¡Bienvenido a Krory Milium, Invitado!

Nos alegra verte por aquí.




Últimos temas
» ۝ Confirmaciones.
Jue Nov 02, 2017 8:34 pm por il Maestro mascherato

» ۝ Cambios de botón y otros.
Jue Nov 02, 2017 8:31 pm por il Maestro mascherato

» ۝ Petición de Afiliación.
Jue Nov 02, 2017 8:19 pm por il Maestro mascherato

»  {INFO} ۝ Razas y Habilidades
Jue Nov 02, 2017 4:01 pm por il Maestro mascherato

»  {A} ۝ MODELO CÁMARA DE BANCO
Jue Sep 14, 2017 5:14 pm por Tesorero

» {A} ۝ MODELO CRONOLOGÍA
Jue Sep 14, 2017 11:04 am por il Maestro mascherato

» {INFO} ۝ ACADEMIAS EXORCISTAS
Miér Sep 13, 2017 11:50 am por il Maestro mascherato

» {A} ۝ REGISTRO GLOBAL OBLIGATORIO.
Mar Sep 12, 2017 7:20 pm por il Maestro mascherato

» {A} ۝ MODELO FICHAS
Mar Sep 12, 2017 4:40 pm por il Maestro mascherato

» Ho Seok ¡pruebas
Mar Sep 12, 2017 1:09 am por Ho Seok

» Who's the one hurting? [Priv. Zaira de la Vega]
Jue Feb 23, 2017 5:48 pm por Zaira De la Vega

» Mistery Dancing (Privado Marie)
Lun Ene 23, 2017 6:22 pm por Marie Labov

»  Una Banshee ( Eretreia)
Sáb Ene 21, 2017 1:54 am por Eretreia Bennett

» Fire [Priv. Alexander Wayland]
Sáb Ene 21, 2017 1:20 am por Eretreia Bennett

» Confieso que...
Miér Ene 11, 2017 1:24 pm por Victoria S. Blueflame

» Las caricias entre la noche pierden la cordura por la tentación. /Priv. Marie./+18
Mar Dic 06, 2016 11:55 pm por Marie Labov

» Shake and Fingerpop —Marco.
Miér Sep 07, 2016 12:35 pm por Marco Farnese

» ¿Qué canción...?
Lun Sep 05, 2016 3:54 am por Nuvak

» ¿Qué piensas del de arriba?
Lun Sep 05, 2016 3:29 am por Nuvak

» ¿Crees en el destino? [Priv Kaile Blair]
Miér Ago 31, 2016 3:03 am por Kaile Blair

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Jue Mar 19, 2015 10:15 am.






Compañeros







Damos crédito a HeySpace y RavenOrlov eget posuere mi. Aliquam faucibus gravida aliquet. Curabitur odio urna, tristique et porta eu, bibendum et ex. Phasellus vel eros ante. Maecenas et pellentesque risus. Praesent in quam at mauris convallis scelerisque.
N U E S T R O S — A F I L I A D O S


VÓTANOS!




CRÉDITOS
Agradecemos a todos los miembros del foro su dedicación y participación en Krory Milium, sin vosotros esto no sería posible. Gracias al Staff por su ayuda para mantener el foro y sus diseños que le dan al foro una imagen increíble. Les damos las gracias a todos los miembros del staff de ForoActivo que nos han ayudado con nuestros problemas y nos han tratado y atendido de maravilla.

La trama del foro es original, inspirada en la serie D-Gray Man. Todas las tramas, historias, diseños y códigos son creación del staff. Por favor no copies o toméis sin permiSo.

Las imágenes que ambientan el foro han sido extraídas de DeviantArt, Pinterest y zerochan.


SÉ ORIGINAL, NO COPIES.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los zapatos de Juliska [PRIV Giorgio — Hadar]

Mensaje por V. Yeftè Hadar el Miér Dic 02, 2015 5:55 pm

LOS ZAPATOS DE JULISKA

PRIV CON GIORGIO D'ROMANO.

Es un buen día para vagar por las calles de Venezia, hace mucho aire y el cielo está nublado, así que no te corrompe el alma. Las calles están tan húmedas que sientes que llueve desde el suelo, e incluso si prestas atención, puedes ver tu figura reflejada entre las juntas de los adoquines mojados.

      La pequeña Juliska va de la mano del lobo, dando saltos sobre los charcos conforme avanzan por la gran plaza di San Marco. Ella frunce en ceño en un estado de concentración para acertar con sus zapatos en el agua, salpicando desconsiderada los pantalones del albino. Pero a él no le importa. La mira de reojo, sin soltarle de la mano, le sonríe.  

Te vas a resfriar — habló en húngaro, estirando del brazo de la niña para apartarla del charco —, mira cómo te has puesto los zapatos.

La pequeña echa la cabeza hacia atrás para encontrar el rostro del húngaro, sus ojos se redondean y sus labios se entreabren en un símbolo de duda. No entiende qué tiene de malo el hecho de mojarse los pies. Suelta la mano del chico y sale corriendo enérgica al ver en el centro de la plaza un charco tan grande que para ella parecía un océano. Hadar no dice nada y la deja marchar, vigilando con la mirada la ubicación de la niña. Se re-coloca por los hombros su largo abrigo de pelo, que usa siempre como el invierno a su traje de vahos evanescentes, sin mas pretensión que la de ser acariciado. El sonido de sus botas raídas se dirige hacia una de las columnas de la plaza, apoya su espalda en ella y la deja resbalar hasta quedar sentado en el suelo. Cruza sus piernas con un suspiro y rebusca entre sus pieles la hierba. Juliska sigue jugando con los charcos, él la escucha reír y hacer sonidos extraños. Prepara la pipa y la enciende con una cerilla, presiona la boquilla con sus labios y absorbe. La espesa nube de humo somnífera emerge, rodeando al lobo con un aura corrupta y viciosa.

Expulsa el aire con lentitud, con calma. Cierra sus ojos plácido en la primera calada, puede sentir cómo respiran por dentro de él la desnudez del cielo, la tierra toda y el agua que la empapa, ese aire azul que aspira hasta lo hondo, y que limpia sus huesos del moho de los días. En la segunda y tercera calada respira en él una búsqueda, un profundo silencio que se torna exilio, la libertad primera y su vacío, lo que te ha de implicar definitivamente en cuanto existe...

¡Oh, no! ¡Nos atacan! ¡Retiradaaaaaaaaaaa!.

El grito de Juliska despierta al albino de su narcosis tan repentinamente que siente que le acaban de abofetear. Abre los ojos de par en par en busca de la figura de la niña y se pone en pie de un salto. Ahí la encuentra, tirada de morros en el inmenso charco, al lado de un joven caminante al que había dejado calado de pies a cabeza por culpa de su caída pretendida. El lobo se estremece al ver a aquel muchacho, por sus vestimentas parecía un noble, o un burgués, y como no pidiera disculpas estaba seguro de que le cortarían el cuello, o mucho peor.

Lo siento... mucho, Signore — habla en un italiano torpe, aún no domina la lengua —. Ha... sido un... ¿sin intención?.

Agarra a Juliska del brazo para levantarla del suelo sin dejar de mirar las ropas empapadas del joven mestizo. La hierba le hace sentirse aun más incómodo de lo que sentiría en un principio, le hace sentir confuso, desorientado, y entre todo ello resalta la idea temerosa de que, seguramente, le arranquen sus partes nobles.
avatar
Exorcista — Alumno


Frase Como un animal salvaje, la verdad es demasiado poderosa para permanecer enjaulada.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los zapatos de Juliska [PRIV Giorgio — Hadar]

Mensaje por Giorgio D. Romano el Vie Dic 04, 2015 6:02 am

LOS ZAPATOS DE JULISKA

El frío es mortífero; llega hasta tus huesos y hace que sientas que te congelas desde adentro, te hace caer en la verdad de que flotas en soledad si no tienes cálidos brazos que te rodeen por las noches, y que poco a poco te vas hundiendo en la misma miseria. Suena bastante triste ¿No es cierto?; lamentablemente, es la verdad.

Abrió ligeramente los rosados labios, exhalando el aliento que en una reacción química se condensó en una visible y suave nube de vapor; repitió un par de veces el mismo acto, tratando de que la nube se hiciera cada vez más voluminosa. El pensamiento lo remontaba a las épocas lejanas que disfrutaba en Roma, las noches de invierno, donde la chimenea de la casa Romano siempre estaba encendida, y el excito olor del pino quemándose era algo sublime; por un momento, la memoria de Giorgio fue capaz de traer al presente aquel olor tan hogareño hasta su nariz, respiró hondo y luego exhaló, notando que la nube de vapor salía con un poco más de fuerza desde su cavidad bucal, se había sentido bien; bastante bien.

El primer día nublado de la semana, y por consecuencia, el primer día en el cual su energía no se vería afectada por los rayos de la enorme estrella en el espacio, responsable de la vida misma. Aunque el frío no le sentaba muy bien, lo prefería por obvias razones; razones que sólo el mismo linaje de su raza podría comprender. Sus manos se aferraron al ropaje de telas oscuras y gruesas que portaba sobre sus hombros, el cual caía con elegancia hasta el nivel de las pantorrillas, un suave tintineo se repetía al mismo ritmo con el que sus pasos le hacían avanzar por la plaza principal de una nublada Venecia. ¿Cuál era su tarea en ese lugar? En realidad, ninguna. Su tutor le había permitido la salida aquel día, con la excusa de que el sol había decidido ocultarse detrás de las nubes.

“Splash splash splash” Se escuchaba demasiado cerca, con el acompañamiento de una femenina y aguda risa que expresaba diversión ¿Un niño?. La vista dorada de Giorgio se vio atraída por la simpática imagen de una pequeña infante que disfrutaba de la fría agua, que por milagro no estaba solidificada por el frío en el ambiente.

“¡Splash!” Se escuchó de nuevo; pero esta vez las ropas del azabache quedaron empapadas por el agua saltarina, o al menos la oscura gabardina. Su vista se fijó ahora en el nuevo personaje que se acercó a la escena con un extraño acento que logró comprender; pero no respondió de inmediato a la disculpa que venía del sujeto con cabellos blancos, se quedó mirando durante los momentos de incomodidad a la pequeña fémina con unos graciosos zapatitos empapados – Que gran imaginación- Comentó en una voz calmada y serena, que no mostró enfado alguno por la inquieta personalidad de la joven. Sujetó de nuevo los ropajes, y los sacudió sin mucha fuerza con la intención de que las gotas de agua cayeran y regresaran al enorme charco del cual habían salido.

-Su pequeña hija se enfermará si juega en charcos de fría agua, Signore –  Comentó, en palabras lentas, apiadándose del inexperto sujeto en su lenguaje – Y se meterá en graves problemas si sigue empapando a las personas. Tuvo suerte Señaló el azabache, con un tono de voz algo duro y cortante.

Creyente de que era él su padre, no tardó en formular que era uno malo, por el peculiar y conocido olor de la hierba quemada impregnado en el aliento del hombre; pero aquella niña parecía feliz, ignorando el hecho de que sus pequeños zapatos habían quedado arruinados por la humedad. Formó una media luna con sus labios, una sonrisa tierna dedicada para la joven, a pesar del pequeño accidente la molestia en ningún momento llegó a su ser.

-Debería de cambiar sus zapatos – Señaló bajando la mirada una vez más a la niña residente en los brazos del hombre- ¿Cuál es tu nombre, Bambina?- Preguntó curioso, sintiendo algo extraño rodeando a la pequeña, aunque sospechaba, que ese extraño sentimiento, era a causa del hombre albino que le cargaba en sus brazos. Alzó una vez más la vista, fijando sus dorados ojos en los ajenos, frunciendo suavemente las cejas, era prevención, a pesar de ser perteneciente a una especie mestiza, no se podía confiar en las intenciones de los vampiros, ni siquiera, en las de uno que sólo pertenecía en mitades.
Rawr




{?}:
http://e.thumbs.redd
avatar
Exorcista — Alumno



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.