¡Bienvenido a Krory Milium, Invitado!

Nos alegra verte por aquí.




Últimos temas
» ۝ Confirmaciones.
Jue Nov 02, 2017 8:34 pm por il Maestro mascherato

» ۝ Cambios de botón y otros.
Jue Nov 02, 2017 8:31 pm por il Maestro mascherato

» ۝ Petición de Afiliación.
Jue Nov 02, 2017 8:19 pm por il Maestro mascherato

»  {INFO} ۝ Razas y Habilidades
Jue Nov 02, 2017 4:01 pm por il Maestro mascherato

»  {A} ۝ MODELO CÁMARA DE BANCO
Jue Sep 14, 2017 5:14 pm por Tesorero

» {A} ۝ MODELO CRONOLOGÍA
Jue Sep 14, 2017 11:04 am por il Maestro mascherato

» {INFO} ۝ ACADEMIAS EXORCISTAS
Miér Sep 13, 2017 11:50 am por il Maestro mascherato

» {A} ۝ REGISTRO GLOBAL OBLIGATORIO.
Mar Sep 12, 2017 7:20 pm por il Maestro mascherato

» {A} ۝ MODELO FICHAS
Mar Sep 12, 2017 4:40 pm por il Maestro mascherato

» Ho Seok ¡pruebas
Mar Sep 12, 2017 1:09 am por Ho Seok

» Who's the one hurting? [Priv. Zaira de la Vega]
Jue Feb 23, 2017 5:48 pm por Zaira De la Vega

» Mistery Dancing (Privado Marie)
Lun Ene 23, 2017 6:22 pm por Marie Labov

»  Una Banshee ( Eretreia)
Sáb Ene 21, 2017 1:54 am por Eretreia Bennett

» Fire [Priv. Alexander Wayland]
Sáb Ene 21, 2017 1:20 am por Eretreia Bennett

» Confieso que...
Miér Ene 11, 2017 1:24 pm por Victoria S. Blueflame

» Las caricias entre la noche pierden la cordura por la tentación. /Priv. Marie./+18
Mar Dic 06, 2016 11:55 pm por Marie Labov

» Shake and Fingerpop —Marco.
Miér Sep 07, 2016 12:35 pm por Marco Farnese

» ¿Qué canción...?
Lun Sep 05, 2016 3:54 am por Nuvak

» ¿Qué piensas del de arriba?
Lun Sep 05, 2016 3:29 am por Nuvak

» ¿Crees en el destino? [Priv Kaile Blair]
Miér Ago 31, 2016 3:03 am por Kaile Blair

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Jue Mar 19, 2015 10:15 am.






Compañeros







Damos crédito a HeySpace y RavenOrlov eget posuere mi. Aliquam faucibus gravida aliquet. Curabitur odio urna, tristique et porta eu, bibendum et ex. Phasellus vel eros ante. Maecenas et pellentesque risus. Praesent in quam at mauris convallis scelerisque.
N U E S T R O S — A F I L I A D O S


VÓTANOS!




CRÉDITOS
Agradecemos a todos los miembros del foro su dedicación y participación en Krory Milium, sin vosotros esto no sería posible. Gracias al Staff por su ayuda para mantener el foro y sus diseños que le dan al foro una imagen increíble. Les damos las gracias a todos los miembros del staff de ForoActivo que nos han ayudado con nuestros problemas y nos han tratado y atendido de maravilla.

La trama del foro es original, inspirada en la serie D-Gray Man. Todas las tramas, historias, diseños y códigos son creación del staff. Por favor no copies o toméis sin permiSo.

Las imágenes que ambientan el foro han sido extraídas de DeviantArt, Pinterest y zerochan.


SÉ ORIGINAL, NO COPIES.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A la espera, no hay cosa que valga [ Priv. Zero ]

Mensaje por Sealtiel Bartram el Lun Feb 02, 2015 10:46 pm

Personas caminando de aquí para allá. Niños revoloteando de un lado a otro y gritando como si fueran a dejar la garganta dentro de poco, incluso pensó en hacerlos desaparecer, pero simplemente no era viable en ningún aspecto, sin contar que aún era demasiado temprano como para hacer algo por el estilo. El bullicio en la zona era mucho más alto de lo normal y esto no era algo que realmente le gustara. Para su mala suerte incluso, le tocó visitar aún de día aquella zona, algo que le fastidiaba aún más siendo un vampiro. Pero que más daba, seguramente más se quejaría si se la pasara metido en una jaula sin hacer nada. Aunque no lo pareciese, el es de esa clase de personas que no pueden estar quietas y sin hacer nada, de las que deben de tener algo siempre en la cabeza, porque sino luego rápidamente cae en el aburrimiento.

El tiempo estaba algo extraño, si bien los cielos presentaban una extensa capa de nubes, de vez en cuando el sol se hacía presente entre las ranuras de las mismas. Estos rayos de sol incluso parecían que se potenciaban cuando atravesaban las cristalinas gotas de agua condensadas en la atmósfera, encandilando sus ojos y obligandolo a situarse en un lugar bastante apartado de la luz, en donde pudiera observar la zona de anclaje tranquilo. Ese día llegaba la carga con la vajilla china que había encargado ya hace mucho tiempo y debido a que es materia cara y el tiempo que demandaba conseguirla prefirió, más vale, ir y recogerla por si mismo, debido a que ya tuvo varias malas experiencias con el servicio de encomienda que había contratado otras veces.

Se encontraba sentado en una banca bajo un pequeño alero de paja, al reparo del sol, observaba el movimiento de las personas, ya con bastante tiempo de espera. A sus oídos llegó la conversación en alemán de un par de viejos ancianos, tal parece, marineros también, pero que presentaban más vida que muchos jóvenes que llegó a conocer. -Ey, Jhon, parece que algunas embarcaciones no van a poder arribar... ¡La tormenta esta siendo bastante dura mar adentro! Uno de los tripulantes del buque que acaba de llegar avisó que se mandaron la imprudencia de cruzarle. Además de la demora y el esfuerzo que tuvieron que hacer,  sufrieron de daños materiales...- El resto de la conversación le parecieron algo irrelevante. << ¡Madre mía! ¡Qué suerte que tengo con estas cosas! >> Palabras sarcásticas se le cruzaron por su cabeza, reprochándose. Rápidamente se puso en pié, con ambas manos en su cadera, dio un giro y visualizó rápidamente su alrededor. Antes no le había prestado atención, sin embargo ahora mismo debía despejar un poco su cabeza y buscar una forma de pasar el tiempo allí.

A unos simples pasos de él se encontraba una pequeña tienda metida hacia dentro del edificio carcomido, bastante escondida. Varios muñecas esotéricos reposaban en el alfeizar de la ventana, con rostro y en especial su sonrisa, inundados de serenidad, que más que vida vislumbraban un cuerpo inerte y dependiendo de la persona que la observe, seguramente os parecerá escalofriante. Particularmente él quedó encantado con ella, para ser sincero siempre le habían gustado este tipo de cosas ya que le surgía cierta magia inexplicable y a la vez atractiva que llegó a fascinarle, más allá de que su significado en el mundo esotérico sea cierto o simples habladurías. Esta recepción fue suficiente como para llamarle la atención, sin más decidió entrar al negocio y husmear un poco los productos que ofrecían.

-¿Realmente hay de estas clases de tiendas por aquí? Que raro que la sociedad no los hayan condenado de bruja todavía.- Dijo en voz tenue para si mismo, pensando en la suerte que correrían si estuviesen viviendo en el siglo XVI. Allí se observaba desde velas de todo tipo hasta piedras, huesos de animales y otros artículos más que podrían erizar la piel de las personas,  un típico mercado oscuro. Mientras tanto, inspeccionaba una supuesta raíz de mandrágora que había cogido de la canasta cercana con su respectiva leyenda.
avatar
Ciudadano — Clase Media



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la espera, no hay cosa que valga [ Priv. Zero ]

Mensaje por Zero Hvit el Miér Feb 04, 2015 11:23 am




Perdido en el tiempo

Y encima llueve

El aire, que se las ingenió para colarse por las esquinas de la calle donde me encontraba, me azotó en la cara de pleno. Acompañándole llegaron un par de gotas que aterrizaron en mi mejilla y en uno de mis ojos. Haciéndome reaccionar por fin, y abrir mis ojos con lentitud. Casi inmediatamente cuando me vi en un lugar que no reconocía me incorporé, quedando sentado en la calzada, en una especie de callejón. Desorientado, me llevé las manos a la cabeza. Un dolor horrible se había adueñado de mi cuerpo, en especial de esa parte. Me moví, encogiéndome por el dolor, y soltando un tenue gemido. Cualquiera que me encontrara en esas condiciones pensaría que me había pasado con la bebida la noche anterior, y había amanecido maldiciendo como una rata a la que espantan de una taberna. Pero, aunque yo no recordaba apenas nada de lo que me había llevado allí, sí que recordaba aquella sensación que tantas veces a lo largo del tiempo había vivido. Esa sensación de déjà vu y jamais vu a la vez. ¿Desde cuando sé hablar francés?.

Me incorporé definitivamente, quedando en pie. Me sorprendía que nadie se hubiera acercado para robarme algo. Seguramente los muy ignorantes no tenían ni la más remota idea de lo que cuesta un kimono japonés tradicional. Pasé mis manos, alisando la prenda, y comprobé que todo estaba en orden. Aunque no había tocado el sake, y eso lo recordaba a la perfección, puede que sí que me pasara con la hipnosis la última vez que la usé.

- ¿Para qué fue? -Me pregunté a mí mismo, confundido.

Normalmente no usaba mis habilidades en exceso. Me dí cuenta de la gravedad de la situación cuando ví que un rayo de luz solar me apuntaba amenazante al pecho, pude sentir el calor casi instantáneamente, mi ansiadísimo calor. Pero me aparté rápido hacia la sombra que ofrecían las dos paredes paralelas. Apoyado en la pared, tomé aire profundamente. Llevando de nuevo la mano derecha a mi frente, apartando el pelo, el cual volvió a su posición inicial.

- ¿Cuánto tiempo llevo en trance? Ya no sé ni qué día es.

No conocía la ciudad muy bien, y mucho menos aquel sitio que para mí ahora era un lugar maldito ya. Salí de allí por patas, intentando que el sol no volviera a acechar entre las nubes que ya se empezaban a tornar negras. Fruncí el ceño. Aquello pronto se pondría bastante feo y empezaría a diluviar. Cuando alcancé el final del callejón me encontré con que mi paradero no era más que el puerto. Bueno, algo de aquello me resultaba conocido. Aunque no había estado allí desde hacía mucho. Intenté buscar algo que pudiera reconocer entre la multitud de personas y puestos alimenticios. Un señor bajito pasó frente de mi de pronto, haciéndome retroceder un paso para no chocar con él. En la mano llevaba una caja llena de pescado, y al llevarla en "alto" pasó justo por debajo de mi barbilla, como si de un suculento plato se tratase, y llegó así el aroma a mi pituitaria. Me llevé el brazo a la nariz, taponándola con la manga de mi traje.

- ¡Mira por dónde vas, pipiolo!

Observé con una mueca a aquel enano repulsivo. A veces me daban unas ganas enormes de matar a todo el que se me cruzara por delante y me molestase. Pero seguramente hincar el diente a una persona como él, no era lo mismo que hacérselo a una mujer bonita. Ni siquiera el sabor de su sangre se acercaría. Me estremecí, moviendo la cabeza de un lado para otro, intentando sacar aquella imagen de mi mente. Pensé en irme a casa, y buscar el Hotel, pero por lo visto el tiempo no iba a dejarme salir del puerto tan fácilmente. Las pequeñas gotas que antes se sentían apenas, comenzaron a empapar la calle y a todos los que estábamos en ella. Rápidamente, alcancé la primera puerta que se encontraba a mi alcance en aquella estrecha callejuela que se abría ante mí, y estirando de ésta, entré en el establecimiento. Lo que me encontré allí, me dejó incluso más confuso que antes.

- ¿Qué tipo de tienda es esta? Menudas cosas raras compra la gente humana... Luego resulta que no les gustan los vampiros, y éstas muñecas diabólicas sí.

Mascullé sin preocuparme de lo que por mi boca salía entonces, mientras miraba curioso los objetivos que tenían allí. Me percaté entonces de que allí había alguien más aparte de mí. Me quedé mirando al individuo, repasando su aspecto desde los pies a la cabeza. Siseé brevemente, y pude apreciar que aquel ser no desprendía ningún tipo de calor. Un vampiro.

- Bueno, por lo menos no se ofenderá por mi comentario anterior.-Pensé, mientras apartaba mi vista de él y volvía a fijarla en los productos que allí vendían. Sin dirigirle de nuevo la mirada se me ocurrió preguntarle. -¿Perdona, qué día es?



avatar
Extranjero — Clase Baja



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la espera, no hay cosa que valga [ Priv. Zero ]

Mensaje por Sealtiel Bartram el Vie Feb 06, 2015 9:26 pm

<< ¡Oh! Pero mira que tenemos aquí... >> Dijo esto tras encontrar una reliquia de libro, entre una parva de estos que se encontraba horriblemente acomodados. No se iba a poner a acomodarlos, como pudo, hizo lugar y lo retiró del montón para poder inspeccionarlo claramente. Si era el libro que estaba pensando, debía dar gracias al destino, pues lo estaba buscando desde hace ya décadas. Obviamente el antiguo ejemplar que tenía de este lo había conseguido luego de haber cometido un delito, era imposible que en ese entonces "derrochara" el dinero en algo tan simple como eso. Pero vaya que quedó maravillado al leerlo, aquella recolección de relatos oscuros inspiradas en las tierras alemanas a las que el había pertenecido en un principio. Tantos recuerdos se perdieron hace ya algo de cuarenta años atrás en un día donde un fuerte temporal como el que amenazaba este día había causado el desborde del cauce del arroyo y que se había tragado varias viviendas en lo largo de su camino, incluyendo el suyo. Esto significó su perdida. Lo estuvo buscando durante mucho tiempo, con la contra de que solo había salido unos escasos ejemplares del mismo. Imagínense la sorpresa que se llevó al encontrarlo allí, en tan impecable estado, poco después de haber abandonado su búsqueda.

Al comprobarlo, casi pega un salto de la emoción, que disimuló muy bien lanzando un pesado suspiro manteniéndose firme en la posición que se encontraba. En aquel mínimo momento de silencio a sus oídos llegó el sonido del agua cayendo. Tal parece que la tormenta había avanzado y actualmente se encontraba sobre nuestras cabezas. Sin prestarle mucha más atención, volvió sus ojos al libro el cual abrió aleatoriamente en la mitad y comenzó a ojear un par de líneas del mismo recordando con gratitud sus días de lectura. Un desconocido entró en la tienda, muy claro lo escuchó pero lo dejó pasar porque no era mucho de su incumbencia. Fue luego de un momento que este le dirigió la palabra, cuando por fin se dignó a observarle, algo indiferente. - ¿Eh? - Tardó un poco en reaccionar, pues le fue imposible disimular la atención que le había puesto al hombre de las vestimentas extrañas. Era la primera vez que veía a un tipo con esos trajes, las mujeres dentro de todo eran el pan de cada día, especialmente las prostitutas, pero un hombre, era la primera vez que se encontraba cara a cara con uno. Cayó en lo idiota que debía de estar pareciendo, aquella persona le había hecho una pregunta. -Oh, perdóneme. Si se refiere a día semanal, hoy es jueves...-Hace un breve silencio-...Jueves cinco- Aclaró por si las dudas, para que no haya ningún malentendido.    

Su mirada mostraba indiferencia, sin embargo más que interesado estaba en aquella persona. Observándole bien podía notar un aura diferente a la convencional, vaya a saber por qué, quizás por el traje asiático que llevaba puesto encima, pero tampoco se detuvo a pensarlo demasiado. Lanzó un pesado suspiro y cerró con una mano el libro, llevando la misma hacia su nuca y rascarse esta con la punta del libro. -Puede que sea algo maleducado preguntar esto...-Cambió el objeto de mano y posó fijo sus ojos sobre el otro hombre. -...¿Pero desde cuando un hombre con kimono anda recorriendo la hermosa Venecia?- Tenía la costumbre de agregarle un adjetivo al nombre de la ciudad, será por el amor que le afectó o por la influencia de los panfletos turísticos que llegó a recibir por su apariencia extranjera.

-No debes contestar, no es algo que realmente me incumba, pero es bastante curioso.- Sonrió de lado y volteó su mirada a la pila de libros acomodó un poco estos que había dejado un poco más desordenado de lo que estaban y posteriormente tomó lo suyo y se dirigió a un pequeño escritorio, que parecía ser la recepción del local. Desde que había entrado no había visto a nadie atendiendo, lo cual le pareció bastante extraño debido a la inseguridad que estaba desolando la ciudad y con más razón en la zona del puerto. Pero, pensándolo bien, ¿Quién quisiera robar algo de aquí? Con esto ya justificaba tal hecho. Agradeció el haber encontrado una campanilla la cual accionó y simplemente se dedicó a esperar en silencio.       
avatar
Ciudadano — Clase Media



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: A la espera, no hay cosa que valga [ Priv. Zero ]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.