
Lun Ene 23, 2017 6:22 pm por Marie Labov

»  Una Banshee ( Eretreia)
Sáb Ene 21, 2017 1:54 am por Eretreia Bennett

» Fire [Priv. Alexander Wayland]
Sáb Ene 21, 2017 1:20 am por Eretreia Bennett

» Confieso que...
Miér Ene 11, 2017 1:24 pm por Victoria S. Blueflame

» Las caricias entre la noche pierden la cordura por la tentación. /Priv. Marie./+18
Mar Dic 06, 2016 11:55 pm por Marie Labov

» Shake and Fingerpop —Marco.
Miér Sep 07, 2016 12:35 pm por Marco Farnese

» ¿Qué canción...?
Lun Sep 05, 2016 3:54 am por Nuvak

» ¿Qué piensas del de arriba?
Lun Sep 05, 2016 3:29 am por Nuvak

» ¿Crees en el destino? [Priv Kaile Blair]
Miér Ago 31, 2016 3:03 am por Kaile Blair

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Jue Mar 19, 2015 10:15 am.






Compañeros







Damos crédito a HeySpace y RavenOrlov eget posuere mi. Aliquam faucibus gravida aliquet. Curabitur odio urna, tristique et porta eu, bibendum et ex. Phasellus vel eros ante. Maecenas et pellentesque risus. Praesent in quam at mauris convallis scelerisque.
N U E S T R O S — A F I L I A D O S


VÓTANOS!




CRÉDITOS
Agradecemos a todos los miembros del foro su dedicación y participación en Krory Milium, sin vosotros esto no sería posible. Gracias al Staff por su ayuda para mantener el foro y sus diseños que le dan al foro una imagen increíble. Les damos las gracias a todos los miembros del staff de ForoActivo que nos han ayudado con nuestros problemas y nos han tratado y atendido de maravilla.

La trama del foro es original, inspirada en la serie D-Gray Man. Todas las tramas, historias, diseños y códigos son creación del staff. Por favor no copies o toméis sin permiSo.

Las imágenes que ambientan el foro han sido extraídas de DeviantArt, Pinterest y zerochan.


SÉ ORIGINAL, NO COPIES.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Questa mattina stava andando così bene... Privada con Gio Di Cavalli

Mensaje por Raffaello Caruso el Jue Oct 23, 2014 10:42 pm

El anochecer daba paso a un nuevo día. La cálida luz iluminaba la casi desierta Gran plaza con su brillante halo de luz, despuntando entre la bruma matutina, perfilando hermosos brillos plateados. Solo un hombre se encontraba en la plaza, arrodillado en un pasillo lateral de la plaza, en actitud orante, de rodillas.

-Pulvis eris et pulvis reverteris... Amen.- La afilada bayoneta se abrió paso con más fuerza, atravesando las manos del vampiro, buscando con avidez el corazón muerto y putrefacto con un crujido de costillas rotas y músculos desgarrados mientras el ser desencajaba su boca en un silencioso rictus de dolor al tiempo que su piel se agrietaba y consumía, volviéndose fina y quebradiza como el papel*.

El hombre se mantuvo firme, sosteniendo sus armas de plata mientras gotas de sudor caian de su frente perlada de humedad, la ropa pegada a su cuerpo por la cacería de esta noche, ligeramente agitada por los últimos estertores de muerte del ser hasta que se tornó polvo y fué arrastrado por la brisa matinal. Con un suspiro, el exorcista Raffaello se levantó, deslizando las armas en su larga gabardina de color gris.

-Cazzo...- Musitó mientras se agachaba y recogía sus lentes para ponérselas con un gesto que ocultaba su sádica sonrisa durante un segundo, volviendo a ser el buen padre Caruso, un sacerdote más.

Volver arriba Ir abajo

Re: Questa mattina stava andando così bene... Privada con Gio Di Cavalli

Mensaje por Invitado el Vie Oct 24, 2014 5:05 pm




Acababa de salir de la Iglesia después de varias horas ordenando, recogiendo y limpiando la capilla. Agradecí un poco de luz en cuanto logré salir de la lobreguez cristiana. Me molestaba, ligeramente, pero mis hábitos de monja lograban tapar mi sensible piel a pesar de la furia de la luz.

Caminé en dirección hacia el convento, lenta, tarda y rota. Mi mirada quedaba fija contra el suelo, como siempre, cabeza gacha, no quiero llamar la atención, soy un fantasma.

Entonces escuché un crujido estremecedor, y alcé la cabeza con sorpresa hacia el lugar donde procedía aquel sonido. Mis ojos se abrieron como platos en una imagen de terror, asomo y obscenidad.

P-padre Caruso... — mustié con las manos sobre mis labios, sin poder apartar ni borrar la mirada de la escena.

Conocía a ese hombre, la madre superiora me había hablado mucho de él, pero nunca había tenido el agradecimiento de toparme con él. No sabía que era un exorcista, y verle asesinar así a un vampiro ante mis ojos conseguía hacerme temblar del terror. Me gustaba la sangre, no como alimento si no como placer visual, amoroso, pero ver cómo ese hombre le hundía la bayoneta en su cuerpo por el simple echo de ser vampiro me sobrecogió, no quería acabar así. Aunque sabía muy bien cómo ocultar mi forma vampírica y parecer una simple monjita humana de pacotilla, que es lo que siempre he querido ser.

El hombre se puso en pie, y yo tuve que alzar la cabeza para poder mirarle. Era un individuo tremendamente alto y corpulento, y más me lo parecía a mi, que ni siquiera alcanzaba el metro sesenta, peso pluma. Di un paso hacia atrás, inconscientemente y asustada, ponía tanto empeño en mis interpretaciones que me las terminaba creyendo.

¿Q-qué se hace con el cadáver? — pregunté, frágil, tímida, ese hombre me inquietaba con su sola su presencia. Aparté la mirada, nunca había visto a un exorcista asesinar a un vampiro, jamás, mi curiosidad por aquello aumentaba cada segundo. Yo necesito saber más, y más... si no me pierdo, me encelo, y ni Dios podría encontrarme.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Questa mattina stava andando così bene... Privada con Gio Di Cavalli

Mensaje por Raffaello Caruso el Dom Oct 26, 2014 12:48 pm


Una vocecilla me sacó de mi ensimismamiento, Me giré para comprobar el origen y me sorprendió encontrarme a una esposa de Dios, una religiosa como yo. La hermana Gio Di Cavalli, si la memoria no me fallaba. El padre Mikael fué muy escrupuloso con los nombres de mis compañeros religiosos. Tantas horas de memorizar nombres y caras.

-Hermana Di Cavalli.- Hice un asentimiento de cabeza con el rostro inexpresivo. No la había oído acercarse, absorto en mi tarea, y me preocupaba su reacción. No todas las personas aceptan de igual forma el espectáculo de la muerte de un vampiro. Ella era una monja, pero eso no garantizaba nada.- No se necesita hacer nada con el cuerpo. La naturaleza lo reclama con la voracidad de un depredador hambriento.

Mientras hablaba, el marchito cadaver se fué pulverizando, recibiendo el cuerpo el abuso de la edad de golpe. Debería ser un vampiro realmente antiguo, pues su cuerpo se tornó polvo en breve tiempo, esparciéndose por el suelo con el soplido del viento matutino.

-Es muy temprano, hermana. ¿Quiere acompañarme a desayunar?- Comenté sonriendo amablemente. No sería correcto si no mostraba la cortesía que me inculcaron, además a estas horas, empezaba a corroerme el hambre y siempre en mejor comer acompañado que solo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Questa mattina stava andando così bene... Privada con Gio Di Cavalli

Mensaje por Invitado el Dom Oct 26, 2014 9:21 pm




Padre Caruso tenía razón; el cuerpo exánime del vampiro terminó triturado y devorado por la luz del sol. ¿Ese era mi destino? ¿por qué Dios me castigaba en este cuerpo? Yo no quería... ¡yo nunca quise ser así!.

Clavé la mirada en el suelo, mustia y partida. Me santigüe en el nombre del Señor hasta que el polvo desapareció da la mano del viento.

Por qué el Señor no lapidó a el Diablo cuando pudo, y dejó su cometido a manos del hombre, padre — pregunté, sin alzar la mirada del suelo y dejando que todas y cada una de mis palabras se las comiera el viento — El ser humano es débil por naturaleza, y se abandona en la tentación más rápido que un perro callejero. Sólo es necesaria un saco de ducados y las curvas de una mujer para que el hombre deje de ser hombre y se convierta en un miserable más — aclaré, hablando con un tono de voz antipático e incluso violento, estaba sumida en mis pensamientos hasta que levanté la mirada y me topé con los ojos del padre, y al verle de nuevo; volví a sentir violencia y presión, abandonando mi estado de trance y odio de inmediato, para volver a sentirme incapaz y endeble.

P-perdóneme, padre, s-sólo digo tonterías — musité, apartando la mirada de su figura y presionando con fuerza mi rosario. Nunca quise ser un estorbo, y menos para alguien se dedicaba a matar gente como yo... quizás, aunque jamás aceptaría lo que soy, mucho menos en estos tiempos que corren, donde los vampiros somos ratas moribundas y portadoras de enfermedades mortales. Pero a mi Dios me perdona, porque soy igual de buena y cruel que él.

Alcé de nuevo la mirada en cuanto escuché su ofrecimiento, entreabrí los labios intentando decir algo, pero no, no dije nada. Miré a los lados, cada vez más nerviosa que el segundo anterior, era la primera vez en mi vida que un varón me ofrecía acompañarle, a lo que sea, mi único contacto con los hombres era cuando visitaba la iglesia y escuchaba los sermones, nada más. El resto me estaba terminantemente prohibido, incluso hablar con ellos, mis hermanas del convento; lo veían incorrecto. Madre superiora era estricta, inflexible e incluso cruel, era una dictadora.

Y-yo, yo... n-no sé si sería correcto... — susurré, hablando conmigo misma y al mismo tiempo con el mundo entero, y mi cabeza. En el fondo sabía que negarme por cumplir era una estupidez, ¿qué tenían tan malo los hombres como para que mis hermanas y yo no pudiéramos tratar con ellos más allá de un "buongiorno"? si fueran tan incorrectos el papa no sería papa ni el obispo obispo, de echo Dios y Jesús eran hombres, ¿por qué esa negativa sin sentido?.

¿Dónde desea desayunar, Padre Caruso? —ahorqué mis faltas y sonreí sin quererlo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Questa mattina stava andando così bene... Privada con Gio Di Cavalli

Mensaje por Raffaello Caruso el Dom Oct 26, 2014 11:34 pm

La mujer era adorable, un matojo de nervios y de titubeos, pero las oscuras palabras que soltó fueron cuanto menos perturbadoras. Ver a una esposa de Dios despotricar de semejante manera contra el creador fue muy inesperado. Hice un gesto con la mano señalando una sencilla cafetería, apenas una taberna mas limpia de lo habitual, lo cual dicho sea de paso no es que sea mucho, pero que a mis oídos había llegado por tener una fama mas que merecida por su buen trato a los eclesiásticos. Ventajas de la sotana, decía mi maestro.

-Yo siempre lo he visto como una prueba.- Comenté mientras acompañaba a la hermana por la plaza hacia el pequeño edificio.- El señor en su sabiduría nos dio el libre albedrío para poder escoger nuestro camino, nos permitió escoger el camino de la salvación por medio de una vida dura y desagradable o la condenación mediante actos fáciles y vagancia.

Miré a la hermana, pensando en si mis palabras no sería demasiado cínicas para una esposa de Dios, mas acostumbrado yo a las confesiones in extremis y a los actos de la noche, era mas rudo de lo que se esperaría de un hombre con sotana.

-Además, no veo que puede ser incorrecto en el echo de que un cuervo como yo lleve a desayunar a una muchacha como usted, hermana Di Cavalli, a menos que haga usted caso de las habladurías de las fregoneras, que si nos ven juntos empiecen a pensar que usted es mi hija secreta o algo así.- La mera idea me hizo gracia, deje escapar una sonrisa tranquila y relajada al tiempo que entraba en el bar al lado de la hermana.

Volver arriba Ir abajo

Re: Questa mattina stava andando così bene... Privada con Gio Di Cavalli

Mensaje por Invitado el Lun Oct 27, 2014 1:24 pm




De inmediato emprendí el paso siguiendo al padre Caruso, que andaba con tranquilidad por la plaza mientras yo tenía que ir dando pequeños adelantos porque si no me quedaba muy atrás; un paso suyo eran tres míos, y aquel hombre parecía hercúleo a mi lado, yo ni siquiera le llegaba a la altura del pecho.

T-tiene razón, padre, el Señor nos pone a prueba día a día — afirmé, con mi voz de pajarillo.

En ese momento me sentí muy identificada con las palabras del padre, yo nací vampiresa, y a pesar de ello seguiría luchando por llevar una vida normal y no ser ese diablo al que nosotros estamos destinados a ser, al menos no ese tipo de diablo.

No pude evitar sonrojarme y soltar una risilla; que tapé con mis manos enguantadas en blanco como toda mi vestimenta, en cuanto escuché el comentario del padre Caruso.

Sería estúpido pensar que yo soy su hija de sangre, padre — dije, intentando contener mi risa — Si fuera así, mis cabellos serían dorados como los suyos, y quizás sería un poco más alta — comenté, creando mi propia ilusión mental de cómo sería yo si fuera la hija de Caruso, si fuera humana.

No tardamos en llegar al bar donde el padre deseaba desayunar, y yo me escondí detrás de su enorme figura porque era la primera vez que entraba en un lugar que no era una Iglesia o un convento, siempre tuve miedo de ir a cualquier lugar donde la gracia de Dios no me protegiera, donde las miradas de los paisanos se cruzaran conmigo y me señalaran con dedo acusador. Pero ahora estaba con el padre Caruso, y no me podía pasar nada malo, o eso quise pensar.

C-cuanta gente — susurré, poniéndome de puntillas y asomando la cabeza tras la espalda del padre. Y no, no había mucha gente, pero si mucho varón entre cervezas y otras cosas, y a mi eso me ponía tan nerviosa que parecían un flan.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Questa mattina stava andando così bene... Privada con Gio Di Cavalli

Mensaje por Raffaello Caruso el Lun Nov 03, 2014 7:00 pm

Me encogí de hombros con gesto indiferente. A mi no me pareció que hubiera una multitud de gente, de echo para mi gusto estaba con la gente suficiente. Dos o tres parejas en cómoda conversación, un grupo de jóvenes en concilio, seguramente tramando alguna salida nocturna a rondar a alguna dama...

-No quisiera estropearla con un padre como yo, hermana. Sería un progenitor nefasto.- Comenté siguiendo la broma. La verdad es que la falta de un hijo no era algo que me importase mucho. Me atormentaría criar a un hijo a sabiendas de lo que esconde la noche. Dirigí una mirada a la hermana Di Cavalli. Al menos ella había podido entrar en el clero. No era culpa suya haber nacido así, y siendo como era, pecado el quitarse la vida, o más bien, la no-vida, había encontrado una forma de redimir su alma a ojos del altisimo. Negue y mire al hombre de la barra.- Dos cafés. ¿Usted cómo lo prefiere?

Me acerqué a una mesa cerca de la entrada. A pesar de ser de las más limpias del local, saque un pañuelo algo usado y limpie la silla que tendí a la hermana, como una mera cortesía.

-Si tiene la bondad, hermana.- Comenté haciéndome a un lado con una sonrisa amable, esperando a que tomara asiento. Aproveché para dirigir una mirada al resto de clientes, especialmente a los zagales. Una mirada seria de profundos conocimientos sobre tortura y combates, como mero aviso para que se mantuvieran alejados. Tenia plena consciencia de los retos entre los muchachos mas idiotas acerca de las esposas de Dios, y no quería que la hermana tuviera el más mínimo disgusto en esta mañana.

Volver arriba Ir abajo

Re: Questa mattina stava andando così bene... Privada con Gio Di Cavalli

Mensaje por Invitado el Jue Nov 06, 2014 11:07 pm




Un hombre es mal progenitor sólo si el lo quiere así — comenté, bajando la voz precipitadamente conforme terminaba la frase. Era cierto que yo fui criada por las monjas de mi convento, y jamás tuve ni pude tener relación alguna con cualquier hombre que no fuera miembro de la iglesia. Aún así no dudaba de la capacidad de un hombre al criar a un hijo, todos dicen que ellos son más severos y suelen poner mano dura en la educación, pero eso no es cierto, las mujeres son mucho más malas, y manipuladoras. A mi me lo vais a contar.

Bajé la mirada apenada en cuanto escuché su pregunta, era estúpido pensar que yo podía tomar un café o cualquier alimento o bebida. Me sentaba horrible por el simple hecho de que no podía digerir nada, quizás porque aún era muy joven y no había aprendido a hacerlo, he visto a muchos vampiros beber vino, o eso quiero pensar que era.

No creo que me siente muy bien, Padre — sonreí forzada, y aparté la mirada hacia un lado, donde vi a unos jóvenes que parecían estar cuchicheando, de inmediato volví a clavar mis ojos en el suelo y seguí a Caruso, que me ofrecía sentarme en una de las mesas cercanas a la entrada. Me reverencié de una forma leve ante él, como símbolo de agradecimiento, y me senté en la silla tras unos instantes de duda.

No quiero ser latosa — me encogí de hombros, con la mirada clavada en mi rosario; con el cual enredaba y jugaba con mis dedos ocultos en guantes de seda blancos — pero no puedo evitar sentir una inmensa curiosidad por cómo se siente ser Exorcista — añadí, casi hablando en un susurro — ¿C-cómo funcionáis? — alcé de nuevo la mirada hacia el padre Caruso, una mirada inexpresiva y al mismo tiempo temerosa. Dejé caer la cruz del rosario de mis manos, y entonces, no se por qué, empecé a desconfiar.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Questa mattina stava andando così bene... Privada con Gio Di Cavalli

Mensaje por Raffaello Caruso el Dom Nov 09, 2014 10:31 pm

No recordaba que los vampiros deben acostumbrar su cuerpo a ingerir alimentos. Debido quizás a la aparente fragilidad y juventud de la hermana, bien pudo ser que se me olvidara. Negué levemente al camarero y este solo trajo una de las bebidas. El líquido oscuro de su interior aun humeaba, de modo que lo observé mientras escuchaba las palabras de la hermana.

-Me temo que en mi caso está destinado a ser así. No lo sabré hasta que haya cumplido con mi trabajo y no veo que es vaya a ocurrir en un futuro cercano, de modo que no me preocupo por ello por el momento.- Comente con gesto neutro mientras sorbía un poco del café. Me había habituado a tomarlo sin azúcar, incluso sin leche, por lo que el sabor amargo era fuerte e intenso, perfecto para despertar por la mañana o mantenerme en vela por la noche.

Ante la mención de mi trabajo alcé una ceja con curiosidad. Dejé la taza en la mesa y me senté enfrente de ella.

-La verdad, hermana, es dificil de explicar. Cada uno tiene sus propios métodos. Yo suelo escuchar. Escucho en la iglesia a los feligreses, a los confidentes, a las personas que me necesitan. Escucho sus súplicas, compruebo que son ciertas y entonces... -Susiré y sonrei cansado. Los ojos azules brillantes por la mera idea.- Y entonces actuo. Descargo toda la ira de Dios, como si yo fuera su mero martillo, que usa para apartar a aquellos que no desea que existan. Pero la verdad es un alivio que aun haya gente como vos, capaz de seguir con rectitud el duro y tortuoso camino de la iglesia. Es en cierto modo reconfortante saber que el trabajo de uno siempre tiene un lado agradable.

Volver arriba Ir abajo

Re: Questa mattina stava andando così bene... Privada con Gio Di Cavalli

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.