¡Bienvenido a Krory Milium, Invitado!

Nos alegra verte por aquí.




Últimos temas
» ۝ Confirmaciones.
Jue Nov 02, 2017 8:34 pm por il Maestro mascherato

» ۝ Cambios de botón y otros.
Jue Nov 02, 2017 8:31 pm por il Maestro mascherato

» ۝ Petición de Afiliación.
Jue Nov 02, 2017 8:19 pm por il Maestro mascherato

»  {INFO} ۝ Razas y Habilidades
Jue Nov 02, 2017 4:01 pm por il Maestro mascherato

»  {A} ۝ MODELO CÁMARA DE BANCO
Jue Sep 14, 2017 5:14 pm por Tesorero

» {A} ۝ MODELO CRONOLOGÍA
Jue Sep 14, 2017 11:04 am por il Maestro mascherato

» {INFO} ۝ ACADEMIAS EXORCISTAS
Miér Sep 13, 2017 11:50 am por il Maestro mascherato

» {A} ۝ REGISTRO GLOBAL OBLIGATORIO.
Mar Sep 12, 2017 7:20 pm por il Maestro mascherato

» {A} ۝ MODELO FICHAS
Mar Sep 12, 2017 4:40 pm por il Maestro mascherato

» Ho Seok ¡pruebas
Mar Sep 12, 2017 1:09 am por Ho Seok

» Who's the one hurting? [Priv. Zaira de la Vega]
Jue Feb 23, 2017 5:48 pm por Zaira De la Vega

» Mistery Dancing (Privado Marie)
Lun Ene 23, 2017 6:22 pm por Marie Labov

»  Una Banshee ( Eretreia)
Sáb Ene 21, 2017 1:54 am por Eretreia Bennett

» Fire [Priv. Alexander Wayland]
Sáb Ene 21, 2017 1:20 am por Eretreia Bennett

» Confieso que...
Miér Ene 11, 2017 1:24 pm por Victoria S. Blueflame

» Las caricias entre la noche pierden la cordura por la tentación. /Priv. Marie./+18
Mar Dic 06, 2016 11:55 pm por Marie Labov

» Shake and Fingerpop —Marco.
Miér Sep 07, 2016 12:35 pm por Marco Farnese

» ¿Qué canción...?
Lun Sep 05, 2016 3:54 am por Nuvak

» ¿Qué piensas del de arriba?
Lun Sep 05, 2016 3:29 am por Nuvak

» ¿Crees en el destino? [Priv Kaile Blair]
Miér Ago 31, 2016 3:03 am por Kaile Blair

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Jue Mar 19, 2015 10:15 am.






Compañeros







Damos crédito a HeySpace y RavenOrlov eget posuere mi. Aliquam faucibus gravida aliquet. Curabitur odio urna, tristique et porta eu, bibendum et ex. Phasellus vel eros ante. Maecenas et pellentesque risus. Praesent in quam at mauris convallis scelerisque.
N U E S T R O S — A F I L I A D O S


VÓTANOS!




CRÉDITOS
Agradecemos a todos los miembros del foro su dedicación y participación en Krory Milium, sin vosotros esto no sería posible. Gracias al Staff por su ayuda para mantener el foro y sus diseños que le dan al foro una imagen increíble. Les damos las gracias a todos los miembros del staff de ForoActivo que nos han ayudado con nuestros problemas y nos han tratado y atendido de maravilla.

La trama del foro es original, inspirada en la serie D-Gray Man. Todas las tramas, historias, diseños y códigos son creación del staff. Por favor no copies o toméis sin permiSo.

Las imágenes que ambientan el foro han sido extraídas de DeviantArt, Pinterest y zerochan.


SÉ ORIGINAL, NO COPIES.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nuestra Pantomima preferida; amén. [ Priv. Zero ]

Mensaje por Renee White el Miér Ene 21, 2015 12:09 am

El escalofrío la recorrió nada más colocó su pie dentro de aquél lugar sagrado. Su mismísima sangre escribían cada uno de los pecados capitales que, si Dios existiera, repudiaría y jamás la perdonaría. Por mucho que rezara, por mucho que llorara. Carraspeó lo más suave que pudo, adentrándose cada vez más en las entrañas de aquél lugar de mármol. Frío y ligeramente tenebroso. Renee dejó que la capucha que llevaba de seda cayera sobre sus hombros, dejando que su rostro finalmente pudiera verse. Que aquella estatua crucificada la observara. Los ojos cristalinos de la fémina quedaron reposados sobre los negros contrarios. Por un instante se imaginó cómo Cristo conseguía zafarse de aquella muerte cruel y lenta. Cómo unos colmillos le crecían y cómo devoraba a cada uno de los guardianes Romanos en sed de Venganza. Cómo se colaría por las noches a succionar la vitalidad de aquellos seres que tanto amaba. Tomó la empuñadura de su Guadaña un poco más fuerte.
¿Sería capaz de empezar una revolución, si quemaba y convertía en cenizas aquél lugar? ¿Qué ocurriría si al salir de la iglesia lo hacía con la cabeza de aquél Dios bajo su brazo?
Se relamió con cierta tentación. Dio un paso y el tacón resonó. Hoy se había vestido para la ocasión.

Quien la viera no la reconocería. Su cabello negro hoy lucía impecable y sedoso; bien liso. Sus ojos se habían maquillado con aquél producto que provenía de Egipto, mientras que sus mejillas se tornaban ligeramente roseáceas por unos polvos que su madre le había enviado desde Londres. Sintió un dolor profundo en el estómago. Londres con la muerte de Mariè. Madre y su amante Vampiro. Ojalá éste muriera. Ojalá todas aquellas ratas fueran exterminadas.
- Jamás debieron ser creados. Si es cierto que existes, ¿por qué dejaste que Satanás los liberara? ¿Por qué no los matas como haces con nosotros y la Peste?
Acabó por murmurar. ¿Tan bajo había caído, que cuestionaba a un ser que siempre había creído ficción? Sintió cómo el alma le sollozaba. Su cuerpo seguía temblando por los escalofríos que le daba estar en ése lugar que tan mala espina le traía. El corsé negro le apretaba demasiado los pechos. Por eso prefería las camisas, aunque fueran de hombre. Al fin y al cabo, la falda larga y del mismo color se sentía pesada pero fresca. Y le gustaba tomarse de la ropa y dejar que el viento acariciara sus tobillos. Jadeó ligeramente, decidiendo salir por fin de aquél monumento que miles de veces aparecía en sus pesadillas más oscuras.

Si Mariè estuviera aquí, ¿qué diría? Habían pasado tantos días que ya ni se acordaba del buen humor de la pelirroja. Miró al cielo como si así pudiera encontrarse con aquellos ojos esmeralda. ¿Por qué aun no se había quitado la vida? Había sido un camino tan difícil para llegar a ser Exorcista y vengarla... Y ahora que por fin estaba a un paso, se daba cuenta que no sabía a quién perseguía. Ningún nombre. Sólo un rostro y una voz. ¡Venecia era tan grande! Y tan romántica. Sin duda a Mariè le hubiera gustado.

Resopló con desgana y guardó la guadaña, de forma que quedó un cilindro metálico del tamaño de una pluma de escribir. La guardó en el bolsillo de la capucha que la cubría del frío. Que bien sentaría, una copa de cualquier substancia que llevara alcohol. A fin de cuentas, todos los licores acaban haciéndote perder el conocimiento en su abuso, ¿no? Qué más daba, entonces.

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra Pantomima preferida; amén. [ Priv. Zero ]

Mensaje por Zero Hvit el Mar Ene 27, 2015 9:50 pm




¿Amén?

¿Qué diablos es eso?

“Todo lo vence el hombre, menos el hambre.” Había oído unas mil veces esa frase desde que empecé a estar en contacto con el mundo exterior. Con el mundo de los humanos. Y vaya si tiene razón. Si hay algo que nos unía a los humanos y a los vampiros, es que necesitábamos alimentarnos para sobrevivir.

Aunque desgraciadamente para los vampiros, era algo más severo que para los humanos. Muchas veces pasaba por mi cabeza cómo sería alimentarse de una persona humana, hincarle los colmillos a una dulce mujer, y succionarle su sangre caliente hasta su muerte.  Su sangre espesa, dulzona y a la vez metálica… Había sentido aquello muchas veces, y desde luego era agradable, pero nunca me había visto capaz de acabar con su vida, sino… ¿Dónde se encontraba la gracia? No me gustaba la idea de metérsela a un muerto, sinceramente. Cuando estaba con una chica humana mi summum deseo no era matarla, sino hacerla. Realmente echaba de menos aquello, no creía que aguantara mucho más. Llevaba unos días sin alimentarme, y también llevaba unos días sin probar un cuerpo que me diera ese ansiado calor. Definitivamente lo echaba de menos. Y de hecho, echar de menos es un poco como el hambre. Sólo se pasa cuando se come la presencia. Pero, a veces, el echar de menos es tan profundo que la presencia es poco: se quiere absorber a la otra persona entera. Esa gana de ser el otro para una unificación entera es uno de los sentimientos más urgentes que se tiene en vida.

Sonreí mientras reflexionaba. Saqué mi lengua, emitiendo un sonido siseante y analicé el ambiente. Me arrastraba lentamente por las calles, observando desde mis ojos de serpiente las ondas térmicas. Colores magenta, marinos, amarillentos, naranjas, invadían las calles de Venecia. Pero había uno que era mi favorito, el rojo. Sí, ese que te indicaba que allí se encontraba la calidez, lo vivo. Podía ver cómo éste calor se escapaba por las rendijas de los cristales de las casas, pero había un lugar que nunca desprendía calor, la Iglesia.

- Éste lugar está incluso más frío por dentro. –Pensé con una mueca en mi rostro. Pero cuando pasé justo por al lado pude ver algo que se salía de lo ordinario en la Iglesia. La puerta estaba abierta, pero no sólo eso. Pude percibir calor dentro de ésta. - ¿No eran los domingos cuando los humanos iban a esa cosa aquí? ¿Cómo lo llamaban?...

Mi cabeza se abstraía a menudo, como en esta ocasión. Intentando recordar me adentré en aquel lugar que me hacía sentir tan incómodo. Ahí olía fatal, hacía frío, y no había sitios para esconderse. Además estaba esa representación de aquel hombre humano colgando de la pared, seco, petrificado, mirándote con esos ojos que pedían compasión. Vislumbré pronto a lo que me había llamado la atención a priori, y repté hasta llegar justo a su espalda, a los pies de uno de los banquillos. Esperé unos momentos antes de cambiar de forma, ya que la chica comenzó a pronunciar unas palabras, parecía que le hablaba al hombre colgando.

- ¿Pero qué hace hablándole a una escultura?

Me percaté de lo que decía. Supe entonces que hablaba de mi raza. Había oído comentarios similares acerca de nosotros por parte de muchos humanos. No entendía a qué venía tanto odio, en realidad. Era parte de la cadena de la vida. Igualmente ellos comían animales. ¿Por qué los vampiros no podían alimentarse de humanos? Mi elección a no hacer esto era porque yo no era simplemente un vampiro, había vivido toda mi vida siendo un animal, y por lo tanto, alimentándome de otros animales, y mi costumbre era aquella, sumando a eso mi complicada obsesión hacia las mujeres humanas. La serpiente que en esos momentos era yo, comenzó a moverse hacia la muchacha, pasando por detrás de una columna. Al atravesar ésta, ya no era una serpiente, si no que había adoptado mi apariencia más normal. La transformación duraba menos de dos segundos, y era totalmente indolora. Mi atuendo aquel día era, como siempre, un kimono japonés blanco y verde jade.

Quedé apoyado en el pilar, sonriendo al ver a la muchacha que se postraba ante mí. Era joven, preciosa, su pelo largo, obscuro y liso, caía sobre su espalda y se movía con ella, lo cual adornaba sus movimientos, dándole gracia. Dios quería tocarlo y olerlo. Pero lo que más me tentaba era, sobre todo, que la sangre corría por sus venas. Observé sus mejillas coloradas, sus ojos claros, su vestimenta me incitaba como mil demonios. La tentación era enorme. Saqué mi lengua silbante, captando el olor de la muchacha, y miles de cosas comenzaron a atravesar mi mente, tantas cosas que desearía hacerle… Me percaté entonces de que la chica portaba un arma, la cual ahora guardaba con un sutil movimiento de muñeca. No lucía como cualquier humano. ¿Quizás se trataba de una exorcista, de esos de los que me habían hablado tanto en el hotel? Si así era, estaba de suerte. Nunca había tenido el placer de coincidir con uno.

- Probablemente me de muchos problemas si intento… cohabitar con ella…-Pensé, pero la prudencia se me fue por los poros cuando la vi caminar. Le hablé.- Qué cruel eres…comparándome con la peste… -Dije negando con la cabeza.- Además, yo no conozco a ningún Satanás, creo que se olvidaron de presentármelo. – Dije estallando en una risa que pronto me ocupé de sofocar, llevándome la mano a la boca.

A primera vista, intentar acostarme con una chica humana, podría parecer descabellado, o eso decían mis amigos vampiros. Pero la realidad era diferente a lo que mucha gente pensaba. Al ser de los pocos vampiros que me relacionaba con humanos, había descubierto que no todos nos tenían pánico. Es más, había conocido numerosas chicas humanas dispuestas a cualquier cosa con un vampiro, deseosas de probar el pecado del demonio que sólo nosotros podíamos ofrecerles.



avatar
Extranjero — Clase Baja



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.