¡Bienvenido a Krory Milium, Invitado!

Nos alegra verte por aquí.




Últimos temas
» De la Ceniza al Triunfo. [Ficha] (Terminada)
Hoy a las 10:20 am por Adelei D'Cielo

» Trama On Rol: "¿Misericordia? La grazia di Dio"
Ayer a las 9:29 pm por Edward Low

» «Unfinished sympathy» Franz
Ayer a las 7:13 pm por Franz von Habsburg

» Mini-Trama de San Valentín [Abierta]
Ayer a las 5:23 pm por Gereon Dreschner

» Cierre de Temas
Ayer a las 4:30 pm por Victoria S. Blueflame

» {A} ۝ REGISTRO GLOBAL OBLIGATORIO.
Ayer a las 11:30 am por Victoria S. Blueflame

» Confieso que...
Ayer a las 5:51 am por H. Meredith Lawson

» Ficha de Edward Low
Ayer a las 4:55 am por Edward Low

» Blooming [Priv. Enzo]
Ayer a las 2:10 am por Astoria Pendragón

» La Iglesia, la Inquisición y Vito en medio [Público]
Ayer a las 12:52 am por Gabrielle Mori

» Purga. [Público]
Ayer a las 12:16 am por Astoria Pendragón

» Only You...What's else? [Priv. Petrucio Farnese]
Jue Feb 22, 2018 10:23 pm por Victoria S. Blueflame

» Justicia para el pueblo (Privado An'Cen Vitanoire y Vito Nera)
Jue Feb 22, 2018 9:54 pm por Vito Nera

» Pelea física - [Priv. Marie Labov]
Jue Feb 22, 2018 5:30 pm por Marie Labov

» ~Diálogos por una rosa~ [Privado de An'cen y Vito] [Evento previa liberación]
Miér Feb 21, 2018 3:14 pm por Vito Nera

» ۝ Petición de Afiliación.
Mar Feb 20, 2018 6:19 pm por Victoria S. Blueflame

» Monstruos [priv. Elric Sterling]
Mar Feb 20, 2018 2:36 pm por Adelei D'Cielo

» [MINI-TRAMA] Vivo o Morto
Mar Feb 20, 2018 2:05 pm por Adelei D'Cielo

» Sacando la basura [Priv. Gereon Dreschen]
Sáb Feb 17, 2018 4:25 pm por Saskia Järvi

» Ficha : An'Cen Vitanoire
Vie Feb 16, 2018 9:07 pm por Victoria S. Blueflame

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 3 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Edward Low

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Jue Mar 19, 2015 10:15 am.






Compañeros







Damos crédito a HeySpace y RavenOrlov eget posuere mi. Aliquam faucibus gravida aliquet. Curabitur odio urna, tristique et porta eu, bibendum et ex. Phasellus vel eros ante. Maecenas et pellentesque risus. Praesent in quam at mauris convallis scelerisque.
N U E S T R O S — A F I L I A D O S
Crear foro


VÓTANOS!




CRÉDITOS
Agradecemos a todos los miembros del foro su dedicación y participación en Krory Milium, sin vosotros esto no sería posible. Gracias al Staff por su ayuda para mantener el foro y sus diseños que le dan al foro una imagen increíble. Les damos las gracias a todos los miembros del staff de ForoActivo que nos han ayudado con nuestros problemas y nos han tratado y atendido de maravilla.

La trama del foro es original, inspirada en la serie D-Gray Man. Todas las tramas, historias, diseños y códigos son creación del staff. Por favor no copies o toméis sin permiSo.

Las imágenes que ambientan el foro han sido extraídas de DeviantArt, Pinterest y zerochan.


SÉ ORIGINAL, NO COPIES.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los sadicos cachorrillos [Privado Edward]

Mensaje por Silcius Rocafort el Lun Ene 11, 2016 8:27 pm

Hoy parecía que las estrellas se habían alineado para que tuviese un día tranquilo, la recaudación había salido bien ya que todos habían pagado su mensualidad, a algunos les había costado más que a otros pero al fin y al cabo no hay nada como un poco de mano dura para hacer entrar en razón a la gente. Mi próximo negocio con un fumadero de opio clandestino ya estaba a punto de comenzar con lo que ganaría mucho dinero al ser el único proveedor al por mayor de Venecia, hoy estaba saliendo el día redondo.

Pero la verdad es que no sabía porque pero últimamente andaba algo estresado, quizá también fuese por el movimiento que había últimamente por Venecia por culpa del cardenal, aunque la verdad es que me venía muy bien, ahora los exorcistas estaban peleando entre ellos y hacían menos caso de los vampiros, aunque nunca ninguno me podría hacer frente la verdad es que se estaba mejor cuando no estaban incordiando por todas partes. Además pocas noticias me habían llegado de la mafia de Sabine, seguramente sería porque estaría chupando alguna polla allá por donde vaya, la verdad es que seguramente se le daría mejor que dirigir a sus hombres, estaba claro.

Y no había nada mejor para relajarse que una buena botella de vino, un buen puro y un par de prostitutas, así que no tarde en sentarme en mi sillón enfrente de la chimenea, con una buena botella de un vino traído desde España y un gran puro que inundaba mis pulmones de humo y los volvía negros aunque total, no iba a morir. Entre mis piernas tenia a dos prostitutas jugando con mi miembro, alternando las manos y la boca mientras que otra me hacía un masaje. –Aiins, la gran vida del jefe de la mafia, aunque estoy seguro de que mi padre no se lo montaba tan bien- Pensé hacía mis adentros mientras le daba una calada al puro y miraba la chimenea.

Si por mi fuese estaría toda la vida como estaba en este momento, disfrutando de los mejores placeres de la vida, fumar, beber y el sexo, sexo con las mejores prostitutas de todo Venecia y a las cuales yo no tenía que pagar nada, ¿Por qué? Algunos igual piensan que es por atracción, otros porque si no las mataría, otros quizás piensan que les pago u otros piensan que son simples fulanas que no saben dónde caerse muertas, pero la respuesta a todo eso está en una palabra….poder. A las mujeres les encanta el poder, les encanta saber que están detrás de un hombre poderoso que las protege, se sienten seguras. Además el poder también significaba dinero, y eso era algo que aun las volvía más locas, no había nada como una mujer que fuese una señorita en la calle y una puta en la cama, y si tenías dinero de esas podías encontrar a cientos, porque no había mejores lobas que aquellas que manejan dinero, y para no perder ese nivel de vida hacen lo que sea necesario y todas las guarradas que sean necesarias, aunque algunas incluso la hacen por gusto.

-Chupad chupad, que yo os aviso- Concluí, aunque esa no era ni la primera ni la última de las mentiras que había dicho ni iba a decir.
avatar
Mafioso — Jefe



Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t31-exp-silcius-rocafort-id-jefe-mafia-rocafort

Volver arriba Ir abajo

Re: Los sadicos cachorrillos [Privado Edward]

Mensaje por Edward Low el Mar Ene 12, 2016 1:32 am

Los Rocafort. El hogar de la inmundicia, donde aquellos que perdieron terreno se creen los dueños del averno.   No hay más que historia en este sitio. La mafia ha ido en decadencia, a pesar de que deseen pintarlos como los amos de toda Europa. Hace tiempo que no son más que piezas de relleno, ¿hasta cuándo? ¿Quién se atreverá a cambiar dicho estatus? La familia Rocafort es el claro ejemplo de estos pensamientos, lo podrían tener todo, sin embargo, hasta donde se, su dueño se ahoga en prostitutas y alcohol, insensato.

Ingrese al establecimiento, un bar típico, cubierto más que nada por penumbras, algo de mi agrado. Se nota que es la guarida de un vampiro, las luces son tenues para una menor molestia… yo usaría solo una vela. De inmediato las miradas se colocaron en mí, ¿tanta obviedad? El silencio deslumbro la gran habitación. Un sitio de mala muerte, puros pandilleros con títulos, siendo acosados por prostitutas que solo les vaciaban sus bolsillos. ¿Sabes cómo le llamo yo? El ciclo de la vida y la muerta. Trabajan para un ser que os provee de sexo, pago, para nada gratuito. Lo mismo que cobran, se lo devuelven a cambio de su debilidad más grande, el placer humano. Es idéntico a la familia Baker, no son más que débiles caídos en sus injurias.

Una de las mujeres se acercó, de seguro entendía que no era uno de ellos, de ahí todas las miradas. – No hables. Avísale a tu amo que Edward Low, de la familia Baker, ha venido a verle. ¿Todavía estas aquí? Arghh… - Hice un ademan con la mano para que se retire. Por pura cortesía, me decidí a acercarme y esperar en la barra. Los murmullos volvieron a hacerse presentes, y las risas de las damas de compañía gloriaron el ambiente. Hasta aquí mismo puedo oírle, al final del camino, disfrutando de sus placeres lascivos. Es bien conocido que mantiene los tres tabúes en toda su personalidad. Ciertamente, cada día está más débil.

“El señor le recibirá en breves, esta…ocupado”.

¿Crees que esperare más de lo deseado? – Me direccione directo a las escaleras centrales, aquellas al fondo. Tome a la mujer por la cintura, empujándola con suavidad, solamente para que me acompañase. Ella comento varias cosas, no le di importancia. – Sera una falta de respeto, lo que digas, me perdonara con lo que traigo para decirle. – Así mismo, señale a otra golfa que se encontraba haciendo sus labores.- Tu, te vienes con nosotros a ver al señor Rocafort. – Ella nos siguió sin decir nada. Algunos atinaron a interponerse en mi camino, lo cual, frenaban y daban espacio al mirarles. Los perros siempre se rinden ante los monstruos, sin exclusión. El olor a ese legendario ser, se fue incrementando a medida que subía los escalones. De alguna forma, extasiaba mi inevitable ansías de sangre. ¿Por qué? Simple, cada vez más cerca de otro monstruo me encontraba. Las puertas frente a mí se abrieron despacio, ingresando con gran porte en mi caminar, todo plan que había ideado, todo nacería en este mismo momento.

“Disculpe, el señor Low insistió en verle cuanto antes… dice que es urgente.”

Ya puedes dejarte de mariconadas, tráeme ron cuanto antes, o te hare bailar sobre la tabla. – La susodicha se retiró de inmediato, tiene suerte de que este siendo cordial… a mi manera. – Como decir esto… Puede proseguir con lo suyo, no se moleste por mi presencia. Tú, puedes ponerte cómoda. – En principio, me referí al vampiro, no quisiera interrumpir su momento de goce, no completamente. Camine por la sala, no me gustaba en lo absoluto, yo lo llenaría de oro, doblones a mas no poder. – Sr. Rocafort… Silcius. Un nombre peligroso. ¿Debo de cuidar mis palabras? Temo que no lo haré, el cuidado no lo llevo en mi código. – Mi caminar me llevo a colocarme tras la prostituta que había subido conmigo, apoyando las manos en sus temblorosos hombros. Le masajee con suavidad, estaba muy tensa, la carne había que suavizarla. – No he venido en nombre de Sabine. Me presento ante usted en busca de un… ¿sueño? No, yo lo llamaría, un futuro que podría interesarle incluso a un chupasangre en caída como tú. Seré honesto y directo, para mí, estas acabado, no eres más que un pasado; ¿Por qué no renovar todo tu ser y mostrar al mundo que no eres un simple vampiro? – Dictamine, con un sonrisa en todo el rostro, mirando fijo al vampiro, uno del que había que tener verdadero cuidado, pero, ¿cómo tenerlo cuando mis palabras deben llegar a valer algo? – He venido a buscar un monstruo, espero no llevarme una decepción…
avatar
Mafioso — Mano Derecha

Do not resist. Close your eyes, you're just part of this plan ... "divine".

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los sadicos cachorrillos [Privado Edward]

Mensaje por Silcius Rocafort el Jue Ene 14, 2016 5:31 pm

Que delicia, que técnica más depurada tenían estas chicas, estaban dejando mi miembro resplandeciente, si fuese oro estaría ahora brillando como el sol, la verdad es que en ciertos momentos llegaba a pensar que podrían llegar a ser mis putas personales, pero después volvía a recordar que podía tener tías así a pares, al fin y al cabo todas las tías eran putas en el fondo y todas buscaban el dinero. Los tres placeres de la vida juntos eran demasiado para un cuerpo mortal, suerte que yo no lo era.

De repente interrumpieron y alguien entro en mi estancia, odiaba ser interrumpido en estos momentos de placer y más sin avisar. Mas le valía que lo que tuviese que decirme fuese algo importante, sino sus sesos se unirían al color rojo de mis paredes en una armonía de colores nunca antes vista. Encima se atrevía a darle órdenes a mi gente delante mía, ¿Quién se había pensado que era? ¿Se había vuelto loco o es que ya lo estaba? La última persona que se atrevió a hacer eso en mi presencia acabo en los perros, bueno, la penúltima, la última acabo trabajando para mí.

Las prostitutas se levantaron rápidamente y miraron al susodicho, se las veía nerviosas, no sabían que hacer ante una situación así por lo que se quedaron a un lado de la chimenea, quitas cual estatuas esperando que los acontecimientos pasasen de la mejor forma posible. Seguía escuchando sus palabras imaginando que una de mis deducciones no iba mal desencaminada “El cuidado no lo llevo en mi código” “chupasangre en caída como tú” “estas acabado”, ese tipo de ahí no estaba bien de la cabeza, aunque cuando me dijo que no venía en nombre de Sabine me imagine quien podía ser. ¿Un perro loco al servicio de una prostituta barata? No podía ser otro que Edward el “monstruo”, había escuchado hablar de él pero nunca había tenido el “placer” ¿podía llamarlo así? De tenerlo tan cerca por decirlo así, me recordaba mucho a mí, aun no entendía como una persona así se había puesto al servicio de una mafiosa puta que lo único que hace es acostarse con exorcistas, curas y pordioseros por doquier, pero bueno, seguramente se lo tiraría también a él, ¿tan bien lo debía de hacer para que monstruos como Edward estuviesen a su servicio? Si así de bueno era su nivel de habilidad sin duda tendría que tener un encuentro con ella, aunque ni en sus mejores sueños se imaginaria Sabine compartir cama con un ser tan excepcional como yo.

Sonreí y me guarde mi miembro en los pantalones y acto seguido fui girando mi silla para poder hablar con él frente a frente, la verdad es que había escuchado ese mote de monstruo muchas veces, pero nunca me lo había parecido, parecía un vampirucho del tres al cuarto, aunque, habría que probar que no era un simple vampiro ¿no? Me traslade mediante mi habilidad de la sombra a su espalda y hundí todo mi brazo en el la parte del estómago del susodicho, atravesándolo desde la espalda pero dejando un agujero no mortal, al menos si no era un simple vampiro, un simple vampiro no tendría la habilidad necesaria para reconstruir ese agujero, pero si de verdad era un monstruo y no un mequetrefe de pacotilla esa herida no significaría mucho para él. Acto seguido utilizando la misma habilidad y volviendo a mi asiento me bebí la copa de vino de un trago y cruce mis piernas una por encima de la otra a la vez que me echaba hacía atrás en el sillón, si conseguía recuperarse, lo escucharía.

-Y dime, Edward ¿no? Si no estás muerto es porque he escuchado hablar de ti y me gusta lo que haces, no te lo voy a negar, mi desconcierto por tu bando dentro de la mafia es algo que a día de hoy sigue sorprendiéndome, pero dime ¿Cuál es ese sueño? ¿Qué futuro es ese que puede interesarme más allá del propio, de ese sueño que yo ya tengo pensado para mi mafia y que acabará por desbancar a tu jefa y la arrojara a una piara llena de cerdos que la violaran sin demora? ¿Hay algo mejor? – dije curioso y con una sonrisa, pero antes de darle oportunidad a contestar hice un par de movimientos con las manos para que quedase claro a los asistentes a esa reunión que no eran ni Edward ni yo que se marchasen y no nos molestasen, ya continuaríamos en otro momento con nuestros juegos.

Comencé a frotarme las manos, deseoso de escuchar ese “futuro” que Edward tenía en mente y que viniendo de una mente tan paranormal como la suya seguramente me gustaría, pero la pregunta era, ¿superaría mis expectativas? Eso y si era un verdadero vampiro era algo que seguramente estaba a punto de descubrir.
avatar
Mafioso — Jefe



Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t31-exp-silcius-rocafort-id-jefe-mafia-rocafort

Volver arriba Ir abajo

Re: Los sadicos cachorrillos [Privado Edward]

Mensaje por Edward Low el Jue Ago 11, 2016 6:15 am

Poco a poco la débil mujer en mis manos se fue relajando, claramente no podría satisfacer mi hambre con algo de carne dura, se echaría a perder. Ofrecí unos masajes en esos nudos en aquellos ilustres hombros con delicadeza aún en mi frivolidad. Así mismo al terminar mis palabras el vampirucho "legendario" que frente a mí se encuentra desapareció de su ubicación a partir de su sombra, extravagante habilidad. Una característica muy común entre los nocturnos pero que el, si, precisamente el la ha llevado a todo un nuevo nivel. Apenas gire mi rostro para observar a ese hombre reaparecer a mi espalda, lo acepto, es una habilidad muy peculiar. Apenas demostré molestia en las facetas de mi cara ante la perforación engendrada en mi estomago, diría que es mas repulsión por el tacto ajeno a dolor.

Como llego, volvió. Solo un instante fue lo que perduró, ¿tan rápido ha terminado nuestro amor? Allí te encuentras, nuevamente sentado en tu supuesto trono de incertidumbre. ¿Es acaso esto un saludo? Mi única respuesta ante tal agravio es desgarrar el cuello de tu prostituta como es bien debido. El cadáver cayo al suelo y opte por escuchar tus palabras a la par de admirar aquel agujero en toda su perfección. Poco a poco sanará, aunque claro, la carne humana beneficia mi curación. Obviamente tome asiento, junto a la fallecida esperando a que el ganado saliera por donde entro. Ni bien la puerta estuvo cerrada, observe con tranquilidad esa sonrisa de un simple seguidor de su propio ego. - A pesar de que estaría encantado de ver como quitas del tablero a Sabine, puedo asegurarte que al intentarlo solo te dejare reposando tus últimos días entre los peces. - Es exquisito como el aroma a sangre impregna mis fosas nasales, ¿cómo un liquido puede llegar a convertirse en uno de los mejores placeres que pueden existir? - Pero no estoy aquí para tratar disputas o alianzas entre agrupaciones ilícitas. Lo dicho, Silcius, he venido por cuestiones personales.

Todo este asunto entre los exorcistas y la iglesia, ¿en qué nos ha dejado a nosotros? Hablo de aquellos que nos alimentamos del néctar escarlata. Si, no nos han estado encima como tiempos atras, lo acepto, sin embargo estoy demasiado en contra de ello. - Con eficacia fui cortando la cabeza de la muerta que yacía en mis manos. Un corte fino y profundo que decanto en arrancar hasta gran parte del cráneo de la susodicha. - Hemos perdido el respeto que merecemos en este mundo. Siendo una raza totalmente superior a los humanos, nos han dejado en la mismísima mierda por sus propios problemas internos. Esto ocasiona una burbuja que poco a poco se ira inflamando hasta el punto de estallar. Te ofrezco la oportunidad de formar parte del estallido, elegir un supuesto bando en cuanto todo se vaya a la mierda. - Poco a poco mis uñas fueron desmenuzando el cerebro de la prostituta simplemente para devorar ese manjar con toda la apaciguad que se podría tener en el momento. - Esto esta exquisito, ¿quieres?

Obviamente le pagaría por este acto de discordia en su propia casa, el oro lo puede todo. - Cuando todo se vuelva un ida y vuelta, entre los exorcistas y la iglesia, saldremos a la "luz" en ayuda de los primeros. El cardenal y toda aquella peste tiene que caer...aunque claro, todo tiene un porque. - Antes de proseguir explicando preferí mantener mi mente centrada en ese sabor a muerte que cruzaba por mi garganta. Las prostitutas no están excelsas de pecado y eso lo retransmiten en su propia carne. - Demasiadas fibras, definitivamente se equivoco de negocio esta criatura... - No he ido demasiado al grano, tan solo abierto la información del medio del libro, ¿para qué apresurarse?
avatar
Mafioso — Mano Derecha

Do not resist. Close your eyes, you're just part of this plan ... "divine".

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los sadicos cachorrillos [Privado Edward]

Mensaje por Silcius Rocafort el Sáb Ago 20, 2016 10:02 pm

-Y ahora tendré que limpiar la alfombra, esa alfombra vale más que tú y que los servicios de la puta de tu jefa- dije mientras veía como mataba a la pobre muchacha que solo había tenido la culpa de meterse en mitad de dos dementes, uno con mucho más estilo que el otro pero dos dementes al fin y al cabo. Estaba claro que era fuerte, pero no tanto como aparentaba al hablar, ¿reposando tus últimos días entre los peces? Yo era inmortal, mis últimos días serían los mismos que los últimos días de la humanidad, cuando todo esto acabe yo estaré allí.

-No gracias, yo no como del suelo- dije rechazando el ofrecimiento de Edward de la cabeza de la fallecida. Me sorprendió bastante su proposición, no solo quería prostituir el término “vampiro” sino que nos quería vender a los exorcistas, esos que siempre nos han estado dando por culo, la verdad es que solo la propuesta me decepcionó bastante, esta noche habría podido salir una quizás posible amistad pero Edward lo había estropeado, no había amistad posible entre un vampiro traidor que pensaba aliarse con los exorcistas y otro como yo.

-Supongo que habré entendido mal y no creo que me estés proponiendo que nos unamos a los exorcistas en su pelea interna dentro de la iglesia, la verdad es que te tenía por un vampiro con más estima por los suyos –dije mientras me encendía un puro importado y apoyaba mis pies sobre el escritorio –Los vampiros tienen una escala social igual que la tienen los humanos, ¿y sabes dónde se encuentran aquellos vampiros que fornican o se unen de alguna forma a los exorcistas? En el lugar más bajo de todos, algo así como los vagabundos pordioseros serian para los humanos, ¿quieres ser uno de ellos? Porque lo parece.

Me levanté y observé la escabechina que había hecho en mi despacho, la verdad es que esperaba que no fuese tan descuidado con todo, eso sí, quien nos viese vería enseguida quien es el vampiro superior al otro.  –Yo solo elijo un bando, y ese bando es el mío, en ese bando no entra nadie que forme parte de la iglesia por mucho que este peleado con ella, ¿Qué nos viene bien que se esté destruyendo desde dentro? Por supuesto, ¿Qué atacar ahora sería una locura? También, si los vampiros atacásemos ahora la iglesia y los exorcistas sublevados formarían una tregua solo para matarnos y eso ocasionaría muchas bajas en nuestras filas, y al contrario que ellos nosotros somos una raza superior pero menor en número. ¿Qué es lo mejor? Muy a mi pesar lo mejor es que avivemos la guerra interna que tienen y cuando estén heridos ataquemos, será como matar a un niño que está agachándose para coger un caramelo, es lo menos divertido pero lo mas sensato para la supervivencia de la raza.

Me acerqué a la chimenea y contemplé la espada que tantas cabezas había arrancado años atrás cuando me gustaba salir todas las noches a matar y no era jefe de una mafia. –Si fuese por mi mañana mismo quemaría la catedral de Venecia con todos los exorcistas dentro, pero si amo algo en este mundo es a mí y a la cabeza que tengo sobre los hombros, con los años he aprendido a usar más la cabeza y menos esto –dije cogiendo la espada que estaba observando momentos antes – y si tú eres tan chapucero como parece que eres y que solo hace falta saber que estas con la mafia de Sabine deberías de saber que no vas a durar nada contra los exorcistas, por muchos que hayas creído matar, pero si haces lo que pretendes se armaran y organizaran, y contra eso no puedes hacer nada.

Deje la espada de nuevo en su sitio y me giré hacia Edward –Por cierto, han llegado rumores a mis oídos sobre que Sabine y el jefe de los exorcistas, Amadeus, se han visto juntos alguna vez, así que ahora viene mi pregunta, ¿eres un verdadero vampiro o el sirviente de una mendiga pordiosera?
avatar
Mafioso — Jefe



Ver perfil de usuario http://krorymilium-rpg.foro.bz/t31-exp-silcius-rocafort-id-jefe-mafia-rocafort

Volver arriba Ir abajo

Re: Los sadicos cachorrillos [Privado Edward]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.