¡Bienvenido a Krory Milium, Invitado!

Nos alegra verte por aquí.




Últimos temas
» Blooming [Priv. Enzo]
Hoy a las 2:23 am por Astoria Pendragón

» Лана передает привет [Priv. Gabrielle Mori] +18
Hoy a las 2:19 am por Svetlana Dragunova

» El deber es un dios que no consiente ateos [Priv. Raffaello Caruso]
Ayer a las 11:51 pm por Raffaello Caruso

» Only You...What's else? [Priv. Petrucio Farnese]
Ayer a las 9:58 pm por Petrucio Farnese

» Cierre de Temas
Ayer a las 3:34 am por H. Meredith Lawson

» Sólo negocios, nada personal. [Priv. Silcius Rocafort]
Vie Mayo 18, 2018 1:28 am por Salvatore D'Angelo

» Réquiem w/ Amelia
Jue Mayo 17, 2018 10:09 pm por Franz von Habsburg

» Babydoll w/ Gabrielle
Jue Mayo 17, 2018 9:15 pm por il Maestro mascherato

» Révolution française w/ Edward
Jue Mayo 17, 2018 8:34 pm por E. Sabine Baker

» ۝ Petición de Afiliación.
Jue Mayo 17, 2018 7:07 pm por Afiliados Krory

» Shake and Fingerpop —Marco.
Miér Mayo 16, 2018 11:06 pm por Marco Farnese

» Always together [Priv. Victoria]
Miér Mayo 16, 2018 10:09 pm por Sarah Westerman

» Two flowes [Priv. Victoria S.Blueflame]
Sáb Mayo 12, 2018 1:49 pm por Marie Labov

» La tasca del loco [Priv. Silcius Rocafort]
Sáb Mayo 12, 2018 1:02 pm por Marie Labov

» ¿Donde le darías un beso?
Lun Abr 23, 2018 8:43 pm por Victoria S. Blueflame

» [Mini-Trama Libre][Off-Rol] San Valentino - Baile Amoroso
Lun Abr 23, 2018 8:34 pm por Victoria S. Blueflame

» ۝ Confirmaciones.
Lun Abr 23, 2018 5:26 pm por Afiliados Krory

» ¿Qué harías si...?
Vie Abr 20, 2018 9:18 pm por Svetlana Dragunova

» {A} ۝ REGISTRO GLOBAL OBLIGATORIO.
Vie Abr 20, 2018 7:31 pm por Svetlana Dragunova

» ¿Qué hace una chica como tú en un lugar como éste? [Libre, máx. 1 pj]
Vie Abr 20, 2018 7:07 pm por Anaïs Larousse

¿Quién está en línea?
En total hay 19 usuarios en línea: 5 Registrados, 0 Ocultos y 14 Invitados

Adelei D'Cielo, Astoria Pendragón, Ramm, Saskia Järvi, Svetlana Dragunova

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Jue Mar 19, 2015 10:15 am.






Compañeros







Damos crédito a HeySpace y RavenOrlov eget posuere mi. Aliquam faucibus gravida aliquet. Curabitur odio urna, tristique et porta eu, bibendum et ex. Phasellus vel eros ante. Maecenas et pellentesque risus. Praesent in quam at mauris convallis scelerisque.
N U E S T R O S — A F I L I A D O S
Crear foro


VÓTANOS!




CRÉDITOS
Agradecemos a todos los miembros del foro su dedicación y participación en Krory Milium, sin vosotros esto no sería posible. Gracias al Staff por su ayuda para mantener el foro y sus diseños que le dan al foro una imagen increíble. Les damos las gracias a todos los miembros del staff de ForoActivo que nos han ayudado con nuestros problemas y nos han tratado y atendido de maravilla.

La trama del foro es original, inspirada en la serie D-Gray Man. Todas las tramas, historias, diseños y códigos son creación del staff. Por favor no copies o toméis sin permiSo.

Las imágenes que ambientan el foro han sido extraídas de DeviantArt, Pinterest y zerochan.


SÉ ORIGINAL, NO COPIES.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nuestra cara oculta — PRIV con Jack.

Mensaje por Valentina M. Rocafort el Dom Mayo 08, 2016 3:28 am





Pick up what I'm putting down.
۩ NUESTRA CARA OCULTA ۩
PRIVADO CON
Jack
E
stás en uno de los callejones más recónditos, en los más sucios e indecentes que puede haber en esta ciudad estancada. A tu paso, puedes sentir cómo esa lluvia de olores ácidos se violenta en tu nariz de tal forma que hasta causa arcadas. Al fondo de esa calle repleta de putas baratas, ratas, y perros mojados, emerge una luz cálida que te invita a entrar y quedarte, a no salir de ahí. Los susurros e invitaciones de las fulanas te inducen a enmugrecerte entre sus piernas por un mísero ducado, e incluso alguna de ellas se atreve a posar su mano sobre tu chaquetón, en un vano intento por conseguir atención masculina.

      A mano derecha se abre otra estrecha calleja que conduce a uno de los tantos canales; en ella se encuentra Valentina Rocafort sobre su esposo, el cual permanece desfallecido en el suelo con la cara llena de besos y un terrible olor a vino añejo. Ella se arremanga la falda del vestido rojo e inasequible, colocando las piernas con medias rotas a cada costado de su esposo. Lo observa desde arriba, creyéndose así una Diosa indómita y opulenta que tiene poder sobre él, todo, y todos; sin embargo, sabe que eso no es cierto. Entonces, recién desplomada en la realidad, llora:
     
      — Hombre despreciable y traidor — gimotea, secándose las lágrimas con el reverso de la muñeca para después sonreír, perturbada: — No mereces a una mujer como yo, no eres digno de tocarme, ni de olerme; ¡Te sacaré las tripas y me las comeré! ¡Me haré un chaquetón con tu piel, y mearé tu cadáver! — chilló, aun a sabiendas de que sus lamentos quedarían perdidos entre los oídos sordos de la mugre. Clavó su tacón en el estómago gordo del esposo con rabia, con resentimiento impulsivo. Lo hundió en él, dejando que la sangre empapara el zapato lentamente, cubriéndolo de un brillante color carmín que hacía juego con sus ojos.

Aquel olor llamaba a las bestias.

[...]

            La mafiosa sale de la calleja, dejando que las huellas de sangre la delaten y manchen la puntilla de la falda del vestido al caminar; total, ¿qué importa? ¿Quién le va a señalar de ahí? ¿Quién le va a decir nada? Está entre mierda, ella es mierda. A ese tipo de gente jamás le importaron esas cosas, pues parecen haber perdido la lógica mucho tiempo atrás.

Pero tú... tú eres diferente, ¿verdad, Jack? No eres como ellos, y ella lo sabe; claro que lo sabe. Lo sabe porque te está mirando desde aquella esquina que queda al lado de la entrada a la taberna. Te observa tan profundamente que incluso sientes cómo sus ojos te atraviesan, te analizan, y se comen hasta tus huesos.

Ella sostiene entre sus dedos ensangrentados un puro de doble corona; le cuestan muy caros ya que son exportados desde América, pero es mujer de caprichos ruinosos. Qué le vamos a hacer, toda ella en sí es una ruina de mujer. Se acerca hasta ti, deteniéndose a una distancia accesible. Te medita en un silencio puramente incómodo hasta que decide hablar por fin con esa voz cándida, pero áspera:

      — Sólo dígame... qué demonios hace un hombre como usted aquí, permitiendo que el olor a excremento se apodere de su perfume — de su garganta nace una risita ronca e irónica, pues ella podría formularse la misma pregunta. Te mira directamente, dejando que el humo tóxico se escape lento de entre sus labios y termine fundiéndose en la humedad de la noche. Está demacrada —. Sólo respóndame a eso, y no le importunaré más.

Te mintió.


avatar
Mafioso — Consigliere


Frase Any of you fuckin' pricks move and I'll execute every motherfucking last one of you.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra cara oculta — PRIV con Jack.

Mensaje por Just Jack el Miér Mayo 11, 2016 1:19 am

El olor a sangre llegaba a su nariz como una fragancia suave, lejana pero siempre presente. Seguirla era como seguir el rastro de un hilo de color rojo por las calles de Venecia. A veces se perdía y tan solo fragmentos del mismo quedaban, a veces se confundían con otros hilos. Pero todos tenían una diferente tonalidad. Algunos eran más oscuros, más amargos, pues la adrenalina en ellos había cambiado su sabor. En otros casos era casi dulce. Jack había elegido uno en particular que le llamaba la atención entre la analgama de sensaciones, de sonidos y de sabores y lo había seguido hasta encontrarse con aquella mujer.

Su mirada en ese momento era de un amarillo casi sulfúrico, reflejando la luz indirecta de la taberna en ellos. Parecía querer comerla con la mirada, pero no era solo a ella; era a todos sus detalles. Desde el calzado que usaba, hasta la forma en la que caminaba, la forma en la que pestañeaba y como se curvaban sus labios al hablar. El olor de aquella sangre y las sutilezas en ella. ¿Eran de alguien que había tenido miedo al momento de perderla? ¿De alguien a quién le había sido indiferente? Miraba sus dedos a medida ella fumaba el cigarro. ¿Eran suaves? ¿Tenían cicatrices? ¿Eran curtidos, como los propios? Devoraba esa información en tan solo un instante, en el mismo tiempo que a una persona le llevaba pestañear él hacía eso con una eficiencia animal, cruel. Con la misma rapidez que alguien determinaba si encontraba o no a otra persona atractiva, él determinaba esas evidencias ajenas decidiendo si le abría el apetito o no, si le despertaba el interés.

- ¿Por qué hacemos cualquier cosa que no sea comer, cagar, o dormir? -le preguntó con la sutileza de un caravanero- ¿Estaba aburrido? ¿Despertaste mi interés? -le preguntó a ella, su voz profunda acompañaba aquella mirada a juego- Eres más lista que eso. Importuname lo que quieras, me ayudará a decidir en donde terminarás la noche. -No había un tono de amenaza en su voz, si no uno de seguridad, invitante, demandante. Su mirada se movió hacia un lado clavándose en la taberna. Había pasado tanto tiempo entre olores más inmundos que el olor a humanos, el olor a sudor y a alcohol en exceso había terminado por convertirse en algo indiferente, sinónimo de sangre- Ven aquí, dime si puedes oler mi perfume por encima de tu hastío. Te ves como alguien con una historia que contar.

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra cara oculta — PRIV con Jack.

Mensaje por Valentina M. Rocafort el Sáb Mayo 14, 2016 8:41 pm





Pick up what I'm putting down.
۩ NUESTRA CARA OCULTA ۩
PRIVADO CON
Jack
E
lla te observa con la mirada desgastada, haciéndote presa de un sentimiento que aún no alcanzas a comprender. La boca del puro se desgasta entre la humedad de sus labios, que están mal pintados de un matiz carmesí. No te escucha, sólo se pierde en la profundidad de tu voz y mirada. Quiere creer que tus ojos son de oro, y que su brillo no tiene que ver con el reflejo de la luz, sino con un significado celestial. Adivina entonces tu esencia dominante, por cómo le hablas, por la forma en que la miras. Eso logra que en ella aflore la idea de arrancarte los ojos y usarlos como bolas chinas. Sin embargo, y fuera de sus reflexiones turbias, se comporta con falsa modestia, respondiendo a tus comentarios en una leve risa punzante:  

      — Ojalá mi destino esta noche dependiera realmente de tí y no de mi condena — responde sincera, dibujando una sonrisa venenosa conforme estrella el puro contra el suelo y lo chafa con el propio tacón; las capas del habano crujen al despedazarse, y ella se imagina por un momento que ese puro es tu miembro. La verdad, es que se muere de ganas por abofetearte y reclamar que dejes hablarle y mirarle de esa forma tan tirana. Sin embargo, nunca antes ha visto a nadie como tú y el mero interés le carcome: ¿Serás hombre disfrazado o sin disfraz? En el último soplo tóxico alza la mirada hasta encontrarte, y cuando sus labios se curvan dispuestos a exhibirse, el grito resurgido de su esposo la interrumpe:

      «¿¡Dónde está esa puta!? ¡Valentina!».

      El pecho de la siciliana se hincha intranquilo, ¿será que esta vez él ha sonado más violento que de costumbre? Es consciente de que la inquietud repentina delata su identidad, y por ello su mirada enuncia una súplica silenciosa por que no la delates; aunque, en el fondo, no le importa si lo haces.

      — Parece mentira que aún no sepa que allá donde voy siempre dejo rastro, como las zorras — ronronea con cierta rabia, pegando su espalda a la pared y colocándose de puntillas para mirar por encima de tu hombro —, pero es tan orgulloso que siquiera permitiría que su mirada roce el suelo — ríe mordaz, escurriéndose hacia abajo y dejando que su larga melena se enrede contra el muro —. Y aún así, estúpida de mí, lavaría todos sus pecados con mi cabello de ser necesario.
      Un soplo de pesadumbre escapa de sus labios, seguido de una risita ronca e imprudente. Acababa de resumirte su historia en un juego de doble sentido. ¿Era eso lo que le tenía que contar? ¿Quedaba claro así, que lo único que podía oler por aquel entonces, era tu perfume? Se recompuso, despegándose de la pared y cepillando su cabello con los propios dedos ensangrentados. Su aspecto seguía siendo el de una mujer castigada, el de una puta más del basurero.

      — Entremos antes de que me vea; quiero seguir escuchándote hablar, aunque lo que digas sea mentira, y a pesar de que me exaspera la forma en la que lo haces.


avatar
Mafioso — Consigliere


Frase Any of you fuckin' pricks move and I'll execute every motherfucking last one of you.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Nuestra cara oculta — PRIV con Jack.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.