¡Bienvenido a Krory Milium, Invitado!

Nos alegra verte por aquí.




Últimos temas
» ۝ Confirmaciones.
Jue Nov 02, 2017 8:34 pm por il Maestro mascherato

» ۝ Cambios de botón y otros.
Jue Nov 02, 2017 8:31 pm por il Maestro mascherato

» ۝ Petición de Afiliación.
Jue Nov 02, 2017 8:19 pm por il Maestro mascherato

»  {INFO} ۝ Razas y Habilidades
Jue Nov 02, 2017 4:01 pm por il Maestro mascherato

»  {A} ۝ MODELO CÁMARA DE BANCO
Jue Sep 14, 2017 5:14 pm por Tesorero

» {A} ۝ MODELO CRONOLOGÍA
Jue Sep 14, 2017 11:04 am por il Maestro mascherato

» {INFO} ۝ ACADEMIAS EXORCISTAS
Miér Sep 13, 2017 11:50 am por il Maestro mascherato

» {A} ۝ REGISTRO GLOBAL OBLIGATORIO.
Mar Sep 12, 2017 7:20 pm por il Maestro mascherato

» {A} ۝ MODELO FICHAS
Mar Sep 12, 2017 4:40 pm por il Maestro mascherato

» Ho Seok ¡pruebas
Mar Sep 12, 2017 1:09 am por Ho Seok

» Who's the one hurting? [Priv. Zaira de la Vega]
Jue Feb 23, 2017 5:48 pm por Zaira De la Vega

» Mistery Dancing (Privado Marie)
Lun Ene 23, 2017 6:22 pm por Marie Labov

»  Una Banshee ( Eretreia)
Sáb Ene 21, 2017 1:54 am por Eretreia Bennett

» Fire [Priv. Alexander Wayland]
Sáb Ene 21, 2017 1:20 am por Eretreia Bennett

» Confieso que...
Miér Ene 11, 2017 1:24 pm por Victoria S. Blueflame

» Las caricias entre la noche pierden la cordura por la tentación. /Priv. Marie./+18
Mar Dic 06, 2016 11:55 pm por Marie Labov

» Shake and Fingerpop —Marco.
Miér Sep 07, 2016 12:35 pm por Marco Farnese

» ¿Qué canción...?
Lun Sep 05, 2016 3:54 am por Nuvak

» ¿Qué piensas del de arriba?
Lun Sep 05, 2016 3:29 am por Nuvak

» ¿Crees en el destino? [Priv Kaile Blair]
Miér Ago 31, 2016 3:03 am por Kaile Blair

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Jue Mar 19, 2015 10:15 am.






Compañeros







Damos crédito a HeySpace y RavenOrlov eget posuere mi. Aliquam faucibus gravida aliquet. Curabitur odio urna, tristique et porta eu, bibendum et ex. Phasellus vel eros ante. Maecenas et pellentesque risus. Praesent in quam at mauris convallis scelerisque.
N U E S T R O S — A F I L I A D O S


VÓTANOS!




CRÉDITOS
Agradecemos a todos los miembros del foro su dedicación y participación en Krory Milium, sin vosotros esto no sería posible. Gracias al Staff por su ayuda para mantener el foro y sus diseños que le dan al foro una imagen increíble. Les damos las gracias a todos los miembros del staff de ForoActivo que nos han ayudado con nuestros problemas y nos han tratado y atendido de maravilla.

La trama del foro es original, inspirada en la serie D-Gray Man. Todas las tramas, historias, diseños y códigos son creación del staff. Por favor no copies o toméis sin permiSo.

Las imágenes que ambientan el foro han sido extraídas de DeviantArt, Pinterest y zerochan.


SÉ ORIGINAL, NO COPIES.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Donde comienza la locura y termina la cordura.

Mensaje por Invitado el Jue Mar 19, 2015 7:48 pm

“Climbing out back the door, didn't leave a mark
No one knows it's you Miss Jackson
Found another victim
But no one's ever gonna find Miss Jackson”

Era un lugar míseramente iluminado y angosto por las altas pilas de cajas vacías. Morgan caminaba con gran sigilo, como si fuera un felino, dando un paso y luego otro, pausadamente. Su cabello estaba atado con un listón fino de color negro y a penas vestía unos harapos desgastados.

-Señor Gordon ¿Se encuentra bien?-

Susurro su voz, muy neutral y sin mucha emoción. En un caso normal, detestaría las pequeñas manchas de sangre que había tocado con timidez su pálida tez, sin embargo esto no era un caso normal. En la parte más profunda del sótano, entre las cajas y el irrespirable polvo del tiempo, había un cuerpo amordazado y enredado entre un manojo de sogas, pegado a una silla, completamente inmovilizado. El hombre quien debería responder al nombre de “Gordon” no parecía reaccionar a nada, tampoco es que alguien con más de tres horas muerto pudiera hacerlo.

-Yo te lo había advertido, Señor Gordon- volvió a susurrar Morgan, quien por fin se acercaba lo suficiente como para mirar la expresión sin vida de aquel hombre. –Nunca puedes insistir en conocer los secretos de un gran genio- dio una pequeña pausa –Pero desgraciadamente, los humanos no entienden cosas tan simples como el peligro- acerco su mano acariciando el rostro del señor Gordon. Para él, cosas como la muerte era un tema tan común como el respirar, no le tenía miedo, después de todo ya la había superado hace décadas.

“You put a sour little flavor in my mouth now
You move in circles hoping no one's gonna find out
But we're so lucky,
Kiss the ring and let 'em bow down
Looking for the time of your life”

-Solo respira profundo, señor Gordon. Y siéntete feliz, ahora formaras parte de mi gran colección- Su sonrisa se ensancho de oreja a oreja, casi de una manera sobre humana, sus dedos desnudos se acercaban al rostro de Gordon, acariciando con gran énfasis las cuencas de sus ojos, Morgan tenia el gran fetiche de conservar los ojos de sus victimas y mientras mas puros fueran su color mas hermoso resultaban para él. Pero cuando sus dedos lograron penetrar más allá del parpado, a tan solo un suave jalón para sacarlos de sus orbitas, se detuvo.

“A pretty picture but the scenery is so loud,
A face like heaven catching lighting in your nightgown,
But back away from the water, babe, you might drown-
The party isn't over tonight”

-Cierto…- cayó en cuenta alejándose del cuerpo de Gordon y colocándose de pie. –No tengo donde conservar tus ojos- pareció molestarse y sus labios se fruncieron un poco, lleno sus pulmones de aire y luego lo soltó con pesadez. Sin pensarlo le dio la espalda al cuerpo y se encamino a la salida del sótano. No podía tan siquiera, hacer algo tan delicado sin tener la indumentaria necesaria, aunque solo faltara un frasco con el respectivo alcohol.

Al cruzar el umbral del sótano y volver a la segura superficie de la tienda, Morgan ya volvía en si. Su rostro se llenaba de alegría y sus ojos recuperaban el color y la dulzura que solían tener. Era tan curioso como dos personalidades tan distintas podían habitar en una misma persona.

La noche era muy fría, de esas que entumecen la piel y la enrojecen. Josep caminaba con mucha paciencia entre las calles llenas de vida, con muchas personas caminando de un lado a otro. Llevaba una chaqueta larga que tocaba sus rodillas, usando unas llamativas botas de cuero negro y tacón fino, su cabellera suelta se movía con el viento como dos llamaradas rojizas consumiendo todo a su paso y uñas de color negro, aunque las quería del color del arcoíris Garnet no le dejo por ser poco serio.

Soy la cosa menos seria que pueda existir” había replicado haciendo un puchero aniñado.  

Pero aunque parecía disfrutar el paseo por dentro algo que se retorcía y le exigía que no perdiera su tiempo. Pero Josep se tomaba todo con gran serenidad, una mascara perfecta debajo de tantos horrores.

A veces se preguntaba si existiría alguien que pudiera llevar su ritmo, o simplemente que existiera alguien a quien no pudiese matar, alguien que su ira inagotable no pudiera alcanzar jamás. Entre tantos pensamientos, su urgente diligencia fue pasando a segundo plano y sin darse cuenta, estaba dando un breve paseo. No acostumbraba darlos, pero suponía que nunca estaba de más intentarlo y probar como mantener quieta a la bestia que en su interior, quizás conocer a Venecia le haría bien.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Donde comienza la locura y termina la cordura.

Mensaje por Invitado el Sáb Mar 21, 2015 4:32 am

La noche era perfecta, acaba de terminar un ensayo con el personal de la siguiente obra. Se sentía de maravilla. La dichosa mujer que antes había causado tantos problemas con su voz de ganso, ahora cantaba como un ángel. Al parecer, había aprendido la lección luego de su regaño en privado. Ahora podía marchar en paz hacia su hogar temporal en el hotel.

Quizá fuese hora de iniciar con su verdadera labor en aquella ciudad. Tendría que pensar detenidamente lo que haría a partir de ahora. Se había enterado por los rumores de las nuevas reglas impuestas por un hombre en la iglesia. Un cardenal desquisiado, que los llevaría a todos a la tumba sin duda alguna. Bueno, a todos los exorcistas y con ellos a la humanidad. Debía esperar un poco más con respecto a ese tema, aún no se sabía la reacción que tendrían todos a esto y al ser un recién llegado a la ciudad, lo mejor era mantener un perfil bajo.

Caminaba relajado por la plaza, siempre con su elegante bastón. No prestaba demasiada atención a su alrededor, pues los humanos no eran algo demasiado importante para él. Pero algo cambió. Alguien diferente llamó su atención y le hizo detener su marcha. Un aroma, muy suave y delicado. Aroma a miel, un suave olor a rosas y... muerte. Rosas y muerte, una combinación perfecta y deliciosa para un hombre como él. Giró su rostro y cerró los ojos olfateando de nuevo. Encontró pronto la fuente de aquella delicia.

Pudo verla perfectamente. Una melena roja como el fuego, demasiado llamativa, acariciando suavemente unas caderas con un andar exquisito. Espalda estrecha y perfecta, y unos zapatos de tacón de lo más elegantes. Una dama encantadora sin duda. Si olía a muerte solo podía significar una cosa. Era una vampiresa en toda regla, quien seguramente acababa de alimentarse. Nada más atrayente. Sin ninguna duda inició de nuevo la marcha, esta vez siguiendo los pasos de la elegante dama.

Verla andar era un agasajo, empezaba a sentirse muy interesado en conocer a la chica. ¿A donde iría en esos momentos? Sería acaso una figura importante en la sociedad? Parecía noble sin duda, no cualquiera se permitiría esa vestimenta ni la luciría con tanta naturalidad. La siguió por largo rato, hasta que los humanos cada vez eran menos a su alrededor. Finalmente se posicionó a sus espaldas y susurró con voz profunda. -Es peligroso que una señorita tan elegante camine sola por las calles de Venecia. ¿Me permitiría acompañarla a su destino? -preguntó sin buscar ver el rostro de la señorita. Esperaría, a que ella le viera y a recibir una sorpresa que pudiera ser grata o no.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Donde comienza la locura y termina la cordura.

Mensaje por Invitado el Mar Mar 24, 2015 1:39 am

Siempre me ha gustado ver como las cosas se mueven con el viento. Mi chaqueta de cuero, que casualmente había robado a un hombre con cara de mono mientras venia en el barco a Venecia. Mi cabello también me gustaba, finos hilos rojos que se movían con la brisa y que muchas veces atraían la atención de muchos, cuanto me fascinaba. Las mirada cayendo sobre mí, como la lluvia. No importaba las expresiones, no me importaban los motivos, para mi una mirada era algo que me daba satisfacción. Las emociones humanas eran efímeras y siempre cambiaban con facilidad, no importaba si me miraban con odio o asco, siempre les haría cambiar de opinión, por las buenas… o por las malas.

Mi paso era lento, ya la prisa se había ido, en verdad Garnet tenia razón. Una ciudad como esta se tenia que visitar por lo menos una vez en la vida, por mi parte trataría de mantenerme tranquilo por lo menos por un año, hay cosas donde nunca es muy bueno llamar la atención.

Lo he escuchado. Las cosas en este pequeño mundo llamado “Venecia” no estaban del todo bien, debía cauteloso, tal vez si mataba menos de cincuenta personas todo iría bien, pero debía dejar de pensar en matar, saciar mi sed no siempre era los temas mas importantes en mi cabeza, había otras prioridades, como comprarme nuevas botas de cuero o tal vez un bonito sobretodo color vinotinto, esos siempre me gustaban porque podía andar desnudo libremente sin que nadie se diese cuenta. Pero suponía que aquí era difícil conseguir algo así, todos estos hombres son estirados y con ínfulas de reyes católicos que por decir que creen en una entidad superior piensan que sus almas se mantienen puras, pobres tontos, creyendo que con dinero pueden saldar sus pecados, como si fuera una deuda bancaria.

Pude percibirlo de inmediato. No podía verlo, pero su esencia era abrumadoramente atractiva. Oh Morgan, trata de no ser tan alebrestado esta vez. Pensé mientras que mi subconsciente no dejaba de celebrar, otro más a la lista, no podía estar mas emocionado. Sonreí como niño que acaba de encontrar un nuevo juguete y que posiblemente no estaría dispuesto a soltar.

Le escuche hablar y todo mi ser vibro. Me causo curiosidad, un hombre de voz tan profunda, me hacia pensar que era de unos viejos elegantes que casi siempre andaban detrás de cualquier cosa que se moviera y usara un lindo vestido.

Mi caminar se volvió mas lento y suave, hasta juraría que mis caderas se movieran mas. Oh Morgan, jamás te cansas.

-Bueno, si tanto desea acompañarme. Puede hacerlo pero le aseguro que puede llevarse una sorpresa, no soy “Señorita” de esas fáciles- Baje un poco la mirada pero era intentando no explotar en carcajadas.

Acelere mi paso y luego gire sobre uno de sus pies con los brazos arriba, como si pudiera abrazar el cielo mismo. Me detuve frente a él y le sonreí de lado

-Creo que te has equivocado de “Señorita” pequeño…- le estudie con la mirada, sin mucho pudor, deleitándome con cada detalle de su cuerpo, simplemente divino, me mordí el labio inferior y le da la espalda con disimulo –Así que…si gusta puede ir a “acompañar” a otra señorita, que si lo sea y tal vez tenga suerte esta vez- carcajee con ganas, pero no camine. No podía negarlo, esperaba que en verdad me siguiera la corriente y no que terminara huyendo. Eso si seria algo muy triste.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Donde comienza la locura y termina la cordura.

Mensaje por Invitado el Sáb Abr 04, 2015 8:20 pm

Sin duda le agradaba ese caminar tan femenino. Las caderas contoneándose suavemente con cada paso dado por esos zapatos de tacón, y el bonito trasero... sin duda esa era una mujer hermosa con la cual podría divertirse esa noche. Se veían muy finos sus ropajes, al menos desde ese ángulo, por lo que suponía no era una prostituta cualquiera. Pero aún si fuese una dama de alta sociedad, para él nunca había sido problema seducir desde la mas noble a la más desgraciada de las mujeres en la ciudad a la que iba.

Continuó acompañando a la señorita mientras esperaba una respuesta. Pero sin duda el sorprendido en todo esto, paso a ser él mismo. Pues la voz que escuchó no era de una dama, aunque era dulce el tono, no dejaba de ser de un varón. Sus pasos se frenaron por la sorpresa. No podía ser que se hubiese equivocado tanto! Ladeó ligeramente la cabeza y elevó una ceja confundido. Esperó y observó atento lo que hacía ese chico que había conseguido confundirlo. Sin embargo, cuando el chico volteó y le mostró su rostro sin duda alguna se convenció de que el error al final no era tan grande. Era hermoso sin duda alguna, el rostro era fino y los enormes ojos azules destacaban dramáticamente con el tono rojo de su largo cabello. Sin duda, era alguien muy especial. Y ni siquiera importaba si no era una señorita, aún tenía un hermoso trasero y un caminar elegante y atractivo.

Sonrió de medio lado, a penas curvando los labios. Soltó una risa suave entre dientes, aceptando con buen humor su propia equivocación. Un solo paso con sus piernas largas, alcanzó la posición del otro, quedando frente a la espalda ajena. Respiró el aire a su alrededor, de nuevo esa fragancia embriagadora... Rosas, miel y muerte. -Lamento mucho haberle confundido con una dama. -inició animado. -Sin embargo, aún pienso que es compañía agradable en esta noche tan hermosa. -Otro paso le dejo justo al lado del caballero. -Y aún puede resultar peligroso que camine solo por estas calles, dado lo que sucede últimamente en Venecia.

Si bien ahora la táctica debía cambiar un poco, no era problema para él si se trataba de un hombre. Él sabía apreciar de la belleza, y el placer carnal siempre era el mismo si se trataba de un hombre o de una mujer. Le miró de reojo y le recorrió de pies a cabeza con la mirada. Se fijó especialmente en su trasero. -Bonito.... -subió la mirada a los ojos zafiro del chico. -Par de zapatos. -agregó con cortesía sonriendo de nuevo al chico de medio lado. Lo que cambiaba en esta situación, es que si se trataba de un hombre, no había que ser tan formal y ocultar sus intensiones. Fingir que quería conocerle mejor y que quería amor puro y sincero no venía al caso entre caballeros, lo sabía bien. Por eso, ser tan descarado como era en realidad no representaba un problema. Más porque estaba con otro vampiro.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Donde comienza la locura y termina la cordura.

Mensaje por Invitado el Miér Abr 15, 2015 1:51 am

Morgan disfrutaba de todo lo hermoso también, pero era alguien con un nivel de descaro muchas veces algo evidente. Por un lado agradecía al cielo no haberse vestido de mujer como muchas veces lo hace para no llamar la atención, pero eso quizá si fuera terminado de asustar aquel hombre, que resulto no salir huyendo como pensó. Eso le agradaba.

Dejo que la voz viril del caballero se paseara por sus oídos y se quedara grabada en su memoria ¿Cómo se escucharía llamándole por su nombre? ¿Cómo su cuerpo reaccionaria cuando le susurrara al oído cosas pecaminosas? Todo eso se paseaba por su mente, de ser un simple humano sus mejillas se volverían rojas, pero a cambio su cuerpo desprendía aun mas ese olor dulce de rosas y muerte, mientras que mordía sus labios con una sonrisilla traviesa, le gustaba la idea de ser la caperucita de ese lobo feroz.

Rio un poco en voz baja mientras continuaba caminando, definitivamente él no estaba en la casillas de “Dama en apuros” sino de “Depredador compulsivo” pero decidió tomar ese lugar por esa ocasión. Dejar ser seducido en vez de ser él quien de, el primer pasó.

-Uhmm…- parecía pensativo –Esta bien, dejare que me acompañes- sonrió coqueto y siguió mirando hacia delante –Pero si quiero ir de compras, me tendrás que ayudar a llevar algunas bolsas y esas cosas, pero solo espero que me pueda defender si sale algún percance- bufo.

Escucho el comentario de sus botas, pero no pudo evitar imaginar que cuando lo dijo estaba pensando en algo más. Sin embargo le miro directamente y sin pudor alguno pasó uno de sus dedos por la espalda del hombre hasta detenerse en una de sus costillas

Tú pareces alimentarte bien- susurro mirando luego con descaro su trasero también y sonrió de lado. Se embelesaba tanto con las personas que llamaban su atención que no se había fijado que el caballero era algo mas que un humano, lo que le hizo pensar que tan buen sabor tendría su sangre, tal vez sea divinamente exquisita, como un vino tinto bien añejado y viejo, una delicia que haría relamerse los labios.

-Claro que son bonitos, pague mucho dinero en Bélgica para que el mejor diseñador me los hiciera, aunque lo malo es que muchas veces no puedo combinarlo con mis medias de mallas- explicaba con detalles, como si Varik fuera una especie de viejo amigo de la infancia.

Se detuvo por un momento y le miro de reojo

-¿Sabes donde queda una farmacia? Necesito comprar un poco de alcohol ¿sabes?- se acomodo su chaqueta y se cubrió un poco.

-Pensándolo bien- dijo pensativo –Creo que si me vas acompañar deberías tener cuidado…- Le miro a la cara y sonrió malicioso –…Conmigo- soltó una carcajada –Pero no tengas miedo, yo no muerdo. No aun- le guiño.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Donde comienza la locura y termina la cordura.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.