¡Bienvenido a Krory Milium, Invitado!

Nos alegra verte por aquí.




Últimos temas
» Only You...What's else? [Priv. Petrucio Farnese]
Ayer a las 10:44 pm por Petrucio Farnese

» ~Diálogos por una rosa~ [Privado de An'cen y Vito] [Evento previa liberación]
Ayer a las 3:14 pm por Vito Nera

» ۝ Petición de Afiliación.
Mar Feb 20, 2018 6:19 pm por Victoria S. Blueflame

» Monstruos [priv. Elric Sterling]
Mar Feb 20, 2018 2:36 pm por Adelei D'Cielo

» [MINI-TRAMA] Vivo o Morto
Mar Feb 20, 2018 2:05 pm por Adelei D'Cielo

» {A} ۝ REGISTRO GLOBAL OBLIGATORIO.
Dom Feb 18, 2018 9:32 pm por Victoria S. Blueflame

» Sacando la basura [Priv. Gereon Dreschen]
Sáb Feb 17, 2018 4:25 pm por Saskia Järvi

» Ficha : An'Cen Vitanoire
Vie Feb 16, 2018 9:07 pm por Victoria S. Blueflame

» |Vito Nera, el soltero de oro|
Vie Feb 16, 2018 8:24 pm por Victoria S. Blueflame

» Some monsters are humans [Priv. Astoria]
Vie Feb 16, 2018 1:25 am por Astoria Pendragón

» Who's the one hurting? [Priv. Zaira de la Vega]
Jue Feb 15, 2018 11:14 pm por Marco Farnese

» Un innocente incontro informale (Privada Petru, Sarah y Victoria)
Jue Feb 15, 2018 10:35 pm por Sarah Westerman

» Mistery Dancing (Privado Marie)
Jue Feb 15, 2018 10:01 pm por Marie Labov

» Música, maestro [Búsqueda de dramita]
Jue Feb 15, 2018 6:52 pm por Petrucio Farnese

» Ficha de Mer (Actualizado)
Jue Feb 15, 2018 5:31 pm por Adelei D'Cielo

» Vuelta a casa [Priv. Jacqueline Odette]
Mar Feb 13, 2018 5:20 pm por Anaïs Larousse

» ¿Nos conocemos? [Priv. Skállagrímur Ári Hansson]
Mar Feb 13, 2018 4:08 am por Skallgrímur A. Hansson

» Pelea física - [Priv. Marie Labov]
Mar Feb 13, 2018 3:42 am por Skallgrímur A. Hansson

» El resonar de mis pies — Silcius Rocafort
Lun Feb 12, 2018 7:42 pm por Zaira De la Vega

» [MINI-TRAMA] Porca Miseria
Sáb Feb 10, 2018 6:09 pm por Raffaello Caruso

¿Quién está en línea?
En total hay 5 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 5 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 54 el Jue Mar 19, 2015 10:15 am.






Compañeros







Damos crédito a HeySpace y RavenOrlov eget posuere mi. Aliquam faucibus gravida aliquet. Curabitur odio urna, tristique et porta eu, bibendum et ex. Phasellus vel eros ante. Maecenas et pellentesque risus. Praesent in quam at mauris convallis scelerisque.
N U E S T R O S — A F I L I A D O S
Crear foro


VÓTANOS!




CRÉDITOS
Agradecemos a todos los miembros del foro su dedicación y participación en Krory Milium, sin vosotros esto no sería posible. Gracias al Staff por su ayuda para mantener el foro y sus diseños que le dan al foro una imagen increíble. Les damos las gracias a todos los miembros del staff de ForoActivo que nos han ayudado con nuestros problemas y nos han tratado y atendido de maravilla.

La trama del foro es original, inspirada en la serie D-Gray Man. Todas las tramas, historias, diseños y códigos son creación del staff. Por favor no copies o toméis sin permiSo.

Las imágenes que ambientan el foro han sido extraídas de DeviantArt, Pinterest y zerochan.


SÉ ORIGINAL, NO COPIES.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

To an end [Priv. Edward Law]

Mensaje por Carlisle Angelini el Lun Mayo 16, 2016 6:57 pm


Privado con Edward Law


C

uando el día se convierte en la turbia e insondable noche es cuando el trabajo del barbero comienza. Su barbería estaba a oscuras, pese a una pequeña luz de vela que ilumina levemente uno de los tocadores, frente al cual, el de cabellos albinos, limpia sus preciadas hojillas de plata. Específicamente aquella noche le habían encargado un trabajo en particular, otro lord más al que sumar a su lista de victimas. Por lo poco que le había contado su cliente, este llevaba intentando forzar a su hermana pequeña desde que la conoció a sabiendas de que esta no le amaba y además estaba ya comprometida. Carlisle no se podía explicar como seguían existiendo aún hombres tan primitivos en aquella época, el ser humano avanzaba y de la misma manera deberían hacerlo todos... sin ninguna estúpida excepción.

 El olor de la cera quemada, los químicos que utilizaban para limpiar todos los utensilios y la sala, la espuma de afeitar... todos aquellos oler entremezclados de alguna manera conseguían calmar levemente la fogosa y vengativa alma del barbero. Hacía mucho que no visitaba aquellas cuatro paredes de madera y linóleo, lo extrañaba pero más extrañaba a su desaparecida hermana Beatrice, hacía una eternidad que no sabía nada de ella y comenzaba a pensar que algo le podría haber pasado; no era de extrañar teniendo en cuenta la mala época por la que estaba pasando Venecia. Estaba intranquilo, su mente se revolvía y retozaba en su propio dolor... si algo le había pasado jamás podría perdonárselo.  

Repasaba casi maniaticamente cada una de sus hojillas, como si no estuviesen lo suficientemente limpias. Debían estar perfectas. O al menos era lo que parecía... más bien parecía estar haciendo aquello para tener sus manos entretenidas con algo mientras esperaba a que su invitado de honor llamase al timbre de la puerta. La tienda hacía nada que había que había cerrado, por eso mismo había planeado aquella reunión justo en aquel preciso momento. Aunque era raro, algo no olía bien del todo allí, pues normalmente los nobles se negaban a andar solos por la noche por las calles de Venecia... realmente aquel Lord suyo, debía ser alguien con mucha valentía y agallas... todo un reto para el joven ángel.

 El familiar sonido del timbre le sacó de aquel torbellino sin fin de pensamiento. Su corazón humano saltó en su pecho, enérgico. Una sonrisa demente, ladeada se dibujó en aquellos rasgos simétricos y perfectos. Ya estaba ya. La fiesta comenzaba y la vida de aquel hombre llegaría a su fin. Ya se deshacía en deseos por oler su sangre, el sonido de las gotas al tapetear contra el suelo, su cara de sorpresa al no esperarse aquello... un escalofrío de placer recorrió su espina dorsal y una pequeña risa se escapó de su boca.  Debía guardar la compostura, debía ser el señorito que aquel caballero se esperaba de él o de lo contrario saldría huyendo antes incluso de haber puesto un pie en la tienda. Antes de abrir, encendió un par de velas más repartidas aquí y allí para iluminar mejor la habitación. Accionó el pomo de la puerta con emoción que escondió en lo más profundo de su corrupto ser.

-Buenas noches caballero, le estaba esperando. Pase por favor.

 Dobló su cuerpo en una perfecta reverencia, elegante pero no muy pomposa, mientras que una de sus manos seguía sujetando la puerta de la tienda, esperando a que este pasase para poder cerrarla tras de si. “Oh, que grandiosa noche le esperaba”. Eso era lo que Carlisle pensaba, de lo que no estaba al tanto era de que aquella noche no saldría según lo esperado, y pronto podría extender sus alas hacia el firmamento, reuniéndose con aquellos que perdió...llegando por fin, a su deseado final. Aunque quizás, no como él se habría imaginado.


avatar
Ciudadano — Nobleza



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To an end [Priv. Edward Law]

Mensaje por Edward Low el Mar Mayo 17, 2016 10:06 pm

Magnifica noche de desconsolada soledad. Incógnita es la oscuridad que deparara mi camino. El hambre azota a mi puerta, a pesar de haber “desayunado” como corresponde. Es para mí fortuna que un encargo ha llegado a la gran casa, y son precisamente mis habilidades específicas para dicho trabajo. Un simple encuentro con el susodicho al cual he de clavar mis colmillos. Un supuesto humano que ha infringido en ocasiones la ley y cuál ha sido sospechado de conllevar asesinatos bajo nuestro propio sector. No podemos permitirnos ser una mafia si no protegemos nuestros territorios. Así es como a mí se me  ha enmendado esta misión, el exterminio de este sujeto, con un intento de enviar un mensaje a todo el resto de la ciudad. ¿Mejor sujeto indicado para dicho objetivo? En lo absoluto, ofrezco la mejor mano para la labor de la mafia Franco-Rusa.

Mi caminar es silencioso, casi acompañado por la penumbras, emprendí camino hacia donde se llevaría a cabo dicha reunión. En el crepúsculo me encuentro saciado de poder, intensificando la tenebrosidad de todo mi incoherente ser. ¿Por qué he de aceptar una  encomienda que podría dirigirse hacia un representante de menor rango? Simple, la diversión y el hambre son dos elementos para mi goce. La realización debe ser en silencio, con eficacia y totalmente limpio. Sin embargo, ese no es mi perfil. Apresure mis pasos hacia mi dirección, mi sed de sangre totalmente controlada, simplemente para esperar a ser desatada con locura. Exigí unas pocas direcciones, para entender el paradero de la tienda a cual me dirigía. Prospero fue mi camino, saludable para mí “Importante” cometido.

Alcance el pórtico del  negocio e instintivamente toque timbre, aguardando a ser atendido. Mire hacia todos lados, observando que no haya siquiera un alma en pena. Todo mi olfato y mis oídos, cada sentido dispuesto a la situación. Observe la puerta al escuchar el acercamiento a esta, un intento de caballero con su asquerosa emoción humana, me repugna. El brillo de las luces interiores resalto mi descontento. No hacen un efecto en mí, simplemente soy un completo amante de la oscuridad. – Buenas noches. – Respondí crudamente, dando un paso hacia adentro. Quede por un segundo interpuesto en el cierre del portillo. – Modesta tienda. – Sentencie sin ánimo, observando todo el interior. Por último, ante su referencia opte por tomar con ambas manos su hombro izquierdo, e impregnar un rodillazo izquierdo en la parte baja de su estómago, prosiguiendo de inmediato con el intrépido codazo del brazo siniestro en un intento por alejarlo de la puerta.

Le di levemente la espalda, simplemente para cerrar la puerta detrás de mí, cerrando con llave para que nadie se entrometa en el camino. Estuve calmado, sin demostrar todavía mi sed de sangre, ¿para qué apresurarse? Los golpes de gracia son imprevisibles. Camine por el interior del establecimiento, mirando todo el alrededor sin perderte de vista. Me encuentro levemente en mi salsa, seducido por esta gratificante noche de tortura. – Lamento mi intromisión de tal manera, ha sido simplemente un saludo a su inadaptada persona. – Comente apagando dos velas con los dedos, y soplando una tercera. La iluminación puede arruinar cualquier ambiente. – He de creer que no me conoce, tampoco le daré el beneficio de saber mi nombre. Lamento sonar irrespetuoso, pero, los cadáveres no hablan. – Dictamine, realzando en mis dedos las uñas bien afiladas. El espectáculo esta prospero a empezar.
avatar
Mafioso — Mano Derecha

Do not resist. Close your eyes, you're just part of this plan ... "divine".

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To an end [Priv. Edward Law]

Mensaje por Carlisle Angelini el Jue Mayo 19, 2016 8:32 pm


Privado con Edward Law


¿

Qué clase de dolor era aquel? ¿Qué le había hecho a aquel hombre para que de buenas a primeras le golpease de aquella manera tan certera? Dicha pregunta era estúpida pues él estaba dispuesto a matar a dicho personaje sin que este le hubiese hecho nada antes. Con ambos brazos se sostuvo las costillas, intentando recuperar la respiración. Su cuerpo se dobló por la mitad y parecía como si todo se desenfocase a su al rededor. Cayó de rodillas al suelo, esquivando de casualidad el codazo con dicho acto. Sus ojos bicolor le siguen con la mirada. Aquel no era un Lord, ni mucho menos un señor... era un asesino, solo tenías que mirarle directamente a las pupilas, aquellas del color de la sangre, para averiguar lo que su oscura alma escondía. Lo que Carlisle no sabía es que eran de la misma condición, ambos seres inadaptados, de alma violenta y cuyo don es la muerte. Sin embargo, en aquel momento, el vampiro no era más que un mal augurio para el rubio, alguien que amenazaba su seguridad y su longevidad en aquel planeta.

No, no... aquello no podía acabar así, no de aquella manera, no sin pelear por aquello que le pertenece. Su propia vida. Pese a que el golpe había sido brutal, seguramente su piel en dicha zona estaba ya amoratada, era joven y poco tiempo necesitó para comenzar a recuperarse. Le observó cerrar la puerta, mientras que a duras penas, aún arrodillado en el suelo, alcanzó con la yema de los dedos la hojilla que no había guardado. La escondió dentro de la manga de su camisa disimuladamente. Esperaría el momento oportuno para lanzarse contra él. No sabía si la plata tendría algún efecto sobre él, pero al menos no se iría de aquel mundo sin dejarle una marca permanente a aquel ser.

 - En ese caso, le doy la bienvenida igualmente Signiore. Supongo que no está aquí por cortesía y supongo que todo cuanto quiere de mi es mi vida.

 Al menos si su vida tocaba a su fin en aquella noche lo haría con dignidad y sería recordado por su familia como un héroe justiciero al que no supieron apreciar, ni a él ni a su trabajo. Se armó de fuerza, pues la adrenalina ya recorría su organismo rauda y veloz y valentía no le faltaba. Consiguió ponerse en pie, notando una leve punzada de dolor en el tórax. Su voz apenas era un susurro, no estaba recuperado, pero no quería alargar aquella tortura mucho más de lo necesario.

- Si ese es el caso, siento decirle que no se la llevará con tanta facilidad... tendrá que luchar por ella.


 Teniéndole delante y pese a estar completamente concienciado de que no conseguiría nada, pues se movería más lento que el otro, se lanzó a por él. La hojilla de afeitar de plata estaba en su mano, la blandía con fuerza, con rabia, e iba directa al pecho del pelirrojo, de manera diagonal, de arriba hacia abajo. Era un movimiento obvio y estúpido pues quedaría totalmente a su merced, pero conseguía tomarle por sorpresa podría hacerle aquella marca que tanto deseaba se llevase consigo tras llevarle a él a la tumba. Si cuerpo destilaba terror, terror por abandonar aquel mundo y terror no poder volver a ver a su hermana, a su tia y a su preciosa española... pero si aquel era su destino lo aceptaría, aceptaría lo que estuviese por venir con dignidad y valentía ,como un caballero se dejaría caer entre los brazos de la muerte mientras esta le acuna, cual madre protectora ¿Habría sitio para él en aquel lugar conocido como cielo? ¿Volvería a ver a sus padres? O todo cuanto le esperaba era la más inmensa y triste de las oscuridades, solo consumiéndose en sus pecados lentamente... El miedo le invadía a cada paso que daba, pues se sentía cada vez más cerca de un final que se precipitaba hacia una muerte rapaz.
 


avatar
Ciudadano — Nobleza



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To an end [Priv. Edward Law]

Mensaje por Edward Low el Vie Mayo 20, 2016 7:57 am

Intolerable es el aburrimiento que este sujeto me propondrá, ¿un barbero? En extensa lista, seguramente es de los más pobres hombres que han de pasar por mis garras.  ¿Es este la clase de asesino a quien han enviado a asesinar? Es todo un insulto. – No es cuanto quiero. Poco importa para mí su vida. No obstante… - Camine dentro del recinto, apagando nuevas velas, dando un ambiente más familiar para mí grato ser. Me mantuve cerca de lo que aparentase ser un escritorio, o por el estilo, ¿qué he de saber yo si vivo en una habitación de monedas de oro? - Barbero, has estado cortando algo más que simples cabellos. – Comente sarcástico, tomando visión del individuo arrodillado.

Poco me importo su temple, en definitiva, no es más que otro ser indigno que caiga ante mí. – No sería divertido tanta facilidad… - Respondí crudamente, casi admirando con desagrado la manera insatisfactoria de cómo se abalanzó sobre mí. Que intento más en vano, si por lo menos lo intentase con mayor astucia. Mi respuesta fue mucho más simple que la de él. Un paso hacia atrás, levantando con simplemente una mano desde el borde el escritorio en contra de él. No es muy difícil, es típico de una pelea dentro de una barbería. Dispuse el ritmo, la fuerza y la dirección del combate. ¿Por qué clase de idiota me toma? He venido preparado para la situación. - ¿Qué clase de incognito idiota eres? Atacar de frente a un hombre que se encuentra mejor preparado para el momento, eso es totalmente desfavorable. – Tranquilamente podría haberme dejado dañar y proseguir por arruinar su pecho con mis afilados dedos, ¿Qué diversión tendría? Ninguna.

- Me das absolutamente lastima, por ende, seré algo piadoso. Te ofrezco la oportunidad de acabarme con un solo ataque. Al menos intentarlo. No quisiera dejarte vivir por pena. – He vivido incontables peleas marítimas, otras tantas dentro del área de la mafia. Las trifulcas son especialidades de todos los santos días desde que recuerdo, no tan exactamente así, pero particularmente cercano a la idea. Mostré las uñas con tanto filo que traspasaría el concreto en sí. – Diviérteme un poco. Sería un asco morir de una forma tan deplorable. – Confío en que alguien que ha sido capaz de tomar vidas con sus manos, ha de tener ciertas chances contra mí, espero. Hice sonar el cuello, brusco, me encuentro aburridamente aburrido. Ningún hombre tan poco peculiar debería de tener la oportunidad de morir indecentemente, lo comprendo, he sido pirata y siento cierto prestigio por los barberos. ¿Serviría ofrecerle simplemente una moneda y tomarlo como propiedad? En lo absoluto, no me interesa para nada. – Después de todo, quienes me han enviado aquí tenían miedo de hacer correr la sangre por su cuenta. Deben de haberte temido demasiado. Si morir es lo que quieres, diviérteme. – Si, mi sed de sangre esta por los suelos. Me encuentro más cerca de ser un monstruo piadoso al ángel de la muerte que ha llamado a tu puerta.
avatar
Mafioso — Mano Derecha

Do not resist. Close your eyes, you're just part of this plan ... "divine".

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To an end [Priv. Edward Law]

Mensaje por Carlisle Angelini el Miér Jul 06, 2016 8:59 pm


Privado con Edward Law


L
a ira y el odio inundan su cuerpo; sin embargo no reacciona. Por mucho que corroa su cuerpo no debe ¿Qué era la vida sino un juego que algún día debía terminar? Si aquel era su momento y debía terminar en aquel preciso instante así sería. Su mortal mirada contempla a aquella criatura nacida de la misma manera que él y sin embargo mucho más divina.

Se arrodilla en el suelo, golpeando sus rodillas contra aquel suelo que tantas veces había limpiado de sangre. Abre los brazos hacia él, en cruz con behemencia. Su mirada le observa, sinceramenta y da un toque de locura extra a aquella sonrisa que se dibuja en su rostro. Miradles, un angel y un demonio, cara a cara. El demonio destinado a acabar con aquel ángel mortal, y el ángel aceptando su destino sin dudar.

 -Adelante, hágalo... no pienso ser el mono de feria que amenice su velada. Soy su trabajo ¿No es así? Acabe ya y lleve mi cabeza con aquellos que le pagaron... no le temo a usted, a un menos a aquellos cobardes que le han contratado temerosos de lo que pudiera llegar a hacerles y ni tan si quiera a la muerte. Si este es mi destino lo afrontaré con valor.

 La cabeza en alto y el coraje aún mucho más. Ve las velas titilar, las sombras danzar y su destino pasar por delante de sus ojos. Si le tocaba marcharse lo haría, pero no sería recordado como un cobarde y aún menos como un inepto noble que no es capaz ni de lavarse el culo por si mismo. No le temía a la muerte puesto que había aceptado que un día todo aquello acabaría y tendría que afrontar las consecuencias de sus actos y probablemente, dicha consecuencia fuese morir de horrible y dolorosa manera ¿Pero qué más daba? Moriría de todas manera, un poco de dolor no cambiaría el resultado.

 Ya lo veía venir, su cabeza rodando por el suelo. La sangre manchándolo todo, acabando con la armonía de aquel lugar que tanto frecuentaba. Su juventud robada y su trabajo al fin terminado. Lo sentía por abandonar a su hermana y su tia, sin embargo, prefería cargar él con la muerta antes de que algo de aquello acabase salpicándolas a ellas, inocentes y puras como eran. Su hermana le odiaría y quizás hasta lloraría, pero eso le haría crecer fuerte. Querida hermana, pese a todo recuerda que tu hermano Carlisle Angelini siempre te querra con todo, tanto en la vida como en la muerte. No pienso propunciar un enardecedor discurso, ni tan si quiera rogar... el silencio será mi compañero en esta última aventura que parece que será divertida. El fin de un nuevo comienzo. Volveremos a vernos.


 Adelante, hazlo.
 Desparrama mi sangre por el suelo. Sacia tu sed.
 Contempla como la luz se esfuma de mi mirada.
 Carga con el peso de una muerte más sobre tus hombros.
 Mi misión aquí ya ha acabado.


avatar
Ciudadano — Nobleza



Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To an end [Priv. Edward Law]

Mensaje por Edward Low el Jue Jul 07, 2016 4:23 am

Te he dado la oportunidad de convertirte en algo mas que un simple pedazo de carne, la conveniencia de convertirte en una pieza de ajedrez a partir de mi abrazo. Sin embargo, tú eliges el aburrir mi espíritu bestial más allá de tu entendimiento. Me repugnas, lo demuestra mi fisonomía. Poco a poco mis uñas se afilaron en mis manos, que pocos deseos de verte sangrar en este inmundo lugar. No puedo creer el poco descaro que tienes al ocupar mi tiempo de tal manera. Sí, escuche tus últimas e insulsas palabras, totalmente tediosas. – Cuanta cobardía poseen los humanos que siquiera se atreven a velar por su propia vida. – Solté cansino, analizando con detalle esa pose tan indigna de ver.

El gruñido que ofrecí al tajear tu cuello con dichas garras fue tan sosegado como mis deseos de sangre en el momento. Un corte tan limpio que inundo tu cogote de un cálido tono rojizo, fluido como el agua. Morirás en segundos, pero, observaras con detenimiento todo en tus últimos momentos con vida. – Es absurdo… - Introduje antes de que siquiera caigas al suelo, o algo, mis dedos dentro de tu boca, tomando tu mandíbula con fuerza. Lentamente te arrastre por el local en dirección a la puerta. A mi caminar acosté una vela encendida sobre una toalla.

Tu cuerpo se parece a un costal de papas, arrastrado por los suelos que una vez has amado. Aquel sentimiento pronto dejara de existir en tu insulsa vida, al igual que la llama que lo alimentaba. Te arrastre sin esfuerzo alguno, obsequiando al pavimento en nuestro camino una senda oscura como tu ingrata sangre. Mi andar nos trasladó hasta la plenitud de la vacía calle, desolada como la bendita ciudad en la nocturna caída del cielo oscuro. Te mantuve en el suelo, cuerpo abajo, solo colgado de mi agarre por tu mandíbula. – Qué inhóspito… - Poco a poco sentí como el tajo en tu cuello iba amansando la carne de este, abriendo a mas no poder el caudal de sangre que enchastra el suelo. - ¡Humans! ¡Si alguien yace despierto en esta desolada noche he de transmitirles esta mierda de mensaje! ¡Todos ustedes morirán! Where are their saviors?! WHERE IS YOUR GOD NOW?! – El ahora cadaver se desprendió de la cabeza, desplomandose sobre el helado suelo. Alce tu calabaza por encima de mi frente, dejando chorrear un hilo de sangre hasta mi boca. Probablemente me ensuciaría el traje, ¿qué importancia tiene? - Oh insensato hombre, que no puede crear un gusano y sin embargo crea dioses por docenas. No teman, aquí estaré con ustedes para alimentar mi goce. – Estas palabras en un tono normal, se terminaron al clavar cada uno de mis dientes en el cuello divino del hombre muerto, tragando con fiereza una porción firme de este.

Unos pocos segundos permanecí en ese sitio helado, mi trabajo había terminado y con un mensaje propio hacia los ciudadanos que al día de mañana tendrán de que hablar. Lance la cabeza que sostenía hacía adentro de su local el cual ahora, comenzaba a notarse el cálido tono anaranjado de un fuego que poco a poco iba naciendo. Mis pies me llevaron hasta una esquina donde la oscuridad dominaba por encima de toda alma, perdiéndome en esta sin mirar detrás. No sé si alguien ha visto mi rostro, poco importa, el aviso había sido comunicado al resto. De algo estoy seguro, en la silenciosa noche, un grito despavorido rompió la mudes acompañada de la tonada mágica del pecado. -

Fifteen men on a dead man's chest…Yo ho ho and a bottle of rum…




TEMA CERRADO
avatar
Mafioso — Mano Derecha

Do not resist. Close your eyes, you're just part of this plan ... "divine".

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: To an end [Priv. Edward Law]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.