¡Bienvenido a Krory Milium, Invitado!

Nos alegra verte por aquí.




Últimos temas
» Expediente en construcción;
Dom Jul 15, 2018 12:18 pm por Adelei D'Cielo

» Erdene [ID EN CONSTRUCCIÓN]
Dom Jul 15, 2018 12:18 pm por Adelei D'Cielo

» ۝ Cambios de botón y otros.
Vie Jul 13, 2018 12:12 pm por Afiliados Krory

» Only You...What's else? [Priv. Petrucio Farnese]
Jue Jul 12, 2018 12:26 am por Victoria S. Blueflame

» Be aware... [Priv. Petrucio Farnese]
Miér Jul 11, 2018 10:43 pm por Petrucio Farnese

» Some monsters are humans [Priv. Astoria]
Miér Jul 11, 2018 5:33 pm por Gereon Dreschner

» Agradecimiento Escocés (Priv con Annais)
Mar Jul 10, 2018 4:07 pm por Finnard McAllan

»  - INICIO TRAMA GLOBAL PIRATA - Krory en Mareas Misteriosas
Mar Jul 10, 2018 3:31 pm por Petrucio Farnese

» Krory en mareas misteriosas: La búsqueda del origen - TRAMA [Prólogo & inscripción]
Vie Jul 06, 2018 9:01 pm por Silcius Rocafort

» Svetlana Dragunova: Моя история
Vie Jul 06, 2018 2:39 pm por Svetlana Dragunova

» Blooming [Priv. Enzo]
Vie Jul 06, 2018 1:46 pm por Enzo Rossi

» El resonar de mis pies — Silcius Rocafort
Jue Jul 05, 2018 4:52 pm por Silcius Rocafort

» La tasca del loco [Priv. Silcius Rocafort]
Jue Jul 05, 2018 4:00 pm por Silcius Rocafort

» ۝ Petición de Afiliación.
Lun Jul 02, 2018 9:36 am por Afiliados Krory

» Confieso que...
Jue Jun 28, 2018 4:56 am por Tristan R. Gaitan

»  Are you afraid of the dark?| E.L
Jue Jun 28, 2018 3:51 am por Edward Low

» Beautiful Life[Pirv. Elric]
Jue Jun 28, 2018 2:49 am por Elric Sterling

» Who's the one hurting? [Priv. Zaira de la Vega]
Vie Jun 15, 2018 12:52 pm por Marco Farnese

» Una chispa de luz en la oscuridad [Libre]
Mar Jun 12, 2018 2:25 am por Anaïs Larousse

» ¿Donde le darías un beso?
Vie Jun 08, 2018 12:33 am por Enzo Rossi

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Jue Mar 19, 2015 10:15 am.






Compañeros







Damos crédito a HeySpace y RavenOrlov eget posuere mi. Aliquam faucibus gravida aliquet. Curabitur odio urna, tristique et porta eu, bibendum et ex. Phasellus vel eros ante. Maecenas et pellentesque risus. Praesent in quam at mauris convallis scelerisque.
N U E S T R O S — A F I L I A D O S
Crear foro


VÓTANOS!




CRÉDITOS
Agradecemos a todos los miembros del foro su dedicación y participación en Krory Milium, sin vosotros esto no sería posible. Gracias al Staff por su ayuda para mantener el foro y sus diseños que le dan al foro una imagen increíble. Les damos las gracias a todos los miembros del staff de ForoActivo que nos han ayudado con nuestros problemas y nos han tratado y atendido de maravilla.

La trama del foro es original, inspirada en la serie D-Gray Man. Todas las tramas, historias, diseños y códigos son creación del staff. Por favor no copies o toméis sin permiSo.

Las imágenes que ambientan el foro han sido extraídas de DeviantArt, Pinterest y zerochan.


SÉ ORIGINAL, NO COPIES.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Blood and Pride [Priv. Beatrice]

Mensaje por Carlisle Angelini el Sáb Ene 09, 2016 2:35 am

center>


Blood and Vain

Con Beatrice Angelini



El arte de la sangre en movimiento, su color oscuro, el olor metálico que lo impregna todo una vez que empieza a gorgotear como fuente viva, la vida que se escapa con ella... aquello era arte. Aquello que sustentaba la existencia humana, aquel líquido casi divino gracias al cual tanto humanos como vampiros eran capaces de dar sentido a sus meras existencias. La sangre... aquel era el motivo que había llevado a Carlisle, ataviado con su normalmente oscura indumentaria para trabajar (un traje de chaqueta, chaleco  negros y camisa abotonada blanca), hasta su barbería aquel día lluvioso de Venecia. Es que incluso el día aguraba lo que estaba por venir. El cielo se encontraba completamente encapotado por unas grisáceas nubes que no dejaban de descargar con rabia. Carlisle era capaz de verlo desde la ventaba. El nivel del canal subiría sino dejaba de llover y muchos negocios podrían tener problemas si esto pasaba. Menos mal, que su querida barbería se encontraba en una posición bastante favorable, era un tercer piso y el agua no llegaría a causar estragos allí, si el canal se desbordaba de su cauce.

 Empezaba a impacientarse, su hermana estaba tardando demasiado. Aquel dia, les había tocado actual juntos. El hombre en cuestión, al que debian engatusar y degollar era consejero de un importante ministro en Venecia. Un noble señor misterioso había contratado sus servicios al enterarse de que aquel cerco se dedicaba a traficar con jóvenes extranjeras. Las vendía en el mercado negro como exclavas o prostitutas tras haberles prometido dinero y un trabajo digno, una vida nueva en Venecia. Era un negocio sucio y ratrero, denigrante para todas las jóvenes que habían sufrido tal trato... por ello, Carlisle no podía dejarlo pasar. Aquel hombre debía ser ajusticiado. Así pues, su hermana tenía la fácil tarea de engatusarle haciéndose pasar por una extranjera. Fijándonos bien en su apariencia albina no le iba a ser complicado. Tras aquello, y quizás, emborracharle un poco; debía llevarle hasta el local; donde Carlisle le daría el golpe de gracia.

  Sobre uno de los poyos había extendido el neceser de cuero oscuro en el que guardaba con sumo cuidado y mimo a sus preciadas niñas. Unas cuchillas afiladas a la perfección, creadas sobre plata y talladas a mano. Eran arte puro y duro. Cortar carne con aquella hoja era lo más maravillo que podía ocurrirle a nadie, sobre todo a él... que era quien la empuñaba. Cortaba la carne como mantequilla y enseguia la sangre comenzaba a brotar, manchando con perlas carmesíes la refulgiente superficie de plata... era una sensación casi orgásmica. Tan solo de recordarlo un ecalofrío de placer recorría su espina dorsal de lado a lado. En un vao intento por distraerse en lo que esperaba a que su hermana llegaba a la barberia con su objetio de aquella tarde/noche lluviosa; comenzó a contemplar una por una sus preciosas armas, buscando alguna mancha que limpiar o alguna mella en ellas. Las sostenía con mimo entre sus manos enguantadas, alzándolas frente al rostro, a contra luz para poder contemplarlas con más detalle.

 La noche no esperaba, igual que la justicia tampoco. Estaba impaciente por hacerle pagar con su propia vida a aquel engendro, que tantas otras había robado. Aquella noche se teñiría de escarlata cuando el barbero justiciero, apodado y conocido como “El Ángel” de Venecia, llevase a cabo su obra maestra. Y lo más delicioso de todo aquello, es que disfrutaría de una agradable velada en familia ¿Qué había mejor que hacer justicia y aún más junto a tu familia? Sin duda alguna, sería una noche de pesadilla.




Sabine © Credits.
avatar
Ciudadano — Nobleza



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blood and Pride [Priv. Beatrice]

Mensaje por Beatrice Angelini el Dom Ene 10, 2016 1:44 am



Blood and Vein

Con Carlisle Angelini



  Aquella tarde infernal me tocaba trabajar en equipo con mi  hermano para poder eliminar al mundo  de un engendro más.No estaba nerviosa,esa clase de trabajos no me resultaban para nada difíciles,solo tendría que engatusar al consejero del ministro haciéndome pasar por una extranjera ingenua,para luego llevarlo a la barbería para que así mi hermano pudiera hacer justicia. El consejero era un hombre cruel,le prometía a las jovencitas extranjeras deseosas de mejorar sus vidas un trabajo decente para luego venderlas como prostitutas.No me daba pena que la vida de este repugnante personaje fuera a tener un trágico final a manos de mi querido hermano,gente así no merece vivir ni un segundo mas.

  Para lograr mi objetivo iba a necesitar la ayuda de mi inseparable amiga Dama de los Cuervos,a ella se le daba mejor captar la atención de los hombres,en cambio a mi se me da de pena,me da mucha vergüenza insinuarme así a los hombres,así que dejaría que ella tomara el control de mi cuerpo mientras yo observaría  lo que ocurriera entre las sombras.Dejar que ella tome el control no me tomara mas de un par de segundos así que me pongo manos a la obra y me tumbo en mi lujosa cama victoriana,parecida a las camas que aparecen en las películas de princesas,y empiezo a relajarme poco a poco.Una vez sumergida en un ligero sueño me abro paso entre las imágenes de mi subconsciente en las que veo representadas recuerdos,anhelos,sueños...Al final de este pasillo de imágenes encuentro una puerta de madera tras la que nada mas abrirla me encuentro con ella ya lista para acatar su tarea.No me hace falta decirle que es lo que tiene que hacer,solo basta con un gesto mio para que sepa que estoy preparada para que tome el control.Ahora lo observo ,como si fuera una mera espectadora que ha ido al cine para ver una película,solo puedo quedarme aquí sentada y esperar a que nuestro plan funcione a la perfección.

    No le ha resultado para nada difícil engañarle para que le acompañará a la barbería. Un par de copas y un buen escote te permiten hacer lo que quieras con un hombre y si a eso le añadimos la belleza albina y la asombrosa capacidad de persuasión que tenía....Con la excusa de que un cambio de look le haría parecer un hombre mas atractivo ,la Dama de los Cuervos se le lleva sin dificultad alguna a la barbería. Durante.Durante el trayecto que,gracioso a dios no era muy largo, no dejaron de hablar de el hermoso futuro que la deparaba si se dejaba en sus  manos.Era un ser repugnante,ni borracho decía la verdad,si por mi fuera ya le habría degollado ahí mismo,pero se que no debo,no puedo mancillar nuestro impecable apellido con semejante acto,menos mal que quien lleva el control de nuestros actos es ella y no yo.

    Por fin hemos llegado a la puerta de la barbería de los Angellini. Allí me esperaba mi hermano,tan hermoso como siempre,como si de un ángel se tratara.A veces me sorprende lo perfectamente hermoso que es,su tez clara y lisa,su pelo blanco como la nieve...Su rostro imperturbable no denotaba emoción alguna,solo una sonrisa amistosa recorría sus rostro,sin embargo yo sabia que por dentro sus ansias de sangre eran incontrolables.


Sabine © Credits.


Última edición por Beatrice Angelini el Miér Ene 13, 2016 5:50 pm, editado 1 vez

Volver arriba Ir abajo

borrar

Mensaje por Beatrice Angelini el Dom Ene 10, 2016 1:46 am

Aquella tarde infernal me tocaba trabajar en equipo con mi  hermano para poder eliminar al mundo  de un engendro más.No estaba nerviosa,esa clase de trabajos no me resultaban para nada difíciles,solo tendría que engatusar al consejero del ministro haciéndome pasar por una extranjera ingenua,para luego llevarlo a la barbería para que así mi hermano pudiera hacer justicia. El consejero era un hombre cruel,le prometía a las jovencitas extranjeras deseosas de mejorar sus vidas un trabajo decente para luego venderlas como prostitutas.No me daba pena que la vida de este repugnante personaje fuera a tener un trágico final a manos de mi querido hermano,gente así no merece vivir ni un segundo mas.
  Para lograr mi objetivo iba a necesitar la ayuda de mi inseparable amiga Dama de los Cuervos,a ella se le daba mejor captar la atención de los hombres,en cambio a mi se me da de pena,me da mucha vergüenza insinuarme así a los hombres,así que dejaría que ella tomara el control de mi cuerpo mientras yo observaría  lo que ocurriera entre las sombras.Dejar que ella tome el control no me tomara mas de un par de segundos así que me pongo manos a la obra y me tumbo en mi lujosa cama victoriana,parecida a las camas que aparecen en las películas de princesas,y empiezo a relajarme poco a poco.Una vez sumergida en un ligero suño me abro paso entre las imágenes de mi subconsciente en las que veo representadas recuerdos,anhelos,sueños...Al final de este pasillo de imágenes encuentro una puerta de madera tras la que nada mas abrirla me encuentro con ella ya lista para acatar su tarea.No me hace falta decirle que es lo que tiene que hacer,solo basta con un gesto mio para que sepa que estoy preparada para que tome el control.Ahora lo observo ,como si fuera una mera espectadora que ha ido al cine para ver una película,solo puedo quedarme aquí sentada y esperar a que nuestro plan funcione a la perfección.
    No le ha resultado para nada difícil engañarle para que l e acompañará a la barberia.Un par de copas y un buen escote te permiten hacer lo que quieras con un hombre y si a eso le añadimos la belleza albina y la asombrosa capacidad de persuasión que tenía....Con la excusa de que un cambio de look le haría parecer un hombre mas atractivo ,la Dama de los Cuervos se le lleva sin dificultad alguna a la barberia.Durante el trayecto que,gracioso a dios no era muy largo, no dejaron de hablar de el hermoso futuro que la deparaba si se dejaba en sus  manos.Era un ser repugnte,ni borracho decía la verdad,si por mi fuera ya le habría degollado ahí mismo,pero se que no debo,no puedo mancillar nuestro impecable apellido con semejante acto,menos mal que quien lleva el control de nuestros actos es ella y no yo.
    Porfín hemos llegado a la puerta de la barbería de los Angellini.Alli me esperaba mi hermano,tan hermoso como siempre,como si de un ángel se tratara.A veces me sorprende lo perfectamente hermoso que es,su tez clara y lisa,su pelo blanco como la nieve...Su rostro imperturbable no denotaba emoción alguna,solo una sonrisa amistosa recorría sus rostro,sin embargo yo sabia que por dentro sus ansias de sangre eran incontrolables.


Última edición por Beatrice Angelini el Dom Ene 10, 2016 1:56 am, editado 1 vez (Razón : borrar)

Volver arriba Ir abajo

Re: Blood and Pride [Priv. Beatrice]

Mensaje por il Maestro mascherato el Dom Ene 10, 2016 1:46 am

El miembro 'Beatrice Angelini' ha efectuado la acción siguiente: Probar fortuna

'Probar fortuna' :



¡Bienvenid@ a Krory Milium, Invitado!
Por favor, lee las Normas y respétalas.
{No doy soporte por MP} 
avatar
Líder


Frase Sta piovendo la città. Le mie pupille allargano le immagini di mille incidenti planetari.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blood and Pride [Priv. Beatrice]

Mensaje por Carlisle Angelini el Mar Ene 12, 2016 10:14 pm



Blood and Vein

Con Beatrice Angelini



- Buenas noches Caballero, veo que viene usted muy bien acompado. Hermosa muchacha ¿No cree? -Su sonrisa al ver aquella cara regordeta y redondeada es falsamente amable y quizás un poco más animada de lo habitual. Cruza mirada con su hermana, no necesita saber decir nada para que esta sepa que es lo que tiene que hacer.- Pase pase, por favor... ¿Ha venido por un corte de pelo?

  Enseguida se hace con el consentimiento y la simpatía de aquel cerdo. Le toma por el brazo de manera amigable y le acompaña como si nada a uno de los sillones de la estancia. Ya lo tenía todo perfectamente preparado y no podía esperar a hacer su corte... nunca mejor dicho. Su hermana había cumplido con la misión a la prefección y aquello tendría su recompensa. Charla animadamente con el caballero, intentando sonsacarle alguna que otra cosilla a su gusto; y mientras, prepara sus cuchillas le lanza miradas confidentes a esta. Debían disimular bien, de lo contrario se daría cuenta de la triquiñuela. Carlisle siempre estaba al tanto de todo.

  Comienza a cortar su pelo como si realmente aquel fuera su trabajo, como si lo que tenía que hacer con aquel hombre era ayudarle a parecer atractivo a los ojos de su joven hermana. Relamente aquel hombre podía ser repugnante, el solo hecho de imaginarle entre las sábanas de su hermana, con sus sucias manos sobre su cuerpo le provocó una arcada. Sus ganas de acabar con su vida en aquel preciso momento iban en aumento, no podría retener sus ganas de atravesarle la garganta con la hoja de su navaja, no podía esperar a ver la sorpresa en sus ojos, como la sangre comenzaba a salir por aquella apertura en su cuello y como poco a poco aquel apestoso cuerpo se quedaba sin vida; librando al mundo de otro ser repugnante más.

- Tiene ustes, sin duda alguna, muy buen gusto señorita ¿Dígame que hacer con un hombre como este en una noche tan tranquila como esta -Acerca sus labios al oído de su próxima victima, siendo tan cortés y amable como minutos antes.- Desde luego nada bueno ¿Verdad Caballero?

 La conversación no daría para mucho más, cada respuesta que daba aquel hombre a alguna de sus respuestas conseguían hacer que su sangre hirviera un poco más. No podía soportarlo. Que hablara de aquella manera petulante de las mujeres, como si tan solo fueran un como objeto para su deleite y placer, que hablase de las mujeres como simples juguetes para su diversión... Aquel orgullo y aquellos prejuicios que se esparcían a cerca de las clases nobles no eran calumnias, no eran más que la verdad. Era cierto que no todos eran así, pero la gran mayoría tan solo por poseer riquezas y alguna que otra posesión, se creían dueños de todo cuanto les rodeaba; pudiendo tomar sin pedir permiso cuanto se les antojaba. Era ese poder económico y social los que les permitian creerse algo que no merecían ser... alguien debía darles una lección y para ello estaba allí Carlisle; siempre de la mano de su hermana, su adorada hermana, y su tía la Condesa, a la que le debía tantas cosas que jamás podría agradecerle todo cuanto habían hecho por ellos.

- Bueno, su pelo está acabado... permitame que le muestre como ha quedado.- Gira la butaca para que pueda mirarse en el espejo grande frente a él. Realmente la intención de que se mirara era que se viera a si mismo muriendo, sufriendo... sería exquisito- ¿Le gusta? Creo que le vendría bien un arreglito a su barba ¿Me lo permitiría? Sería ya como un regalo, lo recibirá como pago por venir a mi barbería y no a otra...

 Pronto su afable rostro desapareció y dio paso a unos ojos que relucían casi como si fueran demoníacos. Una divertida y macabra sonrisa se dibujó en su rostro y antes de que aquel cerdo pudiera si quiera gemir, su querida amiga plateada ya había hecho su trabajo. La sangre salía gorgoteante por la herida, profunda y horizontal sobre su piel. Los ojos de Carlisle brillaban aún más fuerza, era la adrenalina del momento. Ver la vida desaparecer de su mirada, era tal y como lo había imaginado. Por fin se había deshecho de aquel sucio engreido, su aliento apestaba a alcohol y había visto en su mirada las claras intenciones que tenía de poseer a su hermana, esta quisiera o no... que ser más repugnante... Cómo podían existir en aquel siglo aún gente como aquel hombre, incluenciados por su ego, su narcisismo y su poder. Le daban asco, deseaba acabar con todos ellos.

Sus manos estaban teñidas de un rojo escarlata y mientras miraba como la sangre se precipitaba limpiaba a su querida amiga, la que le había dado el golpe de gracia con efectividad, contra el mandil blanco que llevaba puesto. Por fin, la justicia divina había actuado... a manos de un ángel.

  - Que bien sienta hacer justicia ¿Verdad hermanita? -Vuelve a guardar a su querida en el estuche, se deshace del mandil completamente manchado de sangre y limpia sus manos. Suspira aliviado, aquel chute había sido increíble. Jamás se aburriría de aquello, era la mejor manía que tenía de cumplir su misión como héroe y además saciar su sed de sangre.- Espero que ese maldito no haya sobrevasado los límites contigos... Te concedo el honor de deshacerte de su cuerpo, tira de la palanca hermanita y este imbécil se quemará en el infierno como buen infiel que es.



Sabine © Credits.
avatar
Ciudadano — Nobleza



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blood and Pride [Priv. Beatrice]

Mensaje por Beatrice Angelini el Miér Ene 13, 2016 5:29 pm



Blood and Vein

Con Carlisle Angelini



  Mi momento de gloria en nuestro maquiavélico plan había llegado a su fin,ahora el personaje principal es mi amado hermano,que deseoso de sangre y justicia interpreta su plan de peluquero amable a la perfección. Yo ya he vuelto a la normalidad,mi mejor amiga ahora descansa tranquila y satisfecha por un trabajo bien realizado.
   
    Nada más entrar el cerdo a la sala de matanza mi hermano le engatusa con su amabilidad de siempre,como si de un cliente normal se tratase,y se le lleva directamente a la silla donde el sujeto pasara sus últimos minutos de su asquerosa y repugnante vida.Yo cuidadosa ,cierro la puerta de la barbería para que nadie más pueda entrar y pillarnos con las manos en la masa,mientras mi hermano habla despreocupadamente con el Señor Pigui,le hace preguntas de forma despreocupada con la intención de sonsacarle mas información sobre su repugnante forma de vida y de pensar.Con cada respuesta el susodicho deja ver su impecable vida de excesos y de pecados,una vida que jamás debería de haber existido,no me quiero ni imaginar lo que este hubiera hecho conmigo si de verdad fuera una extranjera más y  no la cómplice de su propio asesinato,solo con el simple hecho de recrear la escena en mi cabeza me entran ganas de vomitar.Pero no debo mostrar mi notable e incrementada repugnancia y asco hacia el ,eso tiraría por tierra el magnifico y brillante plan de Carlisle,así que me contengo y me obligo a sonreír como una jovencilla enamorada de su adorado héroe que ha llegado para salvarle la vida.

     Mi tarea en este momento se limita a asentir y soltar de vez en cuando la típica frase de: te esta quedando genial,estas muchísimo más guapo ahora...No es una tarea que  me resulte agradable,pero he de pensar en la última parte de la historia en la que la cuchilla de mi hermano se desliza armoniosamente como si de mantequilla se tratase sobre el cuello de ese cerdo sarnoso.Sin duda alguna es la mejor parte del plan,ver como su vida se va apagando en sus ojos ...Es una sensación indescriptible,sin duda alguna la mejor sensación que uno puede experimentar,no solo te sientes reconfortada,si no que también te sientes vivo,libre,sientes que estas salvando vidas y esa sensación...es totalmente maravillosa.

    Ya llega,ya no queda nada.El momento que esperaba esta apunto de suceder,ya mi hermano le ha dado la vuelta al sillón para mostrarle el resultado de su labor en un espejo,sera entonces cuando todo acabe.La excitación recorre cada poro de mi cuerpo, no puedo evitar ponerme a mil solo de pensar en la clara y espesa sangre emanando de la mortal herida.Mis pupilas se dilatan y ,una vez la afilada y brillante hoja guiada por la firme y hermosa mano de mi queridísimo hermano desgarrara con una dulzura pasmosa la carne del cuello de Porky ,llego a una especie de éxtasis parecido al que se experimenta en el sexo cuando llegas al momento culmen,un escalofrío recorre mi columna vertebral y el bello de todo mi cuerpo se eriza.

Todo el salón se ha impregnado del olor metálico de la sangre,de la cuchilla redondas y escarlatas gotitas caen divertidas al charco de sangre que se ha creado a los pies del sillón donde el cochinito yace muerto,también mi amado Carlisle se ha manchado con ella.Muchos dirán que esta escena es repugnante,pero el contraste de la clara y nívea piel del diabólico angelillo que permanece de pie junto al sillón de matanza, con la oscura y rojiza sangre es algo digno de la perfección.
   
   - Sin duda alguna hermanito,hacer justicia sienta a uno de maravilla-Me dirijo hacia la palanca que mandara a Pigui directamente hacia el horno donde su cuerpo se abrasara y quedara reducido a cenizas.De esta forma respondo a la amable oferta de que yo tenga el agradable placer de deshacernos del cuerpo.Rodeo delicadamente  la palanca con mis suaves y finos dedos para luego tirar de ella.- Adiós Poky,ha sido un placer acabar con tu vida.


Sabine © Credits.

Volver arriba Ir abajo

Re: Blood and Pride [Priv. Beatrice]

Mensaje por Carlisle Angelini el Lun Ene 18, 2016 2:58 am

center>


Blood and Vain

Con Beatrice Angelini



Ve el cuerpo caer hacia su destino final. Las llamas de los hornos de la parte inferior del establecimiento se tragaron su cuerpo. Aquel cuerpo que ahora pagaría sus pecados danzando eternamente en el fuego fátuo del infierno, sintiendo su piel humana quemarse dolorosamente para toda la eternidad. La sensación de ver aquel cuerpo quemarse no podía compararse con ninguna otra cosa en la vida. Hacer justicia era, para él, la mejor de las experiencias de la vida de un ser mortal. Aquello llenaba su existencia, la hacía completamente entera... le hacía sentirse vivo, sentía que su existencia tenái un verdadero motivo.

- Tienes toda la razón hermanita. No hay nada mejor como hacer justicia.... - Había aprovechado el momento para tirar junto el cadaver todas sus pertenencias. Ahora les tocaría limpiar la sangre que manchaba la madera caoba de la barbería, pero puesto que ya tenía experiencia en aquello no le llevaría mucho. Ya lo tenía todo preparado. Se acerca a su hermana y con deleita y cariño porsa un dulce beso en su mejilla.- Hacer todo esto sin ti no sería lo mismo, hermanita. Cuéntamente, mientras limpio este desastre ¿Qué tal va todo por la academia? ¿Algo interesante le ha ocurrido últimamente?

    Se había desecho de su elegante chaqueta negra, dejándola sobre el respaldo de uno de los sillones. Sus mangas arremangadas y su camisa abotonada levemente desabrochada, le otorgaban un aspecto que a ojos de cualquier otra mujer, sería altamente atractiva. Anque, la situación no fuera para nada atractiva. Se disponía a limpiar la impura sangre que manchaba su precioso suelo. Toma un cepillo de cerdas duras, un cepillo utilizado en panaderias y mojando este en agua hirviendo comienza a frotar la mancha, haciendo desaparecer lentamente el color del suelo. Deshacerse de aquella mancha de sangre era mucho más sencillo que deshacerse de la mancha que ensucia la sociedad de Venecia. Aquel hombre, el que ahora “descansaba eternamente” -esperaba profundamente que no fuera así-, era de los muchos otros hombres y mujeres que componían la lacra que era la sociedad en aquello momentos. Aquellas pequeñas comadrejas de las que Carlisle quería hacerse cargo. Cada vez que pensaba en que había tenido que dejar a su querida hermana con aquel ser... un escalofrío recorría su espina dorsal. Mejor sería dejar de pensar en aquello y cambiar el tema, de lo contrario, acabaría buscando hacer justicia con alguien más; desfogar su furia en alguien, que quizás sera inocente y no merecía su ferocidad.

 Cuanto antes terminasen allí, antes podrían olvidar aquella noche y esperar a otra igual o mejor. Ahora cuanto debía ocupar su mente era su hermana. No solían pasar mucho tiempo juntos y el poco tiempo que pasaban juntos le gustaba aprovecharlo de la mejor manera posible. Por eso, había preparado una agradable cena, con la comida de uno de los restaurantes favoritos de su hermana, en la estancia superior del edificio. No era nada demasiado ostentoso pero al menos podrían hablar con tranquilidad antes de volver a partir.

- Beatrice, en cuanto terminemos esto tengo una sorpresa para ti arriba... - Como siempre, adoptando su papel de adorable príncipe de cuento. Había terminado de limpiar el suelo y se había acercado a ella dando un salto. Le ofrecia su mano con un elegante reverencia pero con una juguetona sonrisa en los labios.- ¿Me haría el honor, esta preciosa damisela, de acompañarme esta noche?

 A veces, nuestros errores nos conducen hacia una inexorable trampa. En el caso de todo hombre que pisaba aquella barbería, hombre que no estuviera libre de grave pecado, aquella era su trampa. Carlisle no sentía remordimiento alguno y para él, el liberar a la sociedad de un inmundo ser como el cerdo de aquella noche, era motivo de celebración y festejar. Además, si dicho placer podía compartirlo con su hermana, mejor que mejor. Aquella noche, aquella noche sería la noche de sangre y vanidad, todo cuanto ambos odiaban y todo de lo que el hombre que ya no respiraba más no parecía carecer. Aquella era al noche de los Angelini.


Sabine © Credits.
avatar
Ciudadano — Nobleza



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Blood and Pride [Priv. Beatrice]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.